Inicio Internacional Perú – ¿Un intento de golpe dentro del golpe?

Perú – ¿Un intento de golpe dentro del golpe?

65
0
Williams Zapata

Por César Zelada*

La masacre popular está produciendo una conmoción nacional. Con diferentes consignas, la gran mayoría plantea terminar con el gobierno golpista. Los congresistas, que son repudiados por el 83% de la población (IEP), quieren quedarse hasta el 2024, echándole más leña al fuego de la rebelión popular. Cuando Dina Balearte asumió el poder, planteó quedarse hasta el fin del mandato en 2026. Luego, frente al desarrollo de los levantamientos populares, anunció su propósito de adelantar primero las elecciones para el 2024 y más tarde para fines del 2023. Pero el proyecto que envió al Congreso está siendo saboteado por la mayoría derechista:  

En conferencia de prensa en el Palacio de Gobierno, la presidenta golpista Dina Boluarte, que habló una parte en quechua, dijo que, “…aquí vamos a estar firmes hasta que el Congreso adelante las elecciones, hay que prepararnos firmes para defender la democracia… a los congresistas que están diciendo que Dina renuncie, Uds. legislen con buenas leyes para el pueblo, fiscalicen sí, porque estamos cansados de la corrupción…”, (17/12/22). 

Hay una campaña de la derecha, a través de los medios masivos de difusión, que afirma que Boluarte es incompetente, que no ha sabido enfrentar el “terrorismo” de las movilizaciones de las masas antigolpistas, que se demoró en decretar el Estado de Emergencia y autorizar a la intervención militar en la represión, etc.

¿Están preparando una eventual destitución de la Boluarte y su reemplazo por el presidente de la Unicameral, un general retirado “héroe” de la represión fujimorista?

¿Se está generando una “grieta” entre el Ejecutivo y el Legislativo golpistas? Este último al no querer aprobar la Ley de adelanto de elecciones ¿se perfilaría como carta de recambio donde la derecha asumiría directamente la presidencia y pretende quedarse hasta el 2026?

Un eventual ascenso al poder del represor y sanguinario Williams Zapata, como representante de un Congreso odiado por la mayoría popular, echaría más leña al fuego del odio popular al régimen dictatorial cívico-militar. Es por esta misma razón que el Imperio del Norte barajaría la idea de dar una salida Constituyente a la crisis poniendo una urna adicional en las próximas elecciones para que la “ciudadanía” decida si quiere o no ir a una Asamblea Constituyente. Una trampa porque sería una Constituyente de caricatura, una Constituyente a la chilena, a lo Boric. 

Por otra parte –como ya hemos denunciado- un eventual adelanto de elecciones sería no solo una respuesta a la presión de la rebelión popular, sino también una maniobra política para desactivarla. La salida democrática elemental es echar al gobierno golpista, liberar a Castillo y todos los presos políticos y convocar a una Asamblea Constituyente Soberana. Lo demás son maniobras continuistas para que el golpismo se asiente en el poder y busque la “salida institucional”.

*Director de la revista La Abeja obrera y dirigente de la agrupación Vilcapaza. 

16/12/22

Artículo anteriorLos nuestros asesinados en dictadura 30 de diciembre de 1977
Artículo siguientePrincipales hechos políticos que marcaron América Latina y el Caribe el 2022. Análisis de Esteban Silva en Radio Argelia Internacional.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.