En medio de la extensa huelga de hambre -hoy cumplen 108 días- que sostienen cuatro comuneros mapuche en la cárcel de Temuco y las crecientes manifestaciones de apoyo y solidaridad con ellos, incluidos los sacerdotes Felipe Berríos y Fernando Chomalí, no pasaron desapercibidas las opiniones que dio el fiscal regional de La Araucanía, Cristián Paredes.

El lonco Alfredo Tralcal, junto a lo hermanos Benito, Ariel y Pablo Trangol llevan un año y 3 meses en prisión preventiva, a la espera de ser formalizados por el “caso Iglesias”, relativo a la quema de una catedral evangélica en el sector de Padre de Las Casas en junio de 2016.

Los comuneros demandan que no se les aplique la Ley Antiterrorista y que se realice un juicio justo. El sacerdote Felipe Berríos criticó duramente a la Fiscalía por la extensión de la investigación, que recién tiene fijado el inicio del juicio oral para fines de mes.

Ayer, el fiscal Cristian Paredes pidió no tratar  a los comuneros en huelga como “víctimas”, ya que son imputados “de un delito gravísimo como fue el incendio de un templo”. “Nos hemos preocupado que en todo momento se respete el debido proceso tanto en su respecto como el de las víctimas”, agregó.

Además, el persecutor calificó los 15 meses de investigación -durante el cual los comuneros han estado en prisión- como “un tiempo prudente y necesario para contar con todas las diligencias que demandaba dicha causa y que requerían las propias defensas”.

A sus palabras se sumó Luis Correa, subsecretario (s) de Interior, quien aseguró a El Mercurio que “aquí las únicas víctimas reales de este incendio son los más de 15 feligreses”. “Un Estado que se deja presionar por actos cometidos por personas que hace uso de la violencia es un gobierno que deja de gobernar”, agregó”.

Defensor regional contradice a Paredes

El abogado representante de Pablo y Ariel Trangol es Renato González, defensor regional de La Araucanía. En conversación con el Austral de Temuco, retrucó los dichos del fiscal Paredes.

González criticó el hecho de que, inicialmente, el Ministerio Público haya fijado un plazo de investigación de seis meses y, desde ahí, se haya extendido constantemente. “Nuestros dos representados han obtenido su libertad en diversas oportunidades en los Juzgados de Garantía, situación que ha sido revocada por la Corte“, comentó.

Según el defensor, en dichas oportunidades los jueces “consideraban que los antecedentes que aportaba la Fiscalía no eran suficientes para acreditar participación”.

Testigos dijeron que atacantes no eran mapuche

La noche del 9 de junio de 2016, en la Iglesia Evangélica del Señor, encapuchados ingresaron con armas de fuego, amenazaron a los fieles y posteriormente quemaron el recinto.

Según las imágenes de Chilevisión de la fecha, los testigos del hecho se encargan de aclarar que los atacantes “no eran mapuche” al verles las caras y escuchar su voz.