Inicio nacional La Dictadura de las cuarentenas

La Dictadura de las cuarentenas

514
0
Compartir

Christian Camus

Se ha instalado la dictadura de las cuarentenas

Se percibe bastante poca  intervención, un estado de ánimo y campaña muy poco atrayente, sin ninguna relación con el clima previo al ambiente pre plebiscito y como tal del 25 de Octubre 2020.  Hoy, no existe esa efervescencia, que debiera haber tal vez, en apoyar a cierto candidato o no.

Respecto, de un estallido social, eso está inconcluso, en relación a marzo del 2020.

Cada día que pasa, suma un punto negativo por omisión o por acción, de quien detenta el poder político, la falta de credibilidad, los altos niveles de desconfianza de la población con sus autoridades, hacen del país, tener cierto grado de apatía, ya que no se han visualizados, ni hechos en la realidad, de cambios profundos, reales y efectivos, en los distintos ámbitos de la sociedad. Todo sigue, casi igual.

 Se ha instalado una ofensiva comunicacional y de operadores (ras) políticos de ambas derechas, con el objeto, en primer lugar; de posesionar la política de invasión, control y represión en la zona que va desde la 8va hasta la X región del país. Su fin, es hacer una defensa cerrada a las forestales y sus dueños, en la estrategia, de asentarse en la zona definitivamente, y desde ahí, defender los privilegios de la propiedad privada que; daría la forestación y el agua en la zona.

En segundo lugar; el ejecutivo en conjunto con la Corte Suprema, están judicializando, es decir, criminalizando y condenando,  todo tipo de movilización dentro del marco  legal actual, de los Estado de Excepción constitucional. El que trasgreda este límite; cárcel. Y, tercero, la burguesía, el empresariado, y el Gobierno,  se anticipan, a los efectos de la crisis económica contractiva, que está en desarrollo, la cual desatará efectos en el campo del trabajo, sueldos y despidos. (Incentivo con dineros fiscales a la creación de empleos, activar nuevamente seguro de cesantía, bonos).

La pandemia y su interpretación en el plano político, es antojadiza, de manipulación de datos. Será clave en el juego represivo. La interpretación antojadiza se manifiesta,  en que el gobierno, se jacta de 5 millones de inoculados ,versus,  aumento de contagiados contradictoriamente, sin lógica de inversión proporcional, que deja como efecto político institucional, 90 días más de estado de excepción con toque de queda, y la supresión de ciertas garantías y libertades constitucionales como el  derecho de reunión, la libertad de circulación, en fases de “cuarentenas”, es decir, se ha instalado la “Dictadura de las cuarentenas”.

Es el Covid 19, quien constriñe las movilizaciones, su interpretación antojadiza políticamente, contrae las movilizaciones sociales, afectando a los movimientos, la posibilidad de apropiarse de las calles y lugares de reunión. Se impone un estado de excepción constitucional como un acto de “chantaje”, amenazando a las familias, que si no se instala el estado de excepción por 90 días, no habrá ayuda ni bonos estatales para éstas. El gobierno por último, presenta un proyecto de reforma a las AFP, con el objeto de “evitar” un  3er retiro de los fondos de las administradores de parte de las y los trabajadores.

Se presenta una especie de jaque, ante estas disyuntivas represivas al mando del Covid 19.

Sólo con creatividad y audacia, el movimiento social y político de clase, en lucha, soslayará el Covid.

EL Rol de los explotados-ciudadanía.

A partir del panorama actual de cosas, la población se ha sentido desesperanzada, pero a su vez, con la prudente esperanza de lograr legitimar en este contexto socio político, la unidad, organización y movilización. Hoy, no existe ningún político ni programa, que acaudille y salve a la clase trabajadora de su estado.

Lo fundamental, es levantar, tras un programa las reivindicaciones de trabajo, salud, educación y previsión, como los pilares fundamentales que debe garantizar el Estado. El eje fundamental para esa actuación, son la solidaridad de clase, la autodeterminación de los pueblos y la lucha de una clase por sus derechos.

Los representantes de la clase, tienen que ser generados desde una base político social-gremial. No se logrará nada, con sólo organizaciones monotemáticas (agua, feministas, previsión, animalistas, ecologistas). Las soluciones son globales, colectivas, sistemáticas, unitarias, y están lejos de los movimientos reivindicativos sectoriales.

Se trata de unir principios  históricos, criterios, volver a levantar en  asambleas populares, Juntas de vecinos, centros Culturales, Ollas comunes, sindicatos clasistas e independientes, un programa de lucha, que arrase con las candidaturas de derecha, oportunistas y desclasados.     

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.