Open top menu
Brasil – Aprobación de la reforma laboral y condena de Lula en la Lava Jato

Brasil – Aprobación de la reforma laboral y condena de Lula en la Lava Jato

Declaración de  LIBERTAD, SOCIALISMO Y REVOLUCIÓN (LSR), CIT en Brasil  sobre  la aprobación de la reforma laboral y condena de Lula en el Lava Jato

Una nueva alternativa de izquierda socialista es necesaria y urgente.

No es por mera coincidencia que el juez Sergio Moro eligió anunciar la condena de Lula a nueve años y medio de prisión al día siguiente de la votación de la contrarreforma laboral en el Senado. Él elige muy bien los momentos en que hace sus movimientos mediáticos. El anuncio de la condena sirvió para desviar el foco del gran ataque que significa la reforma laboral. Pero los dos hechos también se vinculan y ambos reflejan la coyuntura compleja que vivimos, en la que la derecha intenta encontrar salidas para la crisis profunda y la clase obrera saldrá perdiendo si no puede intervenir con fuerza.

Lula y el PT participaron activamente en el mostrador de negocios del sistema político podrido durante sus gobiernos. Pero esa condena de Lula por la Lava Jato es hecha de forma parcial, con el fin de interferir en el proceso electoral de 2018. Por eso representa un precedente de ataque a libertades democráticas, un ataque que podrá repetirse en el futuro contra la izquierda socialista, Tiempo en que deja impunes notorios políticos corruptos de la derecha.

Al mismo tiempo, la reforma laboral representa una derrota importante a los trabajadores, retirando derechos conquistados con mucha lucha. La intención detrás es hacer la mano de obra más flexible y barata para los patrones. Los comentaristas en los medios, ahora, después de la votación, enfatizan que “los empleos no van a venir rápida o automáticamente”, contradiciendo la propaganda falsa que la solución para el desempleo es retirar derechos de los trabajadores.

La reforma laboral sigue el mismo modelo implementado por los gobiernos neoliberales en todo el mundo, que usan el momento de crisis y desempleo alto para atacar los derechos de los trabajadores. En todas partes el resultado es el mismo: disminuye los salarios y derechos de los trabajadores, pero sin generar empleos. Donde hay generación de empleos, son con salarios más bajos y condiciones precarias. Se trata de un fenómeno mundial la constatación de que la actual generación tendrá condiciones de vida peores que sus padres – eso es lo que el capitalismo tiene que ofrecernos y por eso crece también un sentimiento anticapitalista, principalmente entre los jóvenes.

Los ataques a los derechos laborales son una expresión central de la lucha de clases internacionalmente y ha llevado a grandes luchas. La huelga general en la India en septiembre del año pasado, con 150 millones participando, tenía como tema central. En Francia, la lucha de la juventud en 2006 barrió el intento de transformar todos los empleos de jóvenes menores de 26 años en equivalentes a pasantías sin derechos. Pero el gobierno de Hollande, del partido socialista, pasó una reforma laboral por decreto a principios del año pasado, lo que llevó a grandes protestas. En Grecia y España, los gobiernos, presionados por la Unión Europea, aprovecharon la crisis y el gran aumento del desempleo para implementar varias contrarreformas laborales. En Gran Bretaña, tras décadas de ataques para debilitar a los sindicatos, Se estima que la década actual será la peor para los salarios de los trabajadores en 220 años! En 2014, hubo una huelga general en Italia contra la reforma laboral de Renzi. En Sudáfrica, hubo varias olas de protestas, incluyendo la huelga general de octubre de 2016, contra las tercerizaciones. Son gobiernos de derecha o “centro-izquierda”, todos con la misma agenda de garantizar los beneficios y competitividad de las grandes empresas.

Cuando la clase trabajadora traba una lucha por hacer, ella logra victorias. En los Estados Unidos, hemos visto la victoria de la lucha por un salario mínimo de 15 dólares por hora, que comenzó en Seattle, con un papel importante de Alternativa Socialista y la concejal Kshama Sawant, y se está extendiendo a otros estados y ciudades.

