Inicio Internacional Gran Bretaña en 2022: Construir una lucha coordinada de la clase trabajadora

Gran Bretaña en 2022: Construir una lucha coordinada de la clase trabajadora

253
0

29 de diciembre de 2021

Hannah Sell, Secretaria General del Partido Socialista (Comité por una Internacional de Trabajadores, CIT en Inglaterra y Gales)

[Foto: Paul Mattsson]

«Un golpe más y está fuera», declaró el veterano diputado tory (conservador) Roger Gale tras la paliza que su partido recibió de los votantes en la elección parcial de Shropshire Norte, anteriormente en manos de los tories durante casi dos siglos. Gale quiso decir que Johnson está en el salón de la última oportunidad con las bancadas tories, pero para la clase trabajadora esto debería ser un grito de guerra para 2022, no sólo para deshacerse de Johnson sino de todo el podrido gobierno tory y el sistema capitalista que defienden.

El desastre de los tories en las elecciones parciales de Shropshire Norte es un reflejo de la creciente ola de furia contra el gobierno. La elección parcial fue provocada por la destitución, como resultado de su flagrante corrupción, del ex ministro del gabinete tory Owen Paterson, a pesar de los ineptos intentos de Johnson de cambiar las reglas para salvarlo. Este es sólo uno de una serie de acontecimientos que han hecho ver a millones de personas el amiguismo egoísta de este gobierno tory. Desde los 46 contratos del PPE entregados a los compañeros de los políticos o de los funcionarios de Whitehall, hasta el desprecio por la mayoría resumido en la flagrante ruptura por parte de Downing Street de las normas de cierre que habían impuesto al país.

Sin embargo, la causa fundamental de la ira contra los tories no son sus numerosos actos individuales de corrupción e incompetencia, sino lo que la mayoría ha sufrido bajo el gobierno tory. Los espantosos niveles de pobreza en Gran Bretaña se resumen en la tragedia de la mortalidad infantil en el país, que, según el British Medical Journal, ha crecido durante tres años consecutivos, y es ahora un 30% más alta que la media de la UE.

Con una inflación que supera el 5%, el nivel de vida se está reduciendo mucho para todos, excepto para unos pocos. La situación empeorará cuando el año que viene entre en vigor la subida de la Seguridad Social y la factura de la luz aumente una media de 500 libras al año. Millones de personas ya tienen dificultades para pagar sus facturas y alimentarse a sí mismas y a sus familias. Entre ellos se encuentran los 5,6 millones de trabajadores del sector público a los que el gobierno conservador les ha recortado el sueldo en términos reales, además de todos aquellos a los que se les ha recortado el Crédito Universal. Si los niveles de subida de la variante Omicron conducen a una nueva desaceleración económica, también podría haber una nueva oleada de pérdidas de empleo. Sin embargo, incluso sin eso, sólo habrá una manera de evitar que 2022 sea un año de austeridad de Covid, y es una lucha coordinada de la clase trabajadora.

La creciente marea de la lucha
El potencial de esta lucha se ha mostrado claramente en los últimos meses de este año. El sindicato Unite informa de que en los primeros 100 días desde que Sharon Graham asumió el cargo de secretaria general, se han conseguido 25 millones de libras adicionales en las nóminas de los afiliados. Esto no es sólo el resultado del apoyo de Sharon a los miembros de Unite que se han puesto en acción, sino también de la creciente determinación de luchar, que se está traduciendo en victorias para los huelguistas de Unite y de otros sindicatos. La huelga del sindicato UCU en la enseñanza superior es un ejemplo del estado de ánimo airado, al igual que las huelgas del RMT en el transporte de Londres.

Sin embargo, el número creciente de huelgas generales localizadas de trabajadores del sector privado es el indicio más claro del cambio radical que se está produciendo. En las últimas semanas, las páginas del Socialista han estado repletas de informes sobre huelgas, muchas de las cuales han hecho retroceder a los empleadores, desde los trabajadores de Clarks que derrotaron el «despido y recontratación» hasta los camioneros de Wincanton que obtuvieron un aumento salarial del 24,4%.

El aumento del número de huelgas no es un fenómeno exclusivo de Gran Bretaña. En Estados Unidos, los márgenes de beneficio de las empresas fueron los más altos de los últimos 70 años en el tercer trimestre de 2021, a lo que han seguido unas bonificaciones de fin de año récord para Wall Street. En el mismo periodo, los salarios cayeron en términos reales un 0,5%. Como respuesta, ha resurgido el aumento de la militancia industrial que comenzó antes de la pandemia.

