Inicio historia y teoria A 30 años del abortado golpe de estado en la Unión Soviética

A 30 años del abortado golpe de estado en la Unión Soviética

260
0
Compartir

[Imagen: Tanques en las calles de Moscú durante el intento de golpe de Estado, 19 de agosto de 1991]

 Han pasado treinta años desde que se produjo un infausto golpe de Estado contra Mijaíl Gorbachov, presidente de lo que aún se conocía como la Unión Soviética (URSS). Terminó en tres días. A finales de 1991, la propia URSS ya no existía y su economía estatal y burocráticamente planificada estaba firmemente encaminada hacia la restauración capitalista.

 Clare Doyle

Comité por una Internacional de los Trabajadores, CIT.

 

Desde las primeras horas de la mañana del 19 de agosto de 1991, como era tradición en la URSS en tiempos de crisis, los canales de televisión de la Unión Soviética no emitieron más que música clásica y el Lago de los Cisnes, el ballet.

 

Sólo por la tarde, a las 17:00 horas, la “banda de los ocho” -máximos dirigentes militares y civiles- celebró una conferencia de prensa televisada para explicar su actuación. La presidió el vicepresidente de la Unión Soviética, Gennady Yanayev; sus manos entrelazadas temblaban visiblemente.

Líderes del intento de Golpe

Explicó que Gorbachov estaba enfermo y que su misión era mantener el orden. De hecho, se estaban moviendo para adelantarse a la firma de un “Nuevo Acuerdo de la Unión” elaborado con vistas a descentralizar el poder a las quince repúblicas de la URSS. No se trata, dijo, de frenar el proceso de privatización, sino de ralentizarlo.

 

La mera visión de las tropas en las calles y la amenaza a los frágiles brotes de democracia que habían comenzado a finales de los años 80 enfurecieron a la masa de la población. Se informa de que están estallando huelgas en varios lugares.

 

En Leningrado, miles de personas se dirigieron al Palacio Mariinsky, sede del gobierno elegido localmente, y levantaron barricadas utilizando cualquier cosa disponible. Dos días más tarde, el 21 de agosto, una gran multitud llenó la Plaza del Palacio para escuchar al alcalde Anatoly Sobchak declarar que el mando militar local estaba del lado de la “democracia” junto con el KGB local, que en realidad había organizado la masiva concentración.

 

En Moscú, se volcaron autobuses y se levantaron barricadas para bloquear el paso de los tanques y los soldados hacia el Kremlin. Tres hombres murieron en los enfrentamientos. El entonces popular Boris Yeltsin se subió a un tanque frente a la Casa Blanca de Moscú entre trabajadores, soldados y policías que se habían negado a apoyar el intento de golpe de la vieja guardia. Yeltsin era el recién elegido líder del recién creado parlamento de la Federación Rusa, la mayor y más poblada república de la Unión Soviética. Su estrella seguía ascendiendo mientras la influencia de Mijaíl Gorbachov entraba en franco declive.

 

Yeltsin despachó enviados en avión a Crimea, donde Gorbachov había sido puesto bajo arresto domiciliario por los golpistas en su casa de vacaciones. El mundialmente conocido presidente de la URSS regresó a Moscú, un hombre humilde que sabía que sus días en el cargo estaban contados.

Boris Yeltsin

A finales del 21 de agosto, el intento de golpe de estado había terminado. Los dirigentes fueron arrestados, todos menos uno, el ministro del Interior, Boris Pugo, que ya se había suicidado. El Partido Comunista en el poder fue prohibido y el único órgano decisorio de la URSS, el Congreso de los Diputados del Pueblo, fue disuelto. Se abrió la puerta al rápido restablecimiento del capitalismo en Rusia y en todas las repúblicas de la URSS.

 

El 25 de diciembre de 1991, Gorbachov anunciaba su dimisión y la disolución definitiva de la “Unión Soviética”. Aceptaba la realidad de que la mayoría de las repúblicas ya habían declarado su independencia: los Estados bálticos antes del golpe y el resto en rápida sucesión en los cuatro meses siguientes.

 

La derrota del golpe de agosto de 1991 aumentó las esperanzas de los trabajadores. Gorbachov había estado experimentando con reformas desde arriba -Glasnost (“Apertura”) y Perestroika (“Reestructuración”) – para evitar la revuelta desde abajo. Pero, aunque permitieron el debate, no lograron insuflar nueva vida a la vasta economía gestionada por la burocracia.

 

A finales de la década de 1980, los trabajadores y sus familias en toda la URSS sufrían graves dificultades. Las colas de personas con fichas de racionamiento del gobierno permanecían durante horas frente a los “supermercados” cuyos estantes estaban casi vacíos. La burocracia de 20 millones de personas, en su mayoría miembros del Partido Comunista en el poder, había seguido viviendo bien y se estaba desarrollando un resentimiento especial contra una capa de “nuevos ricos”.

 

Mijail Gorbachov había sido elegido secretario general del partido gobernante en 1985 y presidente de la URSS -la “Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas”- en 1988.

 

El Estalinismo

La URSS nunca pudo convertirse en una federación de Estados verdaderamente socialistas, como había sido el poderoso objetivo de sus fundadores revolucionarios. La democracia obrera no había podido desarrollarse plenamente en la terrible situación de una economía y una agricultura destrozadas por años de guerra mundial y civil. La perspectiva de enlazar con los estados obreros de los países capitalistas desarrollados se desvaneció a medida que se perdían las revoluciones en otros lugares.

En una situación de escasez, los funcionarios controlaron la distribución, ganaron cada vez más poder y, en ausencia de un control real desde abajo, comenzaron a asegurarse de que ellos y sus familias estuvieran efectivamente al frente de la cola. Encabezada por Stalin y su entorno, esta capa consolidó rápidamente su poder tras la muerte del líder del Partido Comunista, Vladimir Lenin, en 1924. La burocracia cada vez más elitista, que se había desarrollado, llevó a cabo una contrarrevolución política

 

El fracaso de las revoluciones posteriores en los países industrializados desarrollados y, más tarde, el sabotaje activo por parte de Stalin y la camarilla burocrática gobernante de los intentos de llevarlas a cabo en Francia, España y otros lugares, significó la rápida degeneración del estado obrero en la “Unión Soviética”…

LEER ARTÍCULO COMPLETO

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.