Inicio Economía La inversión china en México : los nuevos rumbos de la globalización

La inversión china en México : los nuevos rumbos de la globalización

487
0

Con mi solidaridad y reconocimiento para el Ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano

Saúl Escobar Toledo, Mexico

Uno de los fenómenos mundiales de los últimos años más comentados en la prensa y en
publicaciones especializadas es el llamado “nearshoring” o “friendshoring”. Se trata de una
tendencia, cada vez mayor, que consiste en que las compañías multinacionales de capital
estadounidense están moviendo sus fábricas y procesos productivos de China,
principalmente, a otros lugares del mundo que se ubican más cerca de Estados Unidos o
que no representan un riesgo político para Washington. Este movimiento obedece
fundamentalmente a dos causas: los problemas de transporte de mercancías que se
observaron durante la pandemia; y las tensiones geopolíticas derivadas de la guerra en
Ucrania y la rivalidad entre China y Estados Unidos.
Bajo la nueva tendencia (nearshoring) se supone que México será parte de los países
beneficiados por su cercanía con Estados Unidos y porque se le considera un socio comercial
y político de la Casa Blanca. Sin embargo, algunos observadores han señalado que este
movimiento de inversiones y plantas industriales no lo están haciendo sólo empresas de
capital estadounidense o europeo, sino también aquellas de origen asiático y en especial,
un tanto paradójicamente, inversionistas chinos.
De acuerdo con un reportaje del NYT (03022023), compañías de capital proveniente de esa
potencia oriental están invirtiendo miles de millones de dólares en México. Pone el ejemplo
de una empresa dedicada a producir muebles para el hogar que invirtió 300 millones para
levantar una fábrica en Monterrey. Los dueños de la empresa dijeron que esa inversión
obedecía a que los precios de embarque marítimo se estaban disparando y a la “guerra
comercial” entre su país y Estados Unidos. Para estos empresarios, el mercado
estadounidense seguía siendo el más importante. Por ello, dice el reportaje, para competir
en mejores condiciones, grandes compañías chinas están invirtiendo agresivamente en
México y así tomar ventaja del T-MEC. Hay que añadir que la inversión proveniente de ese
país es, en el caso de nuestro país, mayoritariamente de empresas privadas (75%), y no de

consorcios públicos, a diferencia de lo que sucede en la región latinoamericana. El reportaje
asegura que en 2021, el 30 por ciento de la inversión extranjera que se realizó en Nuevo
León, fue de compañías chinas, un poco por debajo de las estadounidenses que
representaron el 47 por ciento.
Lo anterior es una muestra, dice el NYT, de que los inversionistas chinos consideran que, no
obstante las tensiones políticas, las relaciones comerciales entre ambos países son muy
fuertes y continuarán siendo así.
No sólo están pensando producir bienes finales: otra empresa china, Lizhong, también está
levantando una fábrica de partes automotrices en Nuevo León para abastecer a Ford y
General Motors. Las empresas estadounidenses “ven con buenos ojos” estas inversiones
ya que pueden eliminar el riesgo de disrupción de las cadenas de valor que surgió durante
la pandemia.
Otra gran empresa china, Lenovo, fabricante de computadoras, abrió una fábrica hace tres
años en Monterrey para fabricar los armazones de los servidores que guardan datos para
las plataformas digitales.
No obstante, los inversionistas chinos que están invirtiendo en el norte de México están
preocupados por varios asuntos, destacadamente, la contratación de suficientes
trabajadores y la provisión de insumos. Acerca del primer tema, según el NYT, los
inversionistas chinos están acostumbrados a las condiciones laborales que prevalecen en
su país y en Vietnam, donde no hay vida sindical y existe una abundante oferta de mano de
obra que viene del campo a la ciudad. En cambio, en la ciudad de Monterrey, la tasa de
desempleo es baja, del 3.6 por ciento y las nuevas inversiones están desatando una fuerte
competencia porla contratación de trabajadores. Para atraerlos, han ofrecido prestaciones
como transporte y servicio de alimentos en los centros de trabajo. Sin embargo, las
estrategias de los directivos en China, afirman sus representantes, consisten en gastar
poco en salarios ya que consideran que los trabajadores son fácilmente reemplazables. Lo
anterior podría causar conflictos laborales o frenar su expansión.

En cuanto al abastecimiento de insumos, uno de los problemas que han detectado es que
el T-MEC dispone que las empresas deben utilizar porcentajes determinados de refacciones
y materias primas producidas en la región norteamericana para gozar de las ventajas
aduaneras.
Según datos oficiales, la inversión china en México ha venido aumentando en los últimos
años: de 75 millones de dólares en 2009, a 386 en 2022. Sin embargo, lucen todavía
reducidas si tomamos en cuenta que el flujo total de la Inversión Extranjera Directa (IED) en
México en el segundo trimestre de 2022 fue de 32 mil millones de dólares (mmd). La gran
mayoría provino de EU (12. 5 mmd) y luego le siguieron Canadá, España, y Argentina. Si
tomamos en cuenta la inversión acumulada hasta 2022, la proveniente de EU representaba
310 mmd y la de China apenas 2 mmd. También parecen menores si las comparamos con
las importaciones de México provenientes de China, que llegaron a más 11 mil millones de
dólares en 2022.
Las cifras más recientes de IED, agrega la nota de otro diario, El País (26112022), podrían
ser inexactas. Académicos del Centro de Estudios China México (CECHIMEX) de la UNAM,
calculan que las inversiones de ese país serían ocho veces superiores a los registrado,
debido a que las empresas suelen “utilizar sus subsidiarias instaladas en Estados Unidos
para enviar el capital que invertirán en México”. Por ello, para la Secretaría de Economía,
ese capital es estadounidense, no chino. Además, las llamadas joint venture con
empresarios mexicanos también pueden ocultar la verdadera cuantía de esas inversiones.
Según el reportaje de El País, el inventario de naves industriales ha crecido 37% en 2022 con
respecto al año anterior. Lo que estamos observando, dice el diario español, es apenas el
comienzo de una gran ola de inversiones. Sin embargo, este proceso no será fácil ni rápido:
hace falta infraestructura, fuentes de abastecimiento de materias primas, suficiente
disposición de energía eléctrica, y fuerza de trabajo calificada.
En resumen, se está llevando a cabo una nueva configuración del comercio y la producción
a nivel mundial motivada por las múltiples crisis que se observan actualmente. México se
está beneficiando al recibir inversiones de diversos rincones del mundo, incluyendo China.

No obstante, hay muchos factores que pueden acelerar o retardar este reacomodo . En el
caso de las inversiones provenientes del gigante asiático, los conflictos de Estados Unidos
con el gobierno de Beijing, así como la guerra en Ucrania, podrían llegar a tal punto que
nuestro vecino exigiera a México vetar la instalación de algunas fábricas o empresas de
origen chino en nuestro territorio por considerarlas peligrosas para su seguridad. En
segundo lugar, sobre todo si nuestro país no define una política industrial, los empresarios
extranjeros podrían traer a México los procesos productivos más sencillos (con menor valor
agregado, como muebles para el hogar) y no los más complejos. Lo anterior confirmaría la
tendencia maquiladora de nuestro país, lo cual, como hasta ahora, no ha redundado en un
crecimiento sostenido del conjunto de la economía.
Se dice que China pronto será la nueva potencia económica mundial y rebasará a Estados
Unidos. También, que los flujos de inversión tienden a recolocarse de acuerdo con criterios
políticos. Desde este punto de vista la globalización basada en la libertad de los mercados
está desapareciendo para dar lugar a una nueva división del trabajo. Pero también se dice
que es aventurado asegurar tales cosas. Los nexos económicos entre China y el mundo,
incluido en primer lugar Estados Unidos, se mantendrán todavía por largo tiempo. Lo único
que podría cambiar esto, sería una guerra frontal entre ambas potencias, lo cual es poco
probable, por fortuna.
En este proceso de transición, que se observa tan confusamente, México debería asegurar
su futuro y tratar de cambiar el curso neoliberal en el que todavía navega. La elección no
radica en apostar por China o Estados Unidos, sino en buscar un lugar en el mundo basado
en un Estado rector del desarrollo; en una fuerza de trabajo más calificada, mejor pagada y
protegida; en el aprovechamiento racional y sustentable de nuestros recursos naturales; y
en un proyecto industrial de largo plazo basado en la adopción creativa de las nuevas
tecnologías.

saulescobar.blogspot.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.