¿Por qué entonces la reforma laboral pasó en Brasil, a pesar de que la mayoría de la población está en contra y el gobierno extremadamente impopular? A pesar de la crisis política, los partidos de la derecha están unidos en defender los ataques a los trabajadores. La reforma laboral es una exigencia central de las grandes empresas.

Pero hay que enfatizar, era sí posible derrotar la reforma. El crecimiento de las luchas, a partir de las manifestaciones del 8, 15 y 31 de marzo, la huelga general del 28 de abril, la marcha a Brasilia 24 de mayo, mostraban que había una disposición a luchar por parte de los trabajadores.

Desgraciadamente, la huelga general del 30 de junio no fue construida, por el contrario fue desmovilizada. Una movilización de esa dimensión no puede ser tratada como un grifo que usted abre y cierra como quiera. Tiene que ser construida, tiene su ritmo y momento cierto. La huelga general del 28 de abril fue un éxito, pero aún con potencial de crecer. La gran mayoría apoyaba la huelga, pero muchos se sintieron sin respaldo por su sindicato para participar activamente. Muchos participaron de forma indirecta, impedidos para llegar al trabajo por la huelga en el transporte.

Pero el 28 de abril creó un ímpetu positivo para la lucha. Las centrales deberían haber anunciado inmediatamente una fecha para una nueva huelga general, esta vez de 48 horas. En vez de eso, con retraso, lanzaron la marcha a Brasilia 24 de mayo, casi un mes después. La marcha fue importante, pero limitaba la posibilidad de participación activa de la gran mayoría, y consumió muchos recursos financieros y energía. Sin embargo, la marcha podría haber sido un elemento que ayudara a construir más la lucha si, además del hecho político creado, con el enfrentamiento a la represión policial, se hubiera utilizado para lanzar la fecha de una nueva huelga general. Una vez más el momento se ha perdido. Las centrales lanzaron con nuevo retraso, el período “26-30 de junio”, para una nueva huelga general, que posteriormente se transformó el 30 de junio.

Una lección general de las luchas internacionales es que para derrotar una propuesta central de un gobierno, usted tiene que estar preparado para derribar al propio gobierno. En Grecia, las centrales sindicales llegaron a convocar unas 40 huelgas generales desde 2010, pero sin una estrategia capaz de llevar la lucha hasta sus últimas consecuencias, incluyendo el derrocamiento del gobierno. Por eso, a pesar de toda esa lucha, las huelgas generales salían derrotadas.

En Brasil, esa también era la debilidad puesta por la posición de las direcciones de las centrales sindicales. La Fuerza Sindical y UGT no querían derribar a Temer, por lo que no estaban preparadas para hacer una lucha por hacer y empezaron a desmovilizar la huelga general del 30 de junio. Se transformó en jornadas de luchas de 20 a 30 de junio y sólo después la fecha del 30 de junio fue recolocada en el centro, pero como un “día de luchas y paralizaciones”. El estrago ya estaba hecho. En el momento en que se reunió con el presidente de Estados Unidos, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama,

La CUT y CTB tampoco jugó el peso que podrían, no movilizaron sus bases para valer y vacilaron a la hora de la confirmación de la huelga, hecha falta una semana para el día 30. Un elemento es el hecho de que esas centrales tienen como foco estratégico la vuelta De Lula 2018, y la estrategia de Lula no pasa por el derrocamiento de Temer por la acción de masas, prefiriendo la estabilidad del “Estado democrático de derecho”. El resultado fue que el 30 de junio no fue ni un día de luchas tan fuerte como el 15 de marzo. Otro elemento es que el esfuerzo del lulismo comenzó a ser apuntado hacia una campaña por las Directas Ya basada en comicios con figuras públicas, artistas, parlamentarios e incluso gobernadores (es el caso de Ricardo Coutinho, del PSB de Paraíba), en lugar de la acción directa Y radicalidad de las masas.

En el caso de las dos huelgas generales, las dos huelgas generales fueron convocadas para un viernes, que para muchos funcionarios públicos generan un descuento mayor en el salario.

