Inicio Análisis y Perspectivas Chile: ¿contrapeso de cobre?

Chile: ¿contrapeso de cobre?

447
0

por Michael Roberts

La victoria del ex líder estudiantil y activista Gabriel Boric en las elecciones presidenciales de Chile es la culminación de un cambio radical de humor y dirección entre los votantes chilenos. Con una participación del 56%, la más alta desde que el voto es voluntario, Boric, de 35 años, obtuvo el 56% de los votos frente al 44% de Antonio Kast, de ultraderecha.

Boric ha prometido detener los proyectos mineros que dañan el medio ambiente, aumentar los impuestos a los ricos, acabar con los planes de pensiones privados y eliminar la deuda de los estudiantes. Durante su discurso de victoria, Boric, que forma parte de una amplia coalición de izquierdas que incluye al Partido Comunista de Chile, dijo que se opondría a las iniciativas mineras que «destruyan» el medio ambiente. Esto incluye el polémico proyecto minero Dominga, de 2.500 millones de dólares, aprobado este año.

A principios de este año, las elecciones a la Asamblea Constituyente de Chile dieron como resultado una mayoría para la izquierda (dispar). Se supone que la Asamblea está reescribiendo la Constitución para sustituir la estructura autoritaria del régimen militar de Pinochet después de 40 años. Pero el Congreso (parlamento) de Chile está dividido por la mitad entre coaliciones de derecha e izquierda.

Chile es el país más rico de América Latina en términos de PIB per cápita. Pero sus 20 millones de habitantes lo convierten en un país minúsculo en comparación con México o Brasil, que tienen una población entre seis y diez veces mayor y un PIB entre cuatro y cinco veces mayor. Argentina e incluso Venezuela son mucho más grandes en población y PIB.

No obstante, la tasa de crecimiento del PIB real de Chile ha sido, en general, ligeramente más rápida que la del resto de América Latina y, por tanto, sus gobiernos han sido relativamente estables. Muchos economistas y teóricos políticos de la corriente dominante suelen utilizar esto para afirmar que Chile es una historia de éxito económico capitalista de «libre mercado» y consideran a Chile como la «Suiza de las Américas». Chile es miembro de la OCDE, el club de las naciones ricas, y del bloque comercial (NAFTA-USMCA) con Canadá, México y Estados Unidos.

Pero esta aparente historia de éxito es sólo relativa en cuanto al crecimiento del PIB en comparación con otras economías latinoamericanas. Además, estas ganancias han ido a parar principalmente a los ricos en Chile. La desigualdad de ingresos es una de las peores de la OCDE, sólo superada por Brasil y Sudáfrica.

La proporción de ingresos del decil inferior en Chile es una de las más bajas del mundo. Sólo unos pocos países, en su mayoría de América Latina, tienen una menor participación en los ingresos del decil inferior de la distribución y esta participación se ha deteriorado en términos relativos en los últimos 20 años. El gasto social (como proporción del PIB) en Chile parece más elevado que en México y Perú. Pero los servicios públicos se han reducido, obligando a la gente a recurrir a operaciones privadas con fines de lucro. En particular, las pensiones están dominadas por empresas del sector privado y la mayoría de los chilenos encuentran que sus ahorros para la jubilación son demasiado escasos para financiar un nivel de vida decente en la vejez.

Este fue uno de los grandes temas en las elecciones y llevó a las amplias protestas contra las políticas pro-capitalistas en 2019 (antes de la COVID) que ahora han culminado con la elección de Boric. El FMI encontró que las «tasas de reemplazo» (es decir, las pensiones en relación con el ingreso laboral promedio) en Chile son muy bajas en relación con otras economías de la OCDE, y esta deficiencia es aún más pronunciada para las mujeres que para los hombres.

En medio de unos costes de vida elevados y en rápido aumento, junto con un crecimiento limitado de los ingresos y unas pensiones bajas, muchos hogares han acumulado cantidades considerables de deuda.

Los impuestos a los ricos son muy bajos, por lo que la redistribución de la renta es menor que en casi todos los países de la OCDE y en muchas otras economías pobres.

