Inicio Análisis y Perspectivas El final del proceso constituyente chileno

El final del proceso constituyente chileno

109
0

Socialismo Revolucionario (CIT en Chile)

Las elites políticas pusieron término o por lo menos eso es lo que pretenden, a un proceso constitucional fracasado por donde se analice.

Durante todo el proceso constitucional, desde el acuerdo por la paz con el que los políticos institucionales pretendieron reconducir y controlar la revuelta popular de 2019 hasta el segundo plebiscito del domingo 17 de Diciembre de 2023. En sucesivas elecciones y plebiscitos la gente de a pie ha rechazado absolutamente todo lo que la institucionalidad les ha presentado en los diferentes hitos que acordaron la derecha junto al progresismo en el pacto del 15 de noviembre de 2019. En los dos plebiscitos en que se votaron dos propuestas de nueva Constitución ganó el rechazo, el resultado catapultó el fracaso evidente de todo el proceso negociado entre la derecha y el progresismo, es el fracaso del acuerdo del 15 de noviembre del 2019 y el “acuerdo por Chile” con el que los aparatos políticos relanzaron el proceso después del primer rechazo. Pero el plebiscito del 17 de diciembre también fue un rotundo fracaso de la derecha que quiso profundizar el neoliberalismo, dando rango constitucional a políticas que en la constitución del 1980 se les escapó.

Los principales hitos electorales del proceso fueron:

En el 2020 cuando se plebiscitó si darle continuidad a la constitución de 1980 o cambiarla, el 78.31% optó por cambiarla y el 79.81% optó porque NO incluyera a los parlamentarios en ejercicio, un claro rechazo a la institucionalidad.

Posteriormente en el 2021 la alta votación que sacaron sectores independientes, la increíble votación de la lista del Pueblo, en la elección de convencionales constituyentes también reflejó el rechazo de la gente a los candidatos de las elites políticas.

En la propuesta constitucional del 2022 emanada de la convención constitucional, la gente rechazó con un 61.89% frente a un 38.11% para la opción apruebo. Obviamente acá tuvo mucho que ver la gran máquina comunicacional de la derecha, pero se suma al rechazo de todo lo que huela a institucionalidad.

Posteriormente en la elección de consejeros constitucionales la opción anulo y en blanco alcanzó un 21.54%, 2.693.461 de votos! otra vez un evidente repudio a toda la casta política.

En el segundo plebiscito constitucional la opción en contra se alzó con un 55.76% frente a un 44.24%.

Finalmente, este 2024 nada bueno podemos esperar de un gobierno que ha demostrado ser más de lo mismo. Una vez más queda claro que solo el pueblo trabajador organizado en torno a un instrumento político con un plan de lucha claro y un programa de cambios profundos tiene el poder y capacidad para poner fin al abuso y la corrupción que corroe a todo el sistema. Poner fin a la precariedad de la clase trabajadora y terminar con las AFP (previsión privatizada) e ISAPRES (salud privatizada) y así construir un sistema de pensiones y de salud dignas.

¡Solo el pueblo organizado pondrá fin a la Constitución de Pinochet! Solo el pueblo, nadie más que la gente de a pie, podrá construir una verdadera Asamblea Constituyente; como parte de la lucha por los cambios revolucionarios que Chile necesita y la actual crisis plantea.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.