Inicio Economía Rusia – Ucrania: la economía a un año de guerra

Rusia – Ucrania: la economía a un año de guerra

405
0

Michael Roberts

Hace justo un año de la invasión rusa de Ucrania. No voy a discutir la política de esta guerra en este post. Hay muchas fuentes de debate al respecto. En su lugar, quiero analizar las consecuencias económicas de la guerra tanto para Ucrania como para Rusia.

Empecemos por Ucrania. En marzo del año pasado, un informe del personal del FMI concluía que el país estaba paralizado. «Con millones de ucranianos huyendo de sus hogares y muchas ciudades bajo bombardeo, la actividad económica ordinaria debe, en gran medida, suspenderse». En el último año, Ucrania ha sido destruida por los bombardeos y las armas rusas. Miles de personas han muerto, millones han sido desplazadas y/o han huido del país. La base económica del país está siendo aniquilada.

Antes de la guerra, Ucrania ya era un país muy pobre, con un PIB real de apenas 160.000 millones de dólares. Antes de que termine esta guerra, las pérdidas físicas de la guerra igualarán como mínimo ese PIB. El impacto de la invasión rusa en la economía ucraniana ha sido devastador. Un tercio de las empresas cesaron inmediatamente su actividad, debido a la destrucción de las instalaciones e infraestructuras de producción, la interrupción de las cadenas de suministro y el drástico aumento de los costes de producción.

Como consecuencia, el PIB cayó un 15% en el primer trimestre de 2022 y un asombroso 37% en el segundo. La pérdida ha sido mayor que lo que le ocurrió a Serbia cuando la OTAN bombardeó el país hasta someterlo, pero aún no tan grave como el daño que sufrió Kuwait por la invasión iraquí y las posteriores represalias estadounidenses.

En el tercer trimestre, el PIB se recuperó un poco hasta caer sólo un 30,8% interanual. Pero el intenso bombardeo de las infraestructuras energéticas ucranianas por parte de Rusia durante el cuarto trimestre ha hecho retroceder aún más la tasa de pérdida hasta el 41% interanual, lo que supone una caída media del PIB para 2022 de aproximadamente el 32%.

Ucrania: crecimiento real del PIB (% interanual)

Los ataques aéreos casi diarios a la red eléctrica del país y la frecuente paralización de la salida de barcos de los puertos ucranianos han lastrado la economía.

Duración de los cortes de electricidad en octubre-diciembre de 2022 (% del tiempo productivo)

Esto incluye un desplome del 39% del consumo privado, causado por las perturbaciones de la oferta, la depresión de la renta real disponible y la confianza de los consumidores, así como por los más de seis millones de refugiados que huyen del país. La inversión se ha desplomado a menos de la mitad de lo que era en 2021, limitándose sobre todo a la reposición de bienes de capital en las zonas del país donde aún es posible. La producción industrial disminuyó cerca de un 40% en el año.

Ucrania: producción industrial % interanual

La enorme escasez de productos de primera necesidad ha disparado la inflación hasta cerca del 27%.

Ucrania: tasa de inflación % interanual

Y el déficit comercial casi se ha triplicado, pasando de 4.400 millones de dólares en 2021 a 11.200 millones en 2022. Las importaciones de bienes clave han caído un 24%, pero las exportaciones se han desplomado aún más, un 49% en comparación con 2021.

Ucrania: balanza comercial mensual en miles de millones de dólares

Antes de la guerra, el 89% de las exportaciones de grano de Ucrania se transportaban a través de los puertos del Mar Negro. Los puertos ucranianos de Odesa, Chernomorsk, Pivdennyi y Mykolayiv manipulaban hasta 6 millones de toneladas de grano al mes en 2021 y se preparaban para batir nuevos récords en 2022 gracias a las inversiones en la ampliación de las infraestructuras portuarias y a las abundantes cosechas. Durante la guerra, las exportaciones de grano se desplomaron. La reapertura parcial de los puertos ucranianos en agosto, tras un acuerdo con Rusia, permitió que las exportaciones mensuales de grano superaran los 4 millones de toneladas. Sin embargo, las frecuentes trabas de Rusia a la hora de permitir el paso de buques a través del bloqueo, los elevados precios de los seguros y los fletes y las recientes amenazas de paralizar por completo el corredor de cereales han hecho que las exportaciones de noviembre y diciembre hayan vuelto a retroceder en relación con los volúmenes de exportación de 2021.

Exportaciones ucranianas de grano en millones de toneladas

El colapso del comercio significó una desesperada escasez de divisas fuertes como el dólar. El intento del banco central de Ucrania (NBU) de fijar la hryvnia al dólar no pudo sostenerse. Así que el verano pasado, la moneda se devaluó bruscamente. Aun así, la nueva fijación no fue sostenible y la diferencia entre los tipos de cambio oficial y paralelo siguió aumentando. Esto significa que la inflación seguirá aumentando.

Tipos de cambio UAH/USD (oficial y en la sombra)

Al intentar defender el tipo de cambio fijo, las reservas netas del BNU cayeron casi un 40%. Muchos ucranianos acomodados huyeron del país llevándose consigo su dinero en efectivo. El efectivo retirado de los bancos aumentó en casi 9.000 millones de dólares entre enero y septiembre de 2022. Aunque esto se cubrió parcialmente con las remesas de los refugiados y la ayuda militar y humanitaria de Occidente, Ucrania perdió en total unos 6.000 millones de dólares en reservas internacionales.

Ucrania: reservas oficiales de divisas en miles de millones de dólares

A pesar de la ayuda exterior en efectivo, todavía no hay suficiente para financiar el esfuerzo de guerra y mantener una apariencia de servicios públicos. Así que el déficit presupuestario del gobierno, que aumentó del 3,6% del PIB en 2021 al 42% en 2022, se ha financiado cada vez más mediante la «impresión» de dinero. Para financiar el déficit, el Gobierno emitió bonos y pidió a la NBU que los comprara. El NBU es ahora el mayor tenedor de bonos del Estado ucraniano. Con la caída de la producción y el aumento de la masa monetaria, esta es una receta para una mayor aceleración de la inflación en la compra de artículos de primera necesidad.

Ucrania: financiación del déficit presupuestario en miles de millones de UAH

La conclusión es que sin la ayuda exterior, tanto militar como financiera, Ucrania no podría haber continuado sus operaciones militares, mantener los servicios básicos o cumplir con sus obligaciones externas. El Ministerio de Finanzas de Ucrania había recibido 31.000 millones de euros hasta diciembre de 2022 de los 64.000 millones prometidos por los países occidentales después de que Rusia lanzara su ataque a gran escala el pasado mes de febrero, según una investigación del Instituto de Economía Mundial de Kiel.

Esto supone alrededor del 75% de las reservas internacionales de antes de la guerra. EE.UU. y la UE han acordado conjuntamente apoyar a Ucrania con 3.000 millones de dólares al mes en 2023, es decir, otros 36.000 millones en 2023.

Además, Ucrania busca financiación del FMI y el Banco Mundial. Quiere un programa trienal completo de entre 15.000 y 20.000 millones de dólares, que probablemente obtendrá. Pero ese préstamo depende de una serie de condiciones, entre ellas el respaldo de las naciones del G7 y de los demás donantes y acreedores de Ucrania, que garanticen la sostenibilidad de la deuda del país. El plan también exigiría cambios sin precedentes en las normas de préstamo del FMI para que el Fondo pudiera conceder préstamos a este país devastado por la guerra, con lo que Ucrania obtendría un apoyo especial del que no dispondrían otros países pobres.

Pero Ucrania aún tendría que aceptar «reformas estructurales» y eso suele significar austeridad fiscal, política monetaria restrictiva (es decir, tipos de interés altos), privatización y desregulación de la economía, incluida la flotación de la moneda. En otras palabras, el clásico programa neoliberal del FMI impuesto a un país deudor, aunque en este caso con el apoyo voluntario del gobierno ucraniano.

Ucrania necesita aproximadamente 45.000 millones de dólares en 2023 para mantener su economía en funcionamiento. Sin duda, se trata de una gran cantidad, pero es sólo el 0,1% del PIB de los aliados de Ucrania, el 4% del presupuesto anual de la OTAN. Pero eso no cubre el coste de la reconstrucción tras la guerra.

Hasta ahora, las estimaciones de las pérdidas físicas ascienden a unos 130.000 millones de dólares, es decir, cerca del 70% del PIB anual anterior a la guerra. El Banco Mundial estima que el stock de capital producido per cápita de Ucrania en 2014 fue de aproximadamente 25.000 dólares, lo que equivale a aproximadamente 1,1 billones de dólares a nivel agregado. Los primeros informes de funcionarios gubernamentales y líderes empresariales sugieren que entre el 30% y el 50% de ese capital social ha sido destruido o gravemente dañado. Suponiendo una destrucción del 40%, ese coste asciende a 440.000 millones de dólares. Además, suponiendo un coste de 10.000 euros por refugiado (al año), el coste de financiar a 5 millones de refugiados durante un año asciende a 50.000 millones de euros, es decir, el 0,35% del PIB de la UE.

Fuentes ucranianas estiman que el coste de restaurar las infraestructuras: financiación del esfuerzo bélico (municiones, armas, etc.); pérdidas de viviendas, inmuebles comerciales, indemnizaciones por muerte y lesiones, costes de reasentamiento, ayudas a la renta, etc.) y pérdida de ingresos actuales y futuros alcanzará 1 billón de dólares, o seis años del PIB anual anterior de Ucrania. Eso equivale aproximadamente al 2% del PIB anual de la UE o al 1,5% del PIB del G7 durante seis años.

¿Quién va a pagar? No esperen una rápida recuperación tras la guerra, como ocurrió después de la II Guerra Mundial con el plan Marshall de Estados Unidos. A finales de esta década, incluso si la reconstrucción va bien y suponiendo que se restablezcan todos los recursos de la Ucrania de antes de la guerra (es decir, la industria y los minerales del este de Ucrania están en manos de Rusia), la economía seguirá estando un 15% por debajo de su nivel de antes de la guerra. Si no, la recuperación será aún más larga.

Ucrania ya era un país con una población envejecida y una tasa de natalidad en drástico descenso. La guerra ha agravado estos problemas, ya que cinco millones de mujeres y niños han huido a países de renta más alta, donde se ha permitido a los ucranianos obtener permisos de trabajo locales. A medida que se prolongue la guerra, muchos de estos refugiados encontrarán trabajo y decidirán establecerse en el extranjero.

El daño para los que se quedan en Ucrania es inmenso. Las pérdidas de aprendizaje de los niños ucranianos son especialmente preocupantes: Ucrania acabará incorporando trabajadores de menor calidad debido a las interrupciones del proceso de aprendizaje provocadas por la guerra (y antes de ella, por Covid). Se calcula que estas pérdidas serán del orden de 90.000 millones de dólares, es decir, casi tanto como las pérdidas de capital físico sufridas hasta la fecha. Los estudios también demuestran que una guerra durante los primeros cinco años de vida de una persona se asocia con un declive aproximado del 10% en las puntuaciones de salud mental cuando tiene entre 60 y 70 años. Los problemas no son sólo puramente económicos, sino también los daños a largo plazo que sufrirán los ucranianos que se queden.

RUSIA

Pasemos ahora a la economía rusa. No son los daños causados por la guerra a edificios e infraestructuras lo que está afectando a la economía rusa, aunque la pérdida de vidas en las tropas rusas ha sido enorme: unas 200.000 personas. El verdadero golpe a la economía se debe a las sanciones económicas de las potencias occidentales. Poco a poco han ido pasando factura. Occidente, la OTAN y la UE no respondieron a la invasión con una intervención armada, sino que recurrieron a las sanciones económicas, la nueva arma de guerra. https://thenextrecession.wordpress.com/2022/02/27/russia-from-sanctions-to-slump/

Las sanciones financieras congelaron aproximadamente la mitad de las reservas internacionales del Banco Central de Rusia (que ascendían a 630.000 millones de dólares a finales de enero de 2022) y obstaculizaron la capacidad de los principales bancos rusos para realizar transacciones en las divisas más utilizadas. También se desconectó a varios bancos del sistema de mensajería SWIFT. Se restringió a las entidades rusas, incluidos los bancos, la realización de operaciones de inversión o financiación en la mayoría de las jurisdicciones. Las restricciones comerciales, además, limitaron la exportación de ciertos bienes y tecnologías a Rusia. A pesar de ello, las sanciones no impidieron que los ingresos rusos por energía se dispararan, al menos hasta ahora.

Rusia: ingresos y exportaciones de petróleo en miles de millones de dólares

La combinación de los elevados precios de los hidrocarburos y la compresión de las importaciones impulsó el superávit comercial ruso hasta un máximo histórico. En el primer semestre de 2022, Rusia registró un superávit acumulado de 147.000 millones de dólares (15% del PIB), equivalente aproximadamente a la mitad de las reservas rusas de divisas que estaban congeladas al estallar la guerra. El superávit comercial de Rusia alcanzó finalmente los 370.000 millones de dólares en 2022, frente a los 190.000 millones de 2021. Dos tercios de este aumento de 180.000 millones de dólares proceden del aumento de las exportaciones y un tercio de la reducción de las importaciones. Fue esta ganancia inesperada de los precios de la energía la que está pagando la actual ofensiva de primavera de Rusia en Ucrania.

Rusia: cuenta corriente mensual en miles de millones de dólares

En conjunto, la posición exterior neta del sector privado ruso mejoró en casi 170.000 millones de dólares. El dinero salió del país, principalmente hacia la zona euro.

Pasivos bancarios transfronterizos con Rusia (en miles de millones de dólares)

Estos activos representan fondos procedentes de valores custodiados en nombre de residentes rusos sancionados que no podían ser (y no fueron) transferidos de vuelta a Rusia. Estos fondos se acumularon en el balance de Euroclear como depósitos. También se produjo un aumento de los depósitos rusos, que pasaron de casi 5.000 millones de dólares a cerca de 20.000 millones, muy probablemente relacionado con el aumento del comercio con países no sancionadores, como China.

Sin embargo, la economía en general no ha escapado a la contracción en 2022. La economía rusa se contrajo un 2,1% en 2022, menos de lo esperado. Pero de cara al futuro, se espera que el PIB caiga un 2,4% interanual en los tres primeros meses de 2023, según el Banco Central de Rusia.

Rusia: crecimiento real del PIB % interanual

La inflación aumentó bruscamente durante el año, hasta alcanzar un máximo del 17,5% interanual, antes de remitir un poco.

Rusia: tasa de inflación % interanual

A diferencia de Ucrania, el gran superávit por cuenta corriente de Rusia ha contribuido sin duda a sostener el rublo. Sin embargo, también se debe a la caída de las importaciones a causa de la guerra y las sanciones correspondientes. Esto significa menos bienes para los ciudadanos rusos y una falta de componentes para el esfuerzo bélico y la producción nacional (por ejemplo, la producción de automóviles cayó alrededor de un 77% interanual en septiembre).

Mientras Ucrania se ve reforzada por una ayuda exterior masiva, Rusia lucha por encontrar respaldo extranjero. Las entradas netas de inversión extranjera directa en Rusia han caído a terreno negativo. Cientos de empresas extranjeras han decidido abandonar Rusia.

Rusia: flujos netos de capital extranjero en miles de millones de dólares trimestrales

Las importaciones de muchos productos tecnológicos han caído de forma especialmente acusada. Según algunas estimaciones, las importaciones rusas de mercancías en septiembre descendieron un 28% respecto a los niveles anteriores a la invasión.

Rusia: niveles de importación en miles de millones de dólares

El gasto en defensa representa ya un tercio de todo el gasto presupuestario aprobado para 2023. La guerra está reduciendo rápidamente la parte más capacitada de la mano de obra y la emigración ha aumentado. En Rusia hay unos 30 millones de hombres en edad de combatir, pero sólo entre 9 y 10 millones tienen experiencia militar, debido principalmente al servicio militar obligatorio. Y esa cifra incluye a los que pueden estar enfermos o discapacitados o que están exentos del servicio, por ejemplo debido a su profesión. Los demógrafos rusos también coinciden en que unos 500.000 rusos han huido del país, al menos de forma permanente, desde el comienzo de la invasión, la mayoría de ellos hombres en edad de combatir.

Rusia tiene una gran reserva de activos financieros «para un día lluvioso». Y está lloviendo. Estos activos están controlados por el Fondo Nacional Riqueza (FNR) de Rusia, que ha pasado del 1,9% del PIB en 2008 al 10,2% a principios de la invasión. Pero en un año, ha bajado al 7,2% del PIB, debido a la revalorización de la moneda y a que el Estado utiliza estos activos para cubrir su déficit presupuestario. En 2023, la ley presupuestaria prevé un déficit de 2,9 billones de rupias, equivalente al 1,9% del PIB, gran parte del cual el Estado planea cubrir con dinero del FNR.

El problema de Rusia es que su economía se basa casi totalmente en la producción y exportación de energía y recursos, con una producción manufacturera relativamente pobre y de baja productividad. Además, este sector depende en gran medida de la importación de bienes e insumos de alta tecnología. Ahora que las sanciones limitan la disponibilidad de tecnología y financiación, las perspectivas rusas de sustitución de importaciones de productos tecnológicos son aún más limitadas. Aunque en los últimos meses las importaciones rusas procedentes de China y Turquía han superado los niveles anteriores a la guerra, la proporción de productos tecnológicos no ha variado.

Como consecuencia, las industrias rusas de media y alta tecnología se han contraído bruscamente. La producción de camiones ha descendido un 40%, la de receptores de TV un 44% y la de excavadoras un 69%. Los productores rusos de madera y acero no han podido encontrar mercados de exportación alternativos que ofrezcan niveles de precios rentables. En estas industrias, la producción ha disminuido bruscamente y las empresas han sufrido grandes pérdidas.

Por supuesto, los sectores energéticos se han mantenido sólidos, hasta ahora. La producción de petróleo y gas no ha disminuido. Además, el repunte de los precios mundiales del petróleo ha apoyado los ingresos petroleros de Rusia (aunque el petróleo ruso se haya vendido con descuento) junto con una reorientación del petróleo ruso hacia nuevos mercados de exportación, sobre todo India y China.

Pero las cosas podrían cambiar en 2023. Europa ha conseguido pasar el invierno sin la energía rusa importando el caro gas natural licuado de EE.UU. y reduciendo el consumo, dado el tiempo relativamente cálido. Las restricciones de la UE a las importaciones de petróleo entraron en vigor en diciembre de 2022. Y los topes de precios a las exportaciones rusas de petróleo y gas comenzaron a principios de este mes.

Esto reducirá los ingresos rusos a lo largo de este año. Parece que ya está ocurriendo. Tras los enormes superávits por cuenta corriente de 2022 (rojo), el superávit de enero de 2023 (naranja) se situó por debajo de su media histórica para enero (azul).

Si estas medidas de la UE surten efecto y reducen la producción y las exportaciones rusas de energía, Rusia experimentará un importante desplome este año, quizá una contracción del 7-8%, un declive similar al observado en 1998 y 2008.

Como he mostrado en entradas anteriores, la economía rusa ya se estaba ralentizando antes del desplome pandémico y, por supuesto, durante el desplome. El crecimiento potencial medio probablemente no supere el 1,5% anual, ya que el crecimiento ruso se ve restringido por el envejecimiento y la disminución de la población, con bajas tasas de inversión y productividad. La rentabilidad del capital productivo ruso incluso antes de la guerra era muy baja.

La inversión se ve obstaculizada por la caída de los beneficios y un acceso muy restringido a la financiación extranjera. El creciente énfasis en las industrias militares y la falta de acceso a la tecnología occidental pesarán aún más sobre la productividad de las industrias clave.

La estimación del crecimiento a largo plazo de Rusia se ha recortado sustancialmente en las previsiones de Perspectivas de la Economía Mundial del FMI. La economía rusa va camino de ser en 2026 al menos un 8% más pequeña de lo que habría sido si Putin no hubiera ordenado el ataque a Ucrania.

¿Y AHORA QUÉ?

En resumen, Rusia no puede contar con financiación extranjera para financiar la guerra. Pero puede continuar su invasión frente a las sanciones económicas de Occidente, siempre y cuando sus ingresos energéticos no caigan demasiado y sus reservas de divisas no se agoten demasiado; o su economía interna no se contraiga tanto que los ciudadanos de Rusia realmente no puedan hacer frente a más. Eso podrían ser años.

Por el contrario, con una economía mucho más pequeña, Ucrania ya está destruida internamente y no tiene suficientes ingresos internos o de exportación para luchar en esta guerra; así que debe depender de la financiación extranjera. Mientras llegue en cantidades suficientes, también puede continuar durante años.

Tanto Ucrania como Rusia son ahora economías de guerra. Con esto quiero decir que el Estado controla ahora la dirección de la economía, es decir, dónde se emplean la producción y la inversión. El «libre mercado» ha sido sustituido por el control estatal del esfuerzo militar.

Pero hay una diferencia entre las dos economías que se manifestará cuando termine la guerra, si es que alguna vez termina. La Ucrania de la posguerra, si sobrevive el actual gobierno, apuesta por una economía neoliberal de libre mercado basada en la inversión extranjera y en empresas que se hagan con los principales recursos y se integren en la UE. El modelo a seguir será el de Polonia y los países bálticos, es decir, sin Estado del bienestar del que hablar; pensiones reducidas; sin sindicatos ni derechos laborales; desregulación de los mercados; y dependencia definitiva de las transferencias de capital de Occidente.

Por el contrario, la Rusia de posguerra, suponiendo que Putin o sus compinches sigan en el poder, optará por una economía mucho más dirigida por el Estado que antes. No se tolerará que los oligarcas campen a sus anchas (sólo los compinches de Putin) y los recursos e inversiones clave estarán estrechamente controlados por el Estado.

Antes de la guerra, ambos países tenían algo en común: un alto nivel de corrupción entre multimillonarios y políticos. Es poco probable que eso cambie, como han revelado las recientes revelaciones de corrupción en el gobierno de Ucrania. Y no espere que la UE limpie Ucrania de «libre mercado»; al fin y al cabo, la mayoría de los Estados de Europa del Este están plagados de corrupción sin apenas sanciones y parece que incluso los parlamentarios de la UE también están comprometidos. Como dijo recientemente Bernie Sanders «Sí, Rusia tiene oligarcas, pero Estados Unidos también». – y de hecho en todas partes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.