La lógica simplista dice que quien trabaja tiene derecho a una buena previsión y el que no, solo a la pensión asistencial. Pero eso perjudica a muchas mujeres, pues el sistema previsional considera como “trabajo” solo el remunerado y no la gran cantidad de trabajo NO pagado que ellas hacen y sin el cual los hombres no podrían hacer el suyo. En promedio, entre empleos pagados y gratuitos, diariamente trabajan 15% más que los hombres. Ello explica en parte la fuerte brecha en pensiones al momento de jubilar. Esta columna propone un subsidio cruzado –como en otros países- en que los hombres financien mejores pensiones para las mujeres y retribuyan el beneficio de la división sexual del trabajo.LEER MAS…

http://ciperchile.cl/2017/09/11/afp-un-sistema-para-hombres/