Inicio cultura y arte “La estrategia ha sido dejarlos morir”: los medios comunitarios en España luchan...

“La estrategia ha sido dejarlos morir”: los medios comunitarios en España luchan por sobrevivir

201
0
Compartir
Karen Méndez Loffredo - Sputnik Mundo

Karen Méndez Loffredo

SPUTNIK

En España los medios de comunicación comunitarios luchan por abrirse espacio en un sector concentrado en pocas manos. Abogan por licencias y un mayor financiamiento porque, insisten, que su existencia garantiza una mayor pluralidad informativa y, por ende, una mejor calidad de la democracia.Los medios de comunicación comunitarios son medios sin ánimo de lucro cuyo objetivo principal es servir a la comunidad a la que pertenecen, bien sea para alfabetizar o darle voz a sectores históricamente excluidos, como sucedió en América Latina desde los años 40, o para atender problemáticas específicas de una localidad.En España, según explica el presidente de la Red de Medios Comunitarios, Mariano Fernández Cabarcos, las primeras experiencias se dieron a finales de los años 70 tras la muerte del dictador Francisco Franco.

“En los 70 había una necesidad muy grande de expresarse y la eclosión de medios fue enorme tanto cuantitativa como cualitativamente. Fue abrir las puertas y las ventanas después de cuatro décadas de oscuridad absoluta”.Mariano Fernández Cabarcospresidente de la Red de Medios Comunitarios”Luego, la explosión de medios comunitarios coincide con el referéndum sobre la permanencia de España en la OTAN y la llegada del PSOE al poder por primera vez. De hecho, alguna gente de Madrid aún echa de menos algunos programas de la época de La Movida, como la radio La Cadena del Water, que desapareció, pero que se abrió un huequecito en el imaginario colectivo de los momentos de mayor expansión de libertad”, explica Fernández.

Sin embargo, el tiempo fue pasando y con él la realidad de los medios comunitarios cambió

“Poco a poco se ha ido relegando a los medios comunitarios, básicamente no haciéndoles demasiado caso, no dándoles lo que necesitan, dejándoles morir. Yo diría que la estrategia a largo y mediano plazo ha sido dejarlos morir“, apunta Fernández.De acuerdo con cálculos de la Red de Medios Comunitarios, actualmente en España existen alrededor de 100 y 150 medios de comunicación comunitarios. Estos, en su mayoría, se organizan de forma asamblearia y se financian con contribuciones que hacen los ciudadanos, con cuotas que pagan quienes transmiten sus programas en esos espacios o con ayudas gubernamentales que algunos consiguen. Por su parte, sus trabajadores laboran de forma voluntaria.

Lo que hacemos, sobre todo, es una labor en dos vías: trabajamos contenidos sociales y, por otra, contenidos especializados de colectivos minoritarios que no tienen cabida en los medios comerciales porque no son económicamente rentables”.”Entonces, podemos tener por un lado programas hechos por personas migrantes, mayores, mujeres, personas con diversidad funcional, programas ecologistas, animalistas, de todo tipo de causas sociales y, por otro, también tenemos programas de radio, por ejemplo, de hip hop, literatura, divulgación científica, o programas hechos por personas diagnosticadas con trastorno mental. Realmente hacemos una labor social importante y una labor cultural que es significativa porque trabajamos muchísimo con autores emergentes. Muchísimas veces somos la primera radio a la que vienen artistas que luego se hacen muy famosos”, remarca Fernández.

Aproximadamente un 29% de los medios comunitarios en España, están ubicados en municipios de menos de 100.000 habitantes, mientras que otros están presentes en grandes capitales como Madrid, Barcelona, Bilbao, Málaga, Valencia, Córdoba, entre otras.”Si bien abundan más en barrios de grandes capitales, también tenemos pequeñas emisoras comunitarias rurales. De hecho, posiblemente una de las que más trascendencia mediática tiene, porque por alguna razón a los medios comerciales les parece pintoresco, es Radio Valdivielso, que es una radio comunitaria que está en un sitio muy pequeñito en la provincia de Burgos”

“Esa radio hace realmente una función de servicio público porque es la necesidad que tienen los vecinos. Hace unos años tuvieron un problema, lo cerraron y salió una señora en la televisión diciendo ‘es que yo no sé qué voy a hacer sin la radio porque aquí cuando nieva y se me bloquea la puerta, yo llamo a la radio y Jokin (que era el locutor principal) dice por la radio que yo estoy en un lío y los vecinos vienen a ayudarme’. Una cosa tan sencilla como esa”.

Mariano Fernández Cabarcos presidente de la Red de Medios Comunitarios

Falta de financiación y licencias

Pero, a pesar de su labor social y del llamado que han hecho la ONU, la Unesco y el Parlamento Europeo para que se reconozca a los medios comunitarios, en España denuncian que no reciben apoyo de las autoridades, especialmente económico.

“Uno de los grandes problemas de los medios comunitarios en España es ese. Trabajamos con una media de ingresos de 7.000 euros anuales cada una. Es una media, evidentemente hay medios que generan mucho más, pero muchas no llegan ni a eso. A ese monto se llega normalmente con la cuota de socios, con algunas fiestas o eventos que se organizan y por los que cobran una pequeña suma y, otras que también captan recursos públicos, que obtienen subvenciones por dar talleres de radio o por algún tipo de actividad”

“Pero, digamos, eso es un óptimo de financiación que no se da en todas las radios y teles, y por otro, no todas tienen capacidad burocrática para operar. Sobre todo, no hay ninguna línea específica sobre financiación de medios comunitarios, como sí los hay en otros países de Europa. Por ejemplo, desde el año 1981 en Francia, las radios comunitarias están regularizadas, tienen sus licencias, pueden operar y este año van a recibir un fondo del Estado de 33 millones de euros. Aquí en España son cero euros”, apunta.En comparación con América Latina, donde ha habido un boom de medios comunitarios, especialmente desde la llegada de gobiernos progresistas, Fernández asegura que en España son menos visibles, “no ocupamos tanto espacio como allá, somos menos y nos dan menos importancia”.

“Con respecto a Europa, estamos en peores condiciones tanto en la regulación como en la financiación, comparándonos con los países más avanzados. Hay quienes están peor que nosotros, como Hungría, pero compararse con Hungría, con un Viktor Orbán, donde están cerrando medios comunitarios, bueno, los han cerrado prácticamente todos. Hay que tener en cuenta que los medios comunitarios somos un indicador de la calidad democrática de un país, entonces creo que nos conviene más ser un país que fomenta y abre medios comunitarios a que los persiga, cierre o ignore”.

Mariano Fernández Cabarcos presidente de la Red de Medios Comunitarios de España

“No somos piratas”

A la falta de apoyo económico, los medios comunitarios suman la falta de licencias que les permitan usar el espacio radioeléctrico sin el temor de ser clausurados.”En 2010 se aprobó la Ley General de Comunicación Audiovisual que reconocía a los medios comunitarios como un derecho de la ciudadanía. En el artículo 4 decía, recogiendo recomendaciones de la Unesco, que reconocía la pluralidad de los medios, también su titularidad y decía que la ciudadanía tenía derecho a recibir información a través de medios públicos, privados comerciales y comunitarios. Genial. Estábamos súper contentos. ¿Cuál fue el problema? Que se tenían que haber empezado a dar las licencias un año después de la entrada en vigor de la ley”.

A partir del 1 de mayo de 2011 las radios comunitarias deberían haber empezado a ser regularizadas, pero el PSOE perdió las elecciones, entró el Partido Popular y pasamos ocho años en los cuales, por distintos avatares, no se han dado esas licencias. Se decía que no había espacio radioeléctrico planificado, cosa que no era del todo cierto porque había un plan técnico anterior a la ley, pero no nos dejaron acceder a esas frecuencias y nos quedamos en un limbo”, señala Fernández.

“También es verdad que en España ha habido una especie de jungla en el espectro radioeléctrico, es una cosa de la que se quejan siempre las radios comerciales, de que hay muchas radios piratas, pero las radios comunitarias no somos piratas, para empezar porque somos entidades sin ánimo de lucro, no emitimos publicidad, no le quitamos mercado a los comerciales. Nosotros nos dedicamos a otra cosa, es un problema entre comerciales con y sin licencia, pero nosotros no tenemos nada que ver en eso. De hecho, somos más una solución a eso que un problema. Pero nunca se nos ha visto de esa manera”, resalta.A juicio de Fernández, la falta de apoyo y espacio a los medios comunitarios se debe a que algunos defienden el “estatus quo actual” y “los privilegios” de unos pocos.”Los medios comerciales son muy voraces, siempre lucharon por tener todo el espectro y siguen haciéndolo. Los mismos agentes que quieren privatizar los medios de comunicación públicos, suelen no recibirnos con agrado. De hecho, con toda esta polémica de la libertad de expresión que hay en los medios, que se sienten amenazados por cosas que no deberían amenazarlos, son muy escasas las muestras de solidaridad cuando se cierra un medio comunitario por una acción del Gobierno, yo no he visto un editorial del ABC, El País o de El Mundo defendiendo a un medio comunitario que se cierra. Eso me parece bastante triste, sinceramente”, lamenta.

Si bien Fernández reconoce que esta administración ha sido la “más receptiva” sobre este tema, asegura que aún no han visto nada tangible, más allá de “buenas palabras e intenciones”. Además, alerta que en lo que va de año dos radios históricas, como Radio Vallekas y Radio Contrabanda están enfrentando serios problemas por la precariedad. Una, que es Radio Vallekas será desalojada el 1 de marzo después de 35 años de emisión porque “no pudo pagar su alquiler” y Radio Contrabanda, “porque tuvo que poner su antena en un poste que no era legal, ese poste se retiró y se quedaron sin poder emitir”.Sin embargo, pese al panorama nada favorable, Fernández destaca que “la resiliencia de los medios comunitarios españoles” ha permitido que se mantengan al servicio de sus comunidades.

“Yo, a los detractores que pueda haber, les invitaría para que se pasen por el medio comunitario más próximo y que vivencien lo que es, que vean un programa de personas diagnosticadas con trastorno mental y vean cuando sale un compañero y diga que antes no tenía amigos y que ahora sí; o escuchar en un programa de personas sin hogar cuando dicen que hoy es el día más feliz de su vida porque salieron en la radio. Eso no se paga con dinero, eso es otra cosa”.Mariano Fernández Cabarcospresidente de la Red de Medios Comunitarios de España

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.