Open top menu
Cataluña y la crisis constitucional

Cataluña y la crisis constitucional

La lucha global por la democracia tiene lecciones que aprender de la brutalidad en Barcelona

Jeremy Amadé Hill Edwards

https://extranewsfeed.com/catalunyas-constitutional-crisis-fedb93f7ecee

 

Comprender la historia de España es un contexto vital para cualquier análisis de la situación actual. En 1936, el Frente Popular, una coalición de partidos políticos izquierdistas, entre ellos el Partido Comunista, el Partido Obrero Socialista Español, la Unión Republicana y la Izquierda Republicana, entre otros, ganó las elecciones nacionales en España por un margen estrecho, derrotando a los conservadores Confederación Española de Grupos Autónomos de Derecha. Temiendo que una república democrática condujera al comunismo, al judaísmo masónico y a la destrucción de la Santa Iglesia, las fuerzas políticas conservadoras aliadas con los militares conspiraron contra el resultado democrático, resultando en el Golpe de Julio encabezado por los generales José Sanjurjo y Francisco Franco, Guerra civil (1936-1939). A costa de medio millón de vidas, Franco ganó la Guerra Civil con la ayuda de la Alemania nazi y la Italia facista y estableció una dictadura militar que resultó en un estado totalitario.

La resistencia al régimen franquista se concentró en el País Vasco y en Cataluña, cuyos pueblos sufrieron una represión y violencia incesantes por oponerse a Franco, tomando el peso de la táctica terrorista del gobierno, que incluía la ejecución pública sumaria y el trabajo forzado en los campos de concentración. A medida que se desarrollaba la Segunda Guerra Mundial, Franco cooperó con el Eje, a pesar de la posición oficial de neutralidad de España, al proporcionar puerto a los buques alemanes e italianos, importar material de guerra para Alemania, pasar la inteligencia militar de los Aliados al Eje y enviando hombres españoles a luchar en el frente ruso como parte del ejército alemán. Los comentaristas han debatido durante mucho tiempo la semántica del fascismo versus el totalitarismo al describir el régimen de Franco, pero no hay duda de que Franco estaba alineado ideológicamente y prácticamente aliado con el nazismo. Esto resultó en el aislamiento de España de la comunidad internacional después de la guerra, una vez que las ambiciones globales del nazismo habían sido derrotadas. La derrota del nazi precipitó una transición en el régimen franquista de un sistema abiertamente totalitario a un sistema autoritario. Las diferencias entre estos sistemas de represión resultaron en la liberalización económica de España y la recuperación de la nación de la depresión económica crónica.

El Occidente capitalista, que al principio sólo tenía relaciones con Franco porque era un anticomunista francamente pronunciado, poco a poco empezó a aceptar a España en la comunidad internacional a raíz de estas reformas liberalizadoras. Con la esperanza de asegurar la continuación de su dictadura después de su muerte en 1975, Franco restableció la monarquía y nombró al Rey Juan Carlos I como su sucesor. Carlos I en su lugar llevó a España en su transición a la democracia, y después de un referéndum en 1978, se adoptó una nueva constitución que transformó a España en una democracia parlamentaria bajo una monarquía constitucional. Aunque Franco fracasó en sus esfuerzos por extender su dictadura, algunos aspectos del franquismo se mantuvieron en aras de la estabilidad nacional. La transición democrática en 1978 se basó en dos compromisos básicos en particular. La primera era que se garantizaría la seguridad y la continuación de la monarquía. El segundo compromiso fue la inclusión en la Constitución de 1978 del siguiente texto,

“La Constitución se basa en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles. Reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades de que se compone y la solidaridad entre ellos.”

Este texto no estaba en los borradores iniciales de la constitución y se añadió sólo para romper un callejón sin salida entre la izquierda y la derecha. La frase referente a la “unidad indisoluble” de España fue escrita para apaciguar a los conservadores. Paradójicamente, la oración siguiente garantiza “el derecho a la autonomía”, que fue escrito para proteger la independencia política de los izquierdistas en Catalunya y en otros lugares. Estas dos frases resumen los intereses políticos en competencia que están en la raíz del conflicto entre Cataluña y España.

