Inicio internacional Brasil -«La hiperradicalización de la base bolsonarista, el voto útil a Lula...

Brasil -«La hiperradicalización de la base bolsonarista, el voto útil a Lula y la imposibilidad de la tercera vía»

83
0
Compartir

Brasil

Entrevista con Esther Solano

«La hiperradicalización de la base bolsonarista, el voto útil a Lula y la imposibilidad de la tercera vía»

Entre Lula y Bolsonaro, «es difícil que una tercera vía encuentre su lugar simbólico», dice la socióloga.

João Vitor Santos

Revista IHU Online, 29-9-2021

http://www.ihu.unisinos.br/

Traducción de Correspondencia de Prensa

Si, por un lado, la base bolsonarista está «hiperradicalizada» y «más cohesionada», por otro, la mayoría de su electorado está «decepcionado» con las orientaciones del Gobierno, como la clase media, que está «sufriendo el impacto económico por la inflación y la vulnerabilidad económica» y el «sector popular», que «está siendo impactado por el aumento de los precios y el desempleo» y «se ha decepcionado por la pérdida del poder adquisitivo, los derechos laborales y está siendo impactado por la mala gestión de la pandemia». Este panorama sobre cómo evalúa la población brasileña al gobierno de Bolsonaro a un año de las elecciones presidenciales de 2022 es presentado por la socióloga Esther Solano, quien estudia a los grupos bolsonaristas.

A pesar de las dificultades actuales y del «desprendimiento de varias partes de la base más moderada» del presidente, señala que el bolsonarismo «no está totalmente muerto» y estará en la contienda electoral de 2022 con el ex presidente Lula. «En el campo subjetivo, se ven como dos subjetividades potentes», dijo en una entrevista con el Instituto Humanitas Unisinos – IHU. Según ella, la principal novedad de las últimas encuestas es la posibilidad del voto útil a Lula. Los antiguos votantes del ex presidente, que votaron por Bolsonaro en las últimas elecciones, tienden a apostar de nuevo por el lulismo. «Pero hay una diferencia interesante: esta vez, a diferencia de la primera, declaran el voto útil a Lula. (…) Será un voto útil y no apasionado como en las primeras elecciones», dice.

Esther Solano es licenciada y doctora en Ciencias Sociales por la Universidad Complutense de Madrid, España. Actualmente es profesora adjunta en la Universidad Federal de São Paulo – Unifesp, en el curso de Relaciones Internacionales, y profesora del Máster Internacional Interuniversitario en Estudios Latinoamericanos Contemporáneos de la Universidad Complutense de Madrid, y también profesora del Máster en América Latina y la Unión Europea: una cooperación estratégica, en el Instituto Universitario de Investigación en Estudios Latinoamericanos, de la Universidad de Alcalá de Henares. Entre sus publicaciones destacan los libros Brasil em colapso (São Paulo: Unifesp, 2019), O ódio como política. A reinvenção das direitas no Brasil (São Paulo: Boitempo, 2018) y As direitas nas redes e nas ruas (São Paulo: Expressão Popular, 2019), de las que es una de las organizadoras.

– ¿Cómo esta cara más aguerrida, aunque en menor número, del bolsonarismo, puede incidir en al momento político actual de Brasil, un país de disputas, fake news, suspensión del diálogo, ataques a las instituciones democráticas, etc.?

Lo que hemos podido observar en las encuestas es un fenómeno de hiperradicalización de la base más radical de Bolsonaro. Es más cohesionado, más coherente en su discurso, con una narrativa más homogénea. Anteriormente observamos una mayor dispersión en las narraciones y una mayor heterogeneidad en las ideas. Por otro lado, hemos observado un mayor dinamismo y movilización de esta base más radicalizada a partir de la idea de que Bolsonaro sería continuamente perseguido y que estaría llegando el momento de la persecución, que es mucho peor que en otras ocasiones. En este sentido, la base tendría que proteger al líder.

¿Cuál es la consecuencia de esto? Evidentemente, el aparato de fake news se mantiene muy activo en esta base debido a dos fenómenos: la disminución de la popularidad de Bolsonaro y la proximidad de las elecciones de 2022, con el papel y el desempeño cada vez más positivo de Lula en las encuestas electorales. Esto hace que el aparato de movilización desinformativa crezca y se haga poderoso entre este grupo más agudo.

