Open top menu
Está prohibido, y así es como se hace Por Slavoj Zizek

Está prohibido, y así es como se hace Por Slavoj Zizek

Página 12    Opinión

Está prohibido, y así es como se hace

En noviembre del año pasado el comediante Louis CK fue acusado de abuso en el New York Times por cinco mujeres. Las víctimas dijeron que en diferentes circunstancias las había presionado para que lo vean o lo escuchen mientras él se masturbaba. El comediante reconoció los hechos y pidió perdón. Por el escándalo HBO le canceló una presencia y una película en la que actuaba suspendió su estreno luego de que sus dos co-protagonistas se negaran a publicitarla.

El 7 de noviembre de 2017, Judith Butler ayudó a organizar una conferencia en São Paulo, Brasil; aunque el título de la conferencia era “Los Fines de la Democracia” y por lo tanto no tenía nada que ver con el tema de transgénero, una multitud de manifestantes de derecha se reunieron afuera del lugar donde quemaron una efigie de Butler mientras gritaban “¡Queimem a bruxa!” (Portugués para “¡Quemen a la bruja!”). Este extraño incidente es el último de  una larga serie de pruebas de que la diferencia sexual está hoy politizada de dos maneras complementarias: la “fluidificación” transgénero de las identidades de género y la reacción neoconservadora.

La famosa descripción de la dinámica capitalista en El Manifiesto Comunista debe complementarse con el hecho de que el capitalismo global también hace que el “carácter unilateral y la estrechez de miras se vuelvan cada vez más imposibles”, que también en el ámbito de las prácticas sexuales, “todo eso si lo sólido se funde en el aire, todo lo que es santo se profana”: ¿el capitalismo tiende a reemplazar la heterosexualidad normativa estándar con una proliferación de identidades y / u orientaciones cambiantes e inestables? La celebración de hoy de “minorías” y “marginales” es la posición predominante de la mayoría, incluso los derechistas que se quejan del terror de la Correcta Política Liberal se presentan como protectores de una minoría en peligro de extinción. O tomemos a esos críticos del patriarcado que lo atacan como si todavía fuera una posición hegemónica, ignorando lo que Marx y Engels escribieron hace más de 150 años, en el primer capítulo del Manifiesto Comunista: “La burguesía, donde sea que tenga la ventaja, ha puesto fin a todas las relaciones feudales, patriarcales e idílicas”, todavía es ignorado por los teóricos de la izquierda que centran su crítica en la ideología y la práctica patriarcales.

Entonces, ¿qué deberíamos hacer con respecto a esta tensión? ¿Debemos limitarnos a apoyar la fluidificación transgénero de las identidades mientras permanecemos críticos de sus limitaciones? Existe una tercera forma de impugnar la forma tradicional de identidad de género que ahora explota: las mujeres que se expresan masivamente sobre la violencia sexual masculina. Todas las características de la cobertura mediática de este evento no deberían distraernos de lo que realmente está sucediendo: nada menos que un cambio de época, un gran despertar, un nuevo capítulo en la historia de la igualdad. Miles de años de cómo las relaciones entre los sexos eran regulados y arreglados, son cuestionados y socavados. Y la parte que protesta ahora no es una minoría LGBT +, sino una mayoría, mujeres. Lo que está saliendo no es nada nuevo, es algo que (vagamente, al menos) sabíamos todo el tiempo y que simplemente no podíamos (querer, preparar) abordar abiertamente: cientos de formas de explotar sexualmente a las mujeres. Las mujeres ahora sacan a relucir la parte oscura de nuestras reivindicaciones oficiales de igualdad y respeto mutuo, y lo que estamos descubriendo es, entre otras cosas, cuán hipócrita y unilateral era nuestra crítica de moda de la opresión de las mujeres en los países musulmanes (y lo es): tenemos que enfrentar nuestra propia realidad de opresión y explotación.

Como en cualquier revuelta revolucionaria, habrá numerosas “injusticias”, ironías, etc. (Por ejemplo, dudo que los actos de Louis CK (foto), deplorables y lascivos como son, puedan ponerse al mismo nivel que la violencia sexual directa.) Pero, nuevamente, todo esto no debería distraernos; deberíamos enfocarnos en los problemas que tenemos por delante. Aunque algunos países ya se están acercando a una nueva cultura sexual post-patriarcal (ver Islandia donde dos tercios de los niños nacen fuera del matrimonio, y donde las mujeres ocupan más puestos en instituciones de poder público que los hombres), una de las tareas clave es, primero, la necesidad de estudiar lo que estamos ganando y perdiendo en este trastorno de nuestros procedimientos heredados de cortejo: se deberán establecer nuevas reglas para evitar una cultura estéril de miedo e incertidumbre. Algunas feministas inteligentes señalaron hace mucho tiempo que si tratamos de imaginar un cortejo políticamente correcto, nos acercamos sorprendentemente a un contrato de mercado formal. El problema es que la sexualidad, el poder y la violencia están mucho más íntimamente entrelazados de lo que esperamos, de modo que también elementos de lo que se considera brutalidad pueden ser sexualizados, es decir, invertidos libidinalmente; después de todo, el sadismo y el masoquismo son formas de actividad sexual. La sexualidad purificada de la violencia y los juegos de poder bien pueden acabar desexualizándose.

La siguiente tarea es asegurarse de que la explosión en curso no se limite a la vida pública de los ricos y famosos, sino que se filtre y penetre en la vida cotidiana de millones de “invisibles” individuos  comunes. Y el último punto (pero no menos importante) es descubrir cómo vincular este despertar a las luchas políticas y económicas en curso, es decir, cómo evitar que la ideología (y la práctica) liberal occidental se apropien como otra forma de reafirmar nuestra prioridad. Uno tiene que hacer un esfuerzo para que este despertar no se convierta en otro caso donde la legitimación política se basa en el status  de víctima del sujeto.

¿La característica básica de la subjetividad actual no es la extraña combinación del sujeto libre que se consideró a sí mismo como el responsable último de su destino y el sujeto que basa la autoridad de su discurso en su condición de víctima de circunstancias fuera de su control? Cada contacto con otro ser humano se experimenta como una amenaza potencial; si el otro fuma, si me lanza una mirada libidinosa, ya me duele; esta lógica de victimización hoy está universalizada, llegando más allá de los casos estándar de acoso sexual o racista: recuerde la creciente industria financiera de reclamos por daños, del acuerdo de la industria tabacalera en Estados Unidos y los reclamos financieros de las víctimas del holocausto y trabajadores forzados en la Alemania nazi, hasta la idea de que Estados Unidos debería pagarles a los afroamericanos cientos de miles de millones de dólares por todo lo que se vieron privados durante su pasada esclavitud…

Esta noción del sujeto como víctima irresponsable implica la extrema perspectiva narcisista desde la cual todo encuentro con el Otro aparece como una amenaza potencial al precario equilibrio imaginario del sujeto; como tal, no es lo contrario, sino más bien el complemento inherente del sujeto libre liberal: en la forma de individualidad predominante de hoy, la afirmación egocéntrica del sujeto psicológico se superpone paradójicamente con la percepción de uno mismo como víctima de las circunstancias .

En un hotel de Skopje donde estuve recientemente, mi compañera preguntó si se permitía fumar en nuestra habitación. La respuesta que recibió de la persona de recepción fue única: “Por supuesto que no, está prohibida por ley. Pero hay ceniceros en la habitación, así que esto no es un problema”. Esta no fue la última de nuestras sorpresas: cuando entramos a la habitación, efectivamente había un cenicero de cristal sobre la mesa, y en su parte inferior había una imagen pintada , un cigarrillo sobre el cual había un gran círculo con una línea diagonal que indica prohibición… Así que no era el juego habitual que uno encuentra en hoteles tolerantes donde le susurran discretamente que, aunque está oficialmente prohibido, puede hacerlo cuidadosamente, de pie junto a una ventana abierta o algo así. La contradicción (entre la prohibición y el permiso) era asumido abiertamente y por lo tanto cancelada, tratado como inexistente, es decir, el mensaje fue: “Está prohibido, y así es como se hace”. Y, de vuelta al despertar en curso, el peligro es que, de manera homóloga, la ideología de la libertad personal se combinará sin esfuerzo con la lógica del victimismo (con la libertad reducida silenciosamente a la libertad de sacar a relucir el propio victimismo), volviendo por lo tanto superfluo una emancipación política radical del despertar, haciendo que la lucha de las mujeres sea una en la serie de luchas: lucha nuevamente contra el capitalismo global y las amenazas ecológicas, por una democracia diferente, contra el racismo, etc.

* Filósofo y crítico cultural. Su última obra es Porque no saben lo que hacen (Akal) y Antígona (Akal).

Traducción: C. Doyhambéhère.

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

A %d blogueros les gusta esto: