Open top menu
PIÑERA CAE ANTE PROYECTO DE 40 HORAS: QUE LA CONVOCATORIA A PROTESTAR EL 5 DE SEPTIEMBRE PREPARE EL CAMINO A UN GRAN PARO NACIONAL

PIÑERA CAE ANTE PROYECTO DE 40 HORAS: QUE LA CONVOCATORIA A PROTESTAR EL 5 DE SEPTIEMBRE PREPARE EL CAMINO A UN GRAN PARO NACIONAL

por Gustavo Burgos

La batalla por la reducción de la jornada laboral de 45 a 40 horas semanales ha sido perdida, desastrosamente hasta ahora, por el Gobierno. Este proyecto de ley se ha hecho indestructible por contener una reivindicación ampliamente apoyada socialmente, lo que le ha permitido articular un amplio frente contra Piñera desde el PC, Frente Amplio llegando incluso hasta el sector RN, afin a Ossandón. 

Sin ir más lejos, hoy Piñera, en la mañana, perdió la oportunidad de sustraerse de esta derrota al declarar a El Mercurio que no se opone a la rebaja de jornada, sino que lo que reprocha del proyecto de Camila Vallejo (también habló del “proyecto del Partido Comunista”) es que perpetúa la rigidez en la jornada. Vale decir, supuestamente, el Gobierno se opondría a las 40 horas en razón de que ellos quieren dar más libertad a los trabajadores flexibilizando la misma jornada. Argumentó, en un pobre ejercicio liberal, que sin flexibilidad “el Estado le está diciendo dónde, cómo y cuándo trabaja”.

La propia Vallejo retrucó que bajo la expresión “flexibilidad” se oculta la precarización, verdadero contenido del proyecto de reforma laboral piñerista.

Desde mayo el Gobierno viene cayendo en las encuestas y su aprobación se encuentra bajo el simbólico 30%. Piñera, en efecto, desde el cambio de Gabinete que precedió a la apertura el año legislativo el 1 de junio, enfrenta un escenario extraordinariamente complejo: aumento de cesantía, contracción del Imacec y pérdida de liderzago frente a la propia burguesía, que le reprocha incapacidad para sacar adelante el saqueo a los bolsillos de los trabajadores, que ellos llaman “reformas modernizadoras” y amenaza a la impunidad del gran capital que ellos laman “certeza jurídica”. El escenario de la escandalosa crisis de ESSAL en Osorno, terminó por poner en entredicho al Gobierno frente a sus propios mandantes: los grupos económicos, la banca y el imperialismo.

A pesar de contar con la, hasta ahora, unanimidad de su sector y de carecer de todo tipo de oposición, La Moneda sigue cuesta abajo. 

No le sirvió el apoyo solícito y vergonzante de la DC, PPD y el PS, con cuyos votos pudo sacar adelante la Ley Corta Antiterrorista, la Reforma Previsional y el TPP11. Tampoco le sirvió el balón de oxígeno propiciado por Bachelet con la forma del Informe de las Naciones Unidas para los DDHH sobre Venezuela. No le sirvió que casi todo el arco político desde la UDI y hasta la mayor parte del Frente Amplio, se cuadraran con un informe hecho a la medida de las necesidades de Trump y su pandilla. De nada le sirvió el apoyo de las instituciones del régimen, porque son estas mismas parte de la crisis.

Desde las filas del PC, repiten insistentemente que el proyecto de las 40 horas es transversal y que allí radicaría su fuerza. Se nos trata de presentar que el apoyo de los parlamentarios pinochetistas, de los democratacristianos y otros jurados enemigos de los trabajadores, serían la garantía de la fortaleza política de este proyecto. Se equivocan. 

La amplitud en la convocatoria de este proyecto, como se ha explicado, es el resultado de la crisis y la incapacidad del Gobierno de resolver los problemas políticos que se le presentan. Incapacidad para aplastar a los trabajadores e incapacidad par materializar el saqueo que le demandan en Casa Piedra, la CPC, la SNA y la SOFOFA. Este hundimiento político es el que explica este amplio arco pro jornada de 40 horas. Sectores de la propia burguesía se dan cuenta de que es necesario retroceder y hacer concesiones. Por lo mismo es el momento de salir adelante, tomar la iniciativa, ganar las calles y atacar al Gobierno de los patrones y explotadores. 

La división circunstancial del frente burgués debe ser aprovechada por los trabajadores y tal ventaja debe expresarse como lucha de clases, como movilización.

Durante este año lo distintivo ha sido la explosividad del movimiento de trabajadores, era algo que anunciaron los Portuarios de Valparaíso en noviembre/diciembre del 2018. 

El 8 de Marzo feminista fue un poderoso punto de partida, decenas de miles -400.000 sólo en Santiago- de trabajadoras y trabajadores salieron a la calle levantando las históricas reivindicaciones de la mujer trabajadora y el pliego feminista. Codelco fue a huelga y a pesar de que el movimiento fue contenido por la burocracia sindical logró quebrar la mano al Gobierno. El Paro de los Profesores, 50 días de paralización nacional, fueron una contundente expresión de fuerza de las bases docentes que, con todas sus limitaciones y a pulso de lucha asamblearia, lograron arrinconar a la Ministra Cubillos y arrancarle concesiones allí donde dijeron desde el primer momento que no cederían en nada. La huelga nacional de Walmart, que enfrentó a una multinacional conocida mundialmente por su brutalidad anti sindical, terminó por marcar el signo del período y ese signo es el del avance de los trabajadores.

En este contexto la convocatoria a Protesta Nacional el próximo 5 de septiembre, debe tener como principal bandera la reivindicación de la Jornada Laboral de 40 horas. No será en el hemiciclo parlamentario donde se resolverá la viabilidad de este proyecto. Sabemos que en los pasillos del Congreso, La Moneda y el Tribunal Constitucional, se conspira en contra de los trabajadores y de la inmensa mayoría nacional.

Será en las calles, dependerá de la capacidad de las organizaciones de trabajadores, en primer lugar de la CUT, Coordinadora No+AFP y demás convocantes a la protesta contra Piñera, de poner las reivindicaciones obreras en primer lugar. 

La reivindicación de jornada es una reivindicación económica, pero también política. Los trabajadores tendremos más tiempo para vivir, para organizarnos y para movilizarnos. No se trata de que nos manden a la casa como pretende piadosamente Piñera. SIGA LEYENDO

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: