Open top menu
LULA COMO EJEMPLO DE…

LULA COMO EJEMPLO DE…

Pepe Gutiérrez-Álvarez,     Estado Español.

El historial de Lula no tiene apenas que ver con lo que aquí representó Felipe González. Su trayectoria militante es infinitamente más sólida, sus contradicciones nunca ha significado una mutación tan concluyente y deleznable. Ahora bien, Lula ha sido desde el poder el ejemplo lamentable del dirigente obrero converso, que renunció a sus propios planteamientos transformadores para buscarse un lugar al sol de lo que se llamó social-liberalismo, un camino sin salida.

No estuvo sólo, fueron muchos los antiguos líderes del PTB que se adaptaron, incluso entre los más combativos. Recuerdo en este punto el toque amargo con que Daniel Bensaïd se refería a algunos de ellos, sobre todos los que habían pasado por la última internacional. Decía “el Roto” que “todas las terceras vías llevaban a Wall Street, y así fue: políticas desarrollistas, libertad sin límites para el capital, una cierta redistribución de la riqueza entre los sectores más pobres, formación de clases medias…

Pero sobre todo no tocar los aparatos del Estado, ni tan siquiera en los implicados en los años de dictadura, los mismos que ahora exigen su encarcelamiento por “corrupción”. Esto significó la renuncia del programa anticapitalista, portador de un proyecto de sociedad socialista con el que se fundó el PT, una de las experiencias más interesantes de como formar un partido de clase y pluralista, un espacio en el que se miraron proyectos como el liderado entre nosotros por Julio Anguita. Un partido amplio en el que cabía una izquierda revolucionaria y un ala reformista coherente en la densa de los derechos del pueblo.

Esto comportó mucho desengaño, pero esto no puede significar de ninguna manera olvidar que estamos obligados a defender su libertad y su derecho a ser candidato, que nuestras críticas se deben de hacer desde la conciencia de los peligros que acechan al pueblo brasileño, a los nadies. Detrás de todo está la clase dirigente brasileña, tan corrupta como la española o más. Es desde esta oligarquía donde están moviendo en engranaje que trata de neutralizar la resistencia social incluyendo la más posibilista.

Nos encontramos ante un profundo giro reaccionario, que trata de desactivar a las organizaciones que tienen algún vínculo con la gente de abajo. La política de Lula hay que derrotarla desde la izquierda en las urnas y debe rendir cuentas ante el movimiento popular tal como expresan nuestros camaradas del PSOL unidos a la misma voluntad internacionalista. Negarse a ver las contradicciones entre el PRB más oportunista con la derecha y el ejército, es simplemente una locura sectaria absolutamente inadmisible.

Esto sucede después de la rendición de SYRIZA, otra historia que nos obliga a una reflexión sería sobre las exigencias que comporta pasar por el poder cuando no se intenta en verdad transformarlo.

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: