Open top menu
VALORAR LA GESTA DEL CHE

VALORAR LA GESTA DEL CHE

Por Milcíades Ruiz

El próximo 9 de octubre se cumplirán cincuenta años de la ejecución extrajudicial del heroico Comandante Ernesto “Che” Guevara, el más grande de los líderes socialistas internacionalistas. Mal herido fue tomado prisionero el día anterior cuando rompía el cerco militar del enemigo. Su arma de combate había sido inutilizada por la metralla cuando combatía ejemplarmente. Encerrado en el local de la escuela rural del pueblo La Higuera, en la selva de Valle Grande, Bolivia, fue ejecutado, por miedo a lo que podía suceder en el mundo si continuaba con vida. Allí, ese mismo día se hizo lo mismo con nuestro compatriota Juan Pablo Chang Navarro-Lévano.

Así culminó la gesta guerrillera continental que se inició a comienzos de 1967, en la cuenca del Ñancahuazú. Se ha escrito mucho al respecto y han interpretado este suceso de mil maneras. Muy pocos han tomado en cuenta su pensamiento para saber las razones de su resolución ni han reparado en los valores supremos que estimularon su conducta revolucionaria. Nunca lo entendieron y hay quienes hasta ahora no se explican su desprendimiento y enorme sacrificio. Para eso, se necesita tener la calidad humana que tuvo el Che.

He aquí, algunos fragmentos de lo que el Che escribiera al mundo en su “Mensaje a la Tricontinetal”, antes de iniciar su campaña guerrillera en Bolivia:

(…) “La lucha en América adquirirá, en su momento, dimensiones continentales. Será escenario de muchas grandes batallas dadas por la humanidad para su liberación”.

(…) “Muchos morirán víctimas de sus errores, otros caerán en el duro combate que se avecina; nuevos luchadores y nuevos dirigentes surgirán al calor de la lucha revolucionaria”.

(…) “En definitiva, hay que tener en cuenta que el imperialismo es un sistema mundial, última etapa del capitalismo, y que hay que batirlo en una gran confrontación mundial. La finalidad estratégica de esa lucha debe ser la destrucción del imperialismo”.

(…) “El elemento fundamental de esa finalidad estratégica será, entonces, la liberación real de los pueblos; liberación que se producirá, a través de lucha armada, en la mayoría de los casos, y que tendrá, en América, casi indefectiblemente, la propiedad de convertirse en una revolución socialista”.

(…) “Pero este pequeño esquema de victorias encierra dentro de sí sacrificios inmensos de los pueblos, sacrificios que debe exigirse desde hoy, a la luz del día, y que quizás sean menos dolorosos que los que debieron soportar si rehuyéramos constantemente el combate, para tratar de que otros sean los que nos saquen las castañas del fuego”.

(…) “Es absolutamente justo evitar todo sacrificio inútil. Por eso es tan importante el esclarecimiento de las posibilidades efectivas que tiene la América dependiente de liberarse en formas pacíficas. Para nosotros está clara la solución de este interrogante; podrá ser o no el momento actual el indicado para iniciar la lucha, pero no podemos hacernos ninguna ilusión, ni tenemos derecho a ello de lograr la libertad sin combatir”.

(…) “Y que se desarrolle un verdadero internacionalismo proletario; con ejércitos proletarios internacionales, donde la bandera bajo la que se luche sea la causa sagrada de la redención de la humanidad, de tal modo que morir bajo las enseñas de Vietnam, de Venezuela, de Guatemala, de Laos, de Guinea, de Colombia, de Bolivia, de Brasil, para citar sólo los escenarios actuales de la lucha armada sea igualmente glorioso y apetecible para un americano, un asiático, un africano y, aun, un europeo”.

“Cada gota de sangre derramada en un territorio bajo cuya bandera no se ha nacido, es experiencia que recoge quien sobrevive para aplicarla luego en la lucha por la liberación de su lugar de origen. Y cada pueblo que se libere, es una fase de la batalla por la liberación del propio pueblo que se ha ganado”.

(…) “Y si todos fuéramos capaces de unirnos, para que nuestros golpes fueran más sólidos y certeros, para que la ayuda de todo tipo a los pueblos en lucha fuera aún más efectiva, ¡qué grande sería el futuro, y qué cercano!”