El relativo éxito económico de Chile se ha basado siempre en sus exportaciones de cobre y minerales. Si los precios del cobre y de los minerales son altos y suben, la economía chilena va mejor y a la inversa – pero, por supuesto, poco de eso «gotea» de los beneficios de las multinacionales al hogar chileno medio.

Ha habido algunos análisis marxistas de la economía chilena que muestran cómo la rentabilidad del capital chileno ha sido impulsada por el ciclo del cobre. Diego Polanco en su estudio de la tasa de ganancia chilena para todo el siglo XX señaló que «la acumulación de capital es impulsada por la rentabilidad» y que «la tasa de ganancia es una variable crucial para el crecimiento económico.» Polanco encontró que y el colapso de la rentabilidad explicaba las fases de crisis de la economía capitalista chilena. «Mientras Chile fue una economía de trabajo excedente, el cambio técnico tuvo contribuciones favorables a la tasa de ganancia. Sin embargo, una vez que avanzó el proceso de urbanización, se produjo el Cambio Técnico con sesgo marxista, que tuvo una contribución negativa a la rentabilidad.» En el período neoliberal de Pinochet, a partir de los años 70, se produjo un aumento de la rentabilidad que permitió al régimen mantener su control durante décadas.

En un estudio más reciente, Gonzalo Durán y Michael Stanton descubrieron que la tasa de explotación de la economía chilena subía o bajaba según el movimiento del precio del cobre. La rentabilidad cayó durante la década de 1990, ya que los precios del cobre se mantuvieron bajos y la ley de la rentabilidad de Marx operó para reducir la tasa de beneficio. «En cambio, durante el período del superciclo del cobre de 2004-2009, los beneficios relacionados con los salarios subieron enormemente debido a la subida de los precios del cobre, pero se siguió importando capital nuevo a bajo coste y los salarios se mantuvieron relativamente constantes. En otras palabras, los beneficios subieron en relación con el capital y los salarios y la ROP aumentó en consecuencia».

Sin embargo, con el fin del auge de los precios de las materias primas a partir de 2010 en toda América Latina, se produjo un relativo estancamiento económico y una caída de la ROP.

Mi propia medida de la rentabilidad de Chile se basa en la serie TIR de Penn World Tables. Ofrece una trayectoria similar para la tasa de ganancia: una caída de la tasa desde mediados de la década de 1990; luego una recuperación en el auge de las materias primas desde 2003 hasta 2010, y luego con el colapso de los precios de las materias primas a partir de 2010, el estancamiento y la disminución de la rentabilidad.

La propia medición reciente del FMI de 2006 confirma esta trayectoria general para todas las economías latinoamericanas después de aproximadamente 2010.

La caída de la rentabilidad después de 2010 condujo a la desaceleración del crecimiento del PIB, la inversión y los ingresos, y a un mayor recorte de los servicios públicos antes del desplome del COVID. Con el COVID y la catástrofe sanitaria, se produjo un colapso de la economía, cuyo principal impacto recayó en las personas con menores ingresos y peores empleos. Las fuerzas pro-capitalistas se han visto obligadas a retroceder políticamente.

La victoria de Boric podría abrir un nuevo capítulo es la economía política de Chile. De hecho, existen enormes oportunidades para que la economía chilena aumente la inversión y diversifique la economía. El FMI considera que, incluso bajo los regímenes anteriores, ha habido un cierto desarrollo de las exportaciones no mineras y tecnológicas. Este debe ser el camino a seguir por Chile.

Entonces, ¿revivirá Boric el experimento socialista iniciado por Salvador Allende a principios de los años 70? Hasta ahora, eso parece poco probable, ya que el programa de Boric es moderado según esos estándares; sin planes para socializar la economía, sino simplemente para intentar redistribuir la generosidad de la que se apropia el capital de forma algo más uniforme. Las multinacionales y las fuerzas de la derecha reaccionaria en el sector empresarial chileno, el Congreso y los medios de comunicación se están preparando para una incesante campaña de ataque contra el nuevo Presidente.

Michael Roberts | 20 de diciembre de 2021

Artículo anteriorEL DÍA DESPUÉS
Artículo siguientePerú – asesinan a otro líder indigena Awajún y presidente de rondas campesinas de Condorcanqui

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.