Inicio Historia y Teoria Los marxistas y la guerra árabe-israelí de 1973

Los marxistas y la guerra árabe-israelí de 1973

71
0


17 de enero de 2024 Peter Taaffe

Imagen: Edificios destruidos en Siria durante la guerra de Yom Kippur

Poco más de cincuenta años después de la guerra árabe-israelí librada del 6 al 25 de octubre de 1973 –también conocida como la guerra de Yom Kippur, ya que comenzó con un ataque sorpresa contra Israel en el día santo judío– Socialism Today reimprime un artículo publicado por primera vez en noviembre. 1973. Escrito por Peter Taaffe para un boletín interno de Militant, predecesor del Partido Socialista, retoma los argumentos sobre el conflicto palestino-israelí de varios grupos de izquierda de la época.

Yom Kipur fue un momento importante en las perspectivas mundiales, ya que desencadenó un embargo de petróleo contra las potencias occidentales y la posterior recesión puso fin al largo auge económico que siguió a la Segunda Guerra Mundial, una “era dorada” irrepetible para el capitalismo.

En el conflicto de 1973, Israel sufrió el mayor número de bajas desde la guerra que acompañó la formación del Estado en 1948. El hecho de que el ataque del 7 de octubre de este año haya registrado las mayores pérdidas desde 1973 no hace más que subrayar la importancia de los acontecimientos de hoy –y, con la matanza en Gaza, confirma una vez más que el capitalismo no puede ofrecer salida al horrible ciclo de interminable derramamiento de sangre en el Medio Oriente.

El conflicto de 1973, por supuesto, tuvo lugar en una era histórica profundamente diferente a la actual. Las relaciones mundiales en el período posterior a la Segunda Guerra Mundial estuvieron determinadas por el choque subyacente de sistemas entre los países capitalistas de Occidente, bajo el dominio del imperialismo estadounidense, y los Estados estalinistas no capitalistas del Este, la Guerra Fría. Este equilibrio de fuerzas mundial, que llegó a su fin con el colapso del estalinismo en Rusia y Europa del Este a partir de 1989, tuvo su reflejo también en el estratégicamente vital Oriente Medio, rico en petróleo.

Como señala el artículo, tanto Egipto como Siria, los principales protagonistas de la coalición árabe de 1973 que incluía “fuerzas expedicionarias” de Arabia Saudita, Irak y Marruecos, recibieron la mayor parte de sus armas y ayuda económica de la burocracia estalinista rusa. Un pequeño contingente de cubanos luchó en Siria, donde el régimen que había llegado al poder en la década de 1960 había avanzado aún más contra el capitalismo y el terrateniente para consolidar su dominio contra la resistencia de las viejas elites y los intereses capitalistas extranjeros.

Pero el estalinismo seguía siendo, objetivamente, como dice el artículo, junto con el imperialismo estadounidense, una de “las dos fuerzas contrarrevolucionarias más poderosas del mundo”. Intervino no para promover los intereses sociales y económicos y los derechos nacionales de los trabajadores y las masas pobres, sino las consideraciones de poder y prestigio de los gobernantes burocráticos de los estados obreros deformados o degenerados. Entonces, como ahora, la acción independiente de las clases trabajadoras y pobres –en la región y a nivel internacional– tenía la clave de la situación.

El artículo, escrito originalmente para circulación interna, ha sido editado estilísticamente; por ejemplo, para que ahora se presenten más plenamente figuras contemporáneas, muy conocidas en la época. Sadat, en su primera aparición en el texto, es ahora “el presidente egipcio Anwar Sadat”, Hussein, “el rey jordano Hussein”, etc. Pero sólo editado estilísticamente. El contenido político y la claridad con la que se aplican las ideas marxistas a la compleja y difícil cuestión de Oriente Medio permanecen intactos y constituyen un testimonio de nuestra tradición.

De los grupos tratados en el artículo que en términos generales pueden atribuirse a organizaciones que todavía funcionan en la actualidad, la Internacional Socialista se convirtió en el Partido Socialista de los Trabajadores en 1977, y Workers’ Fight fueron los predecesores de la Alianza por la Libertad de los Trabajadores.

Medio Oriente y la izquierda

Como en 1967, la guerra en Oriente Medio ha demostrado que todas las sectas son incapaces de adoptar una posición de clase firme. Sin excepción, algunos más abiertamente que otros, se han puesto del lado de “los árabes contra los sionistas”. Aquellos que nos acusan de “abstracciones” son los que más pecan a este respecto.

En 1967, la posición nacionalista proárabe de la Internacional Socialista (EI) se resumió en la inmortal frase de Roger Protz, actual editor de Socialist Worker: “Rasca a un judío de izquierda y encontrarás a un sionista debajo”.

Esta vez, al principio, parecen estar tanteando nuestra posición al pedir la construcción de “un Oriente Medio socialista con plenos derechos para las minorías”. (Trabajador Socialista, 27 de octubre de 1973) ¿Un paso adelante? Por el contrario, los “argumentos” que respaldan a los regímenes nacionalistas árabes, contenidos en el mismo artículo, anulan los buenos sentimientos por “un Medio Oriente socialista”.

Esto es lo que dicen: “Sólo la clase trabajadora puede apelar desde el punto de vista de clase a los trabajadores israelíes y convencerlos de que una victoria árabe no significaría que serían arrojados al mar”. Se puede pensar que es la misma posición que la nuestra. Pero en la siguiente frase añaden: “La revolución socialista derrocará a los regímenes árabe e israelí, pero la naturaleza racialista de Israel significa que cualquier régimen israelí (énfasis suyo) se opondrá a la revolución árabe… Por eso apoyamos la lucha nacional de los árabes contra el sionismo a pesar de la naturaleza reaccionaria de los regímenes árabes”.

Si algo se puede sacar de este lío es que nunca se podrá ganar a la clase trabajadora israelí para una posición de clase mientras Israel exista, por lo tanto nosotros (el EI) debemos apoyar a los regímenes árabes reaccionarios en su intento de eliminar a Israel. Pero incluso un niño de diez años puede ver que cuanto mayor es la amenaza externa a Israel, más se ve empujada a la clase trabajadora israelí a los brazos de su propia clase capitalista. Al mismo tiempo, el EI, al igual que todas las sectas, no logra demostrar con precisión por qué y cómo la “victoria” de los regímenes árabes impulsará la revolución socialista en Medio Oriente.

Incapacidad capitalista

Los “regímenes árabes reaccionarios” han sido durante 25 años incapaces de integrar al pueblo palestino desposeído debido al callejón sin salida del gobierno burgués y feudal. Al mismo tiempo, han mantenido a los palestinos como parias y foco del descontento de su propia clase trabajadora y campesinado. La promesa de una “solución final” al problema palestino y, desde 1967, la reconquista de los territorios ocupados, ha sido utilizada como válvula de escape para la creciente oposición masiva contra las condiciones sociales en todos los países árabes.

¿De qué manera una “victoria” parcial del presidente egipcio Anwar Sadat, por ejemplo la cesión de algunos de los “territorios ocupados” como ahora parece probable, promoverá la revolución socialista en Egipto? Por el contrario, Sadat, que se ha enfrentado desde su llegada al poder en 1970 a una creciente oposición de la juventud estudiantil y de los trabajadores – caracterizando a algunos de ellos como elementos «marxistas extraños» – en la derrota sin duda enfrentó la perspectiva de un derrocamiento y con él posiblemente la burguesía. régimen en Egipto. Es precisamente por esta razón que el imperialismo estadounidense está presionando a los capitalistas israelíes para que hagan algunas concesiones territoriales. Si se hacen estas concesiones, entonces la posición de Sadat se fortalecerá temporalmente, es decir, se dará una nueva vida al bonapartismo burgués en Egipto. De ninguna manera se impulsará la revolución social en Egipto.

Las sectas tampoco superan precisamente su propia prueba de “practicidad”. ¿Pueden los regímenes árabes reaccionarios eliminar el Estado de Israel? Israel es un estado cliente del imperialismo estadounidense. Si bien para sus propios fines está en condiciones de obligar al régimen israelí a hacer ciertas concesiones en relación con los territorios ocupados, al mismo tiempo sería incapaz de aceptar la eliminación total del Estado de Israel. Si se planteara tal amenaza, se verían obligados a intervenir militarmente. Recordemos que en septiembre de 1970, durante la guerra civil en Jordania, cuando el Estado obrero deformado sirio intervino para ayudar a las guerrillas palestinas, el imperialismo estadounidense se preparaba para enviar fuerzas para ayudar al rey Hussein de Jordania. ¡Cuánto más estaría dispuesto a hacer esto para asegurar el mantenimiento de Israel!

Cabe añadir que la burocracia estalinista rusa tampoco desea ver la destrucción del Estado de Israel. Por el contrario, el conflicto árabe-israelí sirve al objetivo de promover los intereses de la burocracia estalinista en la zona. Es por esta razón que la burocracia estalinista y el imperialismo estadounidense suministran tantas armas como para garantizar un punto muerto. Sin la intervención de la clase trabajadora de la zona, árabe y judía, el conflicto seguirá enconándose, resultando de vez en cuando en nuevas guerras sangrientas. Al igual que con Irlanda del Norte, es sólo la clase trabajadora la que puede afectar la unificación real y la paz duradera en la zona.

La revolución permanente

El problema de Israel está a la par del de Irlanda del Norte. Hemos demostrado que los métodos del IRA Provisional para unificar Irlanda no son deseables (incluso si tuviera éxito, la unificación sería a costa de una guerra civil y un enorme refuerzo del sectarismo) pero, más importante aún, que no es posible sobre una base burguesa. . La teoría de la revolución permanente aplicada a Irlanda significa que sólo la clase trabajadora puede completar la revolución democrática burguesa –la unificación– llegando al poder en toda Irlanda. Esto, a su vez, presupone la forja de una unidad de clase entre los trabajadores católicos y protestantes. Esto nos lleva naturalmente a oponernos a la lucha terrorista y guerrillera en Irlanda del Norte, porque pospone el día de la unidad de los trabajadores.

De la misma manera, en Medio Oriente, sólo la clase obrera judía y árabe puede completar la revolución democrático-burguesa, la unidad del área, la reforma agraria y la expulsión del imperialismo, incluidos los capitalistas sionistas y su Estado. Pero esto nuevamente presupone el levantamiento de la “amenaza externa” que empuja a las masas judías a los brazos de sus propios capitalistas.

Partimos de los intereses de las masas trabajadoras de la zona y a nivel internacional. Como se señaló, la victoria de Israel no ayudaría en modo alguno a la revolución, ni tampoco la victoria del régimen de Sadat en la recuperación de parte de los territorios ocupados. “La verdad es concreta”, repitió una y otra vez Trotsky. Hemos apoyado la revolución colonial, incluso bajo dirección burguesa, porque la victoria en un país impulsa el movimiento en el resto del mundo colonial, debilita al imperialismo y al mismo tiempo impulsa las luchas de la clase trabajadora metropolitana. En otras palabras, es en interés de las masas coloniales y de la causa del socialismo mundial que se debe apoyar la revolución colonial. El apoyo a los objetivos de Sadat sugeridos por las sectas no cumple con este criterio. El conflicto internacional sirve a los intereses de la burocracia estalinista por un lado y del imperialismo estadounidense por el otro, las dos fuerzas contrarrevolucionarias más poderosas del mundo. En la propia zona es grano para el molino de los gobernantes israelíes y árabes. Este enfoque de clase no se encuentra en ninguna parte del material de las sectas.

Sin comprensión de clase

El IS, en sus tortuosos intentos de justificar su apoyo a los ‘regímenes reaccionarios árabes’, presenta algunos argumentos realmente sorprendentes: “La estructura básica de la sociedad israelí se basa en un concepto racialista que hace de Israel un canal necesario de influencia imperialista contra los estados árabes”, escriben. “Los árabes tienen derecho a recibir ayuda de los rusos, al igual que los vietnamitas… Como en Vietnam, la cuestión crucial no es si tal o cual imperialismo está tratando de utilizar un lado o el otro. Siempre lo hacen. La pregunta es: ¿alguno de los bandos es un títere del imperialismo?” (Ibídem). Así pues, debido a que Israel es “racialista” y un “Estado cliente” y los Estados árabes no lo son, es por lo que se debe apoyar a estos últimos.

Lo primero que hay que señalar es que no hay ni un ápice de comprensión de clase en tales nociones. En ningún momento se plantea para el EI la cuestión de qué sirve a la revolución social. En segundo lugar, desde el punto de vista del EI, los regímenes árabes son tanto “clientes” de los “imperialistas” rusos como lo son los israelíes del imperialismo estadounidense. Siria y Egipto reciben la mayor parte de sus armas y ayuda económica de la burocracia rusa. El objetivo de los “imperialistas” rusos y sus “clientes” es impedir la revolución socialista en la zona y, por lo tanto, lógicamente debería ganarse la oposición del EI. Al mismo tiempo, los regímenes árabes casi sin excepción también persiguen a sus propias minorías, restringiendo ciertas posiciones por motivos de religión, etc. Incluso en Siria, un estado obrero deformado, el puesto de presidente está reservado sólo para los musulmanes. Estos argumentos del EI son una racionalización de su adaptación oportunista al nacionalismo árabe. Lo mismo se aplica a las otras sectas.

El IMG (el Grupo Marxista Internacional, la ‘sección oficial’ de la Cuarta Internacional en Gran Bretaña) ha dado su bendición a Sadat y al presidente sirio Hafiz Assad: “Los objetivos de guerra oficiales de Egipto y Siria –la liberación de los territorios ocupados– son enteramente legítimo”. Ésta es una afirmación absolutamente increíble para una tendencia llamada “trotskista”. Incluso cuando los marxistas han apoyado a una burguesía colonial contra el imperialismo, en ningún momento se han identificado con los objetivos «oficiales» de los terratenientes y capitalistas. En el caso de la guerra entre las fuerzas del nacionalista burgués chino Chiang Kai-Chek y Japón de 1937, los trotskistas dieron un apoyo crítico al primero, pero de ninguna manera se identificaron con los «objetivos de guerra» del gobierno del Kuomintang de Chiang, sino que se esforzaron en absoluto tiempos para desarrollar la posición de clase independiente de la clase trabajadora. Los “objetivos oficiales de guerra” de Egipto y Siria, a diferencia de su postura pública, eran tomar cínicamente sólo una porción de los “territorios ocupados” y luego forzar la “participación y acuerdo de las grandes potencias” tan ruidosamente denunciado por el IMG.

‘Guerra revolucionaria’

La otra exigencia del IMG es “el armamento y entrenamiento de las masas árabes”. Por supuesto, esto está tomado del material que publicamos en 1967, particularmente cuando contrastamos el armamento de 300.000 trabajadores y campesinos en Siria con el temor de que Egipto y otros estados árabes tomaran tales medidas.

Pero el eje de toda la posición del IMG ha sido su llamado a una “guerra revolucionaria”, además de una “guerra prolongada”. Necesitamos ser claros sobre esta cuestión si queremos contrarrestar estos argumentos. En primer lugar, en 1967, como punto de propaganda durante la guerra de los seis días, contra los regímenes de Gamal Nasser, el presidente egipcio, Hussein de Jordania y los demás estados, señalamos que eran incapaces de llevar a cabo una guerra revolucionaria. Durante la guerra reciente planteamos el mismo punto, pero explicamos con precisión lo que entendíamos como condición previa para la guerra revolucionaria. En Egipto el armamento de los trabajadores, la expropiación de los terratenientes y capitalistas como en Siria, pero con consejos de trabajadores y campesinos, la democratización del ejército, la abolición de la casta de oficiales, etc. Pero tal régimen en Egipto, con los trabajadores clase en el poder, tendría un poder tan atractivo para los trabajadores israelíes que no habría necesidad de una guerra «prolongada». Conduciría a la división de la sociedad israelí en líneas de clases.

El IMG no quiere decir esto cuando pide una “guerra revolucionaria”. Por el contrario, prevén una lucha de guerrillas al estilo de Vietnam, en la que participará todo el mundo árabe contra Israel. De ahí el uso de “prolongada” cuando se pide una “guerra revolucionaria”.

El IMG también ignora toda la experiencia del movimiento trotskista cuando pide una “guerra revolucionaria prolongada” independientemente del tiempo y el lugar. Una cosa es pedir tales medidas durante una guerra, como en el último enfrentamiento; Otra cosa completamente distinta es que seamos defensores de la “guerra revolucionaria” en general. En la guerra ruso-finlandesa, o en Polonia en 1939, Trotsky llamó a los partidarios de la Cuarta Internacional a apoyar al Ejército Rojo por sus propios medios y según su propio programa –ayudando a la expropiación de los terratenientes y capitalistas, pero pidiendo soviets y, al mismo tiempo, llevar a cabo una labor revolucionaria entre las tropas rusas encaminada a derrocar a la camarilla de Stalin.

Aunque Trotsky estaba dispuesto a abogar por un apoyo crítico a la extensión de la revolución en Finlandia y Polonia, aunque esto fuera principalmente por medios militares burocráticos, al mismo tiempo se oponía a la idea de extender la revolución mediante la «guerra revolucionaria» como medida general. apuntar. Sólo en circunstancias excepcionales podría utilizarse esto, principalmente para ayudar a una revolución madura como en Polonia en 1920, o para evitar una derrota de la clase trabajadora que sería una catástrofe para el proletariado mundial como en Alemania en 1933.

Defender la “guerra revolucionaria” como panacea universal en Medio Oriente no es trotskismo sino una variante del maoísmo. Y es precisamente en el sentido maoísta que el IMG defiende su apoyo a una “guerra revolucionaria”, es decir, una lucha de guerrillas que converja gradualmente en las ciudades.

Apologistas del nacionalismo árabe

Pero son las pequeñas sectas de la Lucha de los Trabajadores y los Cartistas quienes claramente sacan todas las conclusiones falsas necesarias implícitas en las posiciones del IMG y la Internacional Socialista. Estos últimos sólo infieren lo que se explica detalladamente en el material de Workers’ Fight and the Chartists. La Lucha Obrera brinda un apoyo abierto, descarado y vergonzosamente acrítico al nacionalismo árabe. En un artículo titulado “Por qué hay que derrotar a Israel”, escriben: “Una derrota decisiva y aplastante para Israel será una noticia aún mejor para los trabajadores revolucionarios y los enemigos del imperialismo en todas partes”. Luego, con humor inconsciente, añade: “Sin embargo, la clase trabajadora del mundo, incluida la clase trabajadora israelí, aunque todavía no lo sabe (énfasis nuestro), tiene interés en la derrota de Israel”. (Lucha de los trabajadores, núm. 34, 20 de octubre de 1973).

No hay ni un átomo de socialismo en la solución que proponen, “un Estado democrático secular en el que los palestinos tengan pleno derecho a regresar a su patria con compensación y plena igualdad con los judíos palestinos”. Esto no difiere en nada de la posición del movimiento Fatah de Yassar Arafat. No hay ningún intento de hablar siquiera de labios para afuera sobre el socialismo como solución. Aún peor es el énfasis puesto en los “judíos palestinos” en la cita anterior, lo que implica claramente, o al menos deja abierta, la perspectiva de expulsión de los judíos “occidentales” y otros judíos orientales. Es realmente una suerte que Workers Fight nunca tenga influencia alguna en el amplio movimiento obrero, aparte de esos pocos excéntricos que existen en la periferia de la clase trabajadora.

Los argumentos de los cartistas son más importantes para nosotros, aunque no sólo porque irritan a las Juventudes Socialistas del Partido Laborista. Podemos ver la posición absurda en la que es posible caer si una tendencia no parte de una posición de clase firme. Como para ellos la izquierda equivale a apoyo a los árabes y la derecha a los israelíes, escriben increíbles tonterías antimarxistas como las siguientes en el número de noviembre de su revista.

El líder del Partido Laborista, Harold Wilson, dicen, “ha estado atacando al gobierno conservador por su papel al no suministrar armas a Israel para usarlas contra los Estados árabes. Al hacerlo, ha adoptado una posición a la derecha incluso de los conservadores” (el subrayado es suyo). Como si no se tratara de que la posición del primer ministro conservador, Ted Heath, estuviera determinada por los intereses materiales del imperialismo británico en Oriente Medio y la de Wilson por la simpatía que, según él, existe en el movimiento obrero hacia Israel. Pero el hecho mismo de que los cartistas puedan dar a entender que los conservadores han adoptado una postura “de izquierda” es una indicación de cómo sucumbirían a presiones de clase hostiles si alguna vez llegaran a desarrollarse como una fuerza sustancial.

Igualmente monstruosa es su eliminación de la clase obrera israelí, el proletariado más poderoso junto con los egipcios en la zona: “La clase obrera israelí carece tanto de conciencia e independencia que, en cierto sentido, apenas existe todavía”. Esta clase obrera «apenas existente» ha participado en una ola de huelgas el año pasado que obligó a la primera ministra israelí, Golda Meir, a hablar de que el «peligro» (es decir, para los capitalistas) «en el frente interno» era mucho «más peligroso que el la amenaza en el frente externo”.

Los cartistas combinan esto con una apología absoluta del nacionalismo árabe: “¡Por supuesto, de las muchas facciones y tendencias que lideran la lucha árabe hoy en día, ninguna tiene la intención de intentar arrojar a los judíos al mar!” Sólo los ignorantes o aquellos que conscientemente se dispusieron a disfrazarse de los reaccionarios árabes podrían publicar tales declaraciones.

Durante la propia guerra, el líder libio, coronel Gadafi, en una entrevista en The Times, mencionó específicamente que los europeos y otros “judíos occidentales” serían expulsados de la zona tras la derrota de Israel. Aparte de esto, sólo los idealistas pequeñoburgueses tomarían como buena moneda las declaraciones de la burguesía árabe de que los judíos “no serían arrojados al mar”. ¿Cuántas veces los sionistas antes de 1948 “aseguraron” precisamente a los palestinos que no serían expulsados, que judíos y árabes podrían vivir juntos en Israel, etc. La discriminación, persecución y expulsión de las minorías es absolutamente inevitable sobre una base burguesa? Ése sería el destino de la población judía si, en el improbable caso, Israel fuera eliminado sobre una base capitalista. Es la conciencia de este hecho lo que confiere a la lucha del pueblo israelí su carácter fanático.

Una federación socialista

Una cosa que queda clara en este breve resumen de la posición de las sectas en Oriente Medio es que somos la única tendencia que no ha capitulado ni ante el nacionalismo árabe ni ante el sionismo. Nuestra posición, siendo la principal consigna de lucha el llamado a la federación socialista de Medio Oriente, expresa las necesidades reales de las masas de la zona. En Israel defenderíamos un programa y una perspectiva que se basaran en oponerse a las políticas imperialistas del sionismo, que señalaban al Estado sionista como una trampa sangrienta para los pueblos de la zona. Al mismo tiempo, ofrecemos la perspectiva de un Estado judío separado y un Estado palestino separado si los pueblos así lo desean sobre la base de una federación socialista. Sólo una federación socialista podría ofrecer la posibilidad de resolver tanto los problemas sociales como los derechos nacionales de todas las minorías tanto dentro de Israel como en todo el mundo árabe.

En Egipto, las fuerzas del marxismo impulsarían un programa para la expropiación de los terratenientes y capitalistas y el establecimiento de un estado obrero democrático. Nos basaríamos en el importante proletariado egipcio. En Siria, mientras defienden la economía planificada contra el imperialismo, con las armas en la mano si es necesario, los marxistas al mismo tiempo pedirían soviets, elección de todos los funcionarios, etc.

Las sectas, al ceder de manera oportunista a lo que consideran una posición popular entre los árabes en Gran Bretaña (en Swansea, el EI nos acusó de “hacer costras contra los árabes”) no obtendrán nada de carácter duradero. Nosotros, por otra parte, podemos empezar –y hemos empezado– a atraer a los mejores elementos tanto de la juventud judía como de la árabe. Las conversaciones con algunos de estos camaradas han demostrado que nuestra posición encontraría un eco favorable entre la juventud izquierdista tanto en Israel como en los países árabes. Debemos tratar de encontrar los medios materiales para alcanzar estas fuerzas con nuestro programa y perspectiva.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.