Open top menu
«Cuando la ciudadanía ecuatoriana se enfada y sale a las calles no hay quien la pare»

«Cuando la ciudadanía ecuatoriana se enfada y sale a las calles no hay quien la pare»

SPUTNIK

Por Javier Benítez

Estado de excepción. Lo decretó el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, tras las protestas que desató el ‘paquetazo’ demoledor para la economía de los ciudadanos. Sin embargo, el mandatario no ve el origen de estas movilizaciones en las medidas que aplicó y que no piensa cambiar, sino en su par de Venezuela, Nicolás Maduro, y en Rafael Correa.00:00 / 09:08

Movilización transversal

«El sátrapa de Maduro ha activado junto con Correa su plan de desestabilización«, sentenció Moreno en cadena nacional al enfatizar que «ellos son quienes están detrás de este intento de golpe de Estado«.

«Eso es una ridiculez sin tamaño que cae por su propio peso porque la gente que está en la calle va mucho más allá del correísmo», opina el Magíster en Comunicación Amauri Chamorro.

El analista afirma que estas protestas tienen un carácter transversal en la sociedad ecuatoriana. «Ya están todos: izquierda, derecha, ricos, pobres, blancos, afrodescendientes, indígenas. Entonces hay una movilización generalizada en el país y el Gobierno de Lenín Moreno ya acabó prácticamente», sentencia Chamorro.

¿Maniobra de distracción?

Lenín Moreno, presidente de Ecuador

© REUTERS / CARLO ALLEGRI

Para el mandatario ecuatoriano nada tienen que verlas medidas económicas que anunció el pasado 3 de octubre, con estas marchas: él considera que quienes protestan están incitados por individuos externos pagados y organizados.

Para Chamorro «lo que ocurre es que Lenín hace ese tipo de acusaciones a Venezuela y al presidente Nicolás Maduro y con una articulación con el presidente Correa como una excusa, como una forma de intentar desvirtuar un poco el entendimiento de lo que está ocurriendo en el país».

Decreto Ejecutivo 883

Fue el que entró en vigor el 3 de octubre y que, entre otros, elimina el subsidio a las gasolinas extra y ecopaís: de 1,85 dólares que costaba el galón, trepó a los 2,39 por galón; mientras, el diésel aumentó un 123%: de 1,03 dólares a 2,29.

Pero no queda ahí la cosa. Reduce en un 20% la remuneración a los contratos temporales; a los trabajadores del sector público le reducen a la mitad las vacaciones: de 30 días pasan a 15. Y por si fuera poco, esos mismos trabajadores aportarán mensualmente al menos un día de su salario. Todas estas medidas, según Moreno, ayudarán al país a crear «más trabajos, más emprendimientos y mejores oportunidades». De momento, lo único que ha creado son protestas.

Lenín Moreno, presidente de Ecuador

© REUTERS / EDUARDO MUNOZ

Respecto a las medidas, Chamorro explica que el presidente Moreno «dice una cosa que es tragicómica: que la gran mayoría de las personas aprueban el paquetazo. Eso es mentira. Y eso más enoja a la gente».

«Lenín Moreno ha dado declaraciones muy peligrosas que más llaman a la violencia, que a la tentativa de apaciguar los ánimos y llegar a un acuerdo sobre qué es lo que va a pasar con el país», concluye Amauri Chamorro.

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: