Inicio internacional ¿Por qué ha dejado de interesar a Trump el acuerdo comercial con...

¿Por qué ha dejado de interesar a Trump el acuerdo comercial con China?

49
0
Compartir

SPUTNIK

El acuerdo comercial alcanzado entre EEUU y China está pasando a un segundo plano para Trump, declaró el asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow.

Tras meses de esfuerzos constantes por conseguir un buen pacto que garantizara los intereses estadounidenses, ahora todo parece haber quedado en agua de borrajas. Y es que Trump ahora mismo tiene otras preocupaciones en mente.

La administración de Trump ha dado desde el principio un lugar prioritario en su agenda a la consecución, a través de la presión, de un pacto comercial con China que resultara lo más beneficioso posible para la economía estadounidense.

La primera fase del acuerdo contemplaba una mayor importación china de bienes de EEUU a cambio del levantamiento de parte de este de algunos de los aranceles aduaneros para China. El acuerdo detallaba que las negociaciones sobre la segunda fase deberían realizarse dependiendo del cumplimiento que realizaran las partes de la primera etapa del mismo.

Ahora, con la situación anómala que está provocando la pandemia de coronavirus, algunos expertos estadounidenses se han mostrado preocupados por la posibilidad de que China no pueda cumplir con sus promesas de adquisición de productos de EEUU.

El país asiático es consciente de las dificultades que enfrenta, pero su compromiso con el acuerdo es férreo, tanto que en el informe anual del primer ministro chino Li Keqiang se otorga al tratamiento de este punto una sección independiente.

Lo cierto es que China está cumpliendo con creces el acuerdo en lo referente a la alimentación, pero la gran caída del precio del petróleo en los últimos meses ha provocado que el gigante asiático no pueda comprar a EEUU la cantidad del petróleo estipulada por los precios, puesto que ello supondría una adquisición de tres millones de barriles diarios de petróleo.

A modo de referencia, esta es la cantidad total producida por el país norteamericano cada día, por lo cual sería imposible comprar semejantes cantidades del crudo incluso sin una pandemia en curso.  

China tampoco está dando la talla en lo que respecta al gas natural licuado que debía comprar al socio norteamericano, por lo que las exportaciones de Washington a Pekín han perdido un volumen de hasta 21.200 millones de dólares en el primer trimestre respecto a lo esperado, según los datos de S&P Global Market Intelligence.

Una misión urgente

En cualquier caso, es curioso que un acuerdo que Trump consideraba antes tan necesario ahora sea calificado por su consejero económico como algo secundario. ¿Qué ha cambiado para que se produzca un giro tan drástico? El director del centro de investigaciones internacionales de la Universidad Renmin de China, Wang Yiwei, cree que todo se entiende mejor si se pone la vista en las próximas elecciones presidenciales.

EEUU es el país más afectado del mundo por el coronavirus, con cifras de infectados que se van acercando a los dos millones y más de 100.000 fallecidos. Esta crisis ha provocado y va a provocar un desastre económico y social, con cifras de paro que pueden alcanzar el 25% y una caída general de la economía de entre el 20 y el 30%, según previsiones de la Reserva Federal.
“Trump es muy inconstante e impredecible, es un tradicional hortera y politicón. Este cambio de posición de Trump se debe a los problemas económicos internos. Además, la guerra comercial con China no solo no ha dado los resultados que Trump esperaba en cuanto a recuperación de industrias y reducción de los desequilibrios comerciales, sino que ha agravado los problemas existentes. Y por tanto, EEUU está a la deriva”, asegura Yiwei.

La popularidad de Trump está cayendo. Recuperar la confianza de los estadounidenses tras promesas de mejorar la situación interna del país es ciertamente complicado en estas condiciones. “Por eso Trump tiene una misión urgente: echar la culpa a otro para salvar sus estadísticas de popularidad y crear nuevos temas de discusión”, según el experto chino.

Esos temas de discusión están siendo buscados fuera de las fronteras estadounidenses, de manera que las amenazas a otros países o las acusaciones a China de ser la culpable de la propagación del virus hagan más ruido que los problemas socioeconómicos que están atravesando las familias en sus casas. Pero la credibilidad de todo esto se está viendo cada vez más afectada.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.