Inicio crisis económica Volatilidad en las cadenas de suministro mundiales

Volatilidad en las cadenas de suministro mundiales

101
0
Compartir

Judy Beishon.

Publicado en The Socialist (semanario del Partido Socialista – CIT en Inglaterra y Gales)

 

La reciente y aguda escasez de energía, bienes y mano de obra en algunos sectores del Reino Unido se debe en gran parte a los fallos capitalistas específicos del Reino Unido. Pero la volátil situación mundial es parte del trasfondo de esas crisis, en particular, por la interrupción de la pandemia de Covid en las cadenas de suministro y los viajes internacionales.

Tras las fuertes caídas económicas que se produjeron durante las cuarentenas, el rápido repunte de los volúmenes de exportación y el crecimiento económico general han puesto una gran tensión en las conexiones «justo a tiempo» de las cadenas de suministro. Esto se une a que el comercio y las economías siguen viéndose afectados negativamente por las medidas de control de la pandemia en curso tras el cierre, especialmente las que afectan a los viajes y al transporte.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) declaró en su evaluación de septiembre de 2021: «El crecimiento económico ha repuntado este año, ayudado por un fuerte apoyo político, el despliegue de vacunas efectivas y la reanudación de muchas actividades económicas… El PIB mundial ha superado ya su nivel anterior a la pandemia, pero las brechas de producción y empleo permanecen en muchos países, especialmente en las economías de mercado emergentes y en desarrollo, donde las tasas de vacunación son bajas… Sigue habiendo una incertidumbre considerable».

El aumento de los precios de los productos básicos y de los costes de transporte son factores clave de la incertidumbre y la agitación, y se están reflejando en el aumento de la inflación en varios países. Los fenómenos meteorológicos extremos también contribuyen a la incertidumbre: hay muchos ejemplos recientes de su impacto en las economías y el comercio, como la interrupción del transporte ferroviario, marítimo y aéreo cuando un tifón azotó China en julio de 2021.

 

Proteccionismo

La tasa de crecimiento del comercio mundial ya estaba en declive antes de la pandemia y las perspectivas post-pandémicas no apuntan a una inversión de esa tendencia. Un factor clave de este descenso ha sido el creciente proteccionismo comercial de EE.UU. y otros países, incluso contra China. El arancel medio de EE. UU. sobre las importaciones chinas el año pasado fue del 19,3%, más de seis veces superior a la tasa media de 2017.

Otro factor ha sido que las empresas han trasladado parte o la totalidad de su producción de vuelta a casa, ya sea por los costos, la logística u otras razones. Además, algunas empresas han reducido el número de piezas de productos que importan de otras empresas en el extranjero, en lugar de abastecerse más en su país de origen que antes, como han hecho muchas empresas en China.

La pandemia no ha hecho más que aumentar las presiones sobre los gobiernos y las grandes empresas para que recurran a medidas proteccionistas. Esto se debe en parte a que ha puesto de manifiesto la inutilidad de confiar en las «fuerzas del mercado» en un mundo capitalista para hacer llegar productos vitales a los lugares donde se necesitan.

Este proteccionismo no es en general favorable para las clases capitalistas a nivel internacional. Idealmente, quieren los mayores niveles posibles de comercio para intentar ampliar sus propios mercados y que la competencia generada sea un impulso para la inversión, la productividad y, por tanto, la salud de todo el sistema capitalista. Pero las contradicciones insalvables del sistema -analizadas y explicadas hace más de 170 años por Marx y Engels- son la base de lo que hoy es un sistema en declive a largo plazo, incapaz de ofrecer un crecimiento «sano».

Ninguno de los problemas y fallas que condujeron a la recesión de 2008-09 se ha resuelto desde entonces. Entre ellos, los niveles de deuda son ahora mayores que nunca; un enorme factor potencialmente desestabilizador. El actual rebote de muchas economías puede parecer superficialmente una señal de crecimiento saludable, pero es principalmente una secuela inevitable de la semi- parálisis de grandes sectores debido a la cuarentena. Por lo tanto, se avecina una vuelta a los ciclos prepandémicos de débiles tasas de crecimiento intercaladas con recesiones, que podrían ser muy graves.

 

Cadenas de suministro complejas

Esto no significa que las cadenas de suministro altamente complicadas y en forma de red, construidas especialmente en las últimas décadas del siglo pasado, vayan a llegar a su fin. Más bien, se han enfrentado a cambios que limitan su expansión, lo que ha contribuido a la ralentización global del comercio en relación con el ritmo de crecimiento económico.

Las multinacionales han estado revisando si dependen demasiado de los proveedores que pueden llegar a ser poco fiables o de otro modo contraproducentes. Junto con esto, hay presiones para dejar de lado las entregas «justo a tiempo», ya que los trastornos económicos de 2007-09 y durante la pandemia han puesto de manifiesto los peligros que entraña para ellas mantener niveles de existencias ultrabajos en todas las fases de la producción.

El periodista Samanth Subramanian puso un ejemplo de la complejidad de las cadenas: «Una camiseta que se vende en Nueva Delhi puede estar hecha de algodón cultivado en la India, mezclado con otro algodón procedente de Australia, hilado en Vietnam, tejido en Turquía, sembrado y cortado en Portugal, comprado por una empresa noruega y enviado de vuelta a la India, y eso es una cadena de suministro relativamente sencilla».

El describió un caso que tuvo lugar hace cinco años: la empresa de ropa de cama Welspun fue descubierta por etiquetar gran parte de sus productos como 100% algodón egipcio, cuando una gran cantidad de ellos no procedía en absoluto de Egipto. Welspun había comprado su algodón a muchas empresas diferentes y tuvo dificultades para identificar en qué punto de la cadena se había producido el fraude.

 

El poder de los trabajadores

Sin embargo, independientemente de lo que hagan los jefes de las empresas para tratar de mejorar la fiabilidad de su comercio, o en muchos casos para ofuscar deliberadamente sus fuentes, no pueden acabar con su dependencia del trabajo de los obreros.

La reciente escasez y los problemas logísticos han tenido el efecto secundario de que los trabajadores de los sectores afectados se encuentran en una posición de mayor poder potencial en sus luchas sindicales por mejores salarios y condiciones. Además, durante la pandemia, el aumento de las compras y ventas en línea -debido a que se realizan más desde los hogares- ha hecho que se necesite un mayor número de trabajadores en los almacenes y en los trabajos de entrega, por lo que también tienen un impulso a su poder de negociación.

Además, la pandemia ha sensibilizado a todo el mundo sobre el papel crucial que desempeña la clase trabajadora, que ha proporcionado asistencia sanitaria, limpieza, suministros alimentarios y todas las demás tareas básicas que han mantenido el funcionamiento de la sociedad. Los gobiernos capitalistas niegan a esos trabajadores un salario decente en la mayoría de los países, mientras que al mismo tiempo han recurrido a gastar enormes sumas de dinero en programas de «flexibilización cuantitativa» para apuntalar su sistema y servir principalmente a los intereses de las grandes empresas.

Esto aumenta la urgencia de que los trabajadores se dirijan al frente político, además de la lucha industrial; a la tarea de construir nuevos partidos obreros de masas que puedan presentar una alternativa socialista al capitalismo.

Para más información y análisis visita nuestra página web  https://socialismorevolucionario.cl/

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.