Inicio nacional «En la puerta del horno…»

«En la puerta del horno…»

347
0
Compartir

«En la puerta del horno…»

por Felipe Morales León

Revista De Frente 14 junio, 2021  

                                                                   En la puerta del horno…

Hace poco se conocieron los resultados de la segunda vuelta de la elección de gobernadores y gobernadoras regionales en 13 de las 16 regiones de nuestro país. Sin duda, el resultado más significativo es la derrota de la candidata Karina Oliva, del Partido Comunes, apoyada por el frente amplio, el Partido Comunista y otras fuerzas de izquierda a manos de Claudio Orrego, candidato de una fracción de los partidos del orden y a último minuto de Chile Vamos, lo que le permitió -dado el alto porcentaje de votación de las comunas del rechazo- salir electo como próxima autoridad regional.

Paralelamente, la Lista del Pueblo realizó su congreso para definir aspectos claves, como: estructura orgánica, alianzas, temas electorales y su política hacia la constituyente a través de la Asamblea del Pueblo. En dicho encuentro participaron ex candidatos, constituyentes y miembros de la vocería y el ejecutivo de dicha fuerza.

Los resultados de este Congreso se sintetizan en 6 puntos (exigir la libertad de las y los presos políticos, juicio y castigo a los culpables de la represión, mantener la independencia de los partidos del régimen, participación activa en los próximos eventos electorales, el absoluto respaldo a las y los constituyentes electos y el levantamiento de la Asamblea del Pueblo como espacio de articulación con el movimiento popular). Este evento es de vital importancia ya que manifiesta un paso adelante para esta fuerza constituida al calor de las luchas post 18 de octubre y que se cristalizó en las recientes elecciones.

Por otra parte, a comienzos de la semana pasada y mediante una conferencia de prensa telemática, se dio a conocer a nivel país la autodenominada “VOCERÍA DE LOS PUEBLOS”, espacio que articula a 34 convencionales constituyentes provenientes de la Lista del Pueblo, de escaños reservados de pueblos indígenas, de las listas de movimientos sociales e independientes y de Apruebo Dignidad.

Dicha vocería -paso tremendamente importante- logró irrumpir en el debate político nacional, proponiendo una articulación plurinacional en base a 6 puntos iniciales, y sosteniendo la necesidad de desconocer y superar el pacto por la paz firmado el 15 de noviembre de 2019.

Mencionamos estos tres hechos políticos porque, sin duda, son parte de los síntomas del periodo político que estamos enfrentando. Afirmamos que la apertura de este periodo, que data de octubre de 2019, tiene como elementos centrales el rompimiento del consenso de la transición pactada, el paso de una crisis de legitimidad (iniciada en 2011) a una crisis de gobernabilidad, el desarrollo de la rebelión popular como proceso concreto y el posicionamiento de nuevos actores del campo popular a nivel nacional.

Los resultados de las elecciones del 15 y 16 de mayo cambiaron el marco político, provocando el reacomodo de los bloques dominantes y la emergencia pública y masiva de proyectos de izquierda no tradicional (reformista y revolucionaria) que logran tener proyección nacional.

No es menor destacar que, frente a este nuevo escenario, la reacción que tuvo un importante sector del partido del orden frente la declaración de la Vocería de los Pueblos, principalmente la firma de la carta por parte de 91 miembros de la otrora concertación y afines, fue un alineamiento claro hacia su nicho con sectores de la derecha y del conservadurismo concertacionista. Ellos terminan   convocando a “levantar la voz en defensa de los acuerdos democráticos recientemente establecidos», planteando que «Las normas base sobre las que se determinó iniciar un proceso constituyente en Chile fueron establecidas en el Acuerdo por la Paz y la Nueva Constitución del 15 de noviembre de 2019, suscrito por la mayoría de las fuerzas políticas representativas del pueblo que mediante libre sufragio las había elegido»  y terminan afirmando  que «Una parte minoritaria de los 155 constituyentes elegidos democráticamente, supuestamente investidos por algún otro tipo de soberanía popular, se pronuncia por el desconocimiento de las reglas convencionales acordadas y ratificadas por la más alta mayoría habida en democracia. Es un gesto que arriesga entrabar la puesta en marcha de la convención, socavando las bases y normas con las que fue convocada».[1]

Lo anterior se suma a una orquestada campaña de desprestigio y hostigamiento hacia miembros de la Lista del Pueblo, en especial a María Rivera y otros por sus intervenciones a favor de la libertad de presos y presas de la rebelión.

El proceso de cambios está en marcha.

De los tres hechos anteriores podemos analizar que uno de los aspectos centrales que aborda el documento de la VOCERÍA DE LOS PUEBLOS es el reconocimiento del proceso constituyente con características originarias, basado en el principio de SOBERANÍA: El poder constituyente originario es un poder plenamente autónomo que se establece para reordenar el cuerpo político de una sociedad, teniendo como límites el respeto de los derechos fundamentales. En consecuencia, el proceso abierto por los pueblos no puede ser limitado a la redacción de una nueva constitución bajo reglas inamovibles, sino que debe ser  expresivo de la voluntad popular, reafirmando su carácter constituyente sostenido en la amplia deliberación popular y la movilización social dentro y fuera de la convención. En esta misma línea, rechazamos la suma urgencia puesta sobre el TPP-11 y toda medida tendiente a intentar limitar de antemano la posibilidad de ejercicio del poder constituyente de este proceso.[2]

Creo que en este punto radica la profundidad de los planteamientos de este sector, por cuanto aborda una idea global, de poder discutirlo TODO y por otra parte define el rol que jugará el movimiento de masas en el actual periodo. En ese debate, en función de los reales alcances de  la constituyente del 15 de noviembre será uno de los centrales, las fuerzas del orden intentarán por todos los medios sostener un proceso inocuo y dentro los márgenes de la legalidad burguesa.

En línea con lo anterior, la Lista del Pueblo formaliza su llamado a la creación de una ASAMBLEA DEL PUEBLO, el cual pretende dar una organicidad de carácter nacional a su fuerza política electoral y social acumulada a partir de las elecciones de mayo hasta el momento. Para adscribir a esa línea se necesita estar de acuerdo con la declaración de principios de la lista y querer integrar un área de trabajo[3].

El lineamiento sostenido por este sector está sustentado en la idea de democracia directa radical, el alejamiento de los partidos tradicionales y -por ahora- el camino propio. Sin duda el prestigio y la combatividad de algunos sectores de la Lista del Pueblo ha permitido que sus postulados sean recogidos por varios espacios donde hoy se organiza el pueblo  (asambleas, cabildos, colectivos, etc.) y que durante estas últimas semanas han estado sosteniendo encuentros entre constituyentes y asambleas territoriales de los distritos en los cuales fueron electos.

Este proceso es sumamente positivo por cuanto avanza en la línea de poder establecer acuerdos vinculantes entre los organismos de base y las y los representantes a la convención y dotar de fuerza territorial al proceso de discusión nacional.

Lo anterior no ha estado exento de contradicciones, por cuanto, en muchas asambleas y organizaciones territoriales  existe la desconfianza hacia procesos de articulación mayores o al rol que estas nuevas orgánicas puedan tomar en el corto plazo. Pero esto último no impide que la idea de la Asamblea del Pueblo o el respaldo a la Vocería de los Pueblos siga su creciendo a varios sectores sociales.

La disputa está abierta y es ahora

En el actual periodo, los partidos que representan los intereses de la burguesía pujaran (como ayer votando por Orrego) por todos los medios y formas para mantener el estado actual de las cosas, con algún u otro maquillaje. Los sectores que estarán en pugna en las próximas semanas son, por un lado, los sectores de oposición firmantes del acuerdo de paz que intentarán mantener el proceso constituyente con una idea  de cambios, pero todo dentro de los márgenes de la legalidad impuesta. Por otra parte están la fuerza popular representada en cientos de asambleas, cabildos y organizaciones de base, más un importante sector de convencionales agrupados en la Vocería y Lista del Pueblo.

El inicio formal de la constituyente pone como desafío inmediato, lograr articular de la forma más amplia el concepto y práctica de la Asamblea del Pueblo a escala nacional, que logre sintetizar las experiencias antes descritas y abordar al máximo de puntos en común entre todas las fuerzas presentes. Estas asambleas deben ser el soberano sobre el cual se construya el proceso de deliberación y acción popular en el actual escenario, preparando no solo los debates constituyentes, sino aprovechando dichas instancias para organizarse y articularse a nivel territorial, comunal y nacional, como un ente vivo y en lucha constante.

Si el proceso político de polarización sigue el actual camino, las asambleas y espacios territoriales que se junten para esta tarea deberán hacer esfuerzos gigantes por mantener y promover la UNIDAD DEL PUEBLO y por lo mismo deben exigir a las fuerzas presentes en la Convención Constitucional credenciales de UNIDAD para enfrentar al enemigo.

Por lo pronto, la Lista del Pueblo y la Vocería deberían avanzar rápidamente en poder sintetizar una sola línea de acción común y lograr convencer a otros y otras constituyentes a sumarse a este proceso bajo los 6 puntos expuesto y otros que se puedan ir acordando.

Un objetivo estratégico a abordar podría ser cómo, de forma concreta, se puede superar la actual convención constituyente, para convertirse en una asamblea constituyente originaria, con amplia participación del pueblo y que sea soberano y vinculante en sus decisiones.

Las experiencias recientes de nuestro pueblo así lo dicen… el aprendizaje dado por las luchas socio ambientales, territoriales, sindicales y estudiantiles, sintetizadas en procesos asamblearios como Freirina, Aysén, Chiloé, Punta Arenas, etc. La lucha directa y la autodefensa como forma de acción frente al abuso patronal y las distintas iniciativas de articulación nacional intentadas por años, son base para abordar el actual proceso constituyente. Tal como está, no tiene viabilidad histórica, y la posibilidad de desbordar y superarlo corre por las fuerzas populares, las cuales más que entrar en la discusión de sumarse o restarse, debemos discutir cuál va a ser nuestra política y donde  y como la iremos a pelear.

Por lo pronto, el inicio formal de la convención se puede presentar como un escenario para mostrar la fuerza que se está articulando, para seguir golpeando a la derecha y a los sectores que quieren hacer de este proceso un caudal de agua para sus molinos.

Felipe Morales León, dirigente estudiantil Mochilazo 2001; Coordinador Cordón de unidad sindical y social Nunca Más Solos 2010; Vocero Metropolitano y parte del equipo nacional Todos Somos Asambleas 2013-2014; Vocero Zonal Norte Coordinadora No + AFP 2016; ex militante y vocero de la organización Trabajadores y Trabajadoras al Poder.

[1]https://www.elmostrador.cl/dia/2021/06/11/personeros-de-la-centroizquierda-rechazan-declaraciones-de-la-voceria-de-los-pueblos-las-normas-base-de-la-convencion-constitucional-fueron-establecidas-en-el-acuerdo-del-15-n/

[2]https://www.convergenciamedios.cl/2021/06/voceria-de-los-pueblos-de-la-revuelta-popular-a-la-constituyente/

[3] https://www.lalistadelpueblo.cl/formulario-de-asociacion/

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.