Inicio Historia y Teoria Primavera Árabe de 2011: levantamientos revolucionarios arrasaron Oriente Medio

Primavera Árabe de 2011: levantamientos revolucionarios arrasaron Oriente Medio

171
0

Imagen: Plaza Tahrir, El Cairo, durante la ‘Primavera Árabe’ (Foto: Wikimedia Commons)

6 de diciembre de 2023 David Johnson, Comité por una Internacional de Trabajadores CIT

La catastrófica situación en Gaza sigue a años de acontecimientos sombríos en todo el Medio Oriente. Hace apenas 13 años era posible un resultado muy diferente. La “Primavera Árabe” podría haber encaminado a la región por un rumbo diferente, poniendo fin a la pobreza, la guerra y la desesperación.

Se produjeron levantamientos masivos en Oriente Medio y el norte de África, que derrocaron a dictadores de larga data en Túnez, Egipto, Libia y Yemen. Las temibles fuerzas de seguridad no pudieron salvarlos. En Siria, el presidente Assad sobrevivió fomentando divisiones sectarias y con el respaldo militar de Rusia e Irán. También se produjeron protestas masivas en Marruecos, Argelia, Líbano, Jordania, Irak, Bahréin, Kuwait, Omán, Sudán e Israel.

Sin embargo, a pesar de estos movimientos, las clases dominantes sobrevivieron, reemplazando a algunos dictadores envejecidos pero sin perder su control sobre la economía. Continúa la explotación de la clase trabajadora y de los pobres con fines de lucro. Persisten la pobreza, la falta de servicios públicos decentes, derechos democráticos mínimos y ahora la guerra.

¿Se podría haber logrado una federación socialista de Medio Oriente? ¿Qué lecciones se pueden extraer para la lucha futura? David Johnson recuerda algunos de estos eventos

El 17 de diciembre de 2010, las autoridades confiscaron el carrito, la báscula y los productos de Mohamed Bouazizi, vendedor ambulante de verduras tunecino de 26 años, y lo golpearon públicamente.

Endeudado después de comprar los productos de ese día, sin dinero para sobornar a los funcionarios y con una familia que dependía de sus ganancias, desesperado se paró frente al ayuntamiento gritando: “¿Cómo esperan que me gane la vida?” y se prendió fuego.

Las protestas comenzaron en su ciudad a las pocas horas. Con un 30% de desempleo, pobreza, corrupción y opresión policial, miles de personas se identificaron con la difícil situación de Bouazizi.

Murió casi tres semanas después, cuando las protestas habían aumentado y se habían extendido por todo el país. Todos los trabajadores y los pobres de Túnez sufrieron durante la dictadura del presidente Zine el-Abidine Ben Ali, en el poder desde 1987.

A pesar de las leyes represivas y de los disparos de la policía contra los manifestantes, el 14 de enero la posición de Ben Ali se había vuelto insostenible. Con otros miembros de la corrupta y fabulosamente rica familia Trabelsi, huyó del país.

Los medios de comunicación estatales y privados censuraron las noticias, pero estos acontecimientos se transmitieron por televisión vía satélite. La caída de Ben Ali electrizó a los trabajadores y jóvenes de toda la región. Ellos también se identificaron con Bouazizi, que también sufría bajo regímenes autoritarios que protegían a las elites gobernantes.

Estos regímenes, a su vez, estaban respaldados financieramente y con suministros militares por parte de Estados Unidos y otras potencias imperialistas. Los gobiernos “democráticos” felizmente hicieron la vista gorda ante la brutalidad policial, la justicia falsa, la tortura y las elecciones fraudulentas a cambio de la protección de sus intereses financieros en la región.

Represión histórica
El presidente Hosni Mubarak, anteriormente comandante de la Fuerza Aérea, había gobernado Egipto desde 1981. Durante todo ese tiempo se mantuvo en vigor una “Ley de Emergencia” que otorgaba poderes ampliados a la policía, suspendía los derechos constitucionales y legalizaba la censura. Se prohibió la actividad política de la oposición. Se prohibieron las reuniones de más de cinco personas. Se permitieron la detención indefinida sin juicio y los juicios civiles ante tribunales militares.

A pesar de estas duras restricciones, las protestas y huelgas no pudieron frenarse para siempre. En 2000, después de que estalló la segunda intifada (levantamiento) palestina, estallaron marchas y manifestaciones en Egipto. Los manifestantes corearon consignas como “No te hemos olvidado, Palestina; ¡Nosotros también estamos ocupados!

Egipto fue el mayor receptor de armas estadounidenses en Medio Oriente después de Israel. Cuando Estados Unidos y Gran Bretaña (bajo el “Nuevo Laborismo”) invadieron Irak en 2003, Mubarak apoyó obedientemente a sus partidarios de Washington. 40.000 manifestantes se manifestaron y ocuparon la plaza Tahrir de El Cairo durante diez horas. Los enfrentamientos con la policía continuaron al día siguiente. Por primera vez se escucharon en las calles cánticos contra Mubarak.

Un grupo de activistas de estas manifestaciones comenzaron a organizarse juntos, en su mayoría estudiantes y activistas de izquierda. Su campaña, “Kifaya” (Basta), desafió valientemente la represión policial con protestas que exigían la abolición de la Ley de Emergencia y plenos derechos democráticos.

Sin embargo, como en su mayoría no abordaron cuestiones como los bajos salarios, las malas escuelas, los servicios de salud y la vivienda, obtuvieron poco apoyo activo de la clase trabajadora en general. Pero su audacia y determinación ayudaron a aumentar la confianza de los trabajadores para luchar.

El hijo de Mubarak, Gamal, un banquero de inversiones formado en Estados Unidos y incorporado al gabinete de su padre, impulsó un programa de privatización. Los nuevos propietarios atacaron los términos y condiciones de larga data de los trabajadores. A partir de 2004, las huelgas crecieron en número y militancia.

Además de otros obstáculos, los trabajadores tuvieron que luchar contra los dirigentes sindicales. La Federación Egipcia de Sindicatos era, en efecto, otra rama del Estado represivo. Sus líderes fueron designados por el Estado, vigilando a sus miembros en lugar de luchar por ellos. Sin embargo, tenía cuatro millones de miembros en industrias clave.

En 2006 estalló una huelga en Mahalla al-Kubra, la fábrica más grande de Oriente Medio. 3.000 trabajadoras comenzaron la acción, marchando alrededor del enorme sitio gritando: “¡Aquí están las mujeres! ¿Dónde están los hombres? A ellos se unió el resto de los 27.000 trabajadores, exigiendo una bonificación de dos meses de salario. Después de cinco días se conformaron con un bono de 45 días.

La victoria aumentó aún más la confianza de los trabajadores. Dos millones de trabajadores participaron en 3.000 huelgas y acciones industriales entre 2004 y 2010, el mayor movimiento obrero en Oriente Medio en décadas.

La acción colectiva más grande de este movimiento fue la huelga de 2007 de 55.000 recaudadores de impuestos sobre bienes raíces (propiedad). Después de tres meses de huelgas y una sentada de 13 días frente al Ministerio de Finanzas, en la que participaron 5.000 trabajadores por día, consiguieron un tremendo aumento salarial del 325%. Estos trabajadores formaron el primer sindicato independiente de Egipto.

Los trabajadores de Mahalla se prepararon para una nueva huelga el 6 de abril de 2008 exigiendo, entre otras cosas, un gran aumento del salario mínimo nacional. La huelga fue bloqueada por una intensa vigilancia policial en la fábrica, pero esa misma noche hubo una batalla campal entre 40.000 residentes (en una ciudad de 500.000 habitantes) y las fuerzas de seguridad. La policía utilizó disparos mientras los carteles de Mubarak eran arrancados y destruidos, como se repitió a escala nacional en 2011.

El primer ministro fue a la fábrica al día siguiente, habló en una reunión multitudinaria y anunció una bonificación salarial de 30 días. El régimen zigzagueó entre la represión y las concesiones, tratando de apagar las llamas que empezaban a amenazar su existencia continua.

Sin un partido de los trabajadores, el vacío político fue llenado en parte por los Hermanos Musulmanes. La oposición al régimen más antigua y mejor organizada de Egipto había conseguido apoyo a lo largo de muchos años proporcionando servicios sociales y llenando algunos vacíos (muy grandes) en el sistema de bienestar. A pesar de la ilegalidad, los líderes de la Hermandad evitaron en gran medida la represión policial evitando cuestiones económicas o enfrentándose directamente al régimen.

Los precios de los alimentos y las bebidas aumentaron un 21% en el año transcurrido hasta marzo de 2010. Las huelgas, las sentadas y las manifestaciones se convirtieron en algo cotidiano. Las trabajadoras (ahora el 40% de la fuerza laboral) a menudo desempeñaron un papel destacado. Una serie de victorias importantes consiguieron salarios no pagados y aumentos salariales.

Después del brutal asesinato de Khaled Saeid, de 28 años, sacado a rastras de un cibercafé por la policía mientras publicaba mensajes sobre la corrupción policial en junio de 2010, 5.000 trabajadores y jóvenes marcharon en Alejandría. La matonería estatal enfurecía, en lugar de intimidar como lo había hecho durante décadas.

Mas protestas
Tras los tumultuosos acontecimientos que terminaron con la caída de Ben Ali en Túnez, varias campañas egipcias convocaron manifestaciones el 25 de enero de 2011, iniciando los acontecimientos que condujeron a la caída de Mubarak.