El conflicto se ha llevado a un punto de ebullición en las últimas semanas, pero la reciente fortaleza del movimiento de independencia se remonta a la gestión del gobierno español de la crisis económica de 2008. Al igual que otros gobiernos de todo el mundo, España obligó a la austeridad de su población en medio de la Gran Recesión en lugar de incrementar el gasto fiscal, haciendo efectivamente que el pueblo pague el precio de las malversaciones individuales y de las corporaciones. La ilogicidad y la inmoralidad de la austeridad tuvieron como consecuencia la prolongación de la duración y profundidad de la crisis, lo que condujo a un elevado desempleo, que tiene una fuerte correlación con el apoyo a la independencia catalana. En respuesta a estas políticas coercitivas del gobierno, el Gobierno de Cataluña acordó una serie de reformas con el gobierno central para aumentar la soberanía de Catalunya consagrada en el Estatuto de Autonomía de Cataluña, pero estas reformas fueron bloqueadas por el Tribunal Constitucional de España después de un cambio legal realizado por el Partido Popular, el mayor partido en el actual gobierno de coalición liderado por el primer ministro Mariano Rajoy. El conflicto constitucional inherente entre una España indisoluble y el derecho a la autonomía para las naciones que componen España llegó así a su conclusión lógica: no puede haber mayor autonomía o independencia para las regiones autónomas de España porque otorgar mayor autonomía sería socavar los compromisos que proporcionaban la constitucional para los militares, los franquistas y los monárquicos para tolerar la transición de España a la democracia en 1978.

No hubo purga de funcionarios del gobierno franquista después del final de la dictadura, lo que significa que grandes segmentos de la población española todavía conservan opiniones extremadamente conservadoras o autoritarias y que estos elementos de la población ejercen un poder desproporcionado en España. La consecuencia natural es que las instituciones de gobierno siguen siendo autoritarias en la práctica, así como en principio a pesar de la chapa de la democracia que las reformas constitucionales han dado al Estado español. La policía nacional española es profundamente corrupta, al igual que la monarquía española y el Partido Popular, que fue fundado por Manuel Fraga Iribarne, uno de los ministros de Franco durante la dictadura. El ejemplo más claro del sesgo institucional en España contra la democracia es el hecho de que el juez que se pronuncie sobre los cargos de sedición contra los activistas catalanes por intentar celebrar el referéndum del 1 de octubre fue un inspector de policía en la dictadura franquista. Un juez que rechazó la investigación del grupo franquista de extrema derecha llamado Falange y Tradición por dañar monumentos en homenaje a las víctimas de la dictadura, pero que sentenció a dos titiriteros a la cárcel por una actuación en la que un títere mostró un cartel con un mensaje que algunos entendían como defensa la organización terrorista vasca ETA, obviamente no es un juez debidamente imparcial para decidir casos relativos a la autonomía regional.

Agotadas las vías judiciales y políticas para una mayor autonomía, la Generalitat unilateralmente convocó un referéndum para el 1 de octubre de 2017 y aprobó por ley una ley en el Parlamento de Cataluña que obligó legalmente al referéndum con una mayoría simple independientemente del nivel de participación electoral. Para ser claro, esto no sólo es inconstitucional bajo una lectura explícita del texto de la Constitución española, sino también ilegal bajo las leyes de Cataluña, que requieren una mayoría de dos tercios en la legislatura para cualquier cambio en el estatuto de autonomía de Cataluña, según el Consejo de Garantías Estatutarias de Cataluña. Sin embargo, el gobierno catalán apeló directamente al derecho natural inalienable del pueblo a la autodeterminación y procedió con el referéndum ante los esfuerzos concertados del gobierno central para frustrarlo.

El gobierno central no tuvo éxito en sus esfuerzos para evitar que el referéndum se llevara a cabo, a pesar de la afirmación de Rajoy de negar la realidad que tenía, ya pesar de emplear una amplia gama de tácticas violentas e ilegales para este fin. El artículo 155 de la Constitución establece que,

“Si una Comunidad Autónoma no cumple las obligaciones que le impone la Constitución u otras leyes o actúa de manera que perjudique gravemente al interés general de España, el Gobierno, después de haber presentado una denuncia ante el Presidente de la Comunidad Autónoma y no recibió la satisfacción allí, podrá, previa aprobación concedida por la mayoría general del Senado, tomar todas las medidas necesarias para obligar a la Comunidad a cumplir con dichas obligaciones o para proteger el mencionado interés general.

Con el fin de aplicar las medidas previstas en el párrafo anterior, el Gobierno podrá dar instrucciones a todas las autoridades de las Comunidades Autónomas.”

Los esfuerzos del gobierno español para descarrilar el referéndum implicaron arrestar a funcionarios catalanes, amenazar a los encuestadores con multas de 300.000 euros, confiscar millones de papeletas de votación, bloquear el acceso a sitios web independientes, obligar a multinacionales como Google a obstaculizar el referéndum, difundir propaganda a través de los medios de comunicación y equipos deportivos, enviando 10.000 policías nacionales y la Guardia Civil de toda España a Cataluña y, en última instancia, golpeando a viejas que se atrevieron a votar hasta sangrar. Estas tácticas excepcionalmente agresivas y violentas no fueron precedidas por un voto mayoritario en el Senado para autorizar las medidas adoptadas, por lo que la respuesta del gobierno central al referéndum es inconstitucional.

El efecto de las medidas brutalmente represivas del gobierno era predecible. Han inspirado a una nueva generación de activistas políticos y nacionalistas catalanes a la acción, y en el proceso han unido a la nación catalana detrás de la independencia, como lo demuestra el 92% de los 3 millones de catalanes que votaron a favor de la independencia. Mi amigo, Daniel Teurel, estuvo inicialmente contra la independencia, pero voló a Barcelona en el último minuto para votar Sí!. Hombres, mujeres y niños de todos los ámbitos de la vida, incluyendo algunos tan jóvenes que no podían caminar, y otros tan viejos que no podían mantenerse en pie, se unieron en una muestra de unidad total a través de Cataluña. Los titulares en El País y la charla sobre la radio conservadora que en el período previo al referéndum habían etiquetado a los defensores de la independencia como cuáqueros de extrema izquierda y jóvenes anarquistas sociales de base internacional resultó ser una propaganda sin fundamento. Incluso durante el día del referéndum, cuando se hizo evidente para todos, incluidos los medios de comunicación internacionales presentes, hasta qué punto se había extendido el movimiento independentista, el esfuerzo de propaganda concertada transmitió sus falsas noticias a los españoles no conscientes de ello en todo el país. Esta fue la estrategia de elección del gobierno, en lugar de simplemente permitir que se desarrollara el referéndum, lo que casi seguramente habría dado como resultado que menos del 50% de la población respaldara la independencia y luego desafiaría el resultado a través del proceso judicial. Al final, el gobierno cazó fatalmente con su propia estrategia, profundizando la crisis hasta el punto de no retorno. No se puede eludir el hecho de que el Primer Ministro Rajoy eligió enviar a hombres vestidos de negro con pasamontañas cubriéndose la cara para aplastar a toda costa el espíritu de libertad de los catalanes. En cambio, el gobierno ha logrado destruir su legitimidad política y moral a los ojos del mundo. Después de la terrible violencia estatal de ayer, dudo que haya una sola persona que estuviera en Barcelona que no reconozca que una mayoría de catalanes vea una separación permanente e irreconciliable del gobierno español abiertamente opresivo y antidemocrático. Las personas bajo ese engaño parecen residir exclusivamente en Madrid.

En el centro de la cuestión catalana hay varias consideraciones profundamente filosóficas que hablan directamente a la naturaleza de los derechos humanos y la democracia. Es un hecho bien validado que las personas que apoyan el autoritarismo tienen diferentes concepciones de moralidad en comparación con los progresistas. Mientras que los progresistas consideran los principios de daño / cuidado e imparcialidad / reciprocidad los factores más importantes en la toma de decisiones éticas, la importancia relativa de factores como la obediencia a la autoridad y la lealtad dentro del grupo aumenta a medida que aumenta el conservadurismo. Muchos de los que apoyan las acciones del gobierno lo hacen sobre la base de que el gobierno catalán actuó en violación de la ley o la Constitución. La conclusión de que el gobierno debe ser apoyado porque Cataluña actuó en contra de la ley, sin embargo, depende de la suposición de que lo que es legal debe ser correcto y que lo que es ilegal debe estar equivocado. Esto no deja lugar a la consideración de si es ético violar la ley cuando la ley misma promueve la injusticia, que es una consideración moral y legal básica, y que ha institucionalizado la precedencia como resultado de su adopción por el Tribunal Militar Internacional en la Nuremberg. Además, es un principio básico de la desobediencia civil no violenta que las reformas justas se logran a través de acciones provocativas que la mayoría de las veces son ilegales hasta que la ley se cambia para reflejar mejor la justicia.

