Inicio economía La explotación laboral de la nefasta Amazon

La explotación laboral de la nefasta Amazon

736
0
Compartir

La explotación laboral de la nefasta Amazon

Por Adán Salgado Andrade


Jeff Bezos comenzó vendiendo libros en 1995. Eligió el nombre de Amazon, porque decía que era misterioso, exótico. Pensó que los libros era algo que vendería mucho y por eso se enfocó originalmente en ese ramo (ver: https://en.wikipedia.org/wiki/History_of_Amazon).

Seguramente, nunca imaginó los alcances de la empresa, que en el 2018 tuvo ventas anuales por casi 232 mil millones de dólares (mdd), de las que obtuvo una ganancia neta de 10,070 mdd, 4.34%, no muy alta. Por ello, debe de vender demasiado, pues sería una ganancia marginal, con tal de arrasar con cualquier tipo de competencia (ver: https://www.statista.com/statistics/266282/annual-net-revenue-of-amazoncom/).

De hecho, se está volviendo un monopolio comercial, pues en Estados Unidos (EU), acapara casi el 50% de las ventas por línea (ver: https://www.bigcommerce.com/blog/amazon-statistics/).  Aun así, en septiembre del 2018, la empresa llegó a valer un billón de dólares (un trillón en cantidades inglesas), lo que la colocó en el primer lugar de las compañías globales (ver: https://www.cbsnews.com/news/amazon-worth-1-trillion-stock-price-surge-tuesday-2018-09-04/).

Eso hace de Bezos el hombre más rico del planeta, con una fortuna de 117 mil millones de pesos. A pesar de eso, se ve su mezquindad, pues hace poco “donó” 690 mil dólares para la recuperación de la fauna y la flora perdidas por los fuertes incendios de Australia. Eso sería apenas un 0.00059% de su citada fortuna (ver: https://www.businessinsider.com/how-rich-is-jeff-bezos-mind-blowing-facts-net-worth-2019-4).

Esa mezquindad podría ser una de las causas de que Amazon, además de actuar sin miramientos, con tal de destruir a la competencia, trate muy mal a sus empleados, sobreexplotándolos y pagándoles salarios bajísimos, con los que no pueden sobrevivir, teniendo que pedir ayuda pública para completar sus magros salarios, como estampillas para comer (ver: https://www.thedailybeast.com/amazon-is-worth-dollar1-trillion-its-workers-are-on-food-stamps).

Por otro lado, los millones de entregas anuales que hace la empresa, han ocasionado que los sitios en donde Amazon almacena sus productos, demanden demasiado esfuerzo físico de sus empleados, los que son tratados sin contemplaciones de ninguna especie, exigiéndoles rapidez en la búsqueda y entrega de mercancías para sus envíos. Eso ha provocado que en esas bodegas, se multipliquen los accidentes de todo tipo, incluso comparados con lugares que podrían ser más peligrosos por el tipo de actividades, como minas o industrias. Las propias estadísticas exigidas a la empresa por la Administración de la Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA), de EU, así lo demuestran (ver: https://gizmodo.com/exclusive-amazons-own-numbers-reveal-staggering-injury-1840025032).

Ha querido introducir la empresa robots, para agilizar todavía más las operaciones pero no han resultado lo que esperaba, además de que, de repente, ocasionan accidentes. En el 2018, uno de esos robots provocó un accidente, al picar un envase de repelente para osos, con lo que 24 empleados se intoxicaron. Eso sucedió en una bodega de Amazon en Nueva Jersey, lo que la dejó muy mal parada. Ver: https://www.theguardian.com/technology/2018/dec/06/24-us-amazon-workers-hospitalised-after-robot-sets-off-bear-repellent).

Por si fuera poca la explotación directa, tiene un portal para buscar empleo o solicitar trabajadores, llamado Mechanical Turf, que es otra ventajosa creación de Amazon para obtener ingresos extras de un sitio en el que los trabajadores son los que más pierden.

Esa situación la expone un artículo de Gizmodo, firmado por Dhruv Mehrotra, en el que se narra todo lo que los usuarios de ese nefasto portal deben de sufrir para ganar, muchas veces, unos pocos dólares, realizando labores humillantes, arduas o hasta falsas (ver: https://gizmodo.com/horror-stories-from-inside-amazons-mechanical-turk-1840878041).

A muchos, los obligan a ver imágenes grotescas de gente decapitada o mutilada, para “mejorar sistemas de Inteligencia Artificial” para identificar imágenes prohibidas y que sean censuradas. A otros, se les piden encuestas. Cuando las terminan, el demandante (requester) puede decidir, arbitrariamente, que no está bien hecha la encuesta y negar el pago. Pero como ya fue entregada, puede ser que sí le sirva, pero haya puesto el pretexto de que estaba mal, con tal de no pagar. El portal no tiene forma de evitar eso. Ah, pero sí cobra, tanto al trabajador que recibió el trabajo, como al demandante, sin importarle si tal trabajador cobró o no.

Mucha gente, expresó a Mehrotra, lo hace por necesidad, pero que son muchos suplicios y vejaciones por las que deben de pasar.

Sin embargo, como señalé, Amazon es la única que realmente gana por la cuota que cobra, se paguen o no los servicios solicitados. Otro deleznable “negocio extra” de Bezos.

Y si ya lo narrado es, de por sí, grave, Amazon no permite que los empleados de sus oficinas (white collar workers) expresen sus opiniones sobre lo que no están de acuerdo con la empresa.

Un artículo de Wired, firmado por Louise Matsakis, titulado “Desafiando la política de la empresa, más de 300 empleados de Amazon hablan”, expone las protestas que se han dado en meses recientes por muchos trabajadores, que cada vez más y más se oponen a que la empresa los coarte (https://www.wired.com/story/amazon-employees-protest-communications-policy/).

En el artículo, se da a conocer la más reciente de las protestas, por 350 empleados, quienes, a pesar de las amenazas de despido, se atrevieron a manifestarse contra la empresa, en primer lugar, porque exigen que no se coarte su opinión. En segundo lugar, porque le demandan que cumpla con su cometido de convertirse en una compañía cien por ciento libre de huella de CO2  para el año 2040.

Identificados como Empleados de Amazon por la Justicia Climática, realizaron marchas, en oficinas de la empresa en Estados Unidos y en otros países. Acompaña al artículo un video, en el que se muestra a varios empelados mostrando un letrero que dice “No seremos silenciados # Amzn Habla”, mientras la voz de fondo señala que tales manifestaciones son por la cooperación de Amazon con las depredadoras petroleras, con tal que sigan explorando más yacimientos petroleros, produciendo más combustibles fósiles y contaminando más aceleradamente al planeta.

Eso, a pesar de la criminal responsabilidad de las depredadoras petroleras, que desde los 1970’s, sabían que si seguía creciendo indiscriminadamente el empleo de energías fósiles, el mundo se convertiría en el infierno que actualmente es. Sólo han pensado en ganar más y más, sin importarles el medio ambiente, biodiversidad animal y vegetal, ni la salud de hombres y mujeres (ver: http://adansalgadoandrade.blogspot.com/2019/09/las-mafiosas-empresas-petroleras.html).

También protestaron los empleados por dispositivos como Ring, que no sirven para hacer más seguros a los hogares, sino para espiarlos (ver: https://nypost.com/2019/01/11/employees-at-amazons-ring-have-been-spying-on-customers/).

Y el video concluye dejando en claro que Amazon tiene dos caminos, seguir ayudando a depredadoras empresas, seguir produciendo dudosa tecnología de “seguridad” que espía o unirse a sus empleados para producir un verdadero cambio mundial.

Pero no parece inquietarle tanto. Sigue la construcción de uno más de sus “caprichitos”, la construcción de un reloj que funcionará 10,000 años, enclavado en una montaña de su propiedad, en el que ha invertido, hasta ahora, unos 42 mdd. Sonará una vez cada diez años. Muy caro, pero inútil (https://www.wired.com/story/the-10000-year-clock-is-a-waste-of-time/).

Y cuando las protestas se hicieron, Bezos estaba dando una fiesta en su mansión de 23 mdd en Washington DC, a la que asistieron grandes personalidades, tales como Ivanka Trump, Jared Kushner, Kellyanne Conway, el actor Ben Stiller y Bill Gates, entre otros, con quienes se lució (ver: https://www.geekwire.com/2020/party-jeff-bezos-d-c-mansion-attracts-bill-gates-ivanka-trump-notable-guests/).

Si para seguir siendo el hombre más rico del planeta y seguir agasajando a “importantes personalidades” en sus residencias, Bezos tiene que seguir contaminando al planeta y explotando a trabajadores, lo hará, pues prefiere ser mezquino a generoso.

Así, como lo es el capitalismo salvaje.

Contacto: studillac@hotmail.com

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.