Inicio Internacional El terremoto entre Turquía y Siria expone el gobierno fallido de Erdogan

El terremoto entre Turquía y Siria expone el gobierno fallido de Erdogan

150
0

22 de febrero de 2023.  Berkay Kartav. Comité por una Internacional de Trabajadores CIT

El video de una mujer, recién rescatada de debajo de los escombros, suplicando a los trabajadores de la ambulancia que no la llevaran a un hospital privado se volvió viral en Turquía, casi dos semanas después de que dos poderosos terremotos azotaran el sureste de Turquía y el norte de Siria el 6 de febrero.

Este video de una sobreviviente del terremoto más preocupada por sus facturas del hospital que por su salud es otro ejemplo que expone todo lo que está podrido con el capitalismo.

Según cifras oficiales, el número de muertos ha superado los 41.000 en Turquía y los 5.000 en Siria. Más de 100.000 personas resultaron heridas, miles todavía están bajo los escombros y una gran cantidad de personas quedaron sin hogar.  La verdadera escala de este desastre aún no está clara, pero es probable que el número de muertos aumente aún más.

Aunque el partido gobernante liderado por el presidente turco Erdogan está haciendo todo lo posible para ocultar todas sus fallas, existe una ira generalizada ya que la gente culpa a Erdogan por la escala de este desastre.

En 2013, Erdogan tuiteó: «Los edificios matan, no los terremotos». Y tiene razón. Su gobierno hizo la vista gorda ante los contratistas y empresas constructoras que toman atajos para maximizar sus ganancias.

La ‘amnistía de zonificación’ de 2018 permitió el registro de millones de propiedades construidas ilegalmente que violaron los estándares de seguridad y licencias. Esta fue una de las políticas populistas de Erdogan y se jactó de la amnistía durante su campaña electoral en 2019. Esos edificios en el sureste de Turquía ahora se han convertido en cementerios para decenas de miles de personas.

Cínicamente, Erdogan ahora ha supervisado que el estado emita 113 órdenes de arresto para desarrolladores de edificios.

falta de ayuda

Se ha formado un vacío en las áreas afectadas después del terremoto, ya que el gobierno fracasa miserablemente en satisfacer las necesidades básicas de la población local.

El vacío en algunas áreas ha sido llenado por sindicatos, organizaciones de izquierda y voluntarios desde el primer día. Pero a pesar de los mejores esfuerzos de los voluntarios, todavía hay escasez de baños, carpas, productos sanitarios y calentadores eléctricos en el área.

En el caos que siguió al terremoto, algunas personas que sintieron que no tenían otra opción saquearon los supermercados. Una madre dijo que no tuvo más remedio que robar pañales de un supermercado ya que no hubo ayuda de las autoridades.

Los grupos de extrema derecha están difundiendo rumores de que son los refugiados sirios los que están saqueando tiendas y robando objetos valiosos de los escombros y edificios vacíos. Según informes, algunos sirios, o personas que se confundieron con sirios, han sido linchados por pequeños grupos y agentes de policía.

La extrema derecha quiere convertir a los refugiados sirios en chivos expiatorios de los saqueos y la falta de recursos en la zona. Esto es en interés del gobierno, ya que quiere canalizar la ira hacia los refugiados en lugar de los funcionarios del gobierno, los contratistas de obras y las empresas constructoras que son responsables de la escala de este desastre.

Con más de cuatro millones de refugiados, Turquía alberga la mayor población de refugiados del mundo. Los sentimientos contra la inmigración ya eran altos en la sociedad turca antes del terremoto. Los políticos capitalistas utilizan a los refugiados como chivos expiatorios por la falta de recursos y hogares proporcionados por los principales partidos de oposición procapitalistas.

Sin embargo, la difusión de los rumores puede conducir a una peligrosa escalada de tensiones entre diferentes comunidades. El movimiento de trabajadores en Turquía debe combatir esta táctica de ‘divide y vencerás’ luchando por un movimiento unido por trabajos y hogares para todos.

Turquía es uno de los países más ricos del mundo. Tiene suficientes recursos para proporcionar un nivel de vida digno para todos. Pero el dinero que existe en la sociedad va a parar a los bolsillos de los ricos, no de la clase trabajadora.

En lugar de utilizar más de un millón de casas y hoteles vacíos en el área cercana, el gobierno está construyendo campamentos de tiendas de campaña o expulsando a los estudiantes de las universidades.

Debe haber un programa de vivienda de emergencia, desarrollado en consulta con la población local, para reconstruir el área y albergar a la gente. Pero no se puede confiar en este gobierno ni en las empresas constructoras para llevar a cabo esto.

La nacionalización del sector de la vivienda, bajo el control democrático de la clase trabajadora, es necesaria para construir casas resistentes a terremotos realmente asequibles.

No puede haber ninguna confianza en Erdogan o en los partidos de oposición procapitalistas. Estos políticos pro-capitalistas no solo son responsables de la devastación causada, sino que querrán que la clase trabajadora pague el costo económico de este desastre.

Hay una necesidad urgente en el movimiento obrero en Turquía de comenzar las discusiones sobre la formación de un nuevo partido obrero de masas armado con un programa socialista. Dicho programa incluiría la lucha por empleos, hogares y niveles de vida dignos para todos, incluidos aquellos que quedaron abandonados y desatendidos después del terremoto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.