Lo que también hemos observado, monitoreando las redes, es que los ataques al orden institucional son permanentes y muy agresivos. Estos dos fenómenos que mencioné -la disminución de la popularidad y la proximidad de las elecciones con la actuación de Lula-, para esta base, son elementos inconcebibles por la construcción del mito. Es inconcebible que Bolsonaro esté perdiendo popularidad, confianza y se esté convirtiendo en un perdedor electoral, así como es inconcebible que Lula reaparezca en la escena electoral como un posible ganador. Ante estas dos imposibilidades políticas, reaccionan de forma extrema.

– ¿Podemos considerar que el bolsonarismo es capaz de resistir incluso en un contexto post-Bolsonaro? ¿Por qué?

Sí, siempre uso el concepto bolsonarismo porque me refiero a un campo sociopolítico en el que confluyen ciertos elementos que Bolsonaro logró captar y capitalizar en su figura. Pero se trata de elementos preexistentes, algunos muy arraigados en el orden social y que, por supuesto, continuarán después.

¿Cuáles son los elementos más destacados y protagonistas de esta convergencia? En primer lugar, el discurso lavajista (referido a la Operación Lava Jato: ndt), que utiliza la lucha contra la corrupción para una fuerte criminalización de la política y los partidos políticos. Evidentemente, el lavajatismo continuará después de Bolsonaro y Lava Jato, simbólicamente, es una narrativa muy poderosa y energizante para la sociedad.

También hay un fuerte discurso antisistémico, con la idea del outsider, siempre impregnado de la lógica de la corrupción, no una corrupción simplemente económica, sino una corrupción de los valores morales y de los principios éticos. En esta perspectiva, todo el sistema político estaría corrompido. Por eso hay un fuerte discurso contra los partidos, pero también contra el sistema intelectual, la academia, la universidad, el sistema de información, la prensa y la justicia. En este sentido, tiene un fuerte componente antielitista, contra las élites políticas,las élites informativas, académicas y judiciales. Estos elementos continuarán. Por supuesto, tiene el elemento anti-izquierda, el buen anticomunista de siempre, que perdura en el tiempo.

Hay dos matrices de pensamiento que fueron importantes en la conformación del boslonarismo. La patriótico-militarista, que es la idea de la consagración del ideal del orden, de la jerarquía, de la disciplina, de la autoridad, como si la democracia fuera un régimen y una experiencia política que tiene tendencia al libertinaje, más aún cuando es capturada por gobiernos de izquierda, como ocurrió en Brasil con el PT. La forma de recuperar esa estabilidad perdida por el laxo régimen democrático es la penetración de la filosofía militar en el orden público: la mano dura, la disciplina, el control. Todo esto, en la lógica patriótica, es la idea de rescatar un Brasil místico y romántico del pasado, que era mejor, más ordenado, más organizado, existencial y ontológicamente, en otros valores, que serían los de la matriz cristiana. Aquí surge esta idea de la cristianización de la política, de retomar los valores de la tradición cristiana como organizadores de la vida social. Frente a la penetración de las agendas indenitarias que desorganizan la vida y la convivencia de las clases conservadoras, se introducen valores cristianos que reorganizan la vida en un plano más conservador. Este tipo de preguntas, por supuesto, continuarán.

El otro componente importante es que Bolsonaro produce un empoderamiento del contra público conservador, de la derecha más extrema, que no se sentía representada en otros procesos electorales y que ahora se ha empoderado, ha salido a la calle y está representada por la primera figura política del país. Ese empoderamiento arraigado está ahí y continuará. Es la vieja frase: «La derecha desvergonzada ha salido a la calle». Cuando se politiza un público que estaba latente y silenciado, es difícil despolitizarlo. Salieron a la calle y veremos cómo volverán a entrar en el armario después de Bolsonaro.

– Jair Bolsonaro fue elegido no sólo con los votos de su base más fiel, los bolsonaristas. ¿Cómo analiza el movimiento de las otras franjas del electorado que votaron por Bolsonaro?

La división que hicimos en la encuesta es entre los bolsonaristas más radicalizados, que son entre el 10 y el 15% del electorado, y la parte moderada, que es la gran mayoría del electorado bolsonarista y es también la más desilusionada y frustrada con Bolsonaro. Observamos que se está produciendo un alejamiento de esta base más moderada. Por ejemplo, inicialmente, las clases de mayor renta, es decir, el mercado, votaron mucho más a Paulo Guedes que al bolsonarismo, porque son pro discurso liberal y ultraliberal. Así que ahí hay una afinidad con Paulo Guedes y una cercanía, o al menos un rechazo no total, a Bolsonaro por culpa de Paulo Guedes. Sin embargo, hay que observar cómo reacciona el mercado a esta decepción con Paulo Guedes, que prometió cumplir lo que no cumplió. Pero para una parte de los sectores más poderosos, sigue siendo preferible seguir con un Paulo Guedes frustrado que con un posible regreso del lulismo en 2022.

Hay una clase media más moderada, no radicalizada, que votó a Bolsonaro movida por el lavajatismo. Lo que encontramos en él, a través de las encuestas, es una decepción con el papel de Lava Jato y el papel de Bolsonaro, que prometió combatir la corrupción, pero su propia familia está involucrada en esquemas de corrupción y él mismo puede estar involucrado. Así que hay una decepción de algunos grupos que creían en la potencia de Bolsonaro de la lucha contra la corrupción, que pueden ver que este discurso era una gran mentira. También hay una parte de la clase media, que está sufriendo el impacto económico de la inflación y la vulnerabilidad económica que atraviesa el país, que culpa a Bolsonaro.

También observamos que el sector más popular, que también votó por Bolsonaro y está siendo impactado por el aumento de los precios y el desempleo, se ha visto decepcionado por la pérdida del poder adquisitivo, de los derechos laborales, y está siendo impactado por la mala gestión de la pandemia.

Observamos hace un tiempo un desplazamiento de parte de la base evangélica pentecostal y neopentecostal, que había votado fuertemente por Bolsonaro, por dos razones. Primero, por la agenda material, es decir, el empobrecimiento colectivo que la gente correlaciona con la pandemia y la gestión de Bolsonaro. En segundo lugar, porque hay una profunda decepción con el comportamiento de Bolsonaro frente a la pandemia. Fue elegido simbolizando que era un hombre de Dios, que era un hombre de fe, que protegería y valoraría los valores cristianos en la Meseta. Sin embargo, en la pandemia, demuestra -y esto se refleja en las encuestas con mucha fuerza- que es inhumano, un tipo que no se preocupa por la gente y se burla de los muertos. Entonces, yo diría que hay un desprendimiento de varias partes de esta base más moderada que votó por Bolsonaro por varias razones. Hoy se sienten frustrados, resentidos y una parte está enfadada y se arrepiente de haberle votado.

– El sondeo del Ipec, del 22-09, indica que el ex presidente Lula ganaría las próximas elecciones en la primera vuelta, con un 45% de los votos frente a un 40% contra nueve candidatos y con un 48% frente a un 37% contra cuatro. ¿Qué indica este escenario? ¿Qué reacciones podemos predecir?

En las encuestas se habla mucho de la posibilidad de que Lula sea elegido en 2022 y de cómo la gente está viendo al lulismo. Lo hablamos con los más moderados de la base bolsonarista en las encuestas, con los del centro, o con los que no se identifican electoralmente con ninguna fuerza. En este escenario, tenemos, por un lado, la fuerza brutal del lulismo, pero, por otro, un Bolsonarismo que no está totalmente muerto. La posible tercera vía es muy difícil que tenga su lugar frente a dos poderes tan subjetivos como Lula y Bolsonaro -por supuesto, nunca abogando por una polarización simétrica, porque sabemos que hay una enorme asimetría entre un personaje fascista, como Boslonaro, y un personaje democrático, como Lula. Pero en el campo subjetivo, se ven como dos potentes subjetividades y, frente a estas dos personalidades, es difícil que una tercera vía encuentre su lugar simbólico.

Una parte del electorado que votó por Lula en las dos primeras elecciones lo hizo motivado por cuestiones afectivas, emocionales, porque era una persona diferente, un outsider, porque se identificaba con los trabajadores, tenía un discurso carismático. Así pues, el voto estuvo motivado por una identidad y una proximidad afectiva. Posteriormente, estos votantes se sintieron traicionados -porque asumieron el potencial retórico de Lava Jato- por el PT y Lula, se decepcionaron con las orientaciones económicas del gobierno de Dilma y votaron por Bolsonaro. Hoy, las encuestas indican que volverían a votar a Lula. Pero hay una diferencia interesante: esta vez, a diferencia de la primera, declaran el voto útil a Lula. La retórica es que siguen decepcionados, siguen pensando que el PT está implicado en la corrupción, que Lula es un personaje corrupto, pero identifican en él, por sus características de capacidad negociadora, de conciliación, su trayectoria como gran líder y su legado, al único capaz de reconducir a Brasil. Pero será un voto útil y no apasionado como en las primeras elecciones. Así que hay un grupo que migra del lulismo al bolsonarismo y al lulismo de nuevo. Estas dos migraciones electorales son interesantes.

– ¿Todavía tenemos la posibilidad de una tercera vía, ya sea a la derecha o a la izquierda?

La única posibilidad de una tercera vía es convertirse en una segunda vía. ¿Qué significa esto? La única posibilidad potente de una tercera vía es si Bolsonaro abandona la carrera electoral o llega debilitado, hasta el punto de que no tenga sentido que se presente. La tercera vía sólo tiene sentido si se transforma en una segunda vía y si logra captar los votos de la derecha, que siguen siendo captados por Bolsonaro.

De hecho hay una derecha extrema, bolsonarista, leal a Bolsonaro, que siempre ha votado al PSDB, sin sentirse identificada, pero que se sentía fuertemente identificada con Bolsonaro. Esto es evidente en su comportamiento electoral. Pero hay otra derecha que migró de los tuiteros al bolsonarismo por una profunda decepción antipartidista, antipolítica y mucho más motivada por un discurso antisistémico que por otra cosa. Siempre digo que la gran víctima del discurso antibolsonista de criminalización de la política no ha sido el PT -que resurgió de sus cenizas y tiene la mayor base parlamentaria allí y a Lula como gran potencia electoral- sino el PSDB, que se confunde con el sistema. El electorado de la derecha moderada, desilusionado con los tuiteros, ve que el PSDB está en un proceso de falta de identidad, de coherencia, de cohesión, de guerra fratricida entre los candidatos.

Este electorado está perdido y huérfano políticamente, porque está desilusionado con Bolsonaro, no se siente representado por Bolsonaro, sino que mira a la derecha clásica y ve una fragmentación de posibilidades. El PSDB, perdido en su formación y afirmación de identidad política, está más preocupado por sus guerras internas que por reconstruir el campo de la derecha de centro clásica. Este electorado también mira a Ciro y ve una enorme volatilidad identitaria, porque un día es de izquierdas y al siguiente es antipetista. Por lo tanto, no tiene fidelidad a lo que representa. Así pues, la tercera vía tiene dos conflictos: en primer lugar, no llegará a ninguna parte mientras no se desarrolle como una segunda vía de facto, y en segundo lugar, tiene que encontrar su propia identidad, coherencia y unidad interna. Sin esto no hay tercera vía. Queda por construir.

– Muchas voces han dicho que ha llegado el momento de luchar por la reconciliación en Brasil. ¿Pero qué significa esto? ¿Y una posible victoria de Lula contribuiría a esta reconciliación o agravaría los ánimos?

Hay un anhelo de recuperar el diálogo nacional o al menos reducir la fractura nacional. Hay un gran cansancio y fatiga de la violencia retórica y política que ha instaurado el bolsonarismo, de tal manera que los más desilusionados justifican su decepción en la intolerancia, violencia y autoritarismo de Bolsonaro. Notamos en las encuestas un deseo de poder volver a hablar de temas políticos sin tener que romper las relaciones personales, familiares, que los amigos puedan volver a hablar entre ellos y tratar la política de una manera más suave, una necesidad de retomar los lazos, la cercanía que se perdió, las relaciones sociales que se vieron perjudicadas por este proceso. Esta ventana de oportunidad es importante porque la gente está queriendo reconstruir los lazos sociales que se fracturaron con la dinámica salvaje del bolsonarismo.

