Open top menu
STALIN Y LOS PROCESOS

STALIN Y LOS PROCESOS

Pepe Gutiérrez-Álvarez

Se cumplen 80 años de los llamados procesos de Moscú, con los que Stalin realizó su propia versión de la “noche de los cuchillos largos” que tanto le había fascinado.

Desde el poder absoluto, el “Zar rojo” (Stalin era un producto cultural amén de una victima del zarismo), impuso unos métodos de liquidación del disidente que carecían de antecedentes en la historia social. Y lo más monstruoso de esta reacción radica en el hecho de que eclipsó a varias generaciones de militantes comunistas ajenos al cinismo de buena parte de sus líderes, que tenían el suficiente conocimiento del papel que Trotsky había jugado con Lenin, o que conocían sobradamente a la gente del POUM por años de lucha en común.

La obnubilación llegó hasta el extremo de implicar a intelectuales como José Bergamín que pondría una mancha en su vida prolongando un infecto libelo, “Espionaje en España” (reeditado por Renacimiento con prólogo de Pelai Pagès) para justificar la tentativa de “noche de San Bartolomé” contra el POUM. Sin embargo, a pesar del grado de embrutecimiento que llegó a alcanzar, la militancia comunista no siguió una única dirección. Sobre todo cuando se trataba de gente obnubilada debajo de cuyo estalinismo, subsistía un alma revolucionaria. No fueron pocas las ocasiones que desde el comunismo democrático se ha tenido que defender y reconocer las aportaciones de muchos estalinistas que permanecían convencidos de que servían a la revolución.

La historia de Leopold Trepper y la “Orquesta Roja” durante la II Guerra Mundial resulta bastante significativa. Trepper sirvió a la “causa obrera” apoyando a la URSS a pesar y en contra de Stalin; luego dejó un testimonio apabullante tanto en lo que respecta a su talento y audacia como a la maldad y estupidez del dictador.

Otro buen ejemplo de esta ambivalencia fue André Marty (1886-1956), un mítico comunista francés que en 1919 protagonizó la revuelta en la flota francesa del Mar Báltico en Odessa contra la intervención imperialista. En su furor estalinista, Marty fue llamado el “carnicero de Albacete” por sus delirios por encontrar “trotskistas” en las Brigadas Internacionales (Hemingway realizó un sórdido retrato suyo en la célebre ¿Por quién doblan las campanas?). Pero Marty fue también el único dirigente del Partido Comunista Frances (PCF) con un pasado revolucionario, y figuró entre los primeros en organizar la Resistencia a pesar de Stalin y del partido. Al final de su vida, a principios de los años cincuenta, comenzó a denunciar la corrupción de la cúpula del PCF, con Thorez a la cabeza, y fue denunciado como “agente de la policía”. Marty comenzó entonces una evolución que le llevó, a los 70 años, a reexaminar muy duramente sus errores y horrores, y llegar hasta las puertas del “trotskismo”.

El discurso ante su tumba lo ofició Pierre Frank, y es un modelo de comprensión sobre como el estalinismo llegó a “tener” y corromper hasta a los mejores, o como los mejores tenían una “parte oscura” que fue alimentada por un aparato puesto al servicio de una mistificación, de un pequeño Dios que acabaría por caer.

La tradición socialista revolucionaria no conseguirá recomponerse in hacer sus cuentas con la “cultura” estaliniana.

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

A %d blogueros les gusta esto: