Inicio Internacional Francia – Resistir al autoritario Macron: se avecina una primavera francesa explosiva

Francia – Resistir al autoritario Macron: se avecina una primavera francesa explosiva

254
0

28 de marzo de 2023 Leïla Messaoudi, Gauche Révolutionnaire (CIT en Francia)

Imagen: Protesta en París contra los cambios en las pensiones de Macron (Foto: Gauche révolutionnaire)

El presidente Macron ha aprobado oficialmente su ley de recorte de las pensiones en Francia mediante un golpe de poder legal, utilizando los artículos 49-3. Esto a pesar de más de dos meses de huelgas y manifestaciones este invierno, con la participación de millones de trabajadores. La respuesta al último asalto de Macron fue masiva y decidida. El jueves 23 de marzo salieron a la calle manifestaciones monstruosas que se acercaban a los 3,5 millones. Pequeñas ciudades batieron récords de participación.

En realidad, la actitud de Macron tuvo el efecto de un electroshock entre los trabajadores y los jóvenes. Y en los desfiles, muchos huelguistas eran jóvenes trabajadores de muchas pequeñas empresas privadas y un mayor número de jóvenes estudiantes de secundaria y bachillerato. Para algunos, era su primera o segunda huelga y manifestación. Tenían claro que el momento era crítico y que había que estar allí.

Represión violenta

Macron había decidido antes de la jornada de huelga del jueves 23 de marzo echar leña al fuego. En una entrevista particularmente arrogante, Macron reafirmó el miércoles 22 de marzo su voluntad de aplicar la ley en otoño. Y su lógica violenta se ha traducido sobre el terreno por una represión violenta en muchas ciudades, con el resultado de heridos graves: un sindicalista ferroviario perdió un ojo al ser alcanzado por una bala de LBD, y un pulgar fue arrancado a un manifestante combativo en Rouen. Y grupos especiales de la policía, como BRAV y BAC, han apaleado, acosado e insultado a los manifestantes, especialmente a los jóvenes.

En el mundo laboral, se multiplican las amenazas de despido. Y se ha revelado una circular del Ministro de Trabajo, Dussopt, en la que se enumeran los medios para facilitar los despidos por falta grave. Esto ocurre en un momento en que el gobierno ha empezado a requisar trabajadores en refinerías e instalaciones de eliminación de residuos.

Todo el fin de semana pasado estuvo marcado por concentraciones contra la represión, entre ellas manifestaciones antirracistas contra la ley Darmanin, dirigida contra los extranjeros, expulsando a algunos con mayor facilidad. La cólera se acumula y hace que la situación sea aún más inestable e incierta para Macron.

No contento con haber lanzado su cuerpo especial de policía contra los manifestantes, el gobierno practicó una represión sistemática e indiscutible contra los militantes ecologistas en Sainte-Soline, en los Deux-Sèvres. El balance es elevado; tres personas en estado de urgencia vital; cinco heridos graves y más de doscientos heridos por «granadas» y bolas de flash.

El Gobierno adopta la misma actitud que durante el movimiento de los chalecos amarillos. Y Macron apuesta por el alarmismo, para que menos jóvenes y trabajadores salgan a protestar. Pero la situación no se prestará a esta táctica.

Prolongar las huelgas

Una parte del movimiento obrero está muy implicada en las batallas. Varios sectores resisten y mantienen su huelga renovada, desde el 7 de marzo, en su mayoría, a pesar de las requisas y de la duración del movimiento. Es el caso de las refinerías, la energía y el gas, y los trabajadores ferroviarios y portuarios. Los fondos de huelga existen y se multiplican. Los huelguistas de otros sectores acuden a menudo en apoyo a través de las redes sociales.

Sin embargo, el resto de jóvenes y trabajadores tienen muy pocas oportunidades de entrar en una huelga más potente. La intersindical, que permanece unida, anuncia una nueva jornada de huelga después de la última. La intersindical convoca una asamblea general para decidir sobre la huelga, pero suele ser muy abstracta. En muchas empresas es muy difícil organizarse en el lugar de trabajo, sobre todo cuando los equipos sindicales son débiles o inexistentes. Forma parte de las tradiciones de lucha que hay que reaprender colectivamente (octavillas, piquetes, asambleas de huelguistas y votaciones para la acción…) Sin embargo, en la lucha las cosas pueden acelerarse. El potencial es enorme para poder parar a Macron.

Los militantes de la Gauche révolutionnaire (CWI Francia) han aumentado su producción de material (folletos, periódicos, etc.) para iniciar un debate con los jóvenes y los trabajadores en las manifestaciones y en los piquetes. También mantenemos firmemente nuestras actividades regulares de puestos en las calles para dirigirnos a la mayoría de la gente que mira al movimiento con simpatía. El interés por la política crece en todas partes. Y nuestros folletos y periódicos se toman rápidamente. La situación plantea muchas cuestiones políticas que validan la necesidad de construir un partido revolucionario de masas para el socialismo. Y para ello, ¡únete a la Gauche révolutionnaire !

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.