Inicio Nacional El impresentable caso de Julio Ponce Lerou

El impresentable caso de Julio Ponce Lerou

50
0

Semanario SurAndino 145

EDITORIAL

El impresentable caso de Julio Ponce Lerou

Según los transcendidos, la prohibición de que Julio Ponce Lerou, o algún miembro de su familia, fuese nominado como ejecutivo de SQM y que termina en el 2030, no sería extendida para después de dicho año. Ejecutivos de Codelco señalan que tal acuerdo ni siquiera ha sido tocado en las conversaciones que se tienen para concretar la asociación entre ambas compañías en la explotación del litio en el Salar de Atacama, lo que significa que tanto Julio Ponce Lerou como sus hijos podrán ser ejecutivos de las futuras administraciones. Es una simple leguleyada, ya que actualmente controla la empresa a través de sus amigos japoneses, pero abordado desde lo político, es un elemento de gran relevancia, debido a que la familia del dictador manejará el principal recurso natural después de acceder de manera fraudulenta a su propiedad cuando Pinochet ejercía el poder. Pero, la astucia de Ponce Lerou no solo se ha demostrado en cuanto a utilizar a su favor el hecho de haber sido el “yernísimo”, sino que su financiamiento, a través de sucios mecanismos, de la actividad política de distinguidos políticos entre las cuales se encuentran la ex presidenta Bachelet y la actual ministra del Interior Carolina Tohá, en una larga lista, lo rodeó de impunidad y facilitó su ascenso, para hoy aparecer liderando el principal negocio de un país que se caracteriza por el extractivismo.

El gobierno, en su afán de propiciar negocios tras la búsqueda de cifras macroeconómicas que les demuestre a los empresarios su inquebrantable decisión de llevar al país por el santo camino del “crecimiento”, sin medir consecuencias por supuesto, hace oídos sordos a esta
aberración y no repara en lo que significa que Ponce Lerou y las y los nietos de Pinochet sean los propietarios de una empresa cuya importancia es mayor en la medida que se impone la importancia estratégica del litio. Increíblemente, tanto la Derecha como el gobierno, están abocados a perseguir el delito, se apresuran en legislar y discuten cuan más o menos es hoy necesaria la presencia de militares en las calles, inclusive se aplican altas penas por la sola “apología” a la violencia, pero en lo que concierne a un delincuente de marca mayor como Julio Ponce Lerou, nadie dice nada. Es increíble, pero a vista y paciencia de todas y todos los chilenos, se está concretando la elevación a figura pública de un “hombre de negocios”, cuyos herederos se sientan en sitios cercanos al ministro de Hacienda, en ceremonias preparadas con gran cuidado, como especies de lanzamientos principescos de la clase dominante, esa que se escandaliza con la “delincuencia de los pobres”, pero es partícipe entusiasta de la “delincuencia de los ricos”, y cuya lista es larguísima, tan extensa como su impunidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.