Inicio internacional EEUU – La clase trabajadora en la educación

EEUU – La clase trabajadora en la educación

373
0
Compartir

La clase trabajadora de la educación se enfrenta a un inseguro e incierto semestre de otoño, mientras continúa el impulso de la reapertura de las escuelas.

Publicado por el Grupo Socialista Independiente de EEUU. 24 de agosto de 2020

Por Sarah Beth Gable, SEIU Local 509 (A título personal)

“En condiciones seguras, si conseguimos controlar el virus, volvería con confianza. Pero esto es una locura. No quiero que la medida de mi dedicación y compromiso sea la disposición que tenga a arriesgar mi vida y la de mis estudiantes”. Sharahn Santana, profesora de la Parkway North West High School de Filadelfia, se hace eco de las preocupaciones de los educadores de todo el país cuando Estados Unidos se enfrenta a un momento de referencia en la pandemia del Coronavirus: la próxima reapertura de las escuelas. A medida que los Estados Unidos experimentan una segunda oleada de casos, la clase dirigente capitalista se ha centrado menos en la seguridad de los maestros, el personal y los estudiantes y más en los servicios de guardería que ofrece la educación diurna del jardín de infantes al 12º grado. En el capitalismo, las escuelas permiten que las familias trabajen. Los maestros, los educadores, el personal de apoyo y las familias se enfrentan a un retorno a la educación presencial con poca o ninguna orientación concreta que dé prioridad a la seguridad de los trabajadores y los estudiantes.

Los argumentos a favor de apresurar la reapertura de las escuelas para proteger la “salud y seguridad” física, mental y social de los niños ocultan las verdaderas preocupaciones de la clase dominante capitalista: cuando los niños no están en la escuela, los padres y tutores no pueden trabajar. Potencialmente, millones de niños en el hogar, que necesitan tanto la supervisión de los padres como la ayuda con el programa de estudios en el hogar, seguirían diezmando la productividad de la clase trabajadora e impactando en las ganancias de la clase capitalista. Con las guarderías y los programas de campamento de verano cerrados o funcionando a capacidad limitada, los padres trabajadores se han visto forzados a ir solos o arriesgarse a contratar costosas guarderías privadas que podrían abrir sus hogares a la infección por COVID. Los capitalistas están explotando brutalmente las escuelas, educadores, estudiantes y familias para forzar a los padres a volver al trabajo como el siguiente paso para “reabrir la economía”. Esto viene con consecuencias desastrosas. Ya en Mississippi, un maestro y entrenador de fútbol murió de COVID-19. Los estudiantes han publicado en línea fotos de pasillos llenos de gente donde el distanciamiento social es imposible; la escuela ha reportado desde entonces 9 casos de COVID-19. Está claro que a la clase capitalista no le importa cuántos estudiantes, profesores y personal están en peligro por la reapertura de las escuelas.

El motivo de las ganancias no sólo infecta a la educación K-12. La naturaleza lucrativa de la educación superior ha empujado a demasiados colegios y universidades a acoger a los estudiantes de nuevo en el campus este otoño. Muchas universidades han emitido planes de instrucción en el campus que ordenan el uso de máscaras, piden a los estudiantes la cuarentena antes de mudarse a las residencias estudiantiles, y aseguran a los estudiantes habitaciones individuales. Estos planes, sin embargo, siguen siendo vagos en cuanto al procedimiento de rastreo de contactos si y cuando los campus experimentan brotes de COVID. Aunque algunas universidades son optimistas al ofrecer pruebas frecuentes, este plan puede colapsar rápidamente si los retrasos en las pruebas que actualmente afectan a los grandes laboratorios corporativos como LabCorps y Quest siguen empeorando.

Por ejemplo, el sistema de la Universidad de Rutgers, que ya está experimentando un déficit presupuestario debido a los 50 millones de dólares en reembolsos a estudiantes para el semestre de la primavera de 2020, se ha visto obligado a tomar medidas drásticas, incluyendo permisos, para seguir funcionando. La congelación de los gastos estatales por parte de la administración del gobernador Phil Murphy significa que Rutgers perderá 73 millones de dólares en asignaciones estatales. Rutgers sólo recibirá 23 millones de dólares de los fondos de la ley federal CARES. Este otoño, Rutgers traerá un número limitado de estudiantes al campus y llevará a cabo la mayoría de su instrucción en línea con un mínimo descuento en la matrícula. Sin embargo, los gastos de matrícula no compensarán la falta de apoyo federal y estatal a la educación pública.

Las instituciones privadas que dependen de la matrícula de los estudiantes para su financiación se han visto obligadas a encontrar formas de mantenerse a flote y están trasladando en gran medida los costos a los estudiantes y trabajadores. Las universidades se enfrentan al dilema de reabrir en condiciones peligrosas para justificar el aumento de los costos de la matrícula en comparación con la oferta de instrucción en línea. La administración Trump intentó chantajear a las escuelas para que reabrieran sus puertas amenazando con prohibir a los estudiantes internacionales que permanecieran en los Estados Unidos si sus instituciones se pasaban a la enseñanza en línea, una medida que podría haber costado a los colegios y universidades estadounidenses miles de millones de dólares en ingresos por matrículas perdidas. Sin embargo, es evidente que las condiciones son nefastas y que los trabajadores universitarios se enfrentarán a recortes salariales, pérdida de puestos de trabajo o condiciones de trabajo inseguras, especialmente cuando las instituciones se nieguen a recurrir a sus fondos.

