Inicio internacional Perú – UNA APUESTA A PERDEDOR

Perú – UNA APUESTA A PERDEDOR

96
0
Compartir

por Carlos Bernales, Perú.

Con cierta esperanza, había quienes pensábamos que el triunfo electoral del profesor Castillo abriría un debate en el que el marxismo, como ciencia que es, tendría un rol preponderante en el análisis de lo presente aunque sin estacionarse en la interpretación, pues sabemos que el “quid de la cuestión” para Marx era deslindar con los intérpretes porque de lo que se trata es de cambiar el mundo.

Desafortunadamente no es así. El reciente artículo de Alberto Gálvez Olaechea, so pretexto de una unidad que, con toda seguridad ni él mismo cree posible hoy, solo está escrito para hacer leña de un árbol caído. Pensar que el autor, hace años, pensaba que “la lucha electoral, la democracia, era un mecanismo táctico para todos… de acumulación de fuerzas en función del gran objetivo que es la revolución”, hoy en un viraje de 180º, afirma que “el gobierno de Pedro Castillo y el gabinete de Mirtha Vásquez sigue siendo popular y de izquierdas, sigue siendo una apuesta por el cambio” Una apuesta… ¿Pensando en un caballo ganador?

En realidad, el artículo del compañero solo busca aplastar a Vladimir Cerrón, no hay un punto conciliador, menos aun una tendida de mano, por otra parte, se escuda en los epítetos que sus amigos progresistas venían enfilando, tautológicamente, desde antes de la primera vuelta contra el huancaíno, regocijándose cuando se afirmó que no serviría ni para portero, y todo para superar el “roche” que significó al MNP y Verónika Mendoza el mal paso de intentar un frente electoral con Cerrón y Santos. Típico actuar de alguien que no sabe cómo ocultar una vergüenza y enfila contra todo aquello que se lo recuerde.

Sin embargo, el concepto de “apuesta” existe en el marxismo. Lucien Goldman es quien lo describe y nos lo recuerda en reciente entrevista Michael Lowy, donde señala que para el filósofo francés, de origen judío rumano, existe “el concepto de “apuesta” como fundamento del pensamiento y de la acción socialista”.

¿Qué tiene en común el artículo de marras con el marxismo? Nada. Más bien diríamos que corresponde a un pensamiento neo-socialdemócrata, aparecido con el neoliberalismo capitalista. Es decir, un pensamiento muy cercano al de Edward Bernstein y de Karl Kautski, principales dirigentes y teóricos de la II Internacional, quienes sostenían que se podían hacer cambios revolucionarios desde el Estado burgués. Esa era la “apuesta” del reformismo revisionista contra el que enfiló Lenin, pulverizándolo sin piedad.

La actualización de tal apuesta retrata en realidad a una izquierda que dejó atrás la lucha por el socialismo y hoy de tanto retroceder, se asusta al primer grito de la derecha y sale corriendo como emplumada, sin saber que dirección tomar: cococó, no somos comunistas…cococó.

Pero, hablemos de cambio, y entremos en la dialéctica de Marx, es decir, en la praxis de transformar. Para ello respondamos a la pregunta ¿Cuál es el cambio para real y definitivamente resolver los problemas fundamentales de las, los trabajadores y el pueblo peruano?

1- Industrializar el país redefiniendo el objetivo de las transformaciones económicas para beneficio de las mayorías, nacionalizando todas las empresas y poniéndolas bajo el control de los trabajadores

2- Democratizar el país, entregando el poder político a las organizaciones de base de la sociedad peruana que integre mujeres y hombres trabajadores de la ciudad, el campo y pueblos originarios.

3- Liberarnos de todo tipo de alienación colonial, formando una nación pluricultural, plurinacional y respetuosa de la libertad de género.Y eso que con esto nos quedamos cortos ante el programa de Mariátegui que habla de liquidar la propiedad privada de todos los grandes medios de producción, la desaparición de las FFAA, etcétera.

Esta es la verdadera apuesta a lo Gramsci “para superar el pesimismo de la inteligencia oponiéndole el optimismo de la voluntad”. ¿Es Castillo el caballo al que hay que apostar, ahora que está demostrando que ya dio su parada de borrico?

Esto es más cierto que nunca en estos días en que poniendo de relieve tantos años de predominio ideológico del reformismo, los activistas de izquierda han olvidado que el leitmotiv de su existencia es luchar por la revolución socialista y siguen conformándose con el “mal menor”, un esperpento que solo atrae a pequeñoburgueses autocalificados como “progresistas” y cuyo derrotero real es maquillar al capitalismo para dotarlo de “rostro humano”

AGO, en tanto, “apuesta” en que el de Castillo es un “gobierno popular de izquierda”… hasta lo compara con el de Allende. Ojalá que en algún momento nos dé la receta de semejante arroz con mango para saber si es digerible. Si, claro, ya sabemos, que las correlaciones de fuerzas, que las condiciones no están dadas y todas esas engañifas con las que el revisionismo bernsteiniano nos orientó al parlamentarismo. Y es que si se ven las relaciones de fuerza hacia arriba, claro, el Congreso tiene mayoría de derecha, las instituciones, que VM llamó a defender, están en manos de la derecha… bla, bla, bla. ¿Alguna vez los reformista buscaran en las bases sociales las famosas relaciones de fuerza. Recuerdo que en los días en que se luchaba por la proclamación del profe, hasta Aníbal Torres dijo que el pueblo estaba decidido a ir a una guerra civil… qué ha pasado desde entonces, se acabo la bravura progresista?

Por donde se le mire, el profesor Castillo ya no representa hoy ningún cambio, si alguna vez lo representó, lo digo con pesar pues también llegué a pensar de que trataba de un hombre si bien no formado en el marxismo, al menos con valor y energía para ser consecuente con sus propuestas de Nueva Constitución y Nacionalización de recursos naturales… ahora ya sabemos que esas ideas solo estaban en el sombrero.

Nota, hice esta caricatura para otra nota pero como también Hildebrandt merece lo suyo ahí se las comparto.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.