Inicio internacional Elecciones alemanas: Cambio de gobierno; fuerte descenso de Die Linke

Elecciones alemanas: Cambio de gobierno; fuerte descenso de Die Linke

87
0
Compartir
Bundestagswahlabend 2021: Die Linke

Sascha Staničić,

29 de septiembre de 2021. Organización Socialista Solidaridad (CIT Alemania)

Imagen: Mitin de DIE LINKE en las elecciones federales alemanas, con Janine Wissler, Dietmar Bartsch y Susanne Hennig-Wellsow (Wikimedia Commons)

Esto no había ocurrido nunca. El 26 de septiembre, «Día de las Super Elecciones», los berlineses votaron por un 56% en un referéndum a favor de la expropiación de las grandes empresas inmobiliarias. Esto demuestra que cuando la gente puede tomar decisiones políticas concretas, los intereses de la clase trabajadora prevalecen. Sin embargo, esto no se refleja en los resultados de las elecciones simultáneas al Bundestag, la Cámara de Representantes de Berlín y el Parlamento del Estado de Mecklemburgo-Pomerania Occidental.

No obstante, el resultado de las elecciones al Bundestag anuncia un nuevo periodo político para Alemania. Los dos grandes partidos llamados «populares», el socialdemócrata SPD y el bloque cristiano CDU/CSU, han disminuido masivamente, obteniendo ahora menos de la mitad de los votos emitidos; en los años 70 superaban el 90%.

Es casi seguro que, por primera vez, se formará una coalición de tres grupos parlamentarios (es decir, contando la CDU y la CSU, que son dos partidos, como un solo grupo parlamentario). Sin embargo, también es seguro que esta novedad no supondrá el cambio fundamental de política que, según los sondeos de opinión, favorece el cuarenta por ciento de la población. El futuro gobierno seguirá alineando sus políticas principalmente con los intereses de los propietarios del capital. Independientemente de la coalición que se forme, lo más probable es que el FDP neoliberal sea el representante más directo y radical de estos intereses capitalistas en el gobierno. La cuestión de quién debe pagar los costes de la crisis económica y del control de la pandemia no será respondida fundamentalmente en interés de los empleados y de los socialmente desfavorecidos ni por una coalición Scholz-Baerbock-Lindner (SPD-Verdes-FDP) ni por una coalición Laschet-Baerbock-Lindner (CDU/CSU-Verdes-FDP), ya que ambas operarán sobre la base del capitalismo. Y, por supuesto, lo mismo se aplica a la continuación matemáticamente posible, pero muy improbable, de la gran coalición saliente de la CDU/CSU y el SPD. Todo esto hace aún más urgente que los sindicatos y los movimientos sociales se preparen para duras luchas defensivas.

CDU/CSU en declive

Desde 2013 la Unión (el bloque CDU/CSU) ha perdido siete millones de votos. Ahora el SPD recibió bastante más de ocho millones de votos menos en comparación con su pico de 1998. Juntando sus totales, estas dos partes de la anterior coalición de gobierno perdieron 1,7 millones de votos desde 2017. El 23,4% de los votantes con derecho a voto no participó en las elecciones. Así, los casi 14.330.000 del «partido de los no votantes» llegaron a ser más grandes que todos los partidos, además de que hubo casi 420.000 votos nulos o anulados. Aunque en estas elecciones los cambios se han producido principalmente entre los partidos pro-capitalistas establecidos y tanto la ultraderecha AfD como el partido de izquierda DIE LINKE han perdido votos, este resultado electoral no frenará el proceso de desestabilización política de la República Federal sino que lo continuará. El próximo gobierno federal será más débil que los gobiernos de Merkel de los últimos 16 años, y la clase dirigente de los propietarios del capital tendrá cada vez más dificultades para formular una política unificada.

El declive de la CDU es una expresión de las luchas sobre la orientación del partido y la vacilación entre la adhesión al curso de Merkel, que se orienta en parte hacia la «asociación social», por la que está Laschet, y la insistencia de sectores de la burguesía en ataques más duros contra la clase obrera, por la que está Friedrich Merz. No fueron los deslices y debilidades personales de Laschet los que fueron decisivos para la pérdida de votos de la CDU, sino que los hicieron un poco más grandes. Estos ya eran visibles en los sondeos de opinión antes del estallido del coronavirus. Sólo hubo una recuperación temporal y alta relacionada con la pandemia cuando, en la primera fase de la infección, el gobierno federal dio la impresión de que sacaría a Alemania razonablemente indemne de la pandemia. La crisis de la CDU/CSU es una expresión directa de la crisis de la burguesía para formular una política uniforme. El resultado equivale a un «colapso político», como dijo un comentarista, y ya está abriendo fuertes disputas sobre el futuro rumbo en la CDU.

SPD

Aunque el SPD esté exultante, no puede ocultar que el 25,7 por ciento es su tercer peor resultado en la historia de la República Federal y que ni siquiera ha igualado los máximos índices de las encuestas alcanzados brevemente en 2017 después de que Martin Schulz fuera designado candidato a canciller del partido para las últimas elecciones federales. En las últimas semanas y meses, el SPD se benefició del hecho de que la CDU/CSU había optado por el candidato «equivocado» y de que, a principios de este año, los medios de comunicación burgueses y otras instituciones de la burguesía acabaron con los elevados índices de las encuestas de los Verdes con una campaña contra su principal candidata, Annalena Baerbock. Esto se debe a que temían las expectativas de la población, especialmente en lo que respecta a las medidas de protección del clima, que habrían surgido con un gobierno federal dirigido por los Verdes. Sobre todo, el SPD hizo menos «mal» en la campaña electoral que los demás.

El aumento de votos del SPD, sobre todo el hecho de que haya sido capaz de movilizar a 1,25 millones de no votantes, es también una expresión del hecho de que las cuestiones sociales han jugado un papel importante en estas elecciones y que los socialdemócratas han vuelto a pestañear hacia la izquierda con sus promesas de un salario mínimo de 12 euros, la introducción de un impuesto sobre el patrimonio, la «abolición» del sistema neoliberal de bienestar Hartz, etc.

Esto se ha visto en el hecho de que el número de los que refutan la idea de que el SPD es una política socialdemócrata ha bajado once puntos porcentuales, ¡pero sigue siendo el 37%! No se trata de un regreso del viejo partido obrero, sino de la expresión de la alternativa menos mala que la mayoría de los votantes se ve frente a ella. En cualquier caso, no hay entusiasmo por un canciller Scholz.

Los Verdes y el FDP

Los Demócratas Libres, el FDP y los Verdes salen reforzados en las negociaciones sobre una formación de coalición, aunque los Verdes tuvieran que enterrar sus ambiciones de canciller. El hecho de que el FDP, partido radical de libre mercado, haya podido registrar un aumento significativo de votos se debe sobre todo a que durante la pandemia ha conseguido ganarse la imagen de una parte de la población como crítico «razonable» de la política covida del gobierno y se ha centrado menos en sus posiciones favorables al capital que en posiciones supuestamente «modernas» en relación con la digitalización y otras cosas. Esto le ha reportado un número de votos superior a la media, especialmente entre los votantes jóvenes, entre los que el SPD ha seguido perdiendo votos.

AfD

La ultraderechista Alternativa para Alemania, AfD, ha perdido votos, pero al mismo tiempo ha seguido consolidándose como parte del sistema de partidos. En los estados federales orientales de Sajonia y Turingia, se convirtió en el partido más fuerte y, en general, sigue siendo el doble de fuerte en el este de Alemania que en el oeste de la República. Esto hará que el equilibrio de poder dentro del partido se incline aún más hacia las fuerzas de extrema derecha en torno a Björn Höcke. Está por ver si llegan a la conclusión de ajustar cuentas con la otra parte del partido y hacerse con el control de todo el partido. En cualquier caso, la AfD sigue siendo una grave amenaza para la clase trabajadora, las mujeres, los inmigrantes y las minorías.

Los llamados «otros partidos» han ganado tres puntos porcentuales hasta alcanzar el 8,6%. Incluyen a los Votantes Libres y al partido «die Basis», dos fuerzas que tienden a clasificarse en la derecha, que obtuvieron un mayor número de votos. Debido a una norma electoral especial, la Asociación de Votantes del Sur de Schleswig (SSW), que representa a la minoría danesa de Schleswig-Holstein, puede enviar un diputado a Berlín, de modo que por primera vez ocho partidos estarán representados en el Bundestag. El fortalecimiento de los partidos pequeños es un indicio de que la fragmentación partidista podrá adquirir rasgos aún más fuertes en el futuro.

¿Qué gobierno se formará?

Ahora comienzan los debates, los sondeos y las negociaciones sobre la formación de la próxima coalición de gobierno. No hay que descartar ninguna de las coaliciones matemáticamente posibles, pero todo apunta a que se reducirá a una coalición «semáforo» formada por el SPD, los Verdes y el FDP, aunque la líder del FDP, Lindner, preferiría una coalición «Jamaica» con la CDU/CSU y los Verdes. Esto no es sólo consecuencia del resultado electoral, que convirtió al SPD en la fuerza más fuerte y a la CDU/CSU en la principal perdedora de las elecciones. Aunque una coalición «jamaicana» estaría ciertamente más cerca de los deseos de los capitalistas de reformas antiobreras, un gobierno dirigido por el principal partido perdedor y un maltrecho Armin Laschet sería probablemente más inestable que una coalición dirigida por Scholz. Ya está claro que habrá fuerzas en la Unión que prefieren la posibilidad de reorientar el partido mientras está en la oposición a estar en un gobierno liderado por Laschet, pero todavía no lo comunican abiertamente.

Olaf Scholz ya ha dejado clara su preferencia por un «semáforo». El factor decisivo será lo que el SPD y los Verdes ofrezcan al FDP para no perder la cara y poder argumentar que ha aportado su propio contenido a un gobierno. También es posible que un nuevo gobierno se mueva en la dirección del actual modelo de gobierno austriaco de una coalición de conservadores y Verdes que da a los miembros del gobierno una amplia libertad en determinados departamentos. Sería concebible, por ejemplo, que el FDP no se opusiera a un aumento significativo del salario mínimo, que el SPD y los Verdes renunciaran al impuesto sobre el patrimonio, que el FDP consiguiera un fondo de inversión para la digitalización y que los Verdes pudieran aplicar en gran medida sus ideas de política climática. En este momento no se puede predecir si se producirá un gobierno de este tipo y, en caso afirmativo, con qué rapidez. Sin embargo, no se puede descartar que se produzca mucho más rápido de lo que parece ahora en vista de la confusa y nueva situación.

La izquierda

El otro perdedor de las elecciones es DIE LINKE, el partido de la izquierda, cuyo resultado se describe ampliamente como una «debacle». Ha perdido casi la mitad de sus casi 4,3 millones de votos de 2017 y ha caído por debajo de la barrera del cinco por ciento.

Ahora solo entrará en el Bundestag con 30 miembros porque ha ganado tres mandatos directos de circunscripción en Berlín y Leipzig. Esto ha permitido a DIE LINKE beneficiarse de la norma según la cual un partido por debajo de la barrera del 5% puede seguir obteniendo diputados en el Bundestag en función de su porcentaje total de votos a nivel nacional si gana tres o más escaños en las circunscripciones. Sin embargo, DIE LINKE perderá probablemente algunos derechos de grupo parlamentario.

Así pues, aunque no se ha materializado el superdescenso de ser expulsados del Bundestag, el resultado es un amargo revés que también tendrá un impacto temporal en la autoconfianza de algunos activistas de izquierdas. Además, se espera que varios de sus diputados más izquierdistas y orientados al movimiento no vuelvan al Bundestag y, por tanto, la orientación política del grupo parlamentario de DIE LINKE podría desplazarse hacia la derecha.

Los líderes del LINKE, Dietmar Bartsch y Susanne Hennig-Wellsow, hablaron inmediatamente después de las elecciones sobre los errores cometidos y la necesidad de una reevaluación. Pero no dicen lo evidente: la estrategia de complacer al SPD y a los Verdes no ha funcionado. Al contrario: como ha advertido el Sol (CWI Alemania) en las últimas semanas y meses, hay muchos indicios de que muchos antiguos votantes del LINKE prefirieron hacer su cruz en el original antes que en la copia, para asegurarse de que la CDU/CSU no se convierta en la fuerza más fuerte. La propaganda de la dirección del LINKE, primero de argumentar que el voto a DIE LINKE era la mejor garantía para expulsar a la CDU/CSU y luego, cuando eso obviamente ya no funcionaba, de decir que sólo votando al LINKE se podía impedir la participación del FDP en el gobierno, cayó como un globo de plomo. Lo que se ha perdido son sus propias posiciones, su propio perfil y la credibilidad de que el partido se preocupa principalmente de hacer valer estas propias posiciones. Que un partido de izquierdas no gane fuerza en tiempos de grandes crisis sistémicas, que consiga menos votos que el FDP entre los trabajadores y no pueda movilizar a los jóvenes y que fracase repetidamente a la hora de llegar a los no votantes … es una admisión de la bancarrota.

Reducir la culpa de las pérdidas a las disputas internas, especialmente en torno a Sahra Wagenknecht, se queda corto. Sin duda, un partido enfrentado tiene menos posibilidades de ser elegido. Pero no es sólo desde los debates sobre las posiciones de Wagenknecht que DIE LINKE ha ido perdiendo terreno. Los problemas fundamentales son que ha perdido su credibilidad a través de su participación en los gobiernos de los estados federados y de las ciudades con el SPD y los Verdes; no se ha desmarcado del gobierno federal en la crisis covídica y es considerado por muchos como la parte izquierda, y por tanto intercambiable, del «establishment» político. Sobre todo, esta imagen bloquea el camino a los millones de no votantes, que aparentemente ya no se sienten atendidos por ninguno de los partidos existentes.

El efecto de la elección de Wagenknecht como candidato principal del DIE LINKE en Renania del Norte-Westfalia no fue, aparentemente, que movilizara votos para el partido, sino que ciertamente desmovilizó a los activistas de izquierda y antirracistas, y también a parte de los miembros del partido, si no en la votación, sí en la movilización durante la campaña electoral.

El hecho de que hay otro camino lo demuestra, entre otras cosas, el DIE LINKE en la parte norte de Berlín-Neukölln, que se ha construido a lo largo de los años como una fuerza anticapitalista y orientada al movimiento en el distrito. Allí, la campaña electoral de DIE LINKE, que los miembros de Sol ayudaron a conformar, fue capaz de lograr un aumento significativo de votos en las elecciones a la Cámara de Representantes de la ciudad en un momento en que el voto general del partido en la ciudad cayó.

DIE LINKE debe asumir sin contemplaciones este desastre electoral. Es necesario un cambio drástico para el futuro del partido. DIE LINKE debe centrarse sobre todo en aquello para lo que se necesita un partido de izquierdas: apoyar y aglutinar las luchas sindicales y los movimientos sociales, abogando por perspectivas y soluciones anticapitalistas y socialistas. Los miembros de Sol seguirán trabajando por esto en el partido. Hacemos un llamamiento a todos los decepcionados por este resultado electoral para que sean aún más activos ahora: en los sindicatos y movimientos sociales para contrarrestar las políticas del próximo gobierno y, con Sol, también en el LINKE para abogar por un cambio de rumbo socialista allí.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.