En octubre de 2021 se estimó que se habían realizado huelgas contra 178 empleadores estadounidenses, y otros trabajadores obtuvieron victorias sólo con la amenaza de huelga. Como decía el Washington Post, «las campañas de huelga en 2021 abarcan toda la gama de la industria estadounidense: Enfermeras y trabajadores de la salud en California y Oregón; trabajadores del petróleo en Nueva York; trabajadores de fábricas de cereales en Michigan, Nebraska, Pensilvania y Tennessee; equipos de producción de televisión y cine en Hollywood; y más».

En muchos países de Europa está comenzando un aumento similar de las huelgas, con sectores de trabajadores, a menudo encabezados por los trabajadores del transporte, que actúan para exigir aumentos salariales. Entre ellos se encuentran los profesores de Hungría, el personal de las guarderías de Austria, los trabajadores ferroviarios de Francia y muchos más. En Bélgica, incluso la policía ha organizado protestas masivas por los salarios y las pensiones.

Aunque las huelgas se encuentran todavía en un nivel relativamente bajo en comparación con la historia, están en una curva ascendente. Las grandes empresas ya están intentando culpar a los aumentos salariales de los trabajadores de la inflación. Esto es un completo disparate. ¿Cómo van a ser las subidas salariales las responsables de la subida de los precios de la energía en el mundo y de la escasez de semiconductores?

En realidad, la parte de la riqueza que se llevan los trabajadores en Gran Bretaña, junto con los de EE.UU. y muchos otros países, se ha ido reduciendo durante muchas décadas, mientras que la riqueza de la clase capitalista se ha disparado. En Gran Bretaña, alrededor de 130.000 millones de libras esterlinas al año desde 1980 hasta hoy se han transferido de los bolsillos de la clase trabajadora a la clase capitalista. Este proceso ya estaba en marcha antes de la Gran Recesión de 2007-08 y se ha acelerado desde entonces. La clase obrera no tiene ningún control sobre las decisiones de los gobiernos capitalistas, los bancos y los empresarios que pueden conducir a la inflación, pero si es capaz, a través de la lucha, de obligar a los empresarios a transferir parte de su enorme riqueza de nuevo a los bolsillos de la mayoría, no tendría en sí mismo ningún efecto inflacionario.

La clase capitalista, o al menos sus sectores más pensantes, sienten el estruendo de los terremotos que se avecinan, temiendo con razón las inevitables y poderosas luchas obreras que se avecinan. La pandemia no sólo ha agudizado enormemente la ira subyacente en la sociedad, sino que también ha aumentado la conciencia de que es la gente de la clase trabajadora la que es «esencial» para mantener la sociedad en funcionamiento, y por lo tanto tiene el poder de cambiarla.

Potencial de los movimientos sociales y estudiantiles
Por lo tanto, los estallidos de lucha en 2022 son inevitables. No sólo las huelgas de los trabajadores, sino también las nuevas y resurgentes luchas sociales, ya sea una nueva fase del movimiento Black Lives Matter, protestas masivas para actuar contra el cambio climático u otros. También se están gestando movimientos sociales en torno a cuestiones económicas, incluso contra la creciente ola de desahucios y entre los estudiantes sobre la cuestión de la educación gratuita.

El hecho de que el Sindicato Nacional de Estudiantes, después de una década de virtual inactividad, haya convocado una jornada nacional de protesta por la educación gratuita, que incluye una manifestación masiva en Londres, muestra hasta qué punto la perspectiva de los estudiantes se ha visto alterada por la pandemia. Antes de que los laboristas pidieran la gratuidad de la educación bajo el liderazgo de Jeremy Corbyn, esta demanda había parecido poco realista para la mayoría de varias generaciones de estudiantes. Una vez que Corbyn lo pidió, los estudiantes acudieron de forma abrumadora a votar por el manifiesto laborista en las elecciones de 2017 y 2019.

Luego, durante la pandemia, los estudiantes han experimentado el pago de 9.000 libras al año por una educación en gran parte online. Algunos también han participado en las mayores huelgas de alquileres de estudiantes desde la década de 1970, recuperando con éxito al menos una parte del alquiler que se habían visto obligados a pagar por un alojamiento en el que ni siquiera vivían durante la mayor parte del año. Starmer ha guardado un estudiado silencio sobre las tasas de matrícula desde que ganó el liderazgo laborista, mientras que su mentor, Tony Blair (originalmente responsable de la introducción de las tasas en 1997) está afirmando que es esencial abandonar la promesa de educación gratuita de Corbyn.

Al no poder esperar que los laboristas ofrezcan educación gratuita, los estudiantes están empezando a buscar su propia fuerza. Existe la posibilidad de que se produzcan las mayores manifestaciones estudiantiles desde la manifestación masiva de 2010 que ocupó la sede del partido tory después de que la coalición tory/liberal triplicara las tasas de matrícula. Los estudiantes podrían haber salido victoriosos si la dirección del movimiento sindical, que emprendió una acción coordinada al año siguiente, en 2011, les hubiera respaldado en una lucha conjunta contra el gobierno tory.

En 2022 será necesaria una acción coordinada. Un punto de partida sería coordinar la acción de huelga por un aumento salarial decente para todos los trabajadores del sector público. Eso no significa que la lucha pueda avanzar al ritmo de los más lentos, sino que los líderes sindicales de izquierda organicen una «coalición de voluntarios» para maximizar las posibilidades de acción conjunta. Las leyes antidemocráticas antisindicales de los tories son un obstáculo para la acción nacional. Pero aunque desafiarlas no puede hacerse a la ligera, sin sopesar el equilibrio relativo de fuerzas y las posibles consecuencias, no se puede permitir que bloqueen una acción efectiva. Una acción de huelga coordinada y bien preparada podría derrotar tanto a los tories como a sus leyes antisindicales represivas, que desgraciadamente los líderes sindicales permitieron que se aprobaran sólo con una resistencia simbólica.

Tories en crisis
Sean cuales sean los movimientos que surjan en 2022, se enfrentarán a un gobierno tory profundamente dividido y débil, dirigido por un primer ministro cojo. Cuando Johnson ganó las elecciones de 2019, predijimos, en contra del estado de ánimo imperante, que sería débil. El 13 de diciembre, la mañana después de las elecciones generales, declaramos:

«La aparente solidez del gobierno de Johnson se hará añicos con los próximos acontecimientos. En 1987 Margaret Thatcher tenía una mayoría de 102. En doce meses había comenzado la campaña de impago masivo contra el impuesto electoral, liderada por Militant, ahora el Partido Socialista. Convirtió a la Dama de Hierro en limaduras de hierro, forzando su dimisión en 1990. Hoy el partido tory es mucho más débil que entonces. Está amargamente dividido, y Johnson sólo ha podido ganar distanciándose de su propio partido, utilizando una retórica populista para afirmar falsamente que defiende «al pueblo». Ha sido una «instantánea», un resultado muy efímero en el que incluso Johnson ha tenido que reconocer que los trabajadores sólo le han prestado sus votos».

Ahora, la autoridad de Johnson está completamente perdida. Que se haya convertido en primer ministro -elegido como líder tory en 2019 por sólo 92.153 miembros del partido tory- es, en última instancia, un reflejo de la ira y la alienación que se siente hacia todos los partidos gubernamentales que actúan en interés de la clase capitalista. La postura de Johnson, el «Trump de la libra», atacando retóricamente a su propio partido, era el único medio por el que los tories podían ganar unas elecciones generales.

El gobierno de Johnson está ahora fracturado de múltiples maneras. Incluso antes de Omicron, la economía se había estancado, con un crecimiento prácticamente nulo, y sigue siendo un 0,5% menor de lo que era antes de la pandemia. Las divisiones dentro de la clase capitalista -y del partido tory- abundan sobre cómo responder. Al final, sus divisiones se deben al hecho de que nada de lo que hagan puede resolver los problemas de su maltrecho sistema.

Sin embargo, son tales las dificultades a las que se enfrentan, que no han tenido más remedio que destrozar las políticas de la anterior era neoliberal y, por ejemplo, gastar 1.700 millones de libras en rescatar a la empresa energética Bulb. Sin embargo, esta nacionalización efectiva no se parece en nada a la nacionalización socialista. La nacionalización socialista significa arrebatar la empresa a los propietarios privados, con una compensación pagada sólo en función de la necesidad demostrada, y dirigirla bajo el control y la gestión democrática de los trabajadores. Johnson entregó el dinero de los contribuyentes a los propietarios de Bulb, dejándolos a cargo de la empresa.

Este tipo de medidas se combinan con la continuación de la privatización de los servicios públicos, en un intento de encontrar campos de inversión más rentables para la clase capitalista. En la visita del canciller Rishi Sunak a los Estados Unidos se negociaba con empresas sanitarias privadas la compra de partes del NHS. Al mismo tiempo, la austeridad de Covid -recortes en las prestaciones y los servicios públicos- sigue haciendo mella.

Ahora, con Omicron provocando nuevas dificultades económicas, las divisiones entre los tories sobre el camino a seguir son cada vez mayores. Es probable que, en los próximos meses, lo único en lo que se unan sea en la necesidad de deshacerse de Johnson. Sin embargo, quién lo sustituya y qué dirección debe tomar el partido será otra cuestión. El ala populista de derecha del partido tory se ha fortalecido dramáticamente bajo Johnson. No se puede descartar que sea sustituido por alguien más «trumpiano» incluso que Johnson.

El protocolo de Irlanda del Norte es otro ejemplo de los problemas de los tories. El momento de la dimisión de David Frost, el ministro del Brexit, fue provocado por los desacuerdos sobre cómo tratar con Omicron, pero lo que había detrás era una ruptura en las negociaciones del Protocolo de Irlanda del Norte. A lo largo de todo el proceso, tanto para la UE como para el gobierno británico, el riesgo de una escalada del conflicto sectario ha pasado a un segundo plano frente a la defensa de sus propios y estrechos intereses. Sin embargo, el gobierno de Johnson está sometido a una enorme presión para evitar las perjudiciales consecuencias económicas y políticas de la activación del artículo 16, incluso por parte del presidente estadounidense Biden.

Por lo tanto, la búsqueda de un acuerdo de «compromiso» está en marcha. Sin embargo, sigue siendo extremadamente difícil, dada la necesidad de la UE de defender el mercado único, las objeciones de muchos de los protestantes de Irlanda del Norte a cualquier frontera en el Mar de Irlanda, y la amenaza a la que se enfrenta Johnson por parte de la derecha de su partido si se ve que hace concesiones a la UE, como se ha demostrado gráficamente con la dimisión de Frost.

El nuevo laborismo de Starmer
Está claro que una lucha unida de la clase trabajadora contra la austeridad de Covid podría obligar a este variopinto grupo a abandonar el cargo. Sin embargo, se plantea la cuestión de quién los sustituiría. Para la clase capitalista británica, que está viendo otro accidente de coche de Johnson, hay un motivo de consuelo. Su temor de que un gobierno dirigido por Corbyn pudiera tomar medidas serias en defensa de la clase obrera ha sido sustituido por la confianza de que ahora se puede confiar en que la oposición actúe en su interés.

Ya Johnson ha tenido que contar con los votos laboristas para aprobar las últimas medidas de prevención de Covid, pero los laboristas no aprovecharon la oportunidad para exigir, por poner un ejemplo, el pago completo de todos los que tienen que autoaislarse. En los próximos meses, es probable que haya más ejemplos de, en realidad, un elemento de un «gobierno nacional», ya que el laborismo de Starmer hace lealmente la oferta de la clase capitalista en diferentes temas.

Ni siquiera está claro si los miembros laboristas de la Cámara de los Lores van a recibir instrucciones para votar en contra de las brutales y antidemocráticas adiciones al ya antidemocrático Proyecto de Ley de Policía y Crimen. Estas adiciones incluyen, por ejemplo, la posibilidad de prohibir la participación de personas nombradas en manifestaciones, y serían derrotadas si los laboristas votaran en contra. Sin embargo, bajo el mandato de Starmer, anteriormente responsable de encarcelar a manifestantes como Director de la Fiscalía, los laboristas han tenido un lamentable historial de defensa del derecho a la protesta, y sólo 34 diputados laboristas han votado en contra del proyecto de ley «Spycops», que otorga inmunidad a los policías encubiertos. Starmer se ha puesto la ropa de Tony Blair. Cuando el Nuevo Laborismo estaba en el poder con Blair y Brown, todas las leyes antisindicales seguían en el libro de leyes.

El carácter fundamental del Nuevo Laborismo de Starmer se resumió en su discurso ante la conferencia patronal del CBI. Mientras que Johnson estaba hablando de Peppa Pig, Starmer hizo un discurso que fue música para sus oídos, haciendo hincapié en la «disciplina fiscal», «nunca gastar dinero porque sí» y «un gobierno estable», todo ello en código apenas disfrazado para actuar en interés de la clase capitalista.

Esto plantea urgentemente la cuestión de que el movimiento obrero luche por crear su propio partido político, que luche por los intereses de la clase obrera. Tal partido no se creará en un acto, pero será esencial para las luchas que se avecinan. Jeremy Corbyn sigue excluido de ser diputado laborista, sin que parezca que eso vaya a cambiar. Si declarara su intención de presentarse como independiente, eso podría tener un cierto efecto galvanizador.

Sin embargo, lo más importante es la acción del movimiento sindical. Sharon Graham, secretaria general de Unite, que sigue afiliado a los laboristas, ha hablado con acierto de la necesidad de una «política obrera». La decisión de la conferencia de Unite de este año de pedir a los ayuntamientos laboristas que establezcan «presupuestos sin recortes y basados en las necesidades», supone un claro punto de partida para una «política obrera». Sin embargo, por desgracia, está claro que los ayuntamientos laboristas bajo el mando de Starmer no seguirán este camino. Por el contrario, están planeando seguir recortando los servicios ya diezmados, además de los salarios y las condiciones de los trabajadores.

Sólo en Londres, los ayuntamientos laboristas acumularon el año pasado 1.200 millones de libras más en reservas, en lugar de gastar ese dinero en la defensa de los servicios mientras lanzan una campaña para exigir al gobierno que ceda lo necesario.

Por eso los miembros del Partido Socialista están moviendo resoluciones en sus ramas sindicales a lo largo y ancho del país, para animar a los miembros de la rama «a considerar presentarse como candidatos contra los recortes en las elecciones municipales previstas para mayo de 2022, señalando que no hay nada que les impida presentarse como candidatos, a título personal, por cualquier partido que realmente apoye los principios sindicalistas y socialistas.» Si cientos, o incluso miles, de sindicalistas, aceptasen presentarse como candidatos a los ayuntamientos contra los recortes en las elecciones del próximo mes de mayo, tanto de sindicatos afiliados como no afiliados, sería un importante paso adelante en la lucha por un nuevo partido obrero de masas. Para aquellos que deseen utilizarlo, la Coalición Sindicalista y Socialista (TUSC) estará disponible como una bandera bajo la que pueden presentarse.

En las batallas de clase que probablemente se librarán en 2022, el Partido Socialista luchará por todos los avances posibles para la clase obrera, incluyendo la derrota de este gobierno tory podrido y la creación de un partido de masas de la clase obrera. Al mismo tiempo, haremos campaña para aumentar el apoyo a nuestro programa socialista.

No es de extrañar que la búsqueda de una alternativa al capitalismo vaya en aumento; la mayoría de los jóvenes se consideran socialistas. El capitalismo ya no es capaz de hacer avanzar a la sociedad. Sólo si se adoptan medidas socialistas decisivas será posible aprovechar la enorme riqueza, la ciencia y la técnica que el capitalismo ha creado gracias al trabajo de la clase obrera, para empezar a satisfacer las necesidades de la gente y salvaguardar el medio ambiente.

Para ello sería necesario romper con el capitalismo enfermo impulsado por el beneficio y llevar a las grandes empresas y bancos que dominan la economía a la propiedad pública democrática, permitiendo el desarrollo de una economía planificada democrática y socialista en Gran Bretaña y a nivel internacional.

Las prioridades de una economía socialista se decidirían democráticamente. En lugar de llenar las arcas de los jefes de las empresas, las prioridades incluirían proporcionar una renta real y digna para todos, la construcción masiva de viviendas de alta calidad y sin emisiones de carbono, y la creación y ampliación de servicios públicos decentes, la atención sanitaria y la educación. Si quieres unirte a la lucha por un mundo socialista, únete al Partido Socialista en 2022.

Artículo anteriorBerisso-La Plata, Argentina. Casa Abierta Néstor Kirchner Cerró el año con charla de Esteban Silva sobre el proceso constituyente y las elecciones en Chile
Artículo siguienteBoric se pronuncia por un rumbo de conciliación de clases

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.