Open top menu
Nieto de Trotsky, Slavoj Žižek, Michael Löwy, Eric Toussaint e intelectuales de todos los continentes rechazaron la falsificación y manipulación sobre León Trotsky que plantea la serie «Trotsky» de Netflix

Nieto de Trotsky, Slavoj Žižek, Michael Löwy, Eric Toussaint e intelectuales de todos los continentes rechazaron la falsificación y manipulación sobre León Trotsky que plantea la serie «Trotsky» de Netflix

DECLARACIÓN

Netflix y el gobierno ruso unidos para mentir sobre Trotsky
Esteban Volkov, nieto de Trotsky, y el CEIP “León Trotsky” (Centro de Estudios, Investigaciones y Publicaciones) de Argentina y México, junto con intelectuales y personalidades de todo el mundo salen el cruce de las mentiras sobre el revolucionario ruso difundidas en la serie “Trotsky” emitida por Netflix.

En estos días la empresa norteamericana Netflix acaba de emitir la miniserie “Trotsky” dirigida por Alexander Kott y Konstantin Statsky. Había sido estrenada en el canal ruso más popular, el estatal Canal Uno de Rusia de la Federación Rusa en noviembre del año 2017. A los 100 años de la Revolución Rusa, Vladimir Putin, que preside de la Federación Rusa, y por ello el canal, eligió a León Trotsky para esta mega producción de 8 episodios.

Teniendo en cuenta el pasado estalinista de Putin como director de la KGB y que no deja de disimular sus añoranzas por la Gran Rusia zarista, no se podía esperar una serie que reflejara honesta y objetivamente la figura y obra de quien fue junto a Lenin el más importante dirigente de la Revolución de Octubre. ¿Cuál es el objetivo de Putin de reflotar estas falsificaciones? ¿Por qué denigrar a los revolucionarios cuando Rusia avanzó en la restauración capitalista y nada parece oponerse a la nueva burguesía rusa ni a Putin que gobierna hace 18 años? ¿Por qué Netflix que llega a millones de personas en el mundo reproduce esta serie?

Aquí algunas de las principales falsificaciones de la serie:

1. Según sus autores no es un documental pero dice que está basada en hechos reales. Sin embargo, son las mismas falsificaciones que utilizaban los imperialistas y el zarismo o el estalinismo para defenestrar a Trotsky y sus seguidores cuando avanzaba la burocratización de la URSS. Todas ellas fueron refutadas por la Comisión Dewey formada especialmente por personalidades extrapartidarias en 1937, en México.

2. Contra toda evidencia histórica y contradiciendo la visión de la época de sus allegados y no allegados, la personalidad de Trotsky se muestra como egocéntrica, mesiánica, autoritaria, inhumana, criminal, competitiva, lo que estaría ligado a su siempre recordado origen judío. En su vejez sufre alucinaciones, atormentado por el remordimiento de sus crímenes en la revolución.

3. Jackson (Ramón Mercader) es un periodista estalinista honesto, crítico y sensible que entabla una larga relación con Trotsky para escribir su biografía, a la que supuestamente Trotsky accede. Pero en realidad Trotsky no conocía su adhesión al estalinismo y su relación se restringió a breves encuentros siempre por iniciativa de Mercader, quien como miembro de la NKVD tenía el encargo de Stalin de asesinar a Trotsky.

4. En las revoluciones rusas se muestra a los obreros, campesinos, soldados y el pueblo ruso manipulados por dirigentes ambiciosos como Lenin y Trotsky que deciden por ellos. En la de 1905 se denigra a los soviets como meros auditorios para sus discursos. No hay lucha de clases, todo es enfrentamiento y venganza entre los individuos. Pero la revolución de 1917 no fue sólo uno de los movimientos de masas más grandes y radicales de la historia contra el zarismo, sino también contra el gobierno burgués provisional y la contrarrevolución de Kornilov instaurando el poder de los soviets, con la participación protagónica de los explotados y oprimidos, dirigidos por el partido bolchevique. La serie, en cambio, pretende presentar a la revolución como una lucha mezquina por el poder y a los revolucionarios como psicópatas manipuladores.

5. Denosta todas las relaciones de Trotsky con las mujeres. Grandes bolcheviques como su primera esposa Aleksandra, es una ama de casa a la que Trotsky abandonó junto a sus dos hijas. Natalia, su segunda esposa, conquista a Trotsky por su belleza y luego de casados se convierte en una ama de casa al cuidado de sus hijos varones (a los que Trotsky ignora y es capaz de utilizarlos como escudos humanos en un supuesto intento de asesinato durante la revolución) y su secretaria personal. La muerte de los cuatro hijos (ocultando la participación del estalinismo en los cuatro) es una de las culpas que lo persigue hasta su muerte. Larissa Reissner es una femme fatal, acompañante (sobre todo sexual) y secretaria de Trotsky en el tren blindado. Pero la verdad es que Aleksandra Sokolovskaia era la dirigente del primer círculo marxista al que se unió Trotsky a los 16 años. Los dos fueron deportados a Siberia con sus dos hijas y ella fue quien ayudó a Trotsky a huir de Siberia decidiendo quedarse en Rusia. Natalia Sedova perteneció al Comisariado Soviético de Educación a partir de la revolución. Los cuatro hijas e hijos de Trotsky apoyaban la militancia de sus padres, especialmente León Sedov, el colaborador más íntimo de Trotsky e impulsor y principal organizador de la Oposición de Izquierda rusa en la clandestinidad. Larissa Reissner escribió sobre la guerra civil pero no desde el tren blindado. Tuvo un puesto importante en el quinto ejército como en la revolución en general. Se embarcó en la flotilla del Volga, tomó parte de los combates y participó en la revolución alemana: fue una de las más destacadas militantes bolcheviques hasta su muerte en 1926.