“Si a nosotros, los que en un pequeño punto del mapa del mundo cumplimos el deber que preconizamos y ponemos a disposición de la lucha este poco que nos es permitido dar: nuestras vidas, nuestro sacrificio, nos toca alguno de estos días lanzar el último suspiro sobre cualquier tierra, ya nuestra, regada con nuestra sangre, sépase que hemos medido el alcance de nuestros actos y que no nos consideramos nada más que elementos en el gran ejército del proletariado, pero nos sentimos orgullosos de haber aprendido de la Revolución cubana y de su gran dirigente máximo la gran lección que emana de su actitud en esta parte del mundo: «qué importan los peligros o sacrificios de un hombre o de un pueblo, cuando está en juego el destino de la humanidad

Toda nuestra acción es un grito de guerra contra el imperialismo y un clamor por la unidad de los pueblos contra el gran enemigo del género humano: los Estados Unidos de Norteamérica. En cualquier lugar que nos sorprenda la muerte, bienvenida sea, siempre que ése, nuestro grito de guerra, haya llegado hasta un oído receptivo y otra mano se tienda para empuñar nuestras armas, y otros hombres se apresten a entonar los cantos luctuosos con tableteo de ametralladoras y nuevos gritos de guerra y de victoria”.

Ojalá, todos pudiéramos entender las expresiones del Che en el contexto histórico que se vivía en aquellos años y pudiéramos recoger lo mejor de su mensaje para aplicarlo a las condiciones actuales. Van los siguientes versos alusivos a una situación como la que tuvieron que pasar los combatientes revolucionarios que lo acompañaron.

PASIÓN GUERRILLERA

Adios, ya me voy,

la revolución me llama

la guerrilla me espera,

no sé si volveré,

aunque me apena dejarte,

no defraudaré.

 

Resuelto estoy,

me internaré en el ensueño

de profundos ideales

conviviendo día y noche

con el peligro constante

pero, es preciso hacerlo.

 

Solo van los decididos

a resolver consecuentes

la necesidad social,

el mandato de la historia,

luchar ahora mismo,

no más sufrimiento humano.

 

Nuestro deseo es triunfar

pero si en el empeño muero

las banderas de ideales

cubrirán mi humanidad,

preparado estoy

mi fortaleza es moral

no será por cobardía.

 

Entre altas cordilleras

y los bosques tropicales

transitan los guerrilleros,

zigzagueando los caminos

hundiéndose en las quebradas

o remontando montañas.

 

Son las huestes legendarias

de las sombras justicieras

entre la lluvia y el barro,

es la vida guerrillera

caminar y combatir,

entre el miedo y el coraje.

 

Entre nos, un cariño enorme

una auténtica hermandad,

somos el pan compartido

la honestidad cristalina

el arrojo inesperado

el abrazo más fraterno.

 

Todo lo da el combatiente,

hermosa heroicidad

por sublime convicción,

la valentía sin límites

su inquebrantable fe

en la victoria final.

 

Pero todo es por amor,

a los humildes que sufren,

a la patria sojuzgada,

a la justicia violada

a la democracia burlada,

amor, por la equidad.

 

Amor al pueblo

por el que se lucha,

extiendo mi mano fraterna

para sacarlo del hoyo

de tan fatal opresión

de la tristeza infinita.

 

Amor que conmueve

hasta la rebelión,

por la maldad que indigna

la inequidad absurda

la codicia sistémica

la negación humana.

 

Amor por la soberanía

como comunidad social,

amor a la sociedad ideal

la humanidad del futuro

equitativa y solidaria

sin extremos desiguales.

 

He dejado lo que más amo,

madre, padre, hermanos, hijos

y, la amada sollozante,

pero no traicionaré,

mi convicción es suprema.

La lucha, es por ellos también.

 

Mamá lo intuye todo

pensamiento y corazón,

estaré siempre en sus sueños.

¿dónde andará? se preguntará,

¿Estará vivo?

¿Volverá?

 

Un taladro destroza mi pecho,

mamáaaa, por favor papá,

se me borran los recuerdos,

tengo mucho sueño,

me voy con el Che y Fidel.

Hasta la victoria, …siempre.

Milcíades Ruiz

Septiembre 2017

 

Otra información en https://republicaequitativa.wordpress.com/

Etiquetado

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

A %d blogueros les gusta esto: