Inicio internacional Brasil/Debates – Tres interpretaciones de la izquierda sobre el significado del gobierno...

Brasil/Debates – Tres interpretaciones de la izquierda sobre el significado del gobierno Bolsonaro

89
0
Compartir

Valerio Arcary *

Esquerda Online, 23-1-2020

Traducción de Correspondencia de Prensa

1. Recordemos la metáfora de la curvatura de la varilla utilizada por Lenin: cuando la varilla está muy inclinada en una dirección, si queremos encontrar el punto de equilibrio, primero debemos inclinarla hacia el extremo opuesto. Lenin heredó este método de Marx. Un debate entre posiciones opuestas no puede resolverse de manera productiva a través de concesiones mutuas. En un primer momento, para aclarar las diferencias y reducir los márgenes de error, la mejor manera es desarrollar cada una de las posiciones hasta el extremo, para comprobar cuánto y cuáles de las hipótesis iniciales se sostienen. Las fuerzas que explican los flujos y reflujos de las luchas sociales, las inflexiones inesperadas, el largo estancamiento, las aceleraciones repentinas y, de nuevo, la terrible lentitud de los cambios que no llegan, hasta que se precipitan vertiginosas transformaciones, casi como una sorpresa, no se revelan fácilmente. La historia conoce los movimientos de la superficie y las transformaciones en las capas tectónicas más profundas. Estamos en una situación reaccionaria, pero no contrarrevolucionaria.

2. Este gobierno de extrema derecha no fue un accidente histórico. Pero tampoco fue una derrota histórica. Sólo fue posible porque se produjo una grave derrota. Todavía hay reservas sociales y políticas en la izquierda brasileña para detener a Bolsonaro, y todo lo que su gobierno significa.

3. Las tres grandes batallas políticas de la última década fueron las elecciones de junio de 2013, la destitución de Dilma Rousseff en 2016 y las elecciones de 2018. Las perdimos todas, pero la relación entre los tres procesos es la clave de la situación actual. Hay, aproximadamente, tres interpretaciones en la izquierda brasileña sobre el significado del gobierno de Bolsonaro. Son incompatibles. El debate entre las tres puede y debe ser intelectualmente honesto. Entre las tres hay también posiciones intermedias que hacen, como siempre, mediaciones. Pero hay tres grandes narraciones, en perspectiva histórica.

4. La primera posición defiende que en junio de 2013 se inauguró una ola conservadora y se abrió el camino para una ofensiva burguesa en 2015/16 que derrocó al gobierno de Dilma Rousseff, criminalizó y detuvo a Lula. El gobierno de Bolsonaro fue el resultado, esencialmente, de una reacción a las reformas progresistas de los gobiernos de coalición (con fracciones decisivas del capital) liderados por el PT, es decir, a sus éxitos. La segunda explica que junio de 2013 fue una movilización democrática progresiva; las movilizaciones contra la corrupción en 2015 estaban en disputa; y el gobierno de Bolsonaro resultó, fundamentalmente, de los límites y errores de los gobiernos del PT. La tercera sostiene que los días de junio de 2013 estuvieron socialmente en disputa, pero que las movilizaciones de la clase media en 2015/16 fueron políticamente reaccionarias. Argumenta que el giro del gobierno de Dilma Rousseff hacia el ajuste fiscal que produjo una recesión económica catastrófica, provocó la desmoralización social de los trabajadores; concluye que el gobierno Bolsonaro sólo fue posible por las derrotas acumuladas por los errores de la dirección del PT, pero su significado histórico descansa en una reacción burguesa, a escala continental, impulsada por el imperialismo.      

5. Hay debates históricos cerrados y otros que están abiertos. Las interpretaciones de la derrota del Quilombo de Palmares (1), de los paulistas en la Guerra de los Emboabas (2), de la Inconfidencia Minera (3), de la Confederación del Ecuador (4), de Canudos (5), o del gobierno de Jango Goulart en 1964 están instigando debates, pero cerrados. La discusión sobre las derrotas acumuladas en los últimos cinco años también tiene una dimensión histórica, pero sigue abierta. Es un debate de importancia estratégica. Eso significa que el futuro depende de ello. 

6. La mayoría del campo petista-lulista explica este proceso como una reacción a las reformas progresistas que se han hecho durante trece años. En otras palabras, fueron derrotados por sus golpes, no por sus errores. La idea impresiona porque tiene un grano de verdad. Pero ningún gobierno es derrotado cuando acierta. Este campo identifica el inicio de la ofensiva reaccionaria en los días de junio de 2013, contextualiza el giro de la burguesía hacia el impeachment bajo la presión de Washington, subraya el papel de las agencias de inteligencia y los servicios secretos (la fórmula de las guerras híbridas), advierte que el desplazamiento de la clase media sería el producto de un incontestable resentimiento social, y explica la debilidad de la movilización popular contra el golpe de Estado para la reestructuración productiva. Ve una continuidad ininterrumpida de las dinámicas de la lucha social entre los días de junio de 2013, las movilizaciones por el impeachment de 2015/16, las luchas contra Temer y el encarcelamiento de Lula, culminando con la elección del Bolsonaro. El análisis se limita a evaluar la evolución desfavorable de la relación social de fuerzas, sin tener en cuenta las variaciones que la relación política de fuerzas ha conocido en esos cinco años. Cuando acepta dar un sentido a la lucha política, capitula ante las versiones de las teorías conspirativas. En el aniversario de su cuarenta aniversario, la dirección del PT adopta un discurso ideológico circular fatalista de auto-justificación. Perdimos porque nuestros enemigos eran más fuertes.

7. El segundo análisis se expresa en las corrientes de la izquierda radical, que también ve una continuidad ininterrumpida de la dinámica de la lucha social a lo largo de estos cinco años, pero de signo contrario. Por eso defiende el Fuera Bolsonaro como una campaña política prioritaria. La miopía tiene el efecto opuesto. Subestima el peso acumulado de las derrotas en la conciencia de la clase obrera y sobreestima las tensiones del gobierno de Bolsonaro con fracciones de la clase dominante. No tiene en cuenta que la inseguridad política prevalece cuando se trata de luchar contra la reforma de la previsión social. Pero destaca los conflictos entre el gobierno de extrema derecha y el Congreso, el STF (Supremo Tribunal Federal) y los medios de comunicación empresariales. Explica el gobierno de Bolsonaro como un accidente histórico. Un accidente histórico debe entenderse como un fenómeno superficial, por lo tanto, sin consistencia duradera. La elección del Bolsonaro puede ser descrita como un accidente histórico, porque no era el candidato preferente de la burguesía. Pero la ofensiva de los golpes institucionales en Honduras, Paraguay, Brasil y Bolivia no lo hizo. Obedece a un proyecto estratégico del imperialismo norteamericano en América Latina. El gobierno del Bolsonaro sólo fue posible gracias a un proceso de acumulación de derrotas de los trabajadores en la lucha de clases, antes de las elecciones de 2018. En este contexto, el gobierno de Bolsonaro se beneficia de una gran unidad burguesa y del apoyo de la mayoría de la clase media.

8. El tercer análisis es el que mejor identifica, dialécticamente, las contradicciones sociales y políticas del proceso. La evolución política entre 2013 y 2018 no fue lineal. Las movilizaciones de junio de 2013 fueron un campo de batalla en el que todo estaba en disputa, y el resultado estaba lejos de estar predeterminado. Tanto es así que Dilma Rousseff ganó las elecciones en 2014. Las movilizaciones de 2015/16 fueron, desde el principio, una explosión de rabia reaccionaria de la clase media. Un desplazamiento tan reaccionario que abrió el camino para que la extrema derecha, hasta entonces muy marginal, se convirtiera en un movimiento con influencia de masas. No es necesario un ejercicio contra-fáctico, utilizando hipótesis de lo que podría haber sucedido si el gobierno del PT no hubiera apostado por Joaquim Levy (6) como una neutralización in extremis de la presión burguesa en 2015, para concluir que el gobierno Bolsonaro no era inevitable. Pero tampoco es correcto concluir que fue un accidente histórico. Si no hubiera sido Bolsonaro, el liderazgo habría sido otro. La elección del Bolsonaro es incomprensible sin la operación Lava Jato, la detención de Lula, el apuñalamiento en Juiz de Fora (7), y por lo tanto es muy aleatoria, fortuita, contingente. La ruptura de la burguesía brasileña con el gobierno de Dilma Rousseff, no. Pero esta ruptura no se explica por el Bolsa-Familia, ni por Mi Casa, Mi Vida, ni por la expansión de la red educativa federal, ni por la Luz para todos. Obedeció a un proyecto estratégico de reposicionamiento del capitalismo brasileño en el mercado mundial.

9. Un análisis marxista debe considerar diferentes niveles de abstracción. El estudio de la relación social de fuerzas busca identificar en la estructura de la sociedad las respectivas posiciones de las clases en lucha. La investigación de la relación política de fuerzas busca comprender la esfera de la superestructura donde la lucha social se expresa a través de representaciones: las instituciones del estado, las diferentes organizaciones, los partidos, los medios de comunicación, el mundo de la cultura, etc. No siempre existe una perfecta coincidencia entre la relación social y la relación política de fuerzas, aunque hay una tendencia a la confluencia. En este momento, la relación social de fuerzas es un poco peor que la relación política de fuerzas.  

10. Durante el primer año del gobierno de Bolsonaro, surgieron tensiones con el Congreso, el STF, y algunos de los principales grupos mediáticos-comerciales en torno a diferentes temas. Hubo varias conmociones, desacuerdos e incluso cierta agitación ante iniciativas esdrújulas del núcleo neofascista. El Secretario de Cultura fue despedido. Estas crisis de la superestructura no nos engañan al pensar que estamos en una situación reaccionaria. La unidad burguesa prevalece en el apoyo al gobierno, todavía con un apoyo mayoritario en la clase media. Las encuestas de opinión son un indicador significativo de la variación de los estados de ánimo en la sociedad, pero sólo una variable, entre otras, para medir las relaciones de fuerzas. La situación es reaccionaria, pero no hemos sufrido una derrota histórica. La resistencia en el 2020 podría aumentar a un nivel más alto

que en el 2019.   

Notas

1] El Quilombo de Palmares era el mayor pueblo de esclavos fugados, con miles de habitantes, surgió en la capitanía de Pernambuco. Las revueltas tuvieron su punto álgido en la segunda mitad del siglo XVII. Resistió durante más de un siglo. Zumbi, su principal liderazgo, fue asesinado.

2] La Guerra de los Emboabas (1707-1710) tuvo lugar en Minas Gerais. Los portugueses derrotaron a los paulistas, que anteriormente habían ocupado la región y explotado el oro.

3] La Inconfidencia Mineira fue una conspiración independentista que tuvo lugar en Minas Gerais contra la ejecución del derrama, la recaudación de impuestos y la dominación portuguesa, siendo reprimida por la Corona portuguesa en 1789.

4] La Confederación del Ecuador fue un movimiento republicano que estalló en 1824 en Pernambuco y representó la principal reacción contra la tendencia monárquica y la política centralizadora del gobierno de Don Pedro I (1822-1831), esbozada en la Carta de 1824, la primera Constitución del país. El emperador, incluso después de la Independencia de Brasil, permaneció apegado a los intereses de la Corona Portuguesa.

5) La Guerra de Canudos fue un conflicto armado que involucró al Ejército brasileño y a la comunidad campesina socio-religiosa liderada por Antonio Conselheiro en Canudos, en el interior del estado de Bahía. Los enfrentamientos se produjeron entre 1896 y 1897, con la destrucción de la comunidad y la muerte de la mayoría de los 25.000 habitantes de Canudos.

6] Joaquim Levy fue Ministro de Finanzas al comienzo del segundo mandato de Dilma Rousseff en 2015. Desde un contexto liberal ortodoxo, comenzó un shock fiscal que resultó en el más largo estancamiento económico en Brasil en los últimos cien años. Su nombramiento fue indicado por Bradesco, el segundo banco privado más grande, según lo sugerido por Lula.

7) El apuñalamiento fue un intento frustrado contra la vida de Bolsonaro en septiembre de 2018, en la ciudad de Juiz de Fora en Minas Gerais. Fue una acción planeada y llevada a cabo, individualmente, por un loco psicótico. Retiró a Bolsonaro de la campaña electoral por unos días, pero lo colocó como favorito en la segunda vuelta.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.