Inicio Medio Ambiente Se intervendrá el 70 por ciento de lo salares de Chile

Se intervendrá el 70 por ciento de lo salares de Chile

115
0

Semanario SurAndino

EDITORIAL

Se intervendrá el 70 por ciento de lo salares de Chile.
El Norte se descontamina destruyendo los ecosistemas del Sur.

Todas las autoridades que anunciaron la nueva política del litio son santiaguinas, ya sea de nacimiento o porque habitan y trabajan en la capital. Conspicuos ministros y ministras nunca han vivido cerca de un salar, por tanto, jamás entenderán lo que está significando intervenir los ecosistemas del norte y, especialmente, lo que está por venir. Obviamente la mayoría de las comunidades originarias de los territorios rechaza la destrucción del frágil medio ambiente en el que residen y que por milenios ha desarrollado una particular vegetación y exclusiva fauna y, por supuesto, nadie las toma en cuenta. Será complemento a la mega minería que a gran escala y de forma irracional, sobreexplota el suelo de las provincias septentrionales y que ya se instaló en el centro del país y avanza amenazante en el sur austral e insular.

El gobierno ofreció a los empresarios privados participar de la destrucción ecológica para que aumenten sus utilidades, el presidente Gabriel Boric se dejó seducir por la ideología del progreso, categoría eurocéntrica que la clase dominante latinoamericana asoció con la noción ―crecimiento económico‖, frase rimbombante con la que se enmascara la expansión de los negocios de voraces grupos económicos que solo buscan utilidades no importándole el país, la gente, ni ninguna otra cosa, que no sean sus ganancias. ¿Qué es progresar? Evidentemente para el gobierno es llegar al final de su mandato con cifras que aseguren estabilidad en la macroeconomía y con un tímido aumento del PIB y no repara en que favorece a un reducido grupo de personas que viven en el barrio alto, porque la gente común no puede señalar que tiene un mejor pasar con el progreso.

Además, sorprende lo pedestre que significa insistir en el anticuado sofisma de utilizar la ciencia para justificar el avance del capitalismo a través de la construcción de una teología del progreso sostenida con argumentos científicos. Ya nadie cree que el conocimiento es neutral y que su producción, impartición y acceso no se defina por intereses de clase, por lo tanto, suponer que la tecnología va a ser instrumento que ayude a mitigar el deterioro ecológico es una falacia, ya que será utilizada para sobreexplotar con mayor valor agregado los salares. Mucho más cómico es que se plantee el aprovechamiento de la biodiversidad de las lagunas para potenciar el avance científico del país, en especial la biotecnología, una estrategia de propaganda para hacer más amigable la intervención de los ecosistemas. La economía y la tecnología como para justificar el progreso.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.