Inicio nacional RENTABILIDAD DE LOS FONDOS DE PENSIONES. MÁS ALLÁ DE LA CONTINGENCIA, LA...

RENTABILIDAD DE LOS FONDOS DE PENSIONES. MÁS ALLÁ DE LA CONTINGENCIA, LA REALIDAD DE UN SISTEMA INVIABLE

534
0
Compartir

Marco González Pizarro

Dr. Ciencias Sociales[1]

En las últimas semanas se ha resituado el debate sobre el renidimiento de las cuentas de capitalización individual en el país, debido a una caída severa del Fondo E durante lo que va de este año.

Primero que todo, se debe destacar que las AFP se esmeran en este contexto, por desprestigiar el Fondo E, y aumentar la propaganda del Fondo A, desesperadas para mantener su agónico control de los dineros para pensiones en Chile.

Para responder a estas bravatas de esta “industria” es necesario insistir en que no es relevante medir la rentabilidad en tramos cortos de tiempo, sino en tramos largos. En este análisis de largo plazo, podremos ver los fondos de alto riesgo, particularmente al Fondo A, ha tenido un rendimiento muy deficiente, frente a las rentabilidades de bajo riesgo del Fondo E.

A este efecto, en el presente paper, analizaremos el rendimiento de los fondos de pensiones A y E, en base al valor de cuotas de cada fondo, que es el sistema usado por las AFP para aplicar rentabilidades a las cuentas de capitalización. El análisis lo haremos a partir del crack financiero del año 2008, que nos permitirá discernir acerca de su real comportamiento.

Para entender este análisis, debemos precisar el DL 3.500 señala esta forma de medir la rentabilidad del sistema, en sus artículos 35 y 36. El primero, artículo 35, señala que “El valor de cada uno de los Fondos de Pensiones se expresará en cuotas (…) El valor de la cuota se determinará diariamente sobre la base del valor económico o el de mercado de las inversiones”.

La rentabilidad sobre cuota, es un mecanismo típico de los fondos mutuos, de modo que se aplica el rendimiento global de los fondos, a cada cuenta de capitalización en particular[2].

Luego, el artículo 36 del DL 3.500, señala que la rentabilidad de cuota, constituye la Rentabilidad Real de los fondos, que es la publicada a los afiliados como la representativa del sistema[3].

En la siguiente gráfica analizaremos el valor de la cuota de los fondos A y E, desde octubre de 2007 a agosto de 2021, correspondiente a la AFP Cuprum, que escogemos como muestra por administrar las cuentas con mayor saldo promedio del sistema, ascendente a 1.409 UF[4].

GRAFICO 1: Valor nominal de la cuota Fondos A y E, AFP Cuprum, octubre 2007 a agosto de 2021.

Elaboración propia conforme estadística Superintendencia De Pensiones[5]

Podemos observar de la gráfica, 166 meses de comportamiento del valor cuota de los Fondos A y E de AFP Cuprum. Donde observamos que el Fondo E (línea naranja) partiendo con valor cuota de veinte mil pesos en octubre de 2007, tuvo un rendimiento parejo al alza, hasta llegar a un peak de cuarenta y nueve mil pesos en enero de 2021, en que comenzó una caída, para situarse en agosto de 2021, en valor cuota de cuarenta y cinco mil pesos. Vale decir, 153 meses de comportamiento estable al alza, sobre 14 meses en rendimiento con pérdida de rentabilidad.

A su turno, el Fondo A, parte en torno a los veintisiete mil pesos, en octubre de 2007, cayendo a dieciséis mil pesos en octubre de 2008. El valor de octubre de 2007 es logrado brevemente en febrero de 2011, para caer nuevamente bajo ese umbral, que vuelve a recuperar recién en junio de 2013. Vale decir, 72 meses de pérdidas ininterrumpidas.

A partir de junio de 2013, el Fondo A asciende hasta los cuarenta y cinco mil pesos del valor cuota en febrero de 2018. Son los primeros 42 meses de rendimiento positivo del Fondo A en el tramo analizado.

A partir de febrero de 2018 observamos una fuerte alza del Fondo A, la que se conoció por la violenta propaganda de las AFP, para contrarrestar las masivas movilizaciones de masas en contra del sistema, promovida por grupos de Indignados y el Movimiento NO Más AFP, que además llamó a los trabajadores a refugiarse en el Fondo E[6].

Sin embargo, a partir de febrero de 2018, nuevamente cae el Fondo A, durante 11 meses, para situarse en enero de 2019, en los cuarenta y tres mil pesos (mismo valor que alcanza el Fondo E en la misma fecha).

Luego de esta caída, nuevamente el Fondo A escala con intensidad por trece meses, para alcanzar un valor cuota en torno a los cincuenta y tres mil pesos en marzo de 2020. Sin embargo, en sólo cuatro meses, el Fondo A retrocede para llegar en junio de 2020 al valor cuota que tenía a inicios del 2017, experimentando una caída aún más violenta que aquella del año 2007.

