Inicio Internacional Qatar accedió al fondo para sobornos de Marruecos en Bruselas, que alimentaba...

Qatar accedió al fondo para sobornos de Marruecos en Bruselas, que alimentaba una red de eurodiputados corruptos. Por Martín Jay

330
0

Qatar accedió al fondo para sobornos de Marruecos en Bruselas, que alimentaba una red de eurodiputados corruptos.

La verdadera historia de la corrupción en el Parlamento Europeo no son los tres eurodiputados que se llevaron el dinero, sino cómo los otros 702 eurodiputados querrán ahora impedir que se lleve a cabo cualquier investigación interna real, todo simplemente para salvar sus puestos de trabajo y preservar sus cómodos estilos de vida.

Por Martín Jay*

¿Hasta qué punto afecta el escándalo del dinero por blanqueo a las actuales reclamaciones de Marruecos sobre el Sáhara Occidental, tanto en la ONU como en la UE?

Después de que el polvo está empezando a asentarse en el mayor escándalo de corrupción que la UE ha tenido nunca, parece que no fue creado por Qatar, sino por Marruecos, que tenía una red de eurodiputados corruptos en los libros desde casi 20 años. Pero, ¿quién más recibió el servicio de blanqueo?

El asunto ha sacudido los cimientos y las altas esferas de la élite de la UE en Bruselas. Pero el caso de corrupción de Eva Kaili, que hasta ahora ha encarcelado a tres eurodiputados, no es exactamente lo que parece. Aunque sería deseable culpar a los ricos qataríes que se pasean por Bruselas con maletas llenas de dinero, las recientes investigaciones de las autoridades belgas han desvelado que un ministro qatarí vino a Bruselas recientemente y sólo tuvo que acudir a una “ventanilla única”: una cábala de eurodiputados ávidos de dinero que habían estado en nómina de Marruecos durante al menos 15 años para blanquear el historial de derechos humanos del reino y conseguir el mejor acuerdo para el Sáhara Occidental en términos de acuerdos comerciales y estatus.

Este grupo de eurodiputados corruptos había estado recibiendo dinero en efectivo y regalos durante al menos 15 años y eran bien conocidos en el circuito de Bruselas por sus servicios de “pago por uso” dentro del Parlamento Europeo, cuya Comisión de Asuntos Exteriores -una vez considerada prestigiosa y ciertamente importante en el circuito de la UE- ha quedado ahora en ruinas.

Durante décadas, Marruecos tuvo vía libre en Bruselas. Nunca se planteó la cuestión de la soberanía del Sáhara Occidental anexionado. Los derechos de los ciudadanos de esta región en disputa nunca se pusieron en el punto de mira, mientras que el propio territorio se beneficiaba de un acuerdo comercial de la UE que abarcaba el pescado y los minerales, por nombrar sólo algunos. Incluso el historial general de Marruecos en materia de derechos humanos dentro de su propio país se ha pasado por alto durante tanto tiempo como la UE lo consideró en su día el niño mimado de la región MENA por sus reformas en materia de derechos de la mujer, por ejemplo.

El encubrimiento en general vino del Parlamento Europeo, que las demás instituciones de la UE, hasta cierto punto, tuvieron que respetar (aunque los tribunales de la UE se negaron en última instancia a aceptar que el Sáhara Occidental pudiera o debiera incluirse con Marruecos en términos de beneficiarse de un acuerdo comercial con la UE).

Así que ahora surgen tres preguntas clave que la prensa marroquí, defensora incondicional de la autocensura, seguramente no se planteará. ¿En qué medida afecta el escándalo del dinero por blanqueo a las actuales reivindicaciones de Marruecos sobre el Sáhara Occidental, tanto en la ONU como en la UE? En segundo lugar, ¿empezará ahora la UE a mirar a Marruecos sin gafas de color rosa y a examinar la multitud de detenciones de cualquiera que cuestione las decisiones tomadas a alto nivel -desde periodistas acusados de cargos falsos en la cárcel hasta ex ministros que se han atrevido a criticar la forma en que el gobierno y la poderosa élite empresarial dirigen el país- y a actuar en consecuencia?

Y por último, quizás lo más importante, está el poco edificante tema de quién más se ha beneficiado de estos sucios eurodiputados y de sus servicios. Cualquiera que siga los patéticos intentos de la UE de actuar como actor mundial con una hegemonía de cartón piedra que conjura hilarantemente para los países del Sur Global en particular, se hará la pregunta obvia sobre Israel. La abismal deshumanización de los derechos de los palestinos que cada día vemos en las redes sociales cómo los israelíes les roban sus tierras, les arrancan los olivos o, en muchos casos, destruyen sus casas, y lo hacen a sabiendas de que Occidente y, en particular, la propia UE, no pondrán el grito en el cielo. Cuando hace poco un palestino de Cisjordania fue abatido a quemarropa por un agente de seguridad israelí que estaba forcejeando con él, el hecho no trascendió a los medios de comunicación y, desde luego, no provocó ninguna conmoción entre los eurodiputados. ¿Cómo es posible, cabe preguntarse, en una institución cuya razón de ser es proteger los derechos humanos tanto dentro de la UE como con aquellos con los que interactúa y comercia?

La última vez que la UE amagó siquiera con amenazar a Israel por sus atrocidades contra los derechos humanos fue en 2014, cuando una Federica Mogherini un tanto idealista y “arabista” entró en funciones y durante unas semanas sugirió que la UE debería imponer un sistema de etiquetado para los productos fabricados en la Palestina ocupada que llegaran a los supermercados europeos. La idea se esfumó rápidamente, en pocas semanas, y nunca más se supo de ella. Teniendo en cuenta lo que sabemos sobre la red marroquí de eurodiputados en nómina de los sobornos, por no mencionar la fecha de la propuesta de Mogherini, ¿es inconcebible que estos mismos parlamentarios estuvieran recibiendo dinero en efectivo para presionar a sus colegas en las comisiones para que dieran un respiro a Israel? El silencio ensordecedor y espeluznante de la UE sobre el genocidio diario de los palestinos por parte de Israel es preocupante, pero ahora que sabemos cómo funciona el Parlamento Europeo cuando se trata de las atrocidades cometidas por los países de la región de Oriente Medio y Norte de África -y cómo son eliminadas del plan de estudios- no es de extrañar que la brutalidad del régimen israelí se haya intensificado. Sin embargo, la verdadera historia de la corrupción en el Parlamento Europeo no son los tres eurodiputados que se llevaron el dinero, sino cómo los otros 702 eurodiputados querrán ahora impedir que se lleve a cabo cualquier investigación interna real, todo simplemente para salvar sus puestos de trabajo y preservar sus cómodos estilos de vida.


*Martín Jay es un periodista británico afincado en Marruecos, donde es corresponsal de The Daily Mail (Reino Unido).

Publicado en Infosurglobal que cita como fuentes Strategic Culture, traducido y La Pluma.net

28 diciembre, 2022

Artículo anteriorSolidaridad frente a Cancillería con el pueblo peruano
Artículo siguiente¿Hasta cuándo? Por Sergio Rodríguez Gelfenstein

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.