Inicio medio ambiente Salmoneras y aumento de resistencia bacteriana a antibióticos: Aves playeras son reservorios...

Salmoneras y aumento de resistencia bacteriana a antibióticos: Aves playeras son reservorios y potenciales esparcidores

346
0
Compartir

Radio del Mar

  • Científicos registraron bacterias multirresistentes y genes de resistencia a los antibióticos en el ave acuática migratoria “zarapito de pico recto”, que habita en Chiloé donde opera la industria salmonera, y que migra hasta el hemisferio norte en un recorrido de miles kilómetros.
  • Los antibióticos utilizados intensamente en la salmonicultura chilena aumentan la aparición de bacterias multirresistentes, siendo las aves playeras migratorias reservorios y potenciales difusores de bacterias y genes multirresistentes.
  • Científicos exigen limitar el uso de antibióticos en las áreas protegidas bajo el enfoque de “Una sola salud” que impulsa la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Ancud, 15 de junio de 2021. (Ecoceanos News)– Investigadores de la Universidad Austral de Chile publicaron un estudio en el que describen como las granjas marinas de salmón ubicadas masivamente en el archipiélago de Chiloé están influyendo en la dispersión de bacterias multi-resistentes a los antimicrobianos (ARB) y de genes de resistencia (ARG) a los antibióticos. Lo sorprendente es que estas resistencias estarían siendo trasladadas desde playas de Chiloé a cientos de miles de kilómetros por a lo menos por una ave playera.

Para ello evaluaron la presencia de ARB y ARG en el ave acuática migratoria “zarapito de pico recto” (Limosa haemastica), para estudiar la huella de antibióticos en la vida silvestre asociada a la actividad humana.

Los investigadores Juan G. Navedo, Valeria Araya y Claudio Verdugo, afirman que las bacterias resistentes a los antibióticos (ARB) y genes de resistencia a los antibióticos (ARG) están muy extendidos en sedimentos y aves playeras en Chiloé. Y advierten que las aves playeras migratorias son reservorios y potenciales esparcidores de este tipo de resistencia bacteriana.

Los científicos tomaron muestras de sedimentos y de la microbiota intestinal de estas aves en la bahía de Pullao, -que es parte de una gran área de actividad de salmonicultora intensiva sin la presencia de una gran población humana-, y en la bahía de Caulín, donde habita una pequeña comunidad de personas, y un centro de salud, donde los cultivos salmoneros más cercanos se encontraban a 20 km.


Lee el estudio “Upraising a silent pollution: Antibiotic resistance at coastal environments and transference to long-distance migratory shorebirds”, aquí.


Fenotipos multirresistentes a cinco antibióticos utilizados en salmones

Los expertos no encontraron diferencias significativas en la ocurrencia de ARB y ARG en ambas bahías ni en muestras de sedimento, ni en las muestras de la microbiota de las aves marinas, hecho que atribuyeron al bajo número de muestras utilizadas.

Sin embargo hallaron ARB multirresistentes en sedimentos de la bahía que rodea las operaciones de acuicultura (Pullao), así como una mayor ocurrencia de ARB y ARG.

Todas las bacterias fueron susceptibles a florfenicol y dos aislados presentaron resistencia para OXT (oxitetraciclina) en Pullao. Otros aislados presentaron resistencia a ENR (enrrofloxacino), CFP (cefoperazona), CXM (cefuroxima) y CN (gentamicina).

“Nuestros resultados también refuerzan los hallazgos previos de ARG (contra los antibióticos utilizados en la salmonicultura) en sedimentos lejos de las áreas de acuicultura, destacando que la huella de antibióticos puede extenderse más allá de la influencia geográfica de las fuentes de antibióticos y transferirse a la vida silvestre”, señalan los científicos de la UACh.

Según Sernapesca, durante el 2020 se utilizaron en la fase de agua de mar de la salmonicultura industrial, florfenicol (98%), oxitetraciclina (0,8%), tiamulina (0,5%) y tilmicosina (0,02%).

Aves marinas presentan bacterias multirresistentes y potencialmente patógenas

En cuanto a las muestras recolectadas desde las aves, un 87% mostraron al menos una bacterias multi-resistentes a los antimicrobianos, siendo el 63% multirresistente y algunas de ellas con una alta patogenicidad potencial, no obstante la frecuencia del fenotípico multirresistente fue comparativamente más alto en aves de Caulín.

La combinación más común de fenotipos multirresistentes en aves fue contra eritromicina, cefurocima y florfenicol en la bahía Caulín, mientras que eritromicina y cefuroxima fue en la bahía Pullao.

Chiloé: Consecuencias de 20 años de abusivo uso de antibióticos en salmonicultura

Frente a este hecho, los científicos señalaron que es muy probablemente que estos resultados hayan sido debido a “residuos de antibióticos trasladados por la relevante velocidad de corriente asociada a los ciclos de mareas en el canal de Chacao después de más de veinte años de tratamiento con antibióticos en el estuario de Reloncaví, con la asociación más común que incluye la resistencia a dos de los tres antibióticos más utilizados en la acuicultura chilena”.

Los autores concluyen que “nuestros resultados refuerzan la idea de que la huella de antibióticos puede extenderse a escala mundial y más allá de la influencia geográfica de las fuentes de antibióticos, especialmente en entornos costeros donde las aves migratorias actúan como reservorios y como posibles propagadores de la resistencia a los antibióticos”.

Es necesario y urgente limitar el uso de Antibióticos en la producción industrial de salmón

La identificación de las principales fuentes de antibióticos en cada área es necesaria para limitar su uso inadecuado y masivo, lo cual también serviría tanto para la conservación de especies móviles (como aves playeras) y como una medida para el bienestar humano bajo un enfoque de ‘Una sola salud’ que recomienda la OMS, afirman los autores

Según la OMS «El concepto de “Una sola salud” resume una idea que se conocía desde hace más de un siglo: que la salud humana y la salud animal son interdependientes y están ligadas a la salud de los ecosistemas en los que existen. Lo concebimos e implementamos como un enfoque global colaborativo para comprender los riesgos para la salud humana y animal y la salud del ecosistema en su conjunto».


RESUMEN:

• Bacterias resistentes a los antibióticos (ARB) y genes de resistencia a los antibióticos (ARG) están muy extendidos en sedimentos y aves playeras en Chiloé.
• Los antibióticos utilizados en la acuicultura del salmón aumentan la aparición de ARB multirresistente.
• Las aves playeras migratorias son reservorios y potenciales esparcidores de ARB y ARG.
• La huella de antibiótico se detecta claramente incluso en un área escasamente poblada por humanos.
• La limitación de los aportes de antibióticos a las áreas protegidas parece urgente bajo el enfoque de Una sola salud.



Lee el estudio  “Upraising a silent pollution: Antibiotic resistance at coastal environments and transference to long-distance migratory shorebirds”, aquí.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.