La conclusión de que el gobierno debe ser apoyado porque el referéndum catalán es inconstitucional también está determinada por suposiciones cuestionables. Si lo que es constitucional es justo, entonces toda ley es simplemente una cuestión de determinar el significado de cualquier constitución dada y derivar con exactitud una penumbra de derechos. Bajo este análisis, si una constitución injusta llegara a ser ratificada legítimamente, entonces la constitución sigue siendo la ley suprema de la tierra sin importar su contenido. Por ejemplo, tenga en cuenta que en la sección 155 supra la Constitución otorga al gobierno el poder de tomar todas las medidas necesarias para obligar a la Comunidad a cumplir con dichas obligaciones. El uso de fuerza letal para detener el referéndum habría sido así constitucional, asumiendo que el Senado otorgó por primera vez al gobierno carta blanca. Cabe señalar que es posible que esta cláusula en la constitución pueda ser utilizada para justificar una invasión militar de Catalunya si Puigdemont sigue su indicación de hacer una declaración unilateral de independencia. Para llevar el argumento a su extremo lógico, ¿sería justa una constitución que garantizara a cada ciudadano la propiedad de un esclavo si sólo fuera ratificada por alguna mayoría de la población? La respuesta es obviamente obvia, y por lo tanto podemos sacar la conclusión de que si una constitución es inherentemente defectuosa, con lo que queremos decir irreconciliablemente desfasada con la ley natural de la Razón, entonces tiene limitada o ninguna legitimidad.

Además, parece que en el centro de la constitución española hay una contradicción inherente que es el resultado de garantizar la autonomía de naciones como Cataluña, al tiempo que afirma que España es un estado indivisible. Esta parte crítica de la Constitución es absurda, ya que garantiza a dos cuerpos políticos rivales derechos exclusivos que no están calificados por el texto o el espíritu de la constitución. La cuestión es entonces si la constitución española sigue o no la ley natural. Dado que parece existir un defecto significativo e irreconciliable debido al compromiso textualmente igual de la constitución tanto con una España indivisible como con la autonomía regional, que era meramente el producto de la necesidad de apaciguar a los fascistas que de otro modo habrían hundido las reformas democráticas, motivos serios para cuestionar la idoneidad y viabilidad, y por lo tanto la validez general, de la Constitución española.

Además, en Mis construcciones teóricas utilizadas para apoyar la unidad nacional española: la introducción del patriotismo constitucional en España, escribe Lucía Payero,

“En opinión de Habermas, el patriotismo constitucional era la capacidad de identificarse con el orden político y los principios universalistas de un estado democrático (1989a: 94; 1989b: 116). En este sentido, la constitución significa el núcleo de las libertades y los derechos humanos como se reconocen en una democracia, pero no el texto literal que está actualmente en vigor en un país en particular …

En España la exégesis del patriotismo constitucional condujo a una excesiva mistificación de la constitución; como consecuencia, el texto literal de la Constitución aprobada en 1978 se convirtió en objeto de adhesión patriótica. En palabras de Velasco, la aplicación del patriotismo constitucional en España se puede describir como “egoísta y bastante injusto” (2002: 38); la Constitución se utiliza como arma para combatir a cualquiera que se desvíe ligeramente de la ortodoxia política: tanto los que se atreven a proponer una reforma constitucional o cuestionan cualquiera de sus artículos, como los que simplemente cumplen la Constitución sin entusiasmo. Como cualquier otro régimen incipiente, la democracia española estableció mitos fundacionales, siendo la Constitución la más prominente, con el fin de legitimarse y desarrollar el apego político a sus instituciones. Utilizando las palabras de Herrero de Miñón, se creó una especie de “magia constitucional” (2002: 250), en virtud de la cual la política se justifica por la aplicación de la Constitución. De hecho, la manera en que los políticos españoles se ocupan de la Constitución no coincide con su condición normativa. La Constitución ha sido idealizada y se ha convertido en una criatura semi-divina gracias al neo-constitucionalismo. Así que la Constitución funciona como una creencia, en el sentido de Ortega (1994), y no como una idea en nuestra sociedad: su racionalidad y veracidad están fuera de duda, porque el individuo que se desvía de ella será socialmente sancionado. Poniendo un ejemplo, se puede argumentar que un acto inconstitucional no sólo implica ilegalidad, sino también inmoralidad.”

