Inicio Internacional Los socorristas de Gaza atormentados por quienes no pudieron salvar

Los socorristas de Gaza atormentados por quienes no pudieron salvar

124
0

Ruwaida Kamal Amer *

A l´encontre, 19-12-2023

Traducción de Correspondencia de Prensa

«No puedo dormir, ni siquiera un minuto. Me persiguen constantemente las voces y los gritos de la gente que está bajo los escombros suplicando que los saquemos».

Así describe Ibrahim Musa, un joven de 27 años del campo de refugiados de Al-Bureij, en el centro de la Franja de Gaza, su vida desde que comenzaron los bombardeos israelíes. No sólo lucha por sobrevivir día a día como todos los demás habitantes del enclave asediado, sino que Ibrahim Musa es uno de los cerca de 14.000 socorristas de los equipos de protección civil de Gaza. Después de cada ataque aéreo israelí, intentan salvar las vidas de las personas atrapadas bajo los escombros.

Aunque Ibrahim Musa lleva cinco años trabajando para Protección Civil de Gaza -incluso durante los múltiples ataques israelíes contra la Franja de Gaza, así como en periodos de relativa «calma», cuando el trabajo consiste en rescatar a personas en situaciones de emergencia más ordinarias-, nunca había vivido nada parecido a lo que está ocurriendo en estos momentos. Según el Ministerio de Sanidad de Gaza, más de 8.000 personas han desaparecido desde que comenzó la guerra, la gran mayoría de ellas probablemente atrapadas bajo los escombros. Es probable que muchas de ellas hayan muerto a pesar de los esfuerzos de equipos de protección civil como el de Ibrahim Musa, incapaces de hacer frente a la magnitud de la destrucción que ha asolado Gaza en las últimas semanas.

«No tenemos el equipo necesario para retirar los escombros», explica Ibrahim Musa. «Si se trata de un edificio de varias plantas, no hay mucho que podamos hacer. Hacen falta muchas horas y muchas intervenciones para avanzar».

Cuando llegan al lugar de la devastación tras un ataque aéreo israelí, los equipos de protección civil deben intentar hacerse rápidamente una idea de a qué se enfrentan. «Normalmente no sabemos quién está atrapado debajo ni a cuántas personas estamos buscando, así que llamamos entre los escombros para averiguar si hay alguien vivo y puede decirnos cuántas personas vivían en esa casa», explica Ibrahim Musa. «Gritamos hasta que alguien nos oye. A veces obtenemos una respuesta inmediata, pero a menudo sólo oímos gemidos, que intentamos localizar para salvar a esas personas.»

Una de las situaciones a las que se enfrentan regularmente los socorristas en Gaza es intentar calmar a los niños atrapados bajo las ruinas de sus casas. «Los niños llaman desde los escombros y piden noticias de sus familiares», continúa Ibrahim Musa. «A veces mentimos y les decimos que todos están bien para que no entren en shock. Otras veces, nos llaman para decirnos que un miembro de su familia que yacía a su lado ha muerto».

Ibrahim Musa siente a menudo que él y sus colegas están librando una batalla perdida. «No son una o dos casas las que son bombardeadas, sino complejos residenciales enteros», explica. «Toda la zona queda completamente arrasada y se convierte en un montón de ruinas. Tenemos que cavar con las manos para sacar a los heridos que siguen vivos. Intentamos tener cuidado, porque el peso de los escombros sobre sus cuerpos podría herirlos, o incluso hacerles perder miembros, mientras intentamos salvarlos.»

«Mi día empezó el 7 de octubre y aún no ha terminado»

Ahmed Abu Khudair, de Deir al-Balah, en el centro de Gaza (a medio camino entre la «ciudad» de Gaza y Rafah), es otro miembro del equipo de defensa civil. Al igual que Musa, describe esta guerra como «más agresiva y violenta» que cualquier asalto israelí anterior a la Franja de Gaza. De hecho, cree que el ejército israelí busca activamente infligir el mayor daño posible a la población civil de Gaza.

Los propios trabajadores de la defensa civil no son inmunes a los ataques israelíes: al menos 32 de ellos han muerto desde el comienzo de la guerra, entre ellos siete miembros del equipo de Ahmed Abu Khudair. Él cree que no se trata de un error.

«Las fuerzas de ocupación atacan deliberadamente a los equipos de protección civil y a las ambulancias», explica Ahmed Abu Khudair. «Yo resulté herido mientras trabajaba en una casa que había sido bombardeada en el sur de Gaza. Recuperamos los cuerpos de tres mártires y salvamos a varios heridos, pero la casa volvió a ser bombardeada. Cuando subí al tejado de una de las casas vecinas para buscar gente, fuimos blanco de otros dos misiles».

Aunque trabajan regularmente las 24 horas del día, los miembros del equipo de protección civil se ven obligados a aceptar que no pueden salvar a todas las personas atrapadas bajo los escombros. «No hay equipo», dijo Ahmed Abu Khudair, explicando que carecen de excavadoras para retirar grandes bloques de hormigón y de dispositivos electrónicos que puedan localizar la posición de las víctimas. «Sólo trabajamos con la fuerza humana».

Una situación especialmente devastadora permanece grabada en la memoria de Ahmed Abu Khudair tras un bombardeo a medianoche cerca de una gasolinera en la ciudad de Al-Qarara, al sur de Gaza. «Fui al lugar de los hechos y al principio no encontré víctimas», recuerda. «Luego oí gemidos y me acerqué al ruido. Cavé entre los escombros y descubrí dos piernas atrapadas, que liberé: pertenecían a una niña de 12 años llamada Aisha». La niña le contó que ocho miembros de su familia estaban atrapados bajo los escombros, además de otras familias, entre ellas nueve niños muy pequeños.

A pesar de los esfuerzos de Ahmed Abu Khudair y sus colegas, simplemente no tenían los medios para salvarlos. Describió la situación como «uno de los momentos más duros que he vivido nunca: salir de un lugar sabiendo que hay gente viva bajo los escombros, pero que no puedes hacer nada por ellos, y que algunos morirán sin duda».

Además de intentar cada día salvar a personas que no conocen, los socorristas también tienen que preocuparse por sus propias familias. Ibrahim Musa está lejos de su casa y de su familia y lleva trabajando 24 horas al día desde el primer día de la guerra, alojado en el Hospital de los Mártires de Al-Aqsa con sus colegas.

«En tiempos de guerra, los que formamos parte de los equipos de rescate nunca sabemos cuándo va a empezar o terminar nuestro día», explica. «Para mí, mi día empezó el 7 de octubre y aún no ha terminado».

Lejos de su familia, Ibrahim Musa no sabe cómo están, pues sólo recibe noticias por teléfono. «Algunos días se refugian en una de las escuelas debido al intenso bombardeo de nuestro barrio en el campo de Al-Bureij, y otros días se van a casa. Mis hijos me echan de menos tanto como yo a ellos».

Ibrahim Musa sólo ha visto a su mujer y a sus dos hijos una vez en más de dos meses, al día siguiente de un ataque aéreo cerca de su casa. «Me dijeron que habían bombardeado una casa del campo», recuerda Ibrahim Musa. «Estaba muy preocupado por mi familia. Mientras pasaba el vehículo de protección civil, nos acercábamos cada vez más a la calle donde está nuestra casa, hasta que me encontré en la puerta de nuestro edificio.» El atentado había tenido como objetivo la casa de su tío, que está en el mismo edificio que su propia familia. «Oí a todo el mundo gritar y llorar. Fui a buscar a mi tío, a sus hijos y a todos los que estaban en la casa. Supe que mi hermano Abdul Rahman, de 19 años, estaba con ellos, pero no pude encontrar ni rastro de él. Su cuerpo había sido despedazado y mi hermana sólo lo reconoció por la ropa que llevaba; se la había comprado como regalo de Egipto unos días antes de la guerra. En ese momento vi a mis hijos y a mi mujer, durante unos instantes. Estaban a salvo, pero aterrorizados.

A pesar de los horrores a los que se enfrentan, tanto Ibrahim Musa como Ahmed Abu Khudair encuentran una verdadera razón de ser en su misión. «Creemos que estamos salvando a nuestros hijos, a nuestros hermanos y hermanas, a nuestras familias», explica Ibrahim Musa. «Tenemos una sensación de victoria cuando conseguimos sacar a alguien sano y salvo de los escombros. Pero cuando oímos los gritos de auxilio de los niños bajo los escombros, ninguno de nosotros puede contener las lágrimas».

«Este es nuestro trabajo», dijo Ahmed Abu Khudair. «Aunque Israel no respete el derecho internacional, la ley está de nuestro lado y estamos protegidos por la voluntad de Dios». (Artículo publicado originalmente en el sitio +972 Magazine, 19 de diciembre de 2023; https://www.972mag.com/gaza-civil-defense-rescue-workers-rubble/)

* Ruwaida Kamal Amer es periodista independiente de Khan Younès que trabaja para Khan Younis.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.