Harvard, con una dotación de más de 40.000 millones de dólares, tiene la intención de traer una parte de sus estudiantes de vuelta al campus, llevar a cabo la mayoría de la instrucción a distancia, sin embargo, seguirá cobrando la matrícula completa. Con más de 18.000 empleados directos y un estimado de 1.100 millones de dólares gastados cada año en la economía local de Massachusetts, la supervivencia de Harvard es vital para los trabajadores de la propia institución e involucrados en industrias afiliadas como la biotecnología y la medicina. En lugar del apoyo estatal y federal, su plan de reapertura empuja las preocupaciones financieras de las instituciones hacia los estudiantes que pagarán un precio superior por la instrucción en línea y los instructores que se verán obligados a proporcionar mano de obra adicional no remunerada para la transición al aprendizaje virtual. Cuando las instituciones insisten en llevar a los estudiantes de vuelta al aula física, los estudiantes e instructores se arriesgarán a exponerse a COVID-19. Cualquiera de los dos escenarios explota a los educadores universitarios. Los trabajadores de todas las universidades, incluida la de Harvard, se enfrentan a horas de trabajo adicionales en preparación para posibles cierres de COVID o la transición de último minuto al aprendizaje en línea. Los trabajadores de todas las universidades se enfrentan a una tenue seguridad laboral y a la amenaza de despidos y permisos. Los trabajadores de todas las universidades corren el peligro de que se les recorte el sueldo o de que se eliminen departamentos enteros. Por ejemplo, la Universidad de Vermont anunció recientemente un recorte salarial del 25% para los instructores no titulares, mientras que la Universidad de Akron anunció la eliminación del 10% de su facultad, incluyendo 96 cátedras sindicadas. Los estudiantes graduados se enfrentan a un futuro incierto, ya que los estipendios de la universidad se ven reducidos y los relojes de finalización de estudios siguen corriendo. Los esfuerzos de los sindicatos de algunas instituciones, como la Universidad Johns Hopkins, para asegurar un apoyo adicional a los trabajadores estudiantes graduados han fracasado.

La debacle de la reapertura de la escuela muestra que los trabajadores y los estudiantes deben organizarse para su propia seguridad. Los estudiantes, padres, maestros y personal deben exigir que las instituciones de enseñanza den prioridad a la seguridad por encima de los beneficios. A nivel nacional, la Federación Americana de Profesores (AFT) ha dado luz verde a los sindicatos locales para que hagan huelga si no se cumplen las demandas. Los maestros de Arizona amenazan con retirarse si el gobernador Ducey les exige que vuelvan a la enseñanza presencial el 17 de agosto. La AFT y su afiliada de Florida, la Asociación de Educación de Florida, han presentado una demanda para bloquear una orden del gobernador Ron DeSantis de reabrir la instrucción en persona a pesar del aumento de casos de COVID en el estado. La Unión de Profesores de Los Ángeles (UTLA) va más allá, oponiéndose formalmente a la reapertura de las escuelas sin que existan disposiciones de seguridad claves. Están vinculando correctamente la lucha por la reapertura segura con las demandas de una moratoria en las escuelas charter y la desfinanciamiento de la policía local con el fin de redirigir recursos muy necesarios a las escuelas públicas del área. La UTLA también está exigiendo un programa federal de Medicare para todos, un nuevo impuesto sobre la riqueza a nivel estatal y un rescate federal para el distrito escolar, demandas que ponen de relieve la desigualdad sistémica agravada por la pandemia. En las críticas semanas antes de que comiencen las clases de otoño, debemos tomar medidas decisivas para decirle a la clase dirigente, “¡Ninguna escuela reabrirá hasta que sea seguro!”.

El Grupo Socialista Independiente demanda:

¡Qiue los sindicatos asuman la lucha para proteger a los educadores, estudiantes y familias! Podemos luchar contra esto y ganar. Los sindicatos que representan a los educadores, instructores y personal de apoyo deben organizarse en solidaridad entre sí, incluyendo la creación de coaliciones con los padres y estudiantes. ¡Los miembros de las bases deben presionar para organizar acciones en el lugar de trabajo incluyendo paros y huelgas si la dirección del sindicato no lo hace!

Los sindicatos de estudiantes, padres y maestros deben exigir que las ciudades proporcionen WiFi gratuito, de propiedad pública y de alta calidad mientras continúa el aprendizaje a distancia.

Los padres deben ayudar a organizarse con los profesores y los estudiantes. ¡Negarse a cruzar las líneas de piquetes y aplicar presión negándose a volver a la escuela hasta que sea seguro!

Huelgas estudiantiles planeadas y campañas de no pago de matrícula en solidaridad con los instructores y el personal. Organizar sindicatos de estudiantes para representar nuestros intereses en las escuelas de todos los niveles, incluyendo aportaciones reales en temas de seguridad, costos de matrícula, empleo de estudiantes y servicios escolares.

La clase dirigente seguirá exigiendo beneficios por encima de la seguridad, pero los trabajadores, los estudiantes y los padres pueden organizar una lucha.

Crédito de la imagen: Rosipaw via Flickr // CC BY-NC-SA 2.0

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.