En todo ese período del 28 de abril al 30 de junio, pasamos por varios momentos de agravamiento de la crisis y posibilidad de caída de Temer, incluyendo la divulgación de la grabación de Joesley Batista. Se planteaba la posibilidad de la caída del gobierno por las manos de los trabajadores, eso no sería algo secundario. Si esto ocurría, sería mucho más difícil que las élites construyeran una salida negociada por encima, un despertar, con elecciones indirectas o con Rodrigo Maia asumiendo el cargo, para dar continuidad a las contrarreformas.

Ahora el escenario se complica para la reconstrucción del movimiento a corto plazo. Es posible que entremos ahora en un momento de reflujo, con la salvedad que nuevos acontecimientos puedan llevar a nuevas protestas, dado el grado de inestabilidad de la situación. Fue una derrota importante, pero no absoluta. La lucha no se agotó, fue desmovilizada antes de eso.

Y no es el momento para bajar la guardia. Aunque es más difícil que consigan aprobar la reforma de la previsión cuanto más demora su tramitación y cuanto más las elecciones se acerquen, su aprobación no es carta fuera de la baraja. El gobierno Temer intenta desesperadamente mostrar normalidad y ha logrado pasar la reforma laboral. Puede intentar usar la señal de fragilidad del movimiento para empujar la reforma de la seguridad social, aunque sea de forma limitada. Por ejemplo, sólo votando la edad mínima.

Un intento de avanzar en la reforma de la seguridad social puede desencadenar nuevas protestas. Pero incluso en un escenario con una pausa en la lucha unificada nacional, la lucha no debe detenerse. Puede ser un momento en que el movimiento se vuelve más hacia luchas locales y de categorías, que pueden ayudar a preparar las fuerzas para un nuevo salto de la lucha más generalizadas.

Por eso es importante que ese balance de las luchas tiene que ser discutido en todo el movimiento sindical y popular, trayendo dos lecciones: 1) es posible vencer si movilizamos a partir de la base, 2) la reforma laboral va a exigir aún más un movimiento Sindical combativo y democrático – es necesaria una revolución por la base para barrer la burocracia actual de los sindicatos, ella tiene su propia agenda política y privilegios que colocan delante de la clase como un todo.

Otra lección internacional e histórica es que si en un momento la clase trabajadora entiende que el camino de la lucha directa y sindical está bloqueado, ella puede volverse hacia el campo político. De hecho, la lucha institucional ahora está dominando el escenario, pero también sin ofrecer alguna salida por la positiva y en una situación en la que la izquierda está debilitada. La condena de Lula entra en ese contexto.

Y la corrupción

Uno de los retrocesos políticos que surgen como resultado del aburguesamiento del PT es que la lucha contra la corrupción fue en gran medida secuestrada por la derecha, de forma totalmente hipócrita.

El PT no inventó la corrupción, pero se adaptó totalmente al sistema político corrupto cuando llegó al poder. “El PT se lamió”, como dijo Jaques Wagner, ex ministro de la Casa Civil de Dilma. El PT era más sensible a la cuestión de mostrarse preparado para apurar los casos de corrupción, dado su historia, pero siempre intimidando a quien hacía crítica de izquierda a su gobierno, incluyendo por las prácticas corruptas, por “hacer coro con la derecha golpista”.

La derecha no tuvo ningún pudor en usar el tema de la corrupción como arma contra los gobiernos del PT mismo siendo ellos mismos los campeones de la corrupción. La derecha puede contar con un judicial que políticamente y socialmente pertenece a la elite del país y golpea mucho más en el PT que en el PSDB. Por eso, el escándalo del mensajero del PT tuvo sus condenas, pero el mensajero minero del PSDB nunca dio en nada.

El juicio de Lula es parte de la intervención política del poder judicial

Ahora la historia se repite en un nuevo nivel. La crisis política ha llegado a un nivel que comienza a amenazar la estabilidad del sistema. En esa situación, una parte del poder judicial, para intentar salvar su sistema, interviene para hacer una “limpieza”. Pero esta judicialización no interviene de forma neutra, sino con todo su equipaje de prejuicio de clase, posición social y política predominante de derecha.

Basta ver el voto decisivo de Gilmar Mendes para liberar la placa Dilma-Temer en el TSE, con argumentación a favor de la “estabilidad” política.

Este es el mismo que condenó a Rafael Braga a 11 años de prisión sin pruebas. Es el mismo judío que mantiene casi 300.000, en su mayoría negros y pobres de la periferia, en prisión preventiva, casi la mitad de la población carcelaria. Es el mismo que cada vez, pero interviene para criminalizar las luchas y impedir las huelgas.

Por eso, tenemos que entender que no hay nada de progresivo en la condena de Lula por Sérgio Moro, con pruebas poco consistentes. Desde el principio, la Operación Lava Jet combina un elemento de “limpieza” del sistema – ya que ella también necesita dar respuesta a la sociedad ante el nivel de los escándalos creados por los políticos y la burguesía – junto con el sesgo anti-petista, colocando a Lula en Y el objetivo de las elecciones de 2018. La conducción coercitiva de Lula, la fuga de la grabación con Dilma, el powerpoint de Dallagnol, lo muestran.

Hay muchos ejemplos que demuestran cómo la justicia es mucho más larga y propensa a perdonar a quien no está en el antiguo círculo de poder del PT. Es emblemático que Aécio Neves pueda votar a favor de la reforma laboral a pesar de todas las pruebas contra él. También el hecho de que aquellos que, ante la presión dentro de la cárcel, podrían llegar a hacer delaciones contra Temer, como Geddel Vieira Lima y Rocha Loures, consiguen arresto domiciliario con facilidad.

El Poder Judicial puede ir lejos en esa campaña de limpieza, y de hecho se ha probado difícil controlar y limitar la Operación Lava Chorro. Pero eso no será una solución. Sergio Moro se dice inspirado en la Operación Manos Limpias que a principios de los años 1990 prendió a centenares de políticos y acabó con todos los partidos tradicionales, pero ya que no acabó con el sistema, quien salió dominando el escenario político durante mucho tiempo fue el megacorrupto multimillonario Silvio Berlusconi.

El juicio de Lula tiene que ser encarado como una acción principalmente política, más que eso, una acción política de derecha.

Podemos hacer un paralelo al impeachment de la Dilma y sus consecuencias. Fue un juicio político, que sólo fortalece una salida por la derecha.

Esto no significa en modo alguno rebajar la crítica a Lula y PT, que durante sus 13 años mantuvieron los fundamentos de la política neoliberal. Es decir entender que las medidas de excepción usadas contra Lula y PT no son sólo armas en una disputa política entre grupos de poder, sino también armas que van a ser usadas contra la izquierda combativa y los movimientos sociales para criminalizar aún más la lucha.

El resultado político del impeachment de la Dilma muestra que los trabajadores no tienen nada que ganar con esas maniobras.

Nuestra oposición al juicio político de Lula, que tiene como objetivo barrer su candidatura en 2018, no significa que vamos a embarcarnos en una campaña para fortalecer “Lula 2018”. Por lo contrario.

Para nosotros esa es una salida falsa. La estrategia de Lula, a pesar de su retórica de guerra para satisfacer y movilizar la militancia petista, es de repetir la misma receta que nos trajo y situación actual: una política de conciliación de clases. Lula no va a ser candidato “para perder” en 2018 y va a repetir la misma estrategia que en 2002. Por eso, no va a construir una campaña que sólo va a depender de PT, PCdoB, PDT y PSB. Va a buscar ampliar entre los mismos sectores que hoy dan base a Temer y fueron conniventes con lo que ellos mismos caracterizan como golpe. Lula ya dijo: “no voy a revertir todo” lo que Temer hizo. Él no usó su autoridad para fortalecer una lucha para convencer a la reforma laboral o de la previsión. No defendió el Fuera Temer. No hizo ningún balance de haberse aliado con las grandes empresas y partidos de derecha y el hecho de que la alianza con el PMDB fue una política estratégicamente defendida por Lula. O de que el Temer sólo está en el poder, porque Lula y Dilma se aliaron a él.

