Inicio Internacional EEUU – ISG en acción: Convención Unida de Trabajadores Ferroviarios

EEUU – ISG en acción: Convención Unida de Trabajadores Ferroviarios

74
0

Por Grupo Socialista Independiente

Foto principal
La Convención de RWU organizó una sesión sobre puntos críticos de logística en Labor Notes 2024.

por Nicholas Wurst
SMART-TD Local 1473 (a título personal) y Railroad Workers United (a título personal)
Worcester, Massachusetts, EE.UU.

Los días 18 y 19 de abril, los miembros del ISG participaron en la novena convención de Railroad Workers United (RWU) en Chicago. RWU es una organización activista de trabajadores ferroviarios, familias y simpatizantes de base en toda América del Norte que tiene como objetivo unir a todos los sindicatos ferroviarios y artesanales detrás de un programa para transformar la industria. La convención destacó las prioridades y áreas clave de trabajo de RWU.

En los últimos dos años se produjo una gran crisis en la industria ferroviaria que se extendió a la opinión pública. RWU pasó al frente en la batalla por el contrato nacional de transporte de mercancías de 2022 y en las consecuencias del desastroso descarrilamiento de Palestina Oriental, Ohio. Si bien la atención de los medios sobre los ferrocarriles disminuyó desde entonces, la crisis persiste. El contrato que Biden y el Congreso impusieron a la mayoría de los trabajadores del ferrocarril de carga no resolvió ninguna de las cuestiones de seguridad, calidad del servicio o derechos de los trabajadores.

Se espera que la próxima ronda de negociaciones para el contrato nacional comience este otoño. El año pasado, los trabajadores ferroviarios observaron cómo la campaña contractual en UPS y las huelgas en los tres grandes fabricantes de automóviles movilizaban a los trabajadores de base para obtener algunos avances importantes en contraste con el enfoque dividido y de seguir como siempre de los sindicatos ferroviarios.

RWU hace campaña por un frente unido: una coalición de negociación coordinada de todos los sindicatos ferroviarios, dispuesta y capaz de movilizar a las bases para una campaña militante de contrato y una amenaza de huelga creíble, comprometida a aceptar sólo un acuerdo tentativo cuando satisfaga todas las manualidades. RWU y otras organizaciones y activistas por la reforma laboral ferroviaria deberían desarrollar una estrategia común para promover este enfoque.

La convención también discutió el crecimiento de la industria ferroviaria no sindicalizada. Un investigador informó en la convención que hoy en día sólo el 54% de los trabajadores ferroviarios están sindicalizados. La dirección sindical actual, que alguna vez fue una de las fuerzas laborales con mayor densidad sindical, es claramente incapaz de defenderse. La obtención de un fuerte contrato nacional de transporte de mercancías, combinado con una estrategia de organización agresiva, podría revertir esta caída. RWU debe desempeñar un papel para ayudar a reorganizar la industria y llevar el poder sindical a todos los trabajadores ferroviarios.

Para que los sindicatos estén a la altura de estos desafíos, necesitarán un nuevo liderazgo, proveniente de las bases, con una visión de solidaridad, unidad y democracia. Reece Murtagh, quien acaba de ganar la presidencia del Distrito 19 de IAM, y Deven Mantz, del grupo BMWED Rank and File United, hablaron en la convención. Hablaron de luchar para transformar sus sindicatos en organizaciones más democráticas que estén dispuestas y sean capaces de llevar la lucha a las empresas para lograr mejoras para sus miembros y para todos los trabajadores ferroviarios. RWU debería intensificar su trabajo de creación de grupos de base en los sindicatos ferroviarios.

La reciente batalla por el control de Norfolk Southern ilustra las deficiencias del actual liderazgo sindical y del ferrocarril corporativo. En un momento en que deberían unirse para los preparativos de huelga y los esfuerzos de sindicalización masiva, los sindicatos se dividieron en dos bandos, uno que respaldaba a la propiedad actual y el otro que respaldaba una adquisición por parte de un “inversor activista”. Ambas facciones se comprometieron a reducir aún más los costos para apuntalar las ganancias, lo que demuestra que las prioridades corporativas que llevaron al desastroso estado de la industria no han cambiado. Mientras continúe el control corporativo de los ferrocarriles, el transporte de mercancías y personas de la manera más segura y eficiente posible pasará a un segundo plano en términos de ganancias. La clase trabajadora necesita tener el control. Todas las organizaciones de trabajadores deberían unirse a la campaña de RWU por la propiedad pública democrática de los ferrocarriles.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.