6. La relación con Lenin antes y durante la revolución es presentada como una pelea de egos y acuerdos por conveniencia, al punto que Lenin quiere tirar de un balcón a Trotsky. Stalin es el secretario de Lenin. En el momento de la insurrección de Octubre Lenin escondido solo aparecerá frente al interrogante de Trotsky cuando la revolución ya triunfó. La serie omite que Lenin ya venía desde septiembre de 1917 luchando contra el Comité Central del Partido Bolchevique sobre la necesidad inmediata de la insurrección que, coincidiendo con Trotsky, sería el inicio de la dictadura del proletariado. Luego de la toma del poder y esperando el Congreso de los Soviets, los dos fueron juntos a descansar sobre unas mantas en el suelo donde conversaron sobre los últimos detalles de la conquista del poder. Respecto a la verdadera visión de Lenin sobre Stalin, se puede leer su testamento y sus críticas a los métodos “chovinistas gran rusos” en la cuestión georgiana.

7. Durante las negociaciones de Brest-Litovsk con el imperio alemán, Trotsky ordena distribuir panfletos “subversivos” para provocar una rebelión contra el káiser, la que fracasará y justificará la ofensiva alemana. Los grandes opositores a que se firme el tratado son los exgenerales zaristas y no los socialistas revolucionarios, como fue en realidad. En la serie, Jackson culpa a Trotsky por no haber defendido a Rusia con los cosacos. Aquí se refleja la visión prozarista de Putin. La serie obvia que el Congreso de los Soviets había aprobado el decreto de paz para Rusia en la Primera Guerra Mundial (uno de los grandes reclamos de las masas) y que, ante la falta de respuesta de los aliados, Rusia debió comenzar las negociaciones con Alemania, donde la socialdemocracia estaba apoyando la guerra de su propio imperialismo. Tanto Lenin como Trotsky veían las negociaciones de Brest como una tribuna para impulsar la revolución mundial, especialmente la alemana.

8. Cuando se le encarga la formación del Ejército Rojo se presenta a Trotsky dirigiendo el tren blindado como una estrella de rock, sexsymbol y asesino, que aprueba incluso una masacre de pobladores en un funeral. En 1918 se prepara un supuesto motín en Kronstadt (en realidad se produjo en 1921) al que Trotsky responde inventando cargos y testigos para aplicar la pena de muerte a su dirigente. La serie solo nombra la ofensiva checa y no la de 14 ejércitos imperialistas y al ejército blanco zarista al que el Ejército Rojo tuvo que enfrentar en la inmensidad del territorio soviético. Tampoco nombra los años del bloqueo económico imperialista. Respecto a Kronstadt, hay que considerar que su composición era totalmente diferente a la de 1917 cuando había sido vanguardia de la revolución. Una confirmación del carácter contrarrevolucionario del motín fue la aparición de la noticia, en la prensa tanto internacional como de los exiliados rusos, dos semanas antes de los acontecimientos. Trotsky también señalará la reacción al alza del mercado al conocerse la noticia del motín de Kronstadt.

9. La fundación de la III Internacional en 1919 no es nombrada, aunque Trotsky declara su ambición de conquistar el mundo. Para la serie, la historia de la revolución termina con la muerte de Lenin. Es decir, no existe la Oposición de Izquierda fundada por Trotsky ni la época contrarrevolucionaria de Stalin, los Juicios de Moscú, las detenciones, torturas, encierros en campos de concentración y fusilamientos que sufrieron casi todos los dirigentes bolcheviques de la revolución y cualquiera que fuese sospechado de oposicionista al poder del régimen burocrático. Dando vuelta la historia, todos estos crímenes son adjudicados a Trotsky, incluso el asesinato de los Romanov, otra mentira, ya que ni Lenin ni Trotsky dieron esa orden.

10. Recién en el último capítulo aparece el verdadero nombre de Jackson en una placa y alguien que le exige que haga su tarea ese día. Trotsky enfermo le pide a Jackson que entre a su casa. Mientras, llega un telegrama de la embajada canadiense que advierte a Trotsky sobre la falsa identidad de Jackson. Trotsky golpea a Mercader, el que le responde de frente con un piolet colgado en la pared de la habitación de Trotsky; la serie sugiere que el revolucionario ruso buscó con la provocación que el supuesto periodista lo atacara. La forma en que se presenta el atentado, es una nueva falsificación: oculta que Stalin quería concretar la sentencia a muerte de Trotsky antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, ya que sabía que las condiciones de la guerra podían provocar la revolución política que éste había previsto para la URSS. Por eso y por la perspectiva de la revolución social en los países capitalistas, Trotsky y sus seguidores fundaron la IV Internacional. En una entrevista entre Hitler y el embajador francés Coulondre en agosto de 1939, el segundo dice “Stalin ha abusado del doble juego”, y que en caso de haber guerra “el verdadero ganador será Trotsky”. Las burguesías imperialistas le pusieron un nombre propio al espectro de la revolución. Pero la serie es una justificación del asesinato de este supuesto “monstruo” llamado Trotsky.

Los abajo firmantes repudiamos esta falsificación que busca enterrar el suceso más importante desde el punto de vista de la lucha por la emancipación de las clases laboriosas de la explotación y opresión capitalista, junto con la obra que legaron sus principales dirigentes.

Esteban Volkov (nieto de Trotsky) y CEIP (Centro de Estudios, Investigaciones y Publicaciones) “León Trotsky” (Argentina, México).

Adhieren:

Fredric Jameson, profesor, Universidad Duke (EEUU).
Nancy Fraser, socióloga, profesora de la New School de Nueva York y socialista (EEUU).
Slavoj Žižek, filósofo y sociólogo.
Robert Brenner, historiador, UCLA, director del Centro de Historia Social e Historia Comparativa (EEUU).
Mike Davis, escritor (California, EEUU).
Michael Löwy, director emérito de investigaciones, CNRS, París (Francia).
Michel Husson, economista (Francia).
Stathis Kouvélakis, filósofo, King’s College (Gran Bretaña).
Franck Gaudichaud, politólogo, Universidad de Grenoble Alpes (Francia).
Ricardo Antunes docente titular de Sociología de la Universidad Estadual de Campinas, Unicamp (Brasil).
Eric Toussaint, historiador y doctor en Ciencias Políticas, Universidad de Liège (Bélgica).
Alex Callinicos, profesor de estudios europeos, departamento de estudios europeos e internacionales, King’s College (Gran Bretaña).
Suzi Weissman, profesora de política, Saint Mary’s College de California, Radio Jacobin, co-productora del próximo documental «Trotsky: el hombre más peligroso del mundo» (EEUU).
Sebastian Budgen, editor, Verso (Londres-Nueva York).
Catherine Samary, economista, Universidad de Paris Dauphiné (Francia).
Isabelle Garo, filósofa (Francia).
Bhaskar Sunkara, editor de Jacobin (Nueva York, EEUU).
Eduardo Grüner, sociólogo y ensayista (Argentina).
Christian Castillo, sociólogo y docente, UBA y UNLP (Argentina).
Horacio González, sociólogo y ensayista, exdirector de la Biblioteca Nacional (Argentina).
Gabriel García Higueras, historiador, Universidad de Lima (Perú).
Pierre Rousset, Europe Solidaire et sans Frontières (Francia).
Valerio Arcary, profesor titular Instituto Federal de San Pablo, IFSP (Brasil).
Jorge Alemán, psicoanalista y escritor (Argentina/Estado Español).
Paul Le Blanc, profesor de Historia, La Roche College Pittsburgh, Pennsylvania (EEUU).
Alejandro Horowicz, profesor de Los cambios en el sistema político mundial, Sociología, UBA (Argentina).
Elsa Drucaroff, ensayita, escritora y docente (Argentina).
Tithi Bhattacharya, profesora de Historia, Universidad Purdue (EEUU).
Andrea D’Atri, Lic.en Psicología (UBA), fundadora de la agrupación Pan y Rosas (Argentina).
Cinzia Arruzza, profesora asociada de filosofía en The New School for Social Research, Nueva York (EEUU).
Warren Montag, Occidental College (Los Ángeles, EEUU).
Gilbert Pago, profesor de Historia, exdirector de la IUFM Martinica, especialista en Historia del Caribe y las Antillas francesas y en Historia de las mujeres en estos países.
Claudio Katz, economista, docente de la UBA, investigador del CONICET, miembro de Economistas De Izquierda (Argentina).
Jaime Pastor, politólogo, Universidad Nacional de Enseñanza a Distancia (Estado español).
Massimo Modonesi, historiador, sociólogo y politólogo, profesor de la Universidad Nacional Autónoma (México).
Charles-André Udry, director de Editions Page 2 y del sitio A l’encontre (alencontre.org) (Suiza).
Charles Post, sociólogo, Universidad de la ciudad de Nueva York (EEUU).
Jean-Jacques Marie, historiador (Francia).
Olga Fernández Ordoñez, hija de Carlos Fernández, guardia de Trotsky en su exilio en México (México).
Emmanuel Barot, filósofo, Universidad Toulouse Jean Jaurès (Francia).
Srecko Horvat, filósofo (Croacia).
Mihai Varga, sociólogo, Universidad Libre de Berlín (Alemania / Rumania).
Pablo Bonavena, sociólogo, docente Universidad Nacional de La Plata y Universidad de Buenos Aires (Argentina).
Jorge Gonzalorena Döll, sociólogo e historiador (Chile).
Paolo Casciola, historiador y director del sitio www.aptresso.org (Italia)
Ted Stolze, departamento de filosofía, Cerritos College, Norwalk (EEUU).
Guillermo Almeyra, historiador (UNAM y UAM-X/México, UBA/Argentina).
Alejandro Schneider, historiador UBA/UNLP (Argentina).
Osvaldo Coggiola, Universidad de San Pablo, USP (Brasil).
Juan Fajardo, director de la sección en español de Marxist Internet Archive.
Pablo Pozzi, historiador, Universidad de Buenos Aires (Argentina).
Hernán Camarero, historiador e investigador, Universidad de Buenos Aires (Argentina).
Miguel Vedda, Facultad de Filosofía y Letras, UBA (Argentina).
Darren Roso, investigador independiente, Melbourne (Australia).
Daniel Gaido, historiador, Universidad Nacional de Córdoba (Argentina).
Alicia Rojo, historiadora, Universidad de Buenos Aires (Argentina).
Edwy Plenel, periodista, director de Mediapart (Francia).
Helmut Dahmer, sociólogo, profesor, Viena (Austria).
Eric Aunoble, historiador (Ginebra).
Samuel Farber, historiador, Universidad de la ciudad de Nueva York (EEUU).
G. M. Tamás, filósofo, Universidad de Europa Central (Budapest, Hungría).
Checchino Antonini, periodista, director de L’Anticapitalista (Italia).
Fernando Rosso, periodista, La Izquierda Diario (Argentina).
Iuri Tonelo, editor del portal Esquerda Diário y doctorando en Sociología de la Universidad Estatal de Campinas (Brasil).
Paula Varela, politóloga y docente Universidad de Buenos Aires (Argentina).
David Walters, administrador de la Enciclopedia de Trotskysmo on-line / Marxists Internet Archive.
Jean Batou, profesor de Historia Internacional, Universidad de Lausanne (Suiza).
Ugo Palheta, sociólogo, Universidad de Lille y director de Contretemps web (Francia).
Francesca Gargallo Celentani, escritora y feminista (México).
Esteban Mercatante, economista, staff de Ideas de Izquierda y La Izquierda Diario (Argentina).
Ariane Díaz, lic. en Letras, Universidad de Buenos Aires (Argentina).
Mathieu Bonzom, profesor de Estudios Norteamericanos, Universidad Paris 1, Panthéon-Sorbonne (Francia).
Eduardo Lucita, integrante de Economistas de Izquierda (Argentina).
Carlos Rodríguez, periodista, Página 12 (Argentina).
Juan Dal Maso, Casa Marx Neuquén (Argentina).
Leonidas “Noni” Ceruti, historiador (Rosario, Argentina).
Alma Bolón, profesora titular de Literatura Francesa en Instituto de Letras de FHCE, Universidad de la República. (Uruguay).
Manuel Garí, economista, (Estado español).
Bernhard H. Bayerlein, historidor y estudioso del Romance, Universidad del Ruhr (Bochum, Alemania).
Paula Bach, economista, Universidad de Buenos Aires (Argentina).
Edison Urbano, director de la Revista Ideas De Esquerda (Brasil).
Gabriela Liszt, investigadora del CEIP León Trotsky (Argentina).
Gastón Gutiérrez, revista Ideas de Izquierda (Argentina).
Andrea Robles, editora, Ediciones IPS-CEIP (Argentina).
Matías Maiello, sociólogo, Universidad de Buenos Aires (Argentina).
Brais Fernández, revista Viento Sur (Estado español).
Omar Vazquez Heredia, doctor en Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (Venezuela)
Jean Baptiste Thomas, profesor de estudios hispánicos, Escuela Politécnica (París, Francia).
Ariel Petruccelli, Historia UNCo (Neuquén, Argentina).
Wladek Flakin, historiador, Berlín (Alemania).
Jamila M.H. Mascat, filósofa, Universidad de Utrecht (Holanda).
Vera Aguiar Cotrim, posdoctoranda en Filosofía, USP y docente de Filosofía de la Faculdad Paulista de Servicio Social de San Caetano del Sur (FAPSS-SCS) (Brasil).
Anthony Arnove, editor, Haymarket Books (Chicago, EEUU).
Pablo Oprinari, sociólogo y coordinador Ideas de Izquierda (México).
Nick Brauns, historiador y periodista (Berlín, Alemania).
Filippo Del Lucchese, Universidad Brunel, Londres (Gran Bretaña).
Antonio Moscato, historiador, Universidad de Salento-Lecce (Italia).
Silvia Aguilera, editora LOM ediciones (Chile).
Paulo Slachevsky, editor LOM ediciones (Chile).
Beatriz Abramides, profesora de la PUCSP y dirigente de APROPUCSP (Brasil).
Renato Lemos, profesor e investigador, Instituto de Historia de la Universidad Federal de Rio de Janeiro (Brasil).
Bill V. Mullen, profesor de Estudios Americanos y Globales, Universidad Purdue (Indiana /EEUU).
Susan Ferguson, profesora asociada, Medios digitales y periodismo, Universidad Wilfrid Laurier (Canadá).
Elaine Behring, docente asociada de Servicio Social UERJ, Universidad del Estado de Rio de Janeiro (Brasil).
Pedro Campos, historiador y docente de la UFRRJ, Universidad Federal Rural de Río de Janeiro (Brasil).
Antonio Liz, historiador (Estado Español).
Jorge Luiz Souto Maior, profesor de Derecho, USP (Brasil).
Josefina L. Martínez, periodista e historiadora (Estado Español).
Cynthia Lub, doctora en historia Universidad de Barcelona (Estado Español).
Sean Purdy, docente de Historia, Universidad de San Pablo (Brasil).
Felipe Demier, historiador y profesor de Servicio Social de la UERJ, Universidad Estatal de Río de Janeiro (Brasil).
Lívia Cotrim, socióloga e investigadora del Nehtipo de la Universidad Pontificia Católica-SP (Brasil).
Stéfanie Prezioso, profesora de Historia Internacional, Universidad de Lausanne (Suiza).
Florian Wilde, historiador, Berlín (Alemania).
Jean-Numa Ducange, historiador, Universidad de Rouen (Francia).
Pelai Pagès, doctor en Historia y profesor de la Universidad de Barcelona (Estado Español).
Gonzalo Adrian Rojas, docente de Ciencias Políticas de la Universidad Federal de Campina Grande (Brasil).
Martín Cortés, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires (Argentina).
Pepe Gutiérrez-Álvarez, vicepresidente de la Fundación Andreu Nin (Barcelona/Estado Español).
Francisco Cantamutto, economista, Sociedad de Economía Crítica (Argentina).
Diego Lotito, periodista, IzquierdaDiario.es (Estado Español).
Tatiana Cozzarelli, comité editorial de Left Voice, miembro del Grupo Feminista Socialista del Democratic Socialists of America de Nueva York (EEUU).
Juan Duarte, docente Universidad de Buenos Aires (Argentina).
Lucía Nistal, investigadora becaria, Universidad Autónoma de Madrid (Estado Español).
Pablo Anino, economista, Universidad de Buenos Aires (Argentina).
Mercedes D’Alessandro, doctora en Economía, co-fundadora de Economía femini(s)ta (Argentina).
Gastón Remy, economista y docente FCE Universidad Nacional de Jujuy (Argentina).
Alfredo Fonticelli, periodista cultural (Uruguay).
Demian Melo, profesor de Historia de la Universidad Federal Fluminense, UFF (Brasil).
Simon Bousquet, presidente sindicato Centro Cultural Gabriela Mistral (Chile).
Alfonso Claverías, biógrafo de Joaquín Maurín, diputado de Podemos por Huesca (Estado Español).
Andy Durgan, historiador, doctor en Historia por la Universidad Londres (Gran Bretaña).
Javier Maestro, historiador y profesor de Historia en la Universidad Complutense de Madrid (Estado Español).
Aldo Casas, antropólogo, ensayista, consejo de redacción de Herramienta (Argentina).
Nora Ciapponi, militante socialista (Argentina).
Mike Goldfield, profesor emérito de Relaciones Industriales y Recursos Humanos, Universidad Estatal Wayne (Detroit, EEUU).
Hebert Benítez Pezzolano, profesor e investigador en Letras, Universidad de la República (Uruguay).
Leonardo Flamia, periodista cultural (Uruguay).
Rolf Wörsdörfer, docente, Universidad Técnica de Darmstadt (Alemania).
Joel Ortega Juárez, activista del 68, maestro en Periodismo y profesor retirado de la UNAM (México).
Claudio Albertani, profesor de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (México).
Héctor Sotomayor, profesor e investigador Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (México).
David Pavón Cuéllar, psicólogo y filósofo, profesor de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (México).
António Louçã, historiador y periodista en la televisión pública portuguesa RTP.
Claudia Mazzei Nogueira, docente, Unifesp-BS (Brasil).
Livia Vargas González, filósofa, prof. universitaria y doctoranda en Historia UCV-UFOP (Venezuela/Brasil).
Raquel Barbieri Vidal, régisseur egresada del Teatro Colón de Buenos Aires (Argentina).
John Barzman, profesor de Historia, Universidad de Le Havre (Francia).
Patrick Silberstein, médico, editor de Éditions Syllepse (Francia).
Alejandro Gálvez Cancino, profesor de la Universidad Autónoma Metropolitana, (México).
Sandy McBurney, miembro del Partido Laborista, Glasgow, Escocia.
Romero Venancio, docente de Filosofía de la Universidad Federal de Sergipe (Brasil).
Fabiane Tejada, docente de Artes de la Universidad Federal de Pelotas (Brasil).
Luciano Mendonça, docente de Historia en la UFGC (Brasil).
Gabriel Eduardo Vitullo, docente de Ciencias Sociales de la Universidad Federal de Río Grande del Norte (Brasil).
Max Delupi, periodista y actor (Córdoba, Argentina).
Joseph Serrano, doctorando, Inglés, UC Berkeley (EEUU).
Diego Giacchetti, historiador (Turín, Italia).
Gloria Rodríguez, directora NET (Núcleo de Estudios del Trabajo y la Conflictividad Social), docente de la Facultad de Humanidades y Artes UNR (Rosario, Argentina).
Laura Sotelo, docente Facultad de Psicología de la UNR. Directora del Centro de Estudios de Teoría Crítica (Rosario, Argentina).
Jean Georges Almendras, periodista (Uruguay).
Esteban Fernández, profesor de filosofía de la UCR y dirigente de Organización Socialista (Costa Rica).
Virgínia Fontes, historiadora, Universidad Federal Fluminense (UFF) (Brasil).
Eurelino Coelho, historiador da Universidad Estatal de Feira de Santana, Bahia (Brasil).
Gustavo Seferian, profesor de Derecho de la Universidad Federal de Lavras (Brasil).
Antonio Oliva, docente Facultad de Humanidades UNR (Rosario, Argentina).
Ángel Oliva, docente Facultad de Psicología UNR (Rosario, Argentina).
Hugo Cavalcanti Melo Filho, profesor de Derecho de la Universidad Federal de Pernambuco (Brasil).
Rosana Núbia Sorbile, profesora de Historia en el IFSP (Brasil).
Maria Silvia Betti, profesora de Letras USP (Brasil).
Miguel Candioti, doctor en Humanidades, docente e investigador de la Universidad Nacional de Jujuy (Argentina).
Sara Granemann, docente Universidad Federal de Río de Janeiro (Brasil).
Isabella de Faria Bretas, doctoranda, UFG, Universidade Nova de Lisboa (Portugal).
Franklin Jones Santos do Amarante, articulador cultural (Brasil).
Fábio Resende, actor y director teatral (Brasil).
Maxwell Santos Raimundo, actor y músico (Brasil).
Ademir de Almeida, actor y director (Brasil).
Juliana Teixeira Esteves, profesora de Derecho de la Universidad Federal de Pernambuco (Brasil).
Reginaldo Melhado, profesor de Derecho de la Universidad Estatal de Londrina (Brasil).
Dr. Raúl Salas Espindola, Universidad Nacional Autónoma de México (México).
David Pavón Cuéllar, Psicólogo y filósofo, Profesor de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (México).
Claudio Albertani, profesor de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (México).
Grijalbo Fernandes Coutinho, juez de Trabajo y doctorando en Derecho por la Universidad Federal de Minas Gerais (Brasil).
Luís Carlos Moro, abogado laboral (Brasil).
Rosa Maria Marques, economista, profesora titular de la PUC-SP (Brasil).
Luiz Antonio Dias, vicecoordinador del PEPG en Historia de la PUC/SP (Brasil).
David McNally, profesor de historia, Universidad de Houston (EEUU).
Iside Gjergji, Centro de Estudios Sociales, Universidad de Coimbra (Portugal).
Corrado Basile, historiador, editorial Altergraf (Italia).
Rodrigo Quesada Monge, historiador, catedrático jubilado (Costa Rica).
Yurij Castelfranchi, profesor, Departamento de Sociología, Universidad Federal de Minas Gerais (Brasil).
Savana Diniz Gomes Melo, profesora del PPGE FAE, Universidad Federal de Minas Gerais (Brasil)
Dr. Raymundo Mier Garza, profesor de la Universidad Autónoma Metropolitana (México)
Telésforo Nava, académico de la Universidad Autónoma Metropolitana y de la Universidad Nacional Autónoma de México.
Msc. David Morera Herrera, sociólogo, Universidad Nacional de Costa Rica.
Hugo Cedeño, sociólogo, profesor Universidad Autónoma de Santo Domingo (República Dominicana).
Michel Broué, matemático (Francia).
Pietro Basso, profesor de Sociología, Universidad Ca’ Foscari (Venecia/Italia).
Fabio Perocco, profesor de la Universidad de Venecia (Italia).
Elizabeth Terzakis, profesora, Cañada College (EEUU).
Scott McLemee, editorial New Politics.
Violeta Bruck, cineasta Grupo Contraimagen (Argentina).
Javier Gabino, cineasta Grupo Contraimagen (Argentina).
J. G. Randall, profesor emérito de Historia, Universidad de Illinois (EEUU).
Alexander V. Reznik, historiador, National Research University Higher School of Economics (Rusia).
Asit Das, investigador y activista independiente (Nueva Delhi, India).
Can Irmak Özinanır, asistente de investigación purgado (Turquía).
Einde O’Callaghan, administrador Marxists’ Internet Archive & Encyclopedia of Trotskyism OnLine.
Ernest Drake, Drake Records Store and Label (Alemania).
Rob Marsden, administrador del «Splits & Fusions» archivo online de publicaciones trotskistas.
Thodoros Koutsoumbos, editor del periódico ’Nea Prooptiki».
Yannis Aggelis, miembro del Comité Ejecutivo de la Unión de Periodistas de Atenas, Grecia, ESIEA.
Daniel Gatti, periodista (Uruguay).
Patrice Vermeren, profesor emérito de filosofía, Universidad de Paris 8 (Francia).
Martín Delgado Cultelli, Consejo de la Nación Charrúa (Uruguay).
Holly Lewis, autor de The Politics of Everybody (Zed Books).
Michael Hirsch, Democratic Socialists of America Lower Manhattan y Labor Branches; New Politics magazine (EEUU).
Pavel M/ Kudyukin, historiador. editor y jefe de redacción del periódico «Demokratia i sotsialism» (Democracy and Socialism), co-presidente de la «University Solidarity» Trade Union (Rusia).
Paco Ignacio Taibo II, escritor y director del Fondo de Cultura Económica (México).
Viola Carofalo, Universidad «Oriental» de Nápoles (Italia).
Salvatore Prinzi, Universidad «Federico» II de Nápoles (Italia).
Michael Weiss, editor de The Daily Beast, Coda Story, columnista de Foreign Policy y colaborador analista de CNN (EEUU).
Salah Lagnaoui, activista marxista revolucionario (Marruecos).
Frank La Brasca, Centro de Estudios Superiores del Renacimiento, París (Francia).
Eduardo S N Silva, docente de filosofia de la Universidad Federal de Minas Gerais (Brasil).
Marco Scarassatti, artista sonoro, profesor de la Faculdad de Educación de la Universidad Federal de Minas Gerais (Brasil).
Mateo Piracés, de la banda Francisco, el Hombre (Brasil).
Fabiane Santana Previtali, docente de la Universidad Federal de Uberlandia, UFU (Brasil).
Mauricleia Soares dos Santos, asistente social, profesora de Servicio Social (Brasil).

Y siguen las firmas…

Organizaciones políticas:

• Nicolás del Caño, Myriam Bregman, Emilio Albamonte por el Partido de Trabajadores por el Socialismo (Argentina); Santiago Lupe por la Corriente Revolucionaria de Trabajadores y Trabajadoras (Estado español); Sulem Estrada, Miriam Hernandez y Mario Caballero por el Movimiento de los Trabajadores Socialistas (México); Ángel Arias, por la Liga de Trabajadores por el Socialismo (Venezuela); Javo Ferreira, Violeta Tamayo y Elio Aduviri por la Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional (Bolivia); Juan Cruz Ferre, por Left Voice (EEUU); Simone Ishibashi, Diana Assunção y Maíra Machado por el Movimento Revolucionário de Trabalhadores (Brasil); Stefan Schneider, por el Revolutionären Internationalistischen Organisation (Alemania); Damien Bernard, Daniela Cobet y Juan Chingo por Révolution Permanente (Francia); Sebastián Artigas por Corriente de Trabajadores Socialistas (Uruguay): Dauno Tótoro por el Partido de Trabajadores Revolucionarios (Chile) [Fracción Trotskista por la Cuarta Internacional (FT-CI) / Impulsan Red Internacional de diarios La Izquierda Diario en Francés, Inglés, Alemán, Portugués, Español y Catalán].

• Giacomo Turci, Scilla Di Pietro, Frazione Internazionalista Rivoluzionaria (FIR),- La Voce delle Lotte; Massimo Civitani, SI Cobas, coordinamento di Roma (Italia).

• Romina del Plá, Néstor Pitrola, Jorge Altamira, Marcelo Ramal, Gabriel Solano dirigentes del Partido Obrero (Argentina).

• Rafael Fernández, Natalia Leiva, Lucía Siola y Nicolás Marrero, dirigentes del Partido de los Trabajadores (Uruguay).

• Philippe Poutou, Olivier Besancenot, Alain Krivine y Christine Poupin por la dirección del Nouveau Parti Anticapitaliste (Francia).

• Gaël Quirante, Sud Poste 92 (Francia), Anasse Kazib, Sud Rail (Francia) y Vincent Duse, CGT PSA Mulhouse (Francia). Nouveau Parti Anticapitaliste (Francia).
Nathalie Arthaud, portavoz nacional; Arlette Laguiller ex-eurodiputada; Armonia Bordes ex-eurodiputada; Chantal Cauquil ex-eurodiputada por Lutte Ouvrière (Francia).

• Guilherme Boulos, ex-candidato a presidente por el PSOL y coordinador del Movimento dos Trabalhadores Sem Teto (Brasil).

• Marcelo Freixo, diputado federal del PSOL Rio de Janeiro (Brasil).

• Tarcisio Motta, consejal del PSOL Rio de Janeiro (Brasil).

• Juliano Medeiros, presidente nacional de PSOL.

• Por el Movimento Esquerda Socialista: Luciana Genro, ex-candidata a presidente, diputada estatal (PSOL); Roberto Robaina, dirección nacional del PSOL; Israel Dutra, secretario de RI del PSOL; Pedro Fuentes, editor del Portal de Izquierda em Movimento, dirección del MES (Movimento Esquerda Socialista). Fernanda Melchionna, David Miranda, Sâmia Bomfim, diputados federales (PSOL) (Brasil).
Por la Corrente Socialista dos Trabalhadores/ PSOL: Babá, consejal de Río de Janeiro (PSOL); Pedir Rosa, dirigente del SINTUFF y de la CST/PSOL; Rosi Messias, ejecutiva nacional del PSOL y de la dirección nacional de la CST/PSOL (Brasil).

• Alan Woods, Tendencia Marxista Internacional, editor de In Defence of Marxism. Rob Sewell, Tendencia Marxista Internacional, editor de Socialist Appeal (Gran Bretaña).

• Peter Taaffe, secretario general, SP (Inglaterra y Gales); Tony Saunois, secretario general, Committee for a Workers International.

• Juan Carlos Giordano, Mercedes Petit, dirigentes de Izquierda Socialista, (Argentina); Orlando Chirino Partido, Socialismo y Libertad (Venezuela); Enrique Fernández Chacón, UNIOS (Perú); Enrique Gómez Delgado, Movimiento al Socialismo (México). [Unidad Internacional de los Trabajadores-Cuarta Internacional (UIT-CI)]

• Alejandro Bodart, Sergio García, Celeste Fierro, Vilma Ripoll, Guillermo Pacagnini, Mariano Rosa por el Movimiento Socialista de los Trabajadores (Argentina) y Anticapitalistas en Red-IV Internacional.

• Paula Quinteiro (diputada en el parlamento gallego); Raul Carmago (diputado Asamblea de Madrid); Jesús Rodríguez (economista); Ángela Aguilera (diputada en el parlamento andaluz); Ana Villaverde (diputada en el parlamento andaluz); Mari García (diputada en el parlamento andaluz); Sonia Farré (diputada en el parlamento español). [Anticapitalistas (Estado Español)]

• Franco Turigliatto, ex senador por el Partido de la Refundación Comunista, dirección nacional de Sinistra Anticapitalista (Italia).

• Thiess Gleiss, miembro de la dirección nacional del Partido Die LINKE (Alemania); Lucy Redler, miembro de la dirección nacional del Partido Die LINKE y vocera del SAV (Alemania).

• Manuel Aguilar Mora, historiador, Universidad Autónoma de México, dirigente de la Liga por la Unidad Socialista (México). Roman Munguia Huato, Ismael Contreras Plata, Liga por la Unidad Socialista y Movimiento de Reconstrucción Sindical del magisterio (México).

• Edgard Sanchez, dirigente Partido Revolucionario de los Trabajadores (México).
José Luis Hernández Ayala, Pedro Gellert, Heather Dashner Monk, Marcos Fuentes, Emilio Téllez Contreras y Héctor Valadez George, integrantes de la Coordinadora Socialista Revolucionaria (México).

• Cuauhtémoc Ruiz Ortiz, por el Partido Obrero Socialista de México.

• Colectivo Comunismo e Liberdade (Rio de Janeiro, Brasil).

• Comuna (Rio de Janeiro, Brasil).

• Baba Aye por el Socialist Workers League (Nigeria).

• Savas Michael-Matsas, escritor, secretario del EEK (Workers Revolutionary Party) (Grecia).

• Katerina Matsas, psiquiátra, miembro del EEK (Grecia).

• Zé Maria, presidente nacional del PSTU (Brasil)

• Vera Lúcia, dirigente y candidata a la presidencia de la República por el PSTU en las elecciones de 2018. (Brasil)

• Rubén Quirante Román, María José Teruel García, Adrián Mora González y Tomás Martínez Peña, miembros de la Dirección política estatal de Izquierda Anticapitalista Revolucionaria IZAR,

• Alejandro García Ferrer, responsable de Hostelería de CCOO Granada, Jorge García García, responsable de organización de USTEA y Javier Valdés Cano, delegado sindical de USTEA Granada (Estado Español).

• «Universitarios por el Socialismo», UNGS (Argentina).

• Sungur Savran (Revolutionary Workers Party, DIP), presidente (Turquía).

• Levent Dölek (Revolutionary Workers Party, DIP), vicepresidente (Turquía).

• Valerio Torre por el Colectivo «Assalto al cielo» (Italia).

• Stream of labor struggle (Egipto).

• Abdel Raouf Batikh, Socialist Journal ist (Egipto).

• The Socialist Alternative (Iraq).

• Association of Labor left (Tunisia).

• Sosyalist Demokrasi İçin Yeni Yol (Turquía)

• Iranian Bolshevik Leninist Tendency (Irán)

• Marco Ferrando, Franco Grisolia, Partito Comunista dei Lavoratori (Italia).

Etiquetado

1 Respuesta a los comentarios

  1. Avatar
    febrero 27, 2019

    Todo perfecto, todo impecable. Vi la serie, y sin duda -yo lo esperaba- que iría a mostrar alguna tendencia por ahí no muy santa, sobre todo teniendo a la vista que iba a ser una serie transmitida por la Corporación Norteamericana como Netflix que, de pasada, aseguraba a millones de personas en el mundo como segura teleaudiencia. Bien sabemos, que los yanquis no desaprovechan oportunidad para dejar mal parada a la Revolución Bolchevique. Eso estaba cantado, no podría ser una sorpresa para nadie.

    Bueno, hasta aquí todo bien, lo que justifica con mucho la crítica a la serie en comento. Sin embargo quiero dejar algunas observaciones:

    1) Tener presente aquellas dos afirmaciones del filósofo Nietzsche que se hacen carne hoy en todos los ámbitos de nuestras vidas y de nuestra cultura, miles de veces probada en la descarnada realidad que estamos viviendo
    -«La realidad no existe, sólo existen las interpretaciones»
    -«A lo que es verdad se le llama mentira, y a lo que es mentira se le llama verdad»

    Sin ir más lejos, y avalando esas especies de profecías del filósofo, tengamos a la vista de que hoy en el medio de la política y los medios de comunicación, casi todo se vuelve puro fake news. Por esos mismos fake news, recientemente, se ha pretendido demonizar internacionalmente la figura de Nicolás Maduro, como el «terrible Dictador», algo así como un nuevo monstruo, un nuevo Stalin.

    2) Este tema, -la eterna controversia entre trotzskistas y estalinistas-, ha llevado a través de la historia que se hallan conformado, hasta el día de hoy, dos bandos irreconciliables, en una magnitud tal, que se repelen como el aceite con el vinagre.

    3). En condiciones así, de tal confrontación, – política/histórica/intelectual-, los bandos contrarios tienden a idealizar a los líderes que defienden respectivamente. Ya sabemos del tremendo y dañino culto a la personalidad que se creó en torno de la figura de Stalin. Yo creo, sin ánimo de menospreciar sus justificadas críticas, -de los que adhirieron a este especie de manifiesto-, como que tienden a darle un sentido de cierto romanticismo a la figura de Trotzski. Como que hubiera cometido cero falta, cero error, cero exceso, en fin, un inmaculado líder al que no habría que rozarlo ni tan siquiera con una leve crítica. Puedo equivocarme, en sus intenciones, pero, bueno que diablos, así es como lo he sentido.

    4) Respecto de este punto, debemos de tener presente que una revolución para que sea tal, si quiere ser verdadera, no se hace con zapatillas de ballet, y menos, con una rosa en la mano, Las revoluciones, por su carácter – y también, las contrarrevolucones-, son violentas, y no cualquier violencia, sino violencias al máximo.

    5) Por lo mismo, tanto Stalin