Ahora bien, está claro que para una buena parte de la población, Lula se remonta a un feroz antipetsonismo y antilulismo. Para una parte de la población, no es Lula quien logrará la reconciliación. Pero yo diría que esta parte está disminuyendo. Hemos observado en las encuestas que hay una parte de la población que votó a Bolsonaro movida por el antilulismo, pero que hoy reconoce que Lula es el único personaje capaz de devolver la estabilidad al país. Es un momento muy complicado en términos materiales para muchas personas que están sufriendo económicamente. Es una necesidad vital para recuperar la estabilidad. Yo diría que hay una posibilidad de intervención política, de reanudar un poco el diálogo. No será fácil, pero la gente siente la necesidad de hacerlo, y eso hace que el escenario sea más favorable.

– Dada la situación actual, ¿cómo proyecta la carrera en 2022? ¿Todavía hay tiempo para las sorpresas?

La posibilidad es una sorpresa, porque aún falta un año para la contienda electoral. Sabemos muy bien que un año en Brasil no es trivial. Hay espacio para muchas cosas. El poder electoral de Lula, personalmente, me tranquiliza porque veo que, efectivamente, está maniobrando para conquistar el centro electoral y eso es una maniobra positiva porque tenemos que recuperar ese público de centro que es moderado. Este es un público arrepentido y políticamente abandonado. Necesitamos los votos de este público en términos matemáticos y numéricos. El campo democrático no quiere arriesgarse a perder de nuevo ante el bolsonarismo. Así que tenemos que asegurar una victoria numéricamente incuestionable, y para ello, el público que hay que ganar de hecho es el centro.

Dicho esto, ¿cuáles son los peligros que veo? Dos. Primero, que el mercado compre la idea de que, ante la dificultad de una tercera vía para triunfar, Bolsonaro se convierta en su propia tercera vía. Es decir, que empecemos a escuchar esa idea de que el país se está reencauzando económicamente, que la pandemia está terminando, que el Congreso quiere aprobar reformas, que el comportamiento de Bolsonaro parece más moderado, menos agresivo. Es decir, que Bolsonaro está maquillado, de tal manera que empieza a ser transformado, por el poder económico y la prensa dominante, en su propia gran tercera vía ante la elección de un Lula negativo.

La otra posibilidad es que Bolsonaro de hecho desaparezca como opción electoral, se deshidrate hasta el punto de que su candidatura sea básicamente inviable y haya espacio para una tercera vía. Imaginemos que tenemos las primarias del PSDB en noviembre y que efectivamente gana Doria, que el partido se cierra en torno a él, para tener una candidatura mínimamente decente, aunque se puede ver que Doria tiene grandes dificultades, al igual que Ciro (Ciro Gomes, del PDT: ndt).

Tenemos que entender que, aunque ninguna de estas posibilidades tiene grandes posibilidades de suceder, queda un año para las elecciones, en el que todo es posible. El campo democrático tiene que actuar y el campo progresista tiene que actuar como si todos los escenarios fueran posibles. No podemos volver a caer en el mismo error estratégico, pensando que la victoria es una conclusión inevitable. La victoria no está dada y aunque numéricamente el campo progresista representado por Lula esté en un nivel positivo, tiene que actuar como si todos los escenarios fueran posibles, es decir, no podemos flaquear hasta el último momento. Perdimos ante el fascismo, fue una derrota histórica que sumió a Brasil en un momento trágico, en una oscuridad brutal, y se puede volver a cometer un error estratégico. Cualquier escenario debe ser tomado en consideración y con seriedad hasta el último día antes de las elecciones. Ya cometimos el error estratégico en 2018 de menospreciar al adversario, de caer en la caricatura, en el folclore de Bolsonaro y estamos pagando el precio hasta ahora y lo pagaremos por mucho más tiempo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.