Con esta caída, las dos pirámides de crecimientos de alto riesgo, que observamos sobre el alza del Fondo E en el mismo período, se redujeron a nada en sólo cuatro meses.

Vemos, por último, que tras esta violenta pérdida del año 2020, nuevamente el fondo A experimenta un nuevo rallie (así denomina “la industria” de AFP este tipo de escaladas de rentabilidad), que es la que nuevamente propagandizan con violencia las AFP hoy, aprovechando, además, la caída del Fondo E en el último año calendario.

Sin embargo, los datos son abrumadores. El Fondo A mantuvo pérdidas ininterrumpidas por seis años desde el crack mundial de 2008. Luego, el crack mundial de marzo de 2020, nuevamente redujo a cenizas los “rallies” de alzas, expresados en las pirámides de diciembre de 2016 a febrero de 2018, y de enero de 2019 a marzo de 2020.

El gráfico muestra que la tendencia general a largo plazo del sistema obliga a esperar a que el alza en curso del Fondo A, volverá a encontrarse con una brusca caída, que nuevamente pondrá en evidencia la falsa lógica de beneficios de las inversiones en alto riesgo para los trabajadores y sus futuras pensiones.

Podemos además advertir, que, conforme la marcha de la economía mundial, esta nueva caída de los mercados de alto riesgo será colosal. Ello se explica paradojalmente, por los rendimientos decrecientes de las inversiones de renta fija institucional, que componen la cartera del Fondo E, los cuales están a la baja debido a que la economía institucional mundial, está bajo una presión nunca antes vista en los mercados, derivada de la pandemia, y de los efectos de arrastre de la competencia del bloque neoliberal, liderado por USA, para mantenerse a ultranza como potencia mundial hegemónica frente a China y Rusia, mientras que en alianza con UK, apuesta a que con el Brexit, romperá la hegemonía de la Unión Europea en el viejo continente, generando una nueva ofensiva neoliberal en el mundo.

La crisis del bloque neoliberal, por romper el cerco de las economías en base social, de China, la UE y Rusia, se acelera sin embargo profundamente, dada la imposibilidad del imperio neoliberal (USA, UK, Israel y sus aliados de la Common Wealth), de someter por la fuerza militar nuevos territorios y materias primas, debido a que están superados por la fuerza militar de Rusia y China, quienes juegan un papel disuasivo determinante frente a una nueva posible agresión imperialista.

La Unión Europea, asiste a esta lógica de poder no sin turbulencias, sin embargo, la salida de UK del bloque, los obliga a poner acento en acuerdos macrorregionales con Rusia y China (esencialmente en gas con Rusia, y una ruta comercial terrestre con China), estando la OTAN en vías de desaparecer, dada las fallidas ofensivas militares de Trump en Korea del Norte, Irán, Siria, Libia, Venezuela y Cuba, donde debió abandonar los teatros de operaciones, mismos que hoy Biden, desde una ridícula propaganda, pretende recomponer desde Afganistán, donde controlan la etnia talibán por décadas.

Sin embargo, la sanguinaria administración demócrata (tanto o peor que la republicana), enfrenta la peor inflación galopante de USA, que pone en definitivo riesgo aquella lógica que desde 1971 mantiene hipotecado su futuro en bonos del tesoro de largo plazo, para mantener su hegemonía. Son precisamente estos bonos institucionales y sus subsidiarios de las economías neoliberales dependientes, como Chile, los que están en debacle.

Así las cosas, el escenario es de una fisura de crisis definitiva en USA. No se ve cómo pueda negociar una salida, como en 1971 (cuando el marco alemán superó toda resistencia del dólar de USA); o en 1978, con la Comunidad Económica Europea por la toma de Irán por los Ayatollas y la salida del imperio británico de Irán); también lo logró en 1987 con los acuerdos de Paris para evitar la moneda única europea, bajo la égida de mantener la OTAN para controlar la economía mundial, de la mano de la caída de los socialismos reales.

Ello permitió a USA y sus aliados de Europa, controlar a partir de 1990, el control del petróleo del golfo pérsico, mientras dirigían la ofensiva neoliberal para ocupar los mercados tras el muro de Berlín, la cual consideró, como no, de modo esencial, la privatización de pensiones en esos países.

Toda esta lógica de poder, sin embargo, fracasó por la falsa arquitectura de rendimientos galopantes de los mercados en el año 2008, de la cual ya había sido suficiente advertencia la crisis de las empresas.com y Enron en 20001, detonante del ataque a las torres gemelas y la segunda invasión del golfo pérsico, disfrazada de guerra contra el Islam. Especialmente relevante en ello, fue la contra reforma de la privatización de pensiones en Rusia y la esfera de países eslavos bajo su influencia.

Desde entonces, USA pretende para ofrecer a Occidente el liderazgo en torno a una especie de guerra santa, tan medieval como Las Cruzadas, primero en Siria, donde ya fueron derrotados, y que ahora pretenden revivir en Afganistán.

Mismo tinte feudal, que la economía neoliberal adquiere en los últimos diez años, llevándola a la más descarada lógica de abusos, de los cuales Chile, cuna y experimento neoliberal por excelencia, es la mejor gráfica. En este pequeño país, sólo falta que los grupos controladores de las riquezas, cuales señores feudales, salgan a incendiar los techos de las familias que deben dinero a la banca por estudiar, o que se oponen a los megaproyectos depredadores del medioambiente y sus comunidades. A la par, un importante segmento de jueces y funcionarios públicos, actúan como soldados de este poder quasi omnipotente, que sin embargo, hoy, tambalea de la mano de una poderosa ignición social, que tiene al neoliberalismo chileno al borde del colapso, sino en estadio de colapso definitivo, disfrazado y ocultado en estadio de pandemia.

Este escenario local, tiene como telón de fondo, una insostenible lógica mundial de mercado neoliberal, cuya violenta escalada de rentabilidad de los últimos meses en inversiones de alto riesgo, expresadas más arriba en la gráfica de multifondos de AFP del Fondo A, no es sino la expresión del último recodo de especulación neoliberal, que muy pronto caerá con toda violencia.

Los signos de esta enfermedad terminal, y pronto deceso de la economía neoliberal, son claros. Todos los indicadores a la baja mundial de fondos institucionales -donde se depositan las cotizaciones del Fondo E-, son la expresión de que toda la economía dependiente de los indicadores de deuda soberana de los Estados, están en total crisis en Occidente.

La inevitable depreciación del dólar de USA, será la lápida definitiva de la hegemonía de USA y sus aliados. Ello por cuanto en 1971, 1978 y 1987, Occidente respaldó la moneda de USA, pero la dependencia actual de China y Rusia, ya no pueden detener el arrolador paso de China y Rusia, además, por las ridículas expresiones de altanería de Trump y Biden, que tendrán probablemente como efecto inmediato, en diciembre, el definitivo default de los bonos soberanos de USA, ya arrastrada por una década, sin embargo, repito, inevitable.

Particularmente Chile, por rebote, experimenta una enorme depreciación del peso, que cuando se genere la caída del dólar, dejará al país bajo una presión de pobreza e inflación descontroladas.

Los fondos de pensiones estarán asimismo bajo tal presión que probablemente harán que los actuales dueños de esta mal llamada industria de AFP den pie atrás en insistir sobre su control. En este sentido, más allá de toda escaramuza que han levantado las AFP sobre los retiros de los trabajadores para escapar de la miseria en pandemia, antes bien, se advierte tras esta permisividad, una estrategia camuflada de una salida programada de los operadores privados del sistema, bajo una lógica de cortina de humo a partir de los retiros, desguazando los fondos de pensiones tras esta actual alza del fondo A, cuya posterior caída, dejará los alicaídos fondos de pensiones chilenos, fugados tras la burbuja especuladora.

Hoy los operadores financieros mundiales, saben que no podrán remontar desde una guerra, como en 1990 o 2001, o los conflictos de Siria y Libia. Lo de Afganistán, no será sino una bravata de cortina de humo para el gran desplome neoliberal, a punto de ocurrir.

La fallida lógica de la guerra bacteriológica ya cedió frente al control de China y Rusia a través de vacunas, que impidieron que prosperara este experimento de control mundial, quedando un efecto de control sólo de unos meses, de la inevitable crisis financiera neoliberal.

El escenario entonces es terminal para la economía capitalista, que a ultranza quiso gobernar con aquellas grandes corporaciones transnacionales, a la manera que Salvador Allende denunciara, en su más extraordinario discurso, ante la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1972.

La violencia desmesurada con que se explotan los factores productos capitalistas, a saber, naturaleza, fuerza de trabajo, tecnología y capital, han puesto al orbe y a la civilización humana en la puerta del colapso definitivo. El medioambiente y los trabajadores rechazan con violencia este modo de producción depredador, mientras que el capital y las tecnologías provenientes del mismo modo neoliberal, son inútiles para potenciar alguna salida viable a la debacle.

Pareciera paradojal notar este efecto del descontrol neoliberal, a partir del valor de cuota de los fondos de pensiones chilenos, sin embargo, es esta forma de inversión de pensiones en mercados financieros de alto riesgo, una de las más avanzadas herramientas creadas por esta demoniaca maquinaria de control neoliberal.

Chile ha sido el experimento por excelencia del neoliberalismo, y dentro de él, su sistema privado de pensiones. Desde Chile se dirigen cotizaciones previsionales de los trabajadores a todos los mercados financieros del mundo. Las curvas de sus rendimientos, las hemos analizado en este trabajo. Pues estos rendimientos reflejan la dinámica de esta economía mundial neoliberal, que se apresta a su colapso definitivo.

Todo mundo sabe que este colapso está en marcha desde 2007. Sin embargo, las profundas raíces del mal enquistadas en este sistema depredador e inhumano han seguido quemando todo a su paso, antes de entregar el poder que detentan con violencia y desparpajo.

La caída que se apresta será, al menos en Chile, definitiva para iniciar una nueva sociedad, bajo parámetros de respeto al ser humano, la naturaleza, las tecnologías y los medios de cambio que sean necesarios para llevarla adelante.


[1] Tesis doctoral: PRIVATIZACIÓN DE PENSIONES, EL CASO CHILENO. HISTORIA RESULTADOS Y PERSPECTIVAS. Disponible para investigadores, en: https://www.educacion.gob.es/teseo/mostrarRef.do?ref=2006859

[2] La Comisión para el Mercado Financiero, explica qué es el rendimiento de cuotas de mercado, según así se organizan los Fondos Mutuos. Señala: “¿Cuál es la forma de cálculo del valor-cuota? La forma de cálculo del valor cuota de un fondo mutuo se encuentra establecida en el artículo 10 del DS N°129 de Hacienda de 2014. Éste señala que el valor cuota de cada fondo se determinará dividiendo el valor contable del patrimonio del fondo por el número de cuotas suscritas y pagadas al momento de efectuado el cálculo. El valor cuota de cada serie se determinará dividiendo la proporción del valor contable del patrimonio que representan el conjunto de cuotas de la serie respectiva por el número de cuotas suscritas y pagadas de esa serie. Para determinar el valor de la cuota, las administradoras deberán utilizar el valor patrimonial del fondo al momento en que la valorización es efectuada. Dicho momento será determinado por la Comisión, según el tipo de fondo de que se trate. El valor cuota deberá quedar permanentemente a disposición del público en general, en la forma que determine la Comisión. Disponible en:  https://www.cmfchile.cl/educa/602/w3-article-644.html

[3] Esta lógica se explica en el DL 3500, artículo 36, incisos primero y segundo, que señalan:

Artículo 36. Se entiende por rentabilidad nominal mensual de un Fondo, el porcentaje de variación del valor promedio de la cuota de un mes del Fondo de que se trate, respecto al valor promedio mensual de la cuota en el mes anterior.

La rentabilidad nominal mensual promedio se calculará separadamente para cada tipo de Fondo. La rentabilidad nominal mensual promedio de cada tipo de Fondo se determinará calculando el promedio ponderado de la rentabilidad nominal mensual de todos ellos, de acuerdo a la proporción que represente el valor total de las cuotas de cada uno, en relación con el valor de las cuotas de todos los Fondos del mismo tipo, al último día del mes anterior.  

Luego, el inciso tercero, aclara que este modo de medir la rentabilidad, es lo que se entiende por rentabilidad real del sistema:

Se entenderá por rentabilidad real mensual de un Fondo y promedio de todos los Fondos de un mismo tipo, la rentabilidad nominal establecida en los incisos primero y segundo, respectivamente, ajustada según la variación que experimente el Indice de Precios al Consumidor del Instituto Nacional de Estadísticas, en el mismo período.

[4] Véase: González Pizarro, Marco (2021) La Privatización de pensiones en Chile, resultados y perspectivas. Tesis doctoral, en https://gredos.usal.es/handle/10366/145296 p.

[5] En base a gráfico Estadística SAFP disponible en https://www.spensiones.cl/apps/valoresCuotaFondo/grafAFP.php . Donde se debe completar con fechas de referencia (octubre 2007, agosto 2021) para obtener la siguiente gráfica:

GRAFICO 1: Valor nominal de la cuota Fondos A y E, AFP Cuprum, octubre 2007 a agosto de 2021.

Elaboración propia conforme estadística Superintendencia De Pensiones[1]


[1] En base a gráfico Estadística SAFP disponible en https://www.spensiones.cl/apps/valoresCuotaFondo/grafAFP.php . Donde se debe completar con fechas de referencia (octubre 2007, agosto 2021) para obtener la siguiente gráfica:

Valor Cuota origen en abscisa, 1= $10.000 (diez mil pesos chilenos)

Elaboración propia conforme estadística Superintendencia De Pensiones[1]


[1] En base a gráfico Estadística SAFP disponible en https://www.spensiones.cl/apps/valoresCuotaFondo/grafAFP.php . Donde se debe completar con fechas de referencia (octubre 2007, agosto 2021) para obtener la siguiente gráfica:

[6] https://www.tributariolaboral.cl/610/w3-article-116003.html

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.