Inicio nacional Opinión – CHILE: En el país del mal menor, el voto por...

Opinión – CHILE: En el país del mal menor, el voto por Gabriel Boric es necesario

166
1
Compartir

Por supuesto que no dan igual los diferentes candidatos presidenciales. En estas elecciones, primero
que nada, tenemos la oportunidad de acabar de sepultar el continuismo del duopolio neoliberal de
estos últimos 30 años.
El duopolio neoliberal constituido por la ex Concertación (DC, PPD, PS, PR, otros) y por la derecha
tradicional (RN, UDI, otros), son las fuerzas políticas defensores a ultranza del modelo neoliberal
heredado de la dictadura de Pinochet y de los pactos de una transición infame. Ellos no solo han
mantenido ese modelo neoliberal, sino que además han sido continuistas, profundizando la
mercantilización de la vida en todos sus aspectos, desarrollando un estado capitalista subsidiario, y
sumando aún más privatizaciones, como por ejemplo la privatización del agua, los puertos y las
carreteras.
Este duopolio neoliberal ha ejercido una alternancia en el poder, el co-gobierno y una gobernabilidad,
que en el pasado se alcanzó mediante una estabilidad política y un pacto social de colaboración de
clases, para posibilitar el paso a un crecimiento macroeconómico con grandes negocios para los ricos
y las multinacionales, generando empleo y una recuperación de la clase media, pero todo ello sobre la
base de enormes desigualdades sociales y ausencia de un sistema real tanto de protección como de
derechos sociales para las clases populares del país.
Después de 30 años, ese régimen neoliberal de estabilidad, ese crecimiento económico y esa vieja
clase política, el llamado “milagro chileno”, se derrumban junto con sus instituciones
antidemocráticas y corruptas, al calor del descrédito más absoluto, y en especial a partir del estallido
social de octubre de 2019, con el grito de «chile despertó» en las calles de todo un país movilizado,
con una rebelión generalizada, y con una verdadera revolución democrática exigiendo una asamblea
constituyente libre y soberana para una nueva constitución democrática, de derechos sociales
universales, de poder popular, y para refundar un otro chile posible.
Dentro de este proceso actual, las elecciones del próximo domingo 21 de noviembre, volverán a ser
noticia con una ciudadanía participativa que una vez más va a castigar electoralmente al duopolio
neoliberal y el continuismo representado con los candidatos Yasna Provoste (DC) y Sebastián Sitchel
(derecha tradicional). Ellos seguramente recibirán una merecida y clara derrota en las urnas, pues
todo indica que no serán votados ni por la juventud radicalizada, ni por los movimientos sociales, ni
por los sectores populares, ni menos aún por los trabajadores.
Pero además de derrotar a dichos candidatos del continuismo, la ciudadanía deberá enfrentar una
nueva amenaza aun mayor, la candidatura de ultraderecha de José Antonio Kast, que surge como el
candidato de la reacción de aquellos sectores de la oligarquía, con las ideas más conservadoras y
fascistas de ataque directo y represión al mundo social y mapuche, para defender sus privilegios ante
las demandas de transformaciones sociales estructurales y profundamente antineoliberales de la
amplia mayoría del país.
El factor Kast sin dudas tendrá un efecto pinza sobre el proletariado chileno que tanto en primera
como segunda vuelta electoral va a salir a repudiar la amenaza encarnada por Kast, como un mal
mayor, votando masivamente por Gabriel Boric para presidente de Chile.
Kast es parte de un nuevo fenómeno mundial de surgimiento de la ultraderecha como resultado de la
radicalización de las luchas de varios pueblos del mundo que salen a defender su derecho a la vida.
Por supuesto que no dan igual los Kast, los Bolsonaro, los Trump, los Abascal con Vox, Los Le Pen, o
los Millei Espert que ahora acaban de aparecer también en Argentina. No se puede dejar pasar a la
ultraderecha en Chile para que Kast sea gobierno con sus ideas para aplastar la nueva revolución
chilena. Por eso es también una obligación necesaria y urgente llamar a repudiar a Kast y todos sus
candidatos del llamado partido republicano en las elecciones de este domingo.
En consecuencia, debemos sumarnos en el llamado a votar por Gabriel Boric tanto en primera como
segunda vuelta, aunque resulte ser el mal menor. El voto a Gabriel Boric, para futuro presidente, debe
llevar la exigencia de que conforme un nuevo gobierno popular con medidas antineoliberales de
verdad, recogiendo todas las demandas sociales del 18 de octubre para refundar Chile. Se debe votar
por Gabriel Boric para derrotar una y mil veces a los candidatos del continuismo del duopolio
neoliberal y como forma de derrotar y repudiar una y mil veces a Kast y la ultraderecha fascistoide,
además de llamar a votar por todos los nuevos candidatos de izquierda antineoliberales a diputados y
senadores, para renovar el congreso, y dar paso a una nueva constitución que debiese resultar
democrática, popular, y por un nuevo modelo de nacionalización de la economía con formas de
control social ciudadano, para avanzar en las transformaciones sociales.

