Inicio Internacional Japón – Ofensiva laboral de primavera

Japón – Ofensiva laboral de primavera

72
0

Reporteros, CIT Japón

(Photo: CC; Credit: Marcel Crozet)

Las respuestas de los empleadores a las demandas sindicales en la ofensiva laboral anual de primavera (Shunto) han inspirado titulares de periódicos que anuncian “los mayores aumentos salariales en 30 años”. Rengo, la mayor federación sindical japonesa, anunció el 15 de marzo que los empleadores habían acordado un aumento salarial promedio anual del 5,28%, por encima de la actual tasa de inflación del 2,2%. Sin embargo, no está nada claro que esto indique el fin de la caída de los salarios reales de los últimos años. En 2023, el aumento salarial promedio de los sindicatos de Rengo fue del 3,7%. Sin embargo, los salarios reales promedio de todos los trabajadores se desplomaron un 2,5%, una de las mayores caídas de los últimos 30 años.

La conservadora federación Rengo está formada principalmente por trabajadores a tiempo completo con contratos de duración ilimitada que trabajan en grandes empresas. Incluyendo las federaciones más pequeñas, la afiliación sindical total en Japón es sólo el 16% de la fuerza laboral. Desde 2012, alrededor del 40% de la fuerza laboral está formada por trabajadores irregulares (trabajadores a tiempo parcial y aquellos con contratos de duración limitada). La densidad sindical de estos trabajadores irregulares es menor que la de los trabajadores regulares y es probable que obtengan aumentos salariales menores. Lo mismo se aplica a los trabajadores de las pequeñas y medianas empresas, que emplean al 70% de todos los trabajadores japoneses. Las estimaciones iniciales de Rengo apuntan a un aumento de sólo el 3% para estas empresas.

La cifra del 5,8% también es engañosa, porque incluye los aumentos anuales que reciben los trabajadores regulares de las grandes empresas bajo el sistema de pago por antigüedad. Probablemente esto represente el 2% del aumento. Los aumentos salariales por antigüedad son mucho menos comunes entre los trabajadores irregulares. Estos aumentos anuales no significan un gran aumento en los costos salariales para la mayoría de las empresas y, de hecho, el gobierno ha estado ofreciendo subsidios a las empresas que no están en números rojos para que aumenten sus salarios.

Si bien los salarios reales han caído en los últimos años, las grandes empresas han tenido el efectivo para dar aumentos salariales genuinos que eliminen la inflación durante algún tiempo. Los sucesivos gobiernos procapitalistas incluso los han estado presionando para que utilicen algunas de sus vastas reservas de efectivo para aumentar los salarios y dar un impulso a la economía. Incluso el periódico de derecha Yomiuri Shinbun señaló en un editorial que “las ganancias retenidas de las empresas japonesas ascendieron a unos 555 billones de yenes [aprox. US $ 22 mil millones] en el año fiscal 2022, lo que marca un récord por undécimo año consecutivo. Existe una crítica generalizada a una situación en la que, a pesar de los buenos resultados empresariales, los beneficios no distribuidos siguen creciendo en lugar de que los fondos se utilicen para inversiones”. La escasez de mano de obra en la mayoría de las industrias, la presión del gobierno y el temor al descontento de los trabajadores con una mayor inflación después de 30 años de deflación, así como algunas expectativas de una mejora en la economía, han llevado a que al menos las empresas más grandes concedan mayores aumentos salariales.

Sin embargo, los mayores aumentos salariales de este año no fueron el resultado de una postura de lucha adoptada por los sindicatos de empresa de Rengo. A menudo integrado en la estructura de gestión, no es raro que exista una trayectoria profesional directa desde líder/representante sindical hasta un puesto en el departamento de personal de la empresa. Estos sindicatos son reacios a participar en cualquier lucha y, a menudo, sólo exigen lo que creen que la empresa está dispuesta a pagar. En un incidente que resultó embarazoso para los Rengo. Nippon Steel aceptó un aumento salarial del 14,4%, ¡a pesar de que el sindicato sólo había exigido un 10%! Un editorial del periódico liberal Mainichi comentó que, “Considerando que algunas empresas, como Nippon Steel Corp., incluso han ofrecido aumentos salariales que exceden las demandas sindicales, Rengo y otras organizaciones laborales deben revisar si están capitalizando plenamente la creciente presión social sobre las empresas para aumentar los salarios”. Probablemente sea un eufemismo.

Si bien la mayoría de los principales países capitalistas han visto una brecha cada vez mayor entre el crecimiento de la productividad y los ingresos, en los últimos 20 años Japón es el único que no ha visto ningún crecimiento en los salarios reales a pesar de ver un crecimiento de la productividad en torno al promedio. Junto con el dramático aumento en el número de trabajadores irregulares, es difícil no concluir que el pésimo papel de los líderes de Rengo es un factor aquí. En la cima los dirigentes de Rengo se han desplazado hacia la derecha. El líder actual, Yoshino Tomoko, con el apoyo de las federaciones de trabajadores del sector automotor, de la energía y de la electricidad, ha acercado la federación al gobierno del PLD, invitando a Kishida a asistir a su congreso. Estamos en un momento en el que el apoyo al gabinete de Kishida ha caído a mínimos históricos: un periódico Mainichi mostró sólo un 17% de apoyo en febrero, frente a un mínimo histórico del 14% en enero. Ahora existe la posibilidad de que se abra una brecha entre estos líderes y las bases.

En septiembre pasado, hubo críticas por la falta de apoyo de los líderes de Rengo cuando un afiliado del grupo de grandes almacenes Sogo & Seibu realizó una huelga de un día, la primera en 61 años, en el sector de grandes almacenes. Si bien la oposición se encuentra en las primeras etapas, es probable que crezca. Anticipamos que habrá intentos de transformar estos sindicatos y donde los líderes son particularmente insensibles incluso a la posibilidad de rupturas con el Rengo. Cuando la afiliación sindical es baja, también existe la probabilidad de que algunos de los sindicatos independientes más pequeños que intentan organizarse sobre una base industrial puedan ganar fuerza.

Los miembros del Cómite por una Internacional de Trabajadores CIT en Japón luchan por lo siguiente:

Una verdadera ofensiva laboral de primavera con acciones de huelga coordinadas para lograr aumentos salariales sustanciales para todos los trabajadores.
Poner fin a la práctica de algunos sindicatos de negarse a permitir la afiliación de trabajadores irregulares.
Una campaña para organizar a los trabajadores irregulares y a los trabajadores de las pequeñas y medianas empresas.
El derecho de huelga de los trabajadores del sector público.
Poner fin a la represión contra los sindicatos organizados industrialmente, como los trabajadores del hormigón premezclado de Kansai.
Por luchar por sindicatos independientes de las patronales.
Por un movimiento laboral radical y revitalizado para ayudar a crear un nuevo partido que dé voz política a la clase trabajadora.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.