Inicio formación política El Manifiesto Comunista – Una guía para entender la sociedad y cómo...

El Manifiesto Comunista – Una guía para entender la sociedad y cómo cambiarla

308
0
Compartir

[ Estatua de Marx y Engels en Oak Park, Kyrgyzstan (Foto: Wikimedia Commons)]

Martin Powell-Davies

Socialist Party (CIT en Inglaterra y Gales)

 

El Manifiesto Comunista se publicó por primera vez un día 21 de febrero, en el año 1848. ¿Por qué sigue siendo tan atractivo para los trabajadores, los oprimidos y los jóvenes de todo el mundo?

“Un espectro recorre Europa: el espectro del comunismo”. En 1848, Karl Marx y Friedrich Engels eligieron estas famosas palabras para abrir su “Manifiesto Comunista”.

Hoy en día, no son sólo los ricos y poderosos de Europa los que temen un movimiento de masas que se levanta con ira contra ellos, lo mismo ocurre en todo el mundo. Ciento setenta y tres años después, los que critican el obsceno abismo entre ricos y pobres siguen siendo atacados como “comunistas”, o quizás ahora “socialistas”. Sin embargo, los verdaderos socialistas rara vez tienen la oportunidad de explicar adecuadamente su programa y responder a las distorsiones de sus críticos.

Marx y Engels, ambos menores de 30 años en aquel momento, escribieron el manifiesto para “hacer frente a este cuento infantil del espectro del comunismo” y, de forma resumida pero audaz, expusieron su análisis de la sociedad y su programa para cambiar el mundo. Desde entonces, ha sido impreso y leído por trabajadores de todo el mundo y traducido a decenas de idiomas.

El Manifiesto Comunista sigue siendo un brillante resumen de muchas de las ideas clave del marxismo y proporciona valiosas ideas sobre cómo deben organizarse los genuinos socialistas en el movimiento obrero de hoy.

En su prefacio de 1888 a la edición inglesa, Engels responde por adelantado a una pregunta que cualquiera que coja un libro escrito por primera vez hace tanto tiempo se hará: “¿no estará esto desfasado?”.

Marx y Engels entendieron que el movimiento obrero debe aprender y adaptar las ideas a partir de la experiencia. El prefacio deja claro que, incluso en los 40 años transcurridos desde que se escribió, ya habían cambiado muchas cosas. La producción industrial y la organización sindical han crecido considerablemente.

 

La Comuna de París

Engels subraya que la experiencia de la Comuna de París de 1871, en la que la clase obrera se hizo con el poder durante dos meses, había la mayor maestra de todas. El manifiesto original había explicado cómo “el ejecutivo del Estado moderno no es más que un comité para gestionar los asuntos comunes de toda la burguesía”. En otras palabras: los tribunales, la policía, el ejército y la administración pública no actúan como árbitros neutrales, sino que están ahí para defender los intereses del capitalismo.

La sangrienta derrota de la Comuna de París había sido una dura lección sobre cómo “la clase obrera no puede simplemente apoderarse de la maquinaria estatal ya hecha y manejarla para sus propios fines”. En cambio, un gobierno obrero tendría que crear sus propias organizaciones. Serían vitales para combatir los intentos de la reacción de derrocarlo. Lamentablemente, como demostró el sangriento golpe de estado contra el gobierno de la Unidad Popular de Chile en 1973, esta lección aún está por aprender.

En otros escritos, Marx y Engels también explicaron detalladamente cómo la Comuna de París había desarrollado nuevas formas de organización democrática para protegerse de la burocracia. Todos los puestos se cubrían por elección y podían ser revocados, en cualquier momento, por sus electores. Todos los funcionarios recibían sólo el mismo salario que los demás trabajadores. Estos hechos distinguen las ideas de Marx y Engels de la degeneración burocrática que tuvo lugar bajo Stalin en Rusia, llamándose a sí misma “comunismo”.

Por supuesto, el significado de las palabras puede cambiar con el tiempo. Hoy en día, el “comunismo” se ha visto empañado por los crímenes del estalinismo. Pero Engels explica en el prefacio cómo él y Marx decidieron llamarse “comunistas” en lugar de “socialistas” en 1848. La razón principal era que el socialismo se consideraba entonces como un movimiento de la clase media, y ellos miraban en cambio a la clase obrera, a la que veían como “la clase realmente revolucionaria”……

LEER ARTÍCULO COMPLETO

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.