Pero ¿Por qué Gabriel Boric es el Mal Menor?
El gran problema que existe con la candidatura de Gabriel Boric, es que en su programa de gobierno
no recoge ninguno de los cambios estructurales que reclama la ciudadanía a partir del 18 de octubre.
Por ejemplo, fue sorprendente que en el último debate presidencial, Gabriel Boric haya afirmado
incluso, que respecto de su única medida progresiva anunciada, que es una reforma tributaria y el
impuesto a los súper ricos, esta sería implementada de forma gradual en un período de entre 6 a 8
años (!). Sí tenemos en cuenta que su período presidencial es de 4 años, lo que está diciendo es que
dicha medida no será un compromiso hecho realidad dentro de su mandato.
Los datos biográficos de Boric tan difundidos en estos últimos días de campaña, son solo para la
anécdota, y de nada sirven en lo concreto para lo que reclama la ciudadanía. La campaña de Boric no
ha dejado de ser superficial, destacando cosas insulsas, usadas en el pasado por otras campañas
presidenciales en diferentes países, como cuando se hablaba de «la primera presidenta mujer», o “el
primer presidente divorciado», “el primer presidente negro», “el primer obrero que llega a la
presidencia”, o “el primer presidente más joven», o “el presidente nacido en el sur», o “con una pierna
ortopédica”, o “con un ojo pardo y el otro azul”, etc, etc, etc. De nada valen estas campañas en
cuanto al verdadero carácter de clase de un gobierno, es decir, si Gabriel Boric y su coalición
“Apruebo Dignidad”, con el Frente Amplio y el PC, gobernarán para los intereses y privilegios de los
grandes grupos económicos oligárquicos, o para el bien mayor, el bien común, que son los intereses
de las amplias mayorías ciudadanas, con los movimientos sociales emergentes y las y los trabajadores
de Chile.
Gabriel Boric ha desarrollado una campaña electoral mostrándose como el candidato presidencial del
diálogo, definiéndose moderado y responsable, de centroizquierda liberal, y retomando la vieja
política de Patricio Aylwin de los famosos acuerdos conciliadores y el consenso, que permitieron
precisamente el desarrollo de uno de los países más desiguales del mundo.
No debemos olvidar y tener muy presente que Gabriel Boric ya hizo gala con el “Acuerdo por la Paz”,
negociando con el propio presidente Sebastián Piñera, salvando su gobierno criminal, y mostrando
unidad con todo el espectro de la clase política corrupta, lo cual le valió un importante repudio entre
sus propias bases sociales en el Frente Amplio, que protestaron con renuncias y deserciones masivas,
especialmente de la juventud combativa, con quienes aun seguimos exigiendo la libertad de todas y
todos los presos políticos de la revuelta de octubre.
Por último, Gabriel Boric se debe considerar un mal menor, en la medida de que en su programa de
gobierno mantiene las odiadas AFPs, la salud privada, la educación privada, el código laboral de
Pinochet, el poder judicial corrupto, la institución genocida de Carabineros, el extractivismo y por
ende las zonas de sacrificio, las forestales en territorio mapuche, la explotación privada de la gran
minería y los recursos estratégicos, el sistema de depredación en el mar, un estado de carácter
subsidiario, instituciones marcadamente patriarcales, y la permanencia de un modelo económico y
productivo de desarrollo neoliberal, con una matriz primaria limitada a la exportación de materias
primas. A pesar de todo esto, Gabriel Boric promete que será el gobierno de los cambios y de la
creación de un nuevo estado de bienestar, pero son estas evidentes contradicciones las que dejan a
Boric como un mal menor.
Aún así, debemos llamar a votar por Gabriel Boric presidente, pero junto con esto, debemos exigirle
un gobierno y medidas claramente antineoliberales para de verdad refundar un nuevo Chile desde sus
cimientos.

A votar por Gabriel Boric !!!
Pero Exijamos un nuevo gobierno popular antineoliberal, por las demandas del 18 de octubre !!!
Votar Boric presidente, para poner fin al continuismo del duopolio neoliberal de los 30 años !!!
Votar Boric presidente para derrotar a Kast y la ultraderecha fascista !!!
Sin luchas no hay conquistas sociales !!!

Ronnie Chelen Burgos (desde Europa)
Redes Territoriales 18 de octubre – Chile
15 de noviembre de 2021.

1 Comentario

  1. Werken Rojo es un periódico, serio y responsable. Por ello lo leimos muchos cada día. Pero el jueves nos vimos sorprendidos por un trabajo de D. Luis Casado, a quien también conocemos. Creemos que se confundía cuando argumentaba que el Despertar de Chile del 18 de Octubre habia sido una Insurección; aquello fue como mucho una rebelión. Don Luis estaba afirmando exactamente lo que decia Piñera, Insurrección implica «amotinamiento» o «sublevación» (RAE). Lo de octubre simplemente fue un acto, con escasa organización, sin lideres y lo más importante y necesario, una dirección armada. Lo de octubre no es posible afirmar ni lo uno ni lo otro. Tan solo el Presidente Piñera , junto al Senador Insulza, al ver la multitud, afirmaron que «esto es la guerra» mientras el Senador Insuza llamaba a sacar al ejército, el mismo que en 1971, como alto dirigente del Mapu, afirmaba que la Dictadura del roletariado era el unico camino para llegar al socialismo. Poco nos extrañó lo que dijera el Sr. Casado. Es el mismo Sr. Casado, lto dirigente de la Juventud Socialista, aplaudia a D. Carlos Altamirano Orrego, a dos dias del Golpe Militar, que «incendiaría Chile y alguien cometiera un Golpe de Estado. ¿Qué fue de eso? Mentiras!!! Ellos mismos en la misma comisión politica de la FJS, constataron que ni tenan armas ni nadie que los dirigiera. Y OJO, de ellos sobrevivieron muy pocos, pero aún quedan testigos que Casado conoce muy bien. inalmente exponia en términos interrogantes algo asi como ¿Después de votar qué?
    El mismo viernes otro autor declaaba que Werken no tenia candidato, abriendo las páginas.
    Y tan solo ayer salen diciendo aquello del Mal Menor. El Gran filósofo D. Enrique Tierno Galván, decía que «los programas están para no cumplirse». Y asi desgraciadamente es. Las gentes votan por muchos facores. ¿Se puede creer alguien que una persona puede haber leido el programa de alguno de los candidatos? Mi respuesta es NO. Ni siquiera los candidatos los han leido. Y si esta es la conclusión, ¿De que vale ir diciendo por ahi, poniendo cara de pensador, uhm! a mi esto no me gusta o ir apuntando a mi esto o lo otro no me sirve? Solo será marketing y más marketing, asesores y más asesores. Quizás seria mejor mirar donde estuvo cada uno, cuando y cómo, intentando rebuscar la vida de cada uno y constatar por los hechos cuan consecuente serán entre tantas promesas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.