Y aquí llegamos al punto crucial de las cuestiones filosóficas superiores sobre el poder del Estado, el constitucionalismo, el gobierno y la autodeterminación. Mientras que algunos sostienen que nuestros derechos se derivan de la constitución, ¿no es el caso que antes de que se escribiera una constitución, o antes incluso de la invención de la escritura misma, los seres humanos tenían dentro de sí mismos en virtud de su existencia derechos inalienables a la auto-determinación y autoestima? El hecho de que estos derechos naturales no fueran respetados en el pasado no cambia la verdad de que son eternos e inseparables de cada individuo. En realidad, tratamos de derivar los principios constitucionales de los derechos naturales fundamentales que son axiomáticos en la Razón. Aunque no es exactamente un ensayo y error, luchamos a veces para crear un reflejo más perfecto de estos derechos naturales inalienables en la ley humana. Los derechos que derivamos de cualquier constitución son, por lo tanto, derechos legales temporales, que están sujetos a cambios, ya sea por enmienda o revolución, para bien o para mal. Bajo este punto de vista, no es la ley o la constitución que están más allá del cuestionamiento, sino más bien los derechos naturales fundamentales de todas las personas. Como resultado, la legitimidad de la ley y la constitución no son sólo producto del consentimiento del pueblo, sino más bien están determinadas por la máxima autoridad del universo -la razón en la conciencia- y dependen así de la autoridad moral del Estado y el apoyo del pueblo para dar efecto a su mando. El Gobierno español, al confiar en argumentos fundamentalmente poco sólidos que sitúan la ley y la constitución por encima de los primeros principios de los derechos humanos, ha abdicado de su autoridad moral para gobernar Cataluña.

Los acontecimientos que Daniel y yo presenciamos el domingo son evidencia de los valores autoritarios encontrados, al parecer, en grandes sectores de la población e instituciones españolas. La violación intencional del gobierno de los derechos naturales a la autodeterminación y la auto-preservación demuestra su falta de idoneidad para gobernar en general, y mucho menos en Cataluña. Todos hemos sido testigos de la horrenda y bien documentada violencia de ese día en las redes sociales, y aunque nuestras experiencias personales no pueden compararse con esos horribles momentos, tuvimos un encuentro con la policía nacional española que reveló la naturaleza de la bestia que somos frente, en Cataluña, y en todo el mundo.

Estábamos conduciendo por una carretera junto a varias camionetas de la policía nacional cuando Daniel registró su enojo con su violencia más temprano en el día bromeando sobre la policía. Llegamos a una luz roja y una furgoneta de la policía se detuvo a ambos lados de nosotros. Seis oficiales salieron de sus camionetas y rodearon nuestro coche, gritando insultos y amenazas contra nosotros en un intento de intimidar. Cuando las luces cambiaron, el conductor de una de las furgonetas de la policía escupió a través de la ventana abierta del coche en mi cara. Este acto me recuerda la observación de Payero de que los individuos autoritarios que tienen la ley y la constitución por encima de todo ven un acto inconstitucional como no sólo involucrando ilegalidad, sino también inmoralidad. Escupir a alguien es una representación del disgusto, que es otro fundamento de la moral relacionada con los conceptos de pureza y santidad que se ha encontrado para ser más fuerte en las personas que son más conservadoras. Es una negación de la dignidad y la humanidad de una persona, y creo que este incidente muestra cómo los autoritarios ven a otros que no comparten sus valores como menos que ellos mismos. Es difícil explicar cómo un oficial de policía al parecer disfruta tirando de una anciana por el pelo para moverla fuera de su camino, pero la comprensión de que no todo el mundo ve a los demás como iguales, o incluso como seres humanos, proporciona una idea de la mentalidad de los que perpetraría la violencia en oposición a la democracia.

Las lecciones que llevo de las últimas 24 horas en Barcelona es que no se trata de unas pocas manzanas podridas, sino más bien que debemos estar en guardia contra instituciones enteras que caigan en medios y fines antidemocráticos. Las fuerzas del autoritarismo, el fascismo y el nazismo están extendidas en todo el mundo, desde Kansas hasta Cataluña, y están aumentando su número día a día. Una cosa es estar familiarizado con estas fuerzas a nivel teórico y académico, pero para presenciarlas en la práctica de primera mano trae a casa la sorprendente realidad del enemigo. Usted tiene una opción simple: puede luchar contra ellos de manera no violenta hoy en día en sus escuelas, en sus calles y en sus instituciones de gobierno, o sus hijos pueden luchar contra ellos mañana en las trincheras.

Había causas para celebrar en medio de la locura sin embargo. Los Mossos, la policía local catalana, claramente no tenían la intención de obstruir a nadie a votar en la escuela que ocupamos. Cumplieron con su deber y le pidieron que entrara en la escuela, y cuando les negaron, fueron y vieron a la multitud pacíficamente. Los Mossos, como una institución más amplia, prácticamente dejaron de lado e ignoraron sus órdenes de impedir la votación, que efectivamente se unían al pueblo contra el gobierno español. Mi experiencia con los oficiales de Mossos que tomaron mi queja también fue positiva. Todos los oficiales mostraron profesionalismo, preocupación y disgusto por lo ocurrido. El traductor de la policía habló conmigo acerca de la democracia y las similitudes que había percibido en los acontecimientos del día a la dictadura mientras un oficial escribía el informe. Creo que los Mossos tienen un papel crítico que desempeñar en el avance del movimiento de la independencia al amonestar a la población sobre el uso de fuerzas paramilitares, utilizando su influencia política y actuando como una fuerza organizativa para recopilar pruebas de abusos gubernamentales.

Queda por ver qué reacción significativa, si existe, más allá de unos cuantos tweets, vendrá de los líderes europeos. Probado ignorante, Boris Johnson ya ha enviado algunas líneas cansadas sobre el imperio de la ley y el respeto a la Constitución para evitar tener que pensar seriamente. En la misma línea, el presidente del Consejo de la UE, Donald Tusk comparte los argumentos constitucionales de Rajoy. La propia Comisión Europea emitió una declaración en la que afirmaba que “confiamos en el liderazgo del primer ministro Mariano Rajoy para gestionar este difícil proceso …”, a pesar del descarado hecho de que Rajoy mismo ordenó la violencia policial y luego negó que se celebrara el referéndum. De manera similar, aunque “muy perturbado” por la violencia, el jefe de derechos humanos de la ONU, Zeid Ra’ad Al Hussein, instó a Madrid a investigar la violencia del domingo. Sería una breve investigación concluyendo que la policía siguió las órdenes de Madrid a la carta, que es evidente para cualquiera que esté buscando. Serbia continuó mejorando su inmaculado historial de derechos humanos, diciendo: “Nuestra posición es clara y de principios, España es uno de los mejores amigos de Serbia. Madrid está en la misma posición sobre la cuestión de la integridad territorial de Serbia. “Es evidente que Serbia teme que las demandas democráticas se hagan en el país si Cataluña puede probar que tienen éxito en España, que, por cierto, es uno de los únicos estados en el mundo que no reconoce a Kosovo (los mejores amigos, los mejores!). Para su crédito, Alemania pidió la descalificación, con líderes políticos prominentes también condenando explícitamente la violencia, sin indicar ningún acuerdo con la posición o la lógica del gobierno español. Y el fiel protector del bien público Nicola Sturgeon también condenó la violencia y pidió a España para permitir el voto. Sin embargo, en términos generales, parece relativamente claro, incluso en esta etapa inicial, que la UE no tomará medidas significativas para ayudar a la independencia catalana y, en el mejor de los casos, servirá como mediador partidario en cualquier futura negociación política. Después de su papel central en la perpetuación de la crisis de la deuda griega, no espero que la UE salte a la defensa de la democracia contra los intereses financieros y políticos de uno de sus miembros principales, especialmente en su debilitado estado post-Brexit. Irónicamente, no hacerlo sólo puede debilitarlo más a largo plazo. Por el momento, Cataluña continúa tomando las cosas en sus manos, como debería, llamando a una huelga general de mañana que detendrá al estado de voluntad. Así como cada individuo exitoso aprende la autosuficiencia, también lo debe hacer todo movimiento político que busca lograr algo de significación.

En conclusión, las lecciones fundamentales que hay que sacar de la crisis constitucional en Cataluña son que cualquier Estado, incluso uno que diga ser de naturaleza democrática, perpetrará tanta violencia como sea necesaria para promover sus intereses fundamentales en poder y dinero; que los problemas que enfrentamos en nuestro país son compartidos por otros en el exterior y que al unirnos para hacer frente a estos problemas interconectados, fortalecemos las soluciones a nuestras situaciones individuales; y que el poder del Pueblo es suficiente para superar cualquier adversidad directamente sin necesidad de depender de instituciones nacionales o internacionales para promover y proteger la democracia y los derechos naturales.

Saludos a Cataluña, gloria a Dios, y poder al Pueblo.

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

A %d blogueros les gusta esto: