Inicio nacional La «trampa Longueira» o la «trampa Allamand»: ¿Por qué parte de la...

La «trampa Longueira» o la «trampa Allamand»: ¿Por qué parte de la derecha quiere «saltarse» el Plebiscito Constitucional?

108
0
Compartir

por De Frente Revista 11 junio, 2020

La idea ya viene rumoreándose hace varias semanas y ya está presente en numerosos medios: Parte de la derecha viene proponiendo la idea de «saltarse» el plebiscito y pasar a elegir directamente a los delegados a la Convención Constitucional («Eliminar el Plebiscito y elegir directo a Constituyentes: La idea que asoma en sectores oficialistas»).

La iniciativa, que pareciera tener entre sus principales mentores a un reaparecido Pablo Longueira, se propone con la excusa del costo económico que implica el Plebiscito, por ahora fijado para el 25 de octubre, y por los riesgos sanitarios que conllevaría. En esta «fórmula Longueira», se pasaría a elegir delegados para la Convención Constitucional en abril, según el calendario electoral fijado hasta ahora. En otra variante de esta idea, propuesta por Andrés Allamand, se propondría otorgarle facultades de discusión y elaboración del nuevo texto constitucional, al Congreso electo a fines del próximo año, lo que implicaría una especie de Congreso – Convención Constitucional.

Además, la propuesta tiene una especie de «anzuelo» para que parte de la oposición accediese: A primeras, parecería que fuera una concesión de parte de sectores que naturalmente están por la opción del «Rechazo» frente a la convocatoria de un proceso constituyente.

Pero, examinándose en sus implicancias y consecuencias, la cosa no es tal. Lo que a algunas y algunos pareciera parecer como una concesión, en verdad, es más bien una operación con una finalidad política: Estos sectores de las derechas, con alta racionalidad política, intentan evitar sufrir la derrota aplastante que todos los indicios indican que tendrá la opción del «Rechazo».

Como es sabido, una parte de la derecha, habida cuenta de la enorme brecha que hay entre la parte del electorado que votará Apruebo, frente al que votará Rechazo, ha optado por señalar que votará por la opción de aprobar el inicio del proceso de reemplazo constitucional. Entre ellos, nada menos que altas dirigencias, como el muy probable candidato presidencial Joaquín Lavín. Incluso Sebastián Piñera ha dado señales ambiguas al respecto, mostrando la incomodidad que tiene y tendrá el conjunto de la dirigencia de la derecha gobernante, y en particular, todos quienes tengan entre sus planes el presentarse a alguna de las muchas elecciones que habría el próximo año: Elección a delegados para la Convención Constitucional, para Alcaldes, Concejales, Gobernadores, Consejeros Regionales, Senadores, Diputados y Presidente.

Tal escenario de abigarrado calendario electoral, inédito en la historia de nuestro país, implica para las dirigencias tradicionales un conjunto no menor de problemas, entre ellos, el que se dé en un contexto de disputa y debate sobre la nueva Constitución. Dado eso, a toda candidatura para las numerosas elecciones venideras, le impicará costos electorales el presentarse con una postura abiertamente minoritaria como la es la de la opción por «rechazar» en el Plebiscito Constitucional.

Dado todo eso, la idea de «saltarse» el Plebiscito debe ser rotundamente rechazada por todas y todos quienes anhelamos un cambio refundacional en nuestro país.

Y por cierto, si hay cambios que hacer al con tantas razones criticado «Acuerdo por la Paz y la Nueva Constitución» del 15 de noviembre, y la Reforma Constitucional derivada de aquél y aprobada a fines de diciembre, estos deberían tener relación con la modificación de sus términos más dañinos y riesgosos para la efectiva participación ciudadana, el pluralismo en la instancia de la Convención Constitucional, y la efectividad del proceso, como principalmente, el cuestionado quórum para la aprobación del texto.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.