Inicio Nacional Reencuentro Social por la Soberanía de los Pueblos: RECHAZAMOS EL GOLPE DE...

Reencuentro Social por la Soberanía de los Pueblos: RECHAZAMOS EL GOLPE DE ESTADO CONSTITUCIONAL

62
0

ENCUENTRO DE REFLEXIÓN Y UNIDAD POLÍTICO – SOCIAL

INVITACIÓN ABIERTA

SÁBADO 7 DE ENERO DEL 2023.

¡A RECUPERAR LA SOBERANÍA POPULAR ORIGINARIA!

RECHAZAMOS EL GOLPE DE ESTADO CONSTITUCIONAL.

EXIGIMOS UNA VERDADERA ASAMBLEA CONSTITUYENTE.

1.- Estamos en presencia de la imposición fáctica de una reforma constitucional que consagrará un GOLPE DE ESTADO CONSTITUCIONAL. Se trata de un acuerdo que impondrá, a través de un procedimiento absolutamente antidemocrático, la elaboración de una nueva constitución con la explícita y absoluta exclusión e impedimento de participación del pueblo de Chile. ¿Estaremos en presencia del secuestro de la soberanía popular? No, estamos en presencia de su asesinato.

2.- El llamado “ACUERDO POR CHILE” ─de los partidos del Congreso y los poderes fácticos del dinero─ establece que sea un pequeño grupo, desde fuera y desde mucho antes del inicio del proceso constitucional diseñado por ellos mismos, quienes redacten un anteproyecto de constitución para ser entregado, cinco meses después, a quienes resulten electos en el Consejo Constitucional; pero con facultades para intervenir en sus debates, objetar sus acuerdos y si fuera necesario, redactarles nuevas propuestas destinadas a generar consensos o mayorías de quórum reservado. Y por si este grupo de autodenominados expertos no pudiera impedir que les hagan propuestas constitucionales que no se apeguen a lo que quieren los grupos dominantes, se agrega un “Comité Técnico de Admisibilidad”, encargado de hacer cumplir e interpretar las 12 bases constitucionales que (como en los 10 mandamientos de Moisés) son consideradas “bases institucionales fundamentales”. Es decir, una constitución que ha sido dictada desde antes de firmar el acuerdo. Impuesta, luego, a través de un anteproyecto redactado cinco meses antes que el Consejo Constitucional (electo en el binominal del Senado) lo conozca; anteproyecto que sólo podrá debatir y aprobar. Su contenido será supervigilado durante todo el itinerario por un Comité de Admisibilidad, con poder de veto, ejercido cuando cualquier iniciativa de los Consejeros electos sea contraria a la eventual “buena interpretación” de las llamadas “Bases constitucionales”.

3.- Las llamadas Bases institucionales, corresponden, literalmente, a los privilegios e intereses que esta oscura alianza de banqueros, empresarios, militares y políticos corruptos quienes buscan preservar, como norma constitucional, el legado pinochetista que les interesa, en privatizaciones, nacionalizaciones mineras y el uso empresarial de los recursos previsionales, entre muchos otros. Que estas bases preserven el saqueo del estado de Chile. Como normas constitucionales. Las Bases institucionales, defienden y restituyen todos los derechos y privilegios que sus representantes no fueron capaces de defender en la anterior Convención Constitucional. Ahora lo pueden hacer a través de un infame acuerdo político de espaldas al pueblo.

Lo verdaderamente lamentable, por exclusión, es que al privilegiar sus intereses quitarán y excluirán importante de derechos sociales, económicos, políticos y culturales que nos ha costado décadas de lucha para obtenerlos y que muy bien se expresaron en la Nueva Constitución que fue rechazada. Ellos ahora, dejándolos fuera de sus Bases constitucionales, simplemente, se los arrebatan al pueblo.

Por ejemplo, sucede con el “Derecho a la Educación” que lo desechan para retomar de nuevo, como norma futura, el principio restrictivo de “La libertad de enseñanza” escrito en la constitución de Pinochet, antiguo privilegio de los conservadores para formar a sus descendientes en Colegios privilegiados y despreciar la Educación pública, profundizar su deterioro, su privatización y negar toda garantía a los niños de Chile a una Educación pública, gratuita, laica y de calidad, desde el pre-escolar hasta la Universidad. Qué decir con el trato indigno y retardatario a los Pueblos originarios, reducidos de nuevo a menciones de “indígenas”, en expresiones racistas, discriminatorias y excluyentes. Pareciera que ese trato lo acordaron los herederos de la “pacificación de la Araucanía”. Basta de venganza por los miedos que les produjo la soberanía popular expresada por más de dos tercios en la reciente Convención Constitucional.

4.- Resulta increíble que esto pueda suceder hoy en Chile. Con total impunidad política y moral. Luego de las multitudinarias expresiones del pueblo de Chile por recuperar la Soberanía popular y cumplir con las demandas sociales y libertarias que han dado origen a las movilizaciones sociales y políticas a lo largo y ancho de la patria.

Resulta increíble que este Golpe de Estado Constitucional esté en marcha en este año “2023, AÑO SALVADOR ALLENDE”. A cincuenta años del sacrificio constitucional del Presidente Allende. A cincuenta años del Golpe militar que aplastó criminalmente a las fuerzas constitucionales. A quienes dieron su vida defendiendo la Constitución Política.

Hoy la clase dominante utiliza el acuerdo infame, la traición política artera, para intentar recuperar el terreno que el propio pueblo le ha hecho retroceder. ENTONCES, NO QUEDA OTRA: SOLO EL PUEBLO LES PUEDE TRANCAR EL PASO.

Debemos reaccionar a la altura de la historia, con decisión irrenunciable, para impedir la consumación de este magnicidio a la SOBERANÍA POPULAR y a las aspiraciones democráticas y de justicia social de los pueblos de Chile.

5.- Nuestro objetivo prioritario es recuperar la Soberanía Popular, que no es otra cosa que los derechos del pueblo al autogobierno. Un autogobierno basado en una nueva Constitución de la República, generada desde el pueblo. Capaz de dotarnos de un Estado Democrático Social de Derechos plenos a los Pueblos de Chile. De un nuevo sistema político y de gobierno, refundador de una auténtica democracia social participativa y protagónica.

Generada a partir de la expresión de Asamblea Constituyente representativa, descentralizada y plenamente soberana. Que termine con el modelo neoliberal que sostiene y reproduce una sociedad injusta y ambientalmente depredadora. Una Constitución que establezca las condiciones del Estado social y solidario, con poder revocatorio para todas las autoridades y con la plena capacidad de perseguir y terminar con toda forma de corrupción y deterioro moral. Es una obligación moral para enaltecer la Dignidad de todas y todos. Ni más ni menos.

6.- Defendemos el mandato imperativo y explícito de la Soberanía Popular expresado en el plebiscito del 25 de octubre del 2020, para defender y mantener el principio constitucional de 1971 que declara que el pueblo de Chile, a través del Estado, tiene el dominio absoluto, exclusivo, inalienable e imprescriptible de todos los recursos minerales y yacimientos de Cobre, Litio y el Oro, entre otros; la misma forma de dominio sobre los recursos del Mar y todos los recursos vivos y no vivos de la Zona Económica adyacente.

También, que en virtud del derecho de propiedad de todas las minas por parte del Estado se debe nacionalizar todas las Empresas de la Gran Minería del Cobre, del Litio y del Oro. Las indemnizaciones por la nacionalización de estas empresas solo considerará las instalaciones existentes porque los yacimientos son inalienables del Estado de Chile desde 1971 hasta hoy, situación pre existente a toda inversión extranjera en la minería.

7.- En relación a las aguas territoriales, como lo señala la Reforma Constitucional de 1967, se reserva el dominio nacional de uso público de todas las aguas existentes en el territorio nacional y, en consecuencia, se expropiarán para incorporarlas a dicho dominio todas aquellas aguas de propiedad particular. Estas serán indemnizadas cuando se compruebe que no existió dolo en su asignación ni daño en contra del patrimonio acuífero chileno; los mismos principios se aplicarán sobre los recursos forestales, madereros y de bosque nativo. Por principio constitucional su eventual uso por particulares será regulado y necesitará confirmar la sustentabilidad de los entornos y el consentimiento de las Comunidades.

8.- Estos 50 años de luchas desde la Izquierda, en especial  estos últimos 3 años, en que el Pueblo postergado ha sido el único perjudicado, con asesinatos, mutilaciones y cárcel por montajes. La clase dominante se ha vuelto hacia el matonaje constitucional impulsando propuestas constitucionales que cierran la puerta a los cambios anhelados por el pueblo, pero que profundizan del neoliberalismo, como lo es la imposición de las elites con la firma y depósito del TPP-11  que hipoteca también nuestra soberanía. Ahora estamos en presencia del infame y aberrante Acuerdo Constitucional, a todas luces es un Golpe de Estado Constitucional. No podemos quedarnos sin respuesta, necesitamos la unión y la correlación de fuerzas necesarias para de una vez por todas comenzar a cambiar Chile.

9.- Extendemos esta invitación y llamado a todas las fuerzas sociales populares, pobladores, mujeres, estudiantes; colectivos de género, de diversidad sexual, pueblos originarios, organizaciones estudiantiles,, agrupaciones de DDHH, Sindicatos, Asambleas Territoriales, fuerzas políticas, Cabildos, organizaciones sociales todas.

A organizarnos, unirnos y fortalecer el poder soberano originario de los pueblos en la lucha por una Asamblea Constituyente Soberana.

Sin más que agregar, les dejamos invitados a reunirnos el próximo sábado 7 de Enero en Santiago de Chile, a una reunión ampliada con el único fin de empezar a consolidar la tan deseada y necesaria unidad.

Reencuentro Social por la Soberanía de los Pueblos

SANTIAGO DE CHILE, Diciembre 202

Artículo anteriorDetenida ex candidata del PDG de Parisi por tráfico de migrantes venezolanos en el norte del país
Artículo siguienteOccidente une sus ramas políticas tras la hegemonía

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.