Inicio historia y teoria Chile y Argelia: (parte 4). Restablecimiento de relaciones en la post dictadura...

Chile y Argelia: (parte 4). Restablecimiento de relaciones en la post dictadura hasta hoy. Por Esteban Silva

665
0
Compartir

Chile y Argelia: una historia de mutua solidaridad que resistió el paso del tiempo (parte 4)
Reconocer la historia entre Chile y Argelia para construir el futuro.


Restablecimiento de relaciones entre Chile y Argelia.

Con la elección del gobierno de transición democrática encabezado por Patricio Aylwin, las relaciones bilaterales entre Chile y Argelia se restablecieron en 1990 a nivel de Embajadas concurrentes desde Túnez y Argentina, respectivamente (1) .

Transición y contexto global de la política de reinserción internacional de Chile.

El en plano de las relaciones exteriores, el gobierno de transición del presidente Aylwin (2), tuvo como contexto y fue influido en política internacional por varios factores globales: la crisis terminal del Bloque Socialista del este y la desaparición de la Unión Soviética, el fin de la era inaugurada por Bandoung y la influencia del Movimiento de Países No alineados (MNOAL) y la expansión sin contrapeso de la dominación económica global, definida por el economista Samir Amin como la Triada imperialista integrada por “USA-Europa-Japón”(3).
En lo ideológico, cobraba fuerza una gran ofensiva de cuestionamiento a las ideas socialistas y a la teoría de la dependencia que oponía al centro con la periferia en el marco del conflicto Norte/Sur. Se produjo la contención de las propuestas, que desde el tercer mundo se proyectaban esperanzadoras, producto del avance de visiones conservadoras que afirmaban “el fin de la historia” y la primacía de una concepción única de democracia liberal y capitalista.
El mundo experimentaba así un histórico retroceso democrático y social como resultado de la globalización especulativa financiera y la ola privatizadora neoliberal, impuestas a escala planetaria por los gobiernos de Ronald Reagan, Estados Unidos (1981-1989) y de Margaret Thatcher, Reino Unido (1979-1990).
En un contexto de reflujo mundial de las ideas y fuerzas progresistas, en Chile, el triunfo de Aylwin con la Concertación de Partidos por la democracia, incluía en el nuevo gobierno al Partido Socialista (PS), el cual, durante el gobierno de Salvador Allende, había tenido una gran influencia en la relación con la Argelia de Boumediene y en el Movimiento de países no alineados MNOAL. Sin embargo y en contraste con aquello, en el gobierno de la Concertación de Partidos por la Democracia, el PS renunció a sus posiciones internacionales históricas (4) y no jugó un rol significativo en las definiciones de política y relaciones internacionales del gobierno de Aylwin, con excepción, en cierta medida, del conflicto internacional que involucró al entonces embajador de Chile ante la Unión Soviética y ex canciller de Allende, Clodomiro Almeyda, a raíz del ingreso como huésped temporal en la residencia de la embajada chilena en Moscú del ex presidente Erich Honecker de la desaparecida República Democrática Alemana (RDA)(5).

Si bien el gobierno de Aylwin, buscó reinsertarse en el mundo restableciendo relaciones con todos los países que habían roto con la dictadura, con pragmatismo recogió y continúo con la política exterior redefinida durante la dictadura, que propiciaba que esta debía ser un instrumento de la política comercial y en consecuencia, la prioridad fue la inserción de Chile en la globalización neoliberal, priorizando la apertura de mercados y la desregulación para la atracción de inversiones de las corporaciones transnacionales y los Tratados de Libre Comercio. Tal como señala el ex embajador de Chile en Argelia Ariel Ulloa, “para la Cancillería la política exterior fue confundida con el comercio y el mundo concebido como un gran mercado. Una Cancillería con una visión siempre pronorteamericana que miraba algo a Europa y el resto del mundo prácticamente no existía hasta la emergencia de China (6) .

Resabios de la dictadura: Diputados pinochetistas se oponen a la reapertura de la embajada de Chile en Argel.

En el año 2001, ante la decisión del gobierno de Ricardo Lagos de reabrir embajada chilena en Argelia, un grupo de diputados de una derecha todavía pinochetista, encabezados por Julio Dittborn y Jaime Orpis (7) de la Unión Demócrata Independiente (UDI) y por Baldo Prokurika (8) y Gustavo Alessandri (9) de Renovación Nacional (RN) presentaron el Proyecto de Acuerdo N°551 en la Cámara de Diputados rechazando la reapertura de la embajada de Chile en Argelia.

Sin bien la decisión del presidente Lagos era de su exclusiva prerrogativa, la presentación del proyecto de acuerdo buscaba abrir un debate de un modo subrepticio respecto de las relaciones entre Chile y Argelia. Estaba particularmente en cuestión para aquellos sectores, el rol internacional jugado por Argelia en la solidaridad con la resistencia chilena en contra del régimen pinochetista. Para oponerse a la decisión anunciada por el ejecutivo. Se esgrimieron diverso tipo argumentos, tales como: los altos costos económicos que implicarían para el país abrir una embajada en Argel; el sin sentido de abrir una embajada ante un país destruido por una cruel guerra civil y con el cual nuestro país no tenía embajada desde el año 1973; que la realidad en ese momento era que los países cerraban sus embajadas en Argelia trasladándolas a Túnez; señalando también, que no era procedente debido que el embajador elegido para ese cargo era militante socialista.

El presidente Lagos designó embajador de su confianza política al Doctor Ariel Ulloa, socialista y ex alcalde de Concepción, quién había vivido parte de su exilio en Argel y había cultivado estrechos lazos políticos con los principales dirigentes del gobierno y del Frente de Liberación Nacional argelino. El intento de la derecha todavía nostálgica del Pinochetismo para oponerse a la reapertura de la embajada chilena en Argel no fructificó y su propuesta de reconsideración fue rechazada por 29 votos del oficialismo contra 24 votos(10) .

El relanzamiento de la relación chileno-argelina con la visita del presidente Bouteflika.

El presidente de Argelia, Abdelaziz Bouteflika visitó Chile en mayo de 2005 y sostuvo un intenso programa bilateral de 4 días en Santiago y Valparaíso. Lo primera actividad del presidente argelino fue visitar el mausoleo del presidente Salvador Allende para rendirle un solemne homenaje por su consecuencia y dignidad, reconociendo al pueblo chileno que resistió a la dictadura Pinochetista.
Pero la visita del Jefe de Estado argelino no se basó solamente en la evocación de la amistad entre dos gobiernos y pueblos con un digno pasado bilateral, ni en el reconocimiento de la vieja amistad y reivindicación de las visiones progresistas compartidas de los presidentes Allende y Boumediene. Su visita al Chile de la post dictadura presidido por Ricardo Lagos, respondía a la decisión de profundizar las históricas relaciones de mutua solidaridad que habían resistido el paso del tiempo restableciendo, en las nuevas circunstancias, una nueva alianza estratégica, en lo energético, en lo político, cultural y comercial de mutuo beneficio para encarar el nuevo contexto mundial.

El Chile de entonces tenía (y en la actualidad también) un déficit gasífero y energético severo y en consecuencia, siendo Argelia uno de los más importantes países productores y exportadores de gas del mundo, para el Estado chileno la visita del presidente argelino resultaba de la mayor importancia e interés. Más todavía, si se tenía en consideración que Argelia vía Sonatrach (11) se había instalado y operaba en el vecino Perú, siendo parte del Consorcio de Camisea (12) en la explotación y exportación de gas.
La visita del presidente argelino fue precedida por un meticuloso trabajo político y técnico preparatorio. En Santiago, los presidentes Bouteflika y Lagos firmaron un importante Acuerdo de Cooperación energética que posibilitaba una estratégica cooperación entre las empresas estatales ENAP de Chile y SONATRACH de Argelia con miras a negociar (13) la compra de gas natural licuado (GNL) y participar con inversiones y tecnología. Argelia le ofreció Chile un acuerdo entre empresas estatales que implicaba una significativa oferta para proveer al país GLN, -que reduciría de manera importante el precio del GLN pagado por Chile (14) -, y, se comprometía a transferir recursos humanos y tecnológicos. En el marco del acuerdo suscrito, los argelinos decidieron participar en el proyecto de construcción, provisión de GNL y operación del terminal de la planta de regasificación de Quinteros ubicada en la Quinta Región de Valparaíso.

Pero el interés de la Empresa Nacional de Petróleos de Chile (ENAP) no solo estaba puesto en el GNL. El acuerdo incluía también la exploración conjunta de petróleo en la zona de Magallanes, y permitía, a su vez, a ENAP participar en licitaciones en Argelia y de conjunto en otros países africanos.
Sin embargo, el intenso lobby de los intereses de la transnacional inglesa British Gas con sus socios norteamericanos e israelitas junto a la soterrada preferencia de algunas autoridades en favor de la operación de empresas privadas en el GLN en desmedro de las empresas estatales, terminaron por frustrar la materialización del estratégico acuerdo bilateral.

Un año después, el gobierno chileno le adjudicó a la transnacional British Gas la provisión y operación de GLN (15). Lamentablemente de nada sirvieron los acuerdos bilaterales suscritos durante la visita del presidente argelino a Chile, ni tampoco su generosa y ventajosa oferta de Gas como base de una cooperación energética estratégica. Todos los intentos por transparentar lo ocurrido con la licitación que permitió a British Gas adjudicarse la millonaria operación en Chile en desmedro de la estatal argelina, fueron infructuosos y nunca fueron clarificados. Ante la inquietud de los argelinos por entender y transparentar lo ocurrido en aquella licitación y solo recibieron como respuesta que Argelia había hecho una oferta fuera de plazo.

De acuerdo a lo que señala el embajador Ulloa(16), en ese mismo periodo, visitó Chile una delegación de las Fuerzas Armadas argelinas, que tenía interés de concretar dos importantes proyectos de cooperación y mutuo beneficio: se exploraba la posibilidad de que ENAER (17) reparase y diera mantención a aviones militares y civiles argelinos y, que a su vez, se le hiciera reparación de barcos en los astilleros de ASMAR (18) en Talcahuano. Aquellos proyectos, fueron detenidos por la Cancillería chilena (donde había muchos pinochetistas enquistados) y en consecuencia, nunca se desarrollaron estas las potencialidades de la nueva agenda de cooperación.

Conocer y reconocer la historia entre Chile y Argelia para construir el futuro.

En junio del 2020, el entonces ministro, Teodoro Rivera, canciller del gobierno del presidente Sebastián Piñera anunció que su gobierno cerraría varias embajadas de Chile en el exterior (se anunció el cierre de embajadas en 5 países), entre la que se encontraba la embajada de Chile en Argel. Las razones esgrimidas fueron fundamentalmente presupuestarias y de racionalización económica (19). El anuncio provocó inmediatamente un importante rechazo en amplios sectores políticos, académicos, económicos, sociales y culturales del país.
Frente al rechazo de la sociedad chilena al anuncio de cerrar la embajada de Chile en Argelia, el gobierno de Piñera retrocedió y su nuevo canciller, Andrés Allamand, anunció “la suspensión indefinida” de la errónea decisión de cerrar la embajada chilena en Argel y en otros países (20). Sin embargo, a pesar de haberse retractado respecto del error diplomático cometido, la cancillería de Piñera no corrigió del todo la decisión anunciada respecto de la relación bilateral de Chile con Argelia. Pues a pesar de haber suspendido indefinidamente el cierre de las embajadas, en el caso de Argelia rebajó su representación diplomática no designando un nuevo embajador, acreditando solamente un encargado de negocios en Argel.
Al igual que con el debate suscitado en el 2001, con el intento de un grupo de diputados de una derecha todavía nostálgica del pinochetismo, que intentó impedir la reapertura de la embajada chilena en Argelia, la profundidad de las relaciones construidas entre los pueblos de Chile y Argelia ha vuelto a irrumpir, viniendo desde el pasado, con nueva vigencia y actualidad.
Para comprender el alcance y significación de las relaciones chileno argelinas se hace necesario romper con la amnesia y el olvido frente a la profunda y dinámica historia de amistad y solidaridad forjada entre ambos pueblos.
Una historia forjada por pueblos protagonistas, construida mucho antes de la independencia argelina, desde la solidaridad del pueblo chileno con su lucha por la autodeterminación. Luego la construcción conjunta de la relación bilateral por parte de los gobiernos democráticos que tuvieron propósitos comunes, como los que inspiraron a los presidentes Allende y Boumediene, en el plano bilateral y en el seno de las Naciones del Tercer Mundo. Más tarde, luego con el golpe militar del 73, a partir de la solidaridad expresada por el gobierno y el pueblo argelino hacia el pueblo chileno en resistencia a la dictadura y en la acogida solidaria de exiliados. Finalmente, el restablecimiento de las relaciones bilaterales entre ambos países, que permitió proyectar una base común de entendimiento y de cooperación forjada en la solidaridad mutua que resistió el paso del tiempo.

Como señala el embajador de Argelia ante Chile, Mohamed Sofiane Berrah en entrevista a la Radio de la Universidad de Chile: “el congelamiento de la decisión de las autoridades chilenas de cerrar la embajada de chile en Argelia nos da la ocasión para aprender el presente y el futuro de nuestras relaciones con serenidad y optimismo”. En un contexto globalizado como el que vivimos nuevas formas de cooperación pueden emerger con sólo un poco de voluntad política para favorecer los intercambios en diferentes ámbitos. “En definitiva la relación entre dos estados no debe ser juzgada según la actualidad contingente y las estadísticas comerciales. Esta relación está hecha de valores y de combates compartidos”(20).

En la actualidad, si bien no se ha logrado recuperar la dinámica de las relaciones entre Chile y Argelia, con la profundidad y compromiso que estas tenían a 1973, se han producido importantes avances desde la reapertura de las embajadas en el 2001. El intercambio económico entre ambos países todavía es modesto, pero se encuentra en crecimiento. En los últimos años, se han materializado mecanismos permanentes de diálogo bilateral en una serie de temas de mutuo interés con participación de delegaciones gubernamentales y parlamentarias. Delegaciones empresariales argelinas han visitado nuestro país explorando asociarse con pequeñas y medianas empresas. A su vez, empresarios chilenos han participado en Argel y en Oran en eventos empresariales de Comercio, Industria y Pesca.

Ciertamente los valores y los combates compartidos entre nuestros pueblos y los diferentes momentos qué experimentó en el pasado hasta el presente la relación entre Chile y Argelia, son una contundente demostración de la mutua solidaridad que resistió el paso del tiempo la que debe ser proyectada en el presente para construir el futuro.
Santiago, diciembre de 2020/


Notas

(1)https://chile.gob.cl/argelia/en/bilateral-relation/bilateral-relations/relaciones-bilaterales
(2) Patricio Aylwin, abogado, senador y presidente del PDC, representante del ala conservadora del Partido Democratacristiano, fue un duro opositor al gobierno del presidente Allende y apoyó inicialmente el golpe militar. Años después en la oposición, manifestó públicamente su arrepentimiento por aquella conducta. Al respecto, resulta ilustrativa su entrevista en: https://www.ciperchile.cl/2016/04/19/patricio-aylwin-y-las-heridas-de-1973/
(3) Amir Samir.2013 L´Éveil du Sud. L’Ére de Bandoung 1955-1980.Les éditions APIC, Alger pg.13
(4) Al respecto resulta esclarecedor el análisis de Clodomiro Almeyda en su artículo “Crisis de la izquierda chilena, un desafío para los socialistas” en Cuadernos del Avión Rojo del Partido Socialista de Chile. Número 1, año 1, septiembre de 1994. Págs. 39-50.
(5) Un análisis sobre este episodio se encuentra desarrollado en: Chile y el amigo alemán. El “caso Honecker”. 1991-1994: Tensión internacional en la temprana posguerrafría. En: https://cuadernosdehistoria.uchile.cl/index.php/CDH/article/view/53667/57214
(6) Entrevista dada por el Dr. Ariel Ulloa a Esteban Silva en el marco de la investigación “Chile y Argelia: una historia de mutua solidaridad que resistió el paso del tiempo”. Octubre de 2020.
(7) Electo diputado por la UDI en 1990. Durante la dictadura fue designado por Pinochet como alcalde de la Comuna de San Joaquín en la región Metropolitana. Senador desde el 2002 al 2018. Luego de ser desaforado como senador por denuncias de corrupción el 2016, fue condenado el 2020 por la justicia chilena por delitos reiterados de cohecho y fraude al fisco.
(8) En 1998 fue designado durante la dictadura gobernador en la provincia de Huasco e Intendente subrogante. Dirigente del Partido Renovación Nacional y luego fue diputado y senador. Fue Ministro de minería en el actual gobierno del Presidente Piñera.
(9) Ex diputado del Partido Nacional previo al golpe de 1973. En 1974 integró la Comisión Legislativa II y luego la Comisión de Leyes Orgánicas Constitucionales de la dictadura cívico militar hasta su designación por Pinochet en 1987 como alcalde de Santiago. Fundador del Partido Renovación Nacional, en 1997 fue electo diputado.
(10) Cámara de Diputados de Chile. Sesión 63, martes 15 de mayo de 2001. Votación del proyecto de Acuerdo n°551 Reconsideración de apertura de la embajada chilena en Argelia.
(11) Sonatrach es la empresa estatal argelina de gas y petróleo, clasificada entre los 11° Consorcios petroleros y gasíferos más grandes del mundo.
(12) Consorcio Camisea, conformado por Pluspetrol, Repsol-YPF, Sonatrach, Hunt Oil, Techpetrol y SK.
(13)https://www.mch.cl/2005/05/17/enap-negocia-compra-de-gnl-con-argelina-sonatrach/#
(14) Era una oferta directa de Estado a Estado, sin intermediación, con un acuerdo de compra y venta a futuro.
(15) En 2006 se adjudicó el primer contrato de suministro de GNL de largo plazo a la firma inglesa British Gas Group y se inició el estudio de ingeniería (FEED) del proyecto con la firma norteamericana CB&I. En 2007 se firmaron contratos por 21 años para el suministro de GNL, el servicio de recepción, descarga, almacenamiento y regasificación de GNL en el Terminal y la venta de gas natural a los clientes. La sociedad GNL Quintero quedó conformada por los accionistas privados: British Gas Group (40%), Endesa Chile S.A. (20%), Metrogas S.A. (20%) y la estatal ENAP con solo el (20%).
(16) Ibid., entrevista a Ariel Ulloa
(17) Empresa Nacional de aeronáutica de Chile.
(18) ASMAR es una empresa estratégica de la defensa del Estado de Chile, de administración autónoma siendo reconocida como empresa esencial del área de la industria naval y de defensa,
(19)https://www.cooperativa.cl/noticias/pais/gobierno/cancilleria-anuncio-el-cierre-de-cinco-embajadas-para-fortalecer-otras/2020-06-07/112745.html
(20)https://www.elmostrador.cl/dia/2020/08/12/canciller-allamand-suspende-indefinidamente-cierre-de-embajadas-y-anuncia-plan-de-compartir-edificios-con-otros-paises/
(21)Entrevista embajador de Argelia en Chile https://radio.uchile.cl/2020/11/01/embajador-de-argelia-el-congelamiento-del-cierre-de-la-embajada-de-chile-da-la-ocasion-para-aprehender-el-futuro-con-optimismo/

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.