15.000 personas se manifestaron en El Cairo, y alrededor de 25.000 asistieron al menos a otras ocho protestas. Estos no se dispersaron al cabo de unas horas como de costumbre, sino que crecieron hasta bien entrada la noche, resistiendo los gases lacrimógenos de la policía, los cañones de agua, las cargas con porras y las balas de goma.

Cada día se reunían más personas, ocupando plazas de ciudades de todo el país. En lugar de unos pocos cientos de valientes manifestantes que corrían para refugiarse de los ataques policiales, como en el pasado, miles estaban atacando heroicamente a la policía. Como una rata acorralada, el régimen se volvió aún más cruel. Al menos 846 personas murieron y muchas más resultaron heridas por armas de la policía durante los 18 días siguientes.

La mayoría de los rangos de las fuerzas armadas eran reclutas de origen pobre. Los altos oficiales del ejército no podían confiar en ellos para disparar contra las grandes multitudes. Se hicieron llamamientos a los soldados para que apoyaran a los manifestantes contra la policía, pero no fueron llamamientos claros para romper con los altos oficiales del ejército, organizar un sindicato de soldados para poner fin a los bajos salarios, elegir oficiales y unirse a los trabajadores para construir una nueva sociedad socialista.

Muchos trabajadores participaron, aunque en su mayoría no estuvieron presentes como bloques organizados desde sus lugares de trabajo. Las huelgas comenzaron a desarrollarse. Temiendo que el movimiento pudiera dar lugar a que los trabajadores tomaran el control de sus lugares de trabajo, la clase dominante se dividió entre Mubarak y aquellos que temían que todo su sistema fuera barrido si no lo abandonaban.

Las capas medias de la sociedad se habían movido decisivamente contra su régimen, uniéndose a los trabajadores que comenzaban a poner su sello de clase en estos poderosos acontecimientos. La temible maquinaria estatal no pudo reprimir esta situación revolucionaria.

Se fueron planteando preguntas concretas a medida que se desarrollaba la revolución; sin embargo, no había ninguna organización política que propusiera claramente lo que había que hacer para sentar las bases de una victoria segura.

Ni la clase capitalista ni la clase trabajadora tenían el control total. Las masas ocuparon la plaza Tahrir. Pero el Estado todavía controlaba las oficinas gubernamentales, el Banco de Egipto, la Bolsa de Valores, las oficinas centrales de radiodifusión y otros edificios clave cercanos.

Un partido revolucionario habría abogado por que estos fueran asumidos, con el desarrollo urgente de comités democráticos en los lugares de trabajo y en los vecindarios. Estos podrían haberse unido para convertirse en un gobierno de representantes de los trabajadores, los pequeños agricultores y los pobres.

Eso podría haber garantizado los derechos democráticos y organizado un parlamento real, una asamblea constituyente revolucionaria, para decidir el futuro de Egipto. Una mayoría de trabajadores, pequeños agricultores y gente pobre podría haber implementado un programa socialista democrático. La nacionalización de las cimas dominantes de la economía bajo el control y la gestión democrática de los trabajadores, permitiendo la elaboración de un plan socialista, habría cambiado el sistema.

¿En el lugar de Mubarak?
Después de que Mubarak fuera obligado a dimitir el 11 de febrero, altos oficiales de las fuerzas armadas se aferraron al control del gobierno en ausencia de una alternativa revolucionaria. El CIT distribuyó un folleto en Egipto describiendo los pasos concretos necesarios para asegurar la victoria de la revolución (ver “Egipto: Folleto del CIT distribuido en Egipto después del 12 de febrero”).

Ya en marzo de 2011, una ley, la primera de una serie de medidas antisindicales, limitó el derecho de huelga y en junio de 2011 se intentó prohibir las huelgas. Pero la fuerza del movimiento obrero en esa etapa significó que esto no pudiera implementarse. Continuaron las huelgas y manifestaciones.

Quienes habían estado más involucrados en las luchas anteriores a 2011 pusieron mucho esfuerzo en la lucha por una constitución democrática y elecciones libres. Estas demandas democráticas debían vincularse a un programa más amplio para abordar cuestiones como los bajos salarios y la falta de servicios públicos.

Y para millones de personas que sobrevivieron como jornaleros o comerciantes ambulantes, la inestabilidad constante interrumpió sus oportunidades de ganar lo suficiente para mantener a sus familias cada día. El cansancio con la revolución, que no había producido cambios reales y duraderos, estaba empezando a crecer.

En 2012 se celebraron elecciones para un nuevo presidente, y ganó Mohamed Morsi, de los Hermanos Musulmanes, aunque con sólo el 25% de los votos en la primera vuelta (con una participación del 46%) y el 52% de los votos en la segunda vuelta (con una participación del 52%).

Rápidamente quedó claro para una gran mayoría que nada estaba mejorando (excepto las perspectivas laborales para los miembros de los Hermanos Musulmanes). En doce meses, una petición para derrocarlo reunió 22 millones de firmas, seguida de manifestaciones de hasta 17 millones, incluso más de las que se manifestaron contra Mubarak.

Pero todavía no había un partido de trabajadores arraigado en los lugares de trabajo, con un programa socialista para satisfacer las necesidades de todos los trabajadores, los pobres y las clases medias, y con un liderazgo que entendiera las tareas requeridas por los trabajadores para tomar el poder y transformar la sociedad.

Presidente Sisi
Una vez más, las fuerzas armadas llenaron el vacío. Los militares arrestaron a Morsi en julio de 2013, designaron a un presidente interino y rápidamente actuaron para aplastar a la Hermandad. Cientos de sus integrantes fueron masacrados mientras ocupaban plazas públicas, tildados de “terroristas”.

Sin embargo, el líder de la Federación de Sindicatos Independientes fue nombrado Ministro de Trabajo en el nuevo gobierno militar, a pesar de la importante oposición dentro de la Federación. De ese modo aceptó la responsabilidad de sus acciones, hasta que fue destituido cuando el general Abdel Fattah el-Sisi asumió la presidencia en marzo de 2014. Y no pasó mucho tiempo antes de que los huelguistas también fueran arrestados y acusados de “terroristas”. En 2015 se criminalizó a los huelguistas en los servicios públicos. Los derechos democráticos se han vuelto aún más restringidos que bajo Mubarak.

Sisi intentó reactivar la debilitada economía con megaproyectos de construcción como la ampliación del Canal de Suez y la construcción de una nueva capital. Pero Covid golpeó la industria turística. Las devaluaciones y luego la guerra de Ucrania hicieron subir los precios de los alimentos. Todos, excepto los más ricos, se han visto afectados por el aumento de la inflación.

El gobierno de Egipto está enormemente endeudado y ha necesitado cuatro préstamos de rescate del Fondo Monetario Internacional con condiciones estrictas: recortar el gasto estatal en subsidios a alimentos y combustibles esenciales y privatizar muchas empresas de propiedad militar.

El apoyo popular a Sisi se está hundiendo rápidamente, y su apoyo por parte de los altos oficiales de las fuerzas armadas podría verse amenazado si pierden sus bien remunerados puestos de jubilación en empresas de propiedad militar. Estaba previsto que se celebraran elecciones presidenciales en la primavera de 2024, pero las adelantó al 10 y 12 de diciembre de 2023, con la intención de terminarlas antes de hacer más recortes.

No es que le preocupe el resultado. A un candidato con dos millones de seguidores en Facebook y un programa que parecía ofrecer un respiro a la caída del nivel de vida se le impidió presentarse, y ahora se le acusa de violar la ley electoral. Los otros tres candidatos restantes no representan una amenaza seria para Sisi.

Pero cinco días después de anunciar las elecciones anticipadas, estalló la guerra en Gaza. Ciertamente esto no era lo que Sisi quería. Ha continuado con los acuerdos de Mubarak con el gobierno israelí, incluida la venta de gas y la restricción del cruce de Rafah entre Egipto y Gaza.

Para aliviar la creciente presión a favor de la solidaridad palestina, el 20 de octubre se organizó oficialmente una manifestación en apoyo de la condena de la guerra por parte de Sisi. Se colocaron autobuses para los empleados del gobierno y los sindicatos estatales también organizaron a sus miembros para que asistieran.

Sin embargo, cientos de personas marcharon hacia la plaza Tahrir, rompiendo los cordones policiales. Se coreaba “Pan, libertad, justicia social” –el lema del levantamiento de 2011– junto con consignas de solidaridad con Palestina. No se han permitido más manifestaciones.

El movimiento que finalmente derribó a Mubarak demostró que la represión por sí sola no salvará a un régimen que apoya a los ricos mientras el resto sufre. Pero es necesario explicar y construir una alternativa socialista. Esto necesita un partido basado en la clase trabajadora, con miembros en todos los lugares de trabajo, universidades y zonas de vivienda clave.

Todas las condiciones para un Egipto y Túnez socialistas estaban presentes en 2011, excepto la existencia de esos partidos revolucionarios. Si la clase trabajadora hubiera logrado ganar poder, el resto de Medio Oriente y el Norte de África podrían haberlo seguido, incluida la clase trabajadora israelí. La pesadilla que ahora está teniendo lugar podría haberse evitado. Es necesario tomar medidas ahora para construir esos partidos, en preparación para futuros levantamientos y oportunidades revolucionarias que se desarrollarán en Medio Oriente y en todo el mundo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.