Podríamos participar en actos y manifestaciones para defender derechos democráticos bajo ataque. Esto podría incluir la lucha contra la intervención ilegítima del poder judicial en las disputas electorales, pero también contra la criminalización de los movimientos sociales y de la pobreza, como bien expresa el caso de la prisión de Rafael Braga.

Pero no será ese el carácter de esas movilizaciones que ya están siendo convocadas para el 20 de julio. El PT y sus aliados insisten en vincular la denuncia de los ataques a los derechos democráticos al apoyo a Lula como candidato presidencial. Ya cansamos de ver esos actos transformados en comicios para hacer coro al “Lula 2018”, o “vuelta Dilma” antes de eso. Y eso acaba limitando y debilitando la lucha como un todo, del mismo modo que la insistencia de los petistas en haber puesto la defensa del gobierno Dilma en el centro debilitó la lucha contra el impeachment y posteriormente contra Temer.

A corto plazo, esos errores electorales y oportunistas, que desmovilizan el movimiento, no preocupan al PT y sus movimientos. El hecho es que en el contexto de debilitamiento del movimiento como un todo, el PT logró reubicar un espacio perdido en el movimiento, usando el bucle de la figura de Lula que para muchos parece ser la única alternativa para barrar la derecha. El PT se ha vuelto más que nunca rehén de la figura de Lula, y va a pagar un alto precio por eso.

Sin embargo, tenemos que recordar que no está dado el impedimento de la candidatura de Lula, mucho menos su arresto. Hay un ala de la burguesía que entiende que hoy, con la gravedad a la que llegó la crisis política, no se puede simplemente descartar a Lula como opción para sostener la oposición de izquierda y sofocar las luchas de la clase trabajadora.

Lucha contra la corrupción

Estamos a favor de la condena de todos los corruptos, incluyendo la confiscación de sus bienes y estatización de las empresas involucradas en corrupción, como JBS y Odebrecht. Creemos que la izquierda tiene que partir hacia la ofensiva en ese tema, vinculando la lucha contra la corrupción con una lucha anticapitalista, incluyendo una reforma política radical.

Queremos la revocación del mandato de los parlamentarios corruptos, la quiebra del secreto bancario de todos los políticos (parlamentarios, miembros del Ejecutivo, directores de estatales, etc.), derecho de revocación de mandatos, techo salarial igual al de un trabajador calificado para parlamentarios y demás Representantes públicos, auditoría en todos los contratos públicos, apertura de las cuentas de las empresas privadas que mantienen relaciones sospechosas con el Estado (incluidos los bancos), anulación de las privatizaciones ilegítimas, reestatización de las empresas privatizadas o que crecieron a gran escala sobre el dinero público, Participación directa de los trabajadores en la gestión democrática de las empresas estatales y control del flujo de capital hacia el exterior.

En esa lucha no podemos tener ilusiones en el poder judicial. No lloramos sobre la prisión de corruptos notorios y comprobados como Cunha. Pero no podemos concordar con medidas de excepción y fortalecimiento del poder judicial con nuevos poderes de condenar con bases frágiles.

Por eso creemos que el único juicio justo de Lula vendrá de la clase trabajadora y ese sí también será principalmente político, pero por el punto de vista de nuestra clase, por vender nuestras pautas a cambio de poder político y “gobernabilidad”, hundiéndose en el fango Corrupción.

Defendemos un control democrático mayor sobre el poder judicial. Defendemos una Comisión Popular de Investigación con entidades sindicales, de los movimientos sociales y personalidades democráticas, para potenciar las denuncias, recoger informaciones, movilizar a los trabajadores y al pueblo. Esta comisión debe tener pleno acceso a toda la información de Lava Jato y otras operaciones, incluidos los acuerdos de delición premiada.

Más que nunca necesitamos combinar la construcción de una unidad amplia en la lucha, contra Temer y sus reformas, por elecciones directas y generales, con la construcción de una alternativa política que supere el petismo, por un Frente de Izquierda Socialista, que juntos partidos de izquierda Como PSOL, PCB y PSTU, con movimientos sindicales y sociales, como MTST, CSP-Conlutas e Intersindical.

 

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

A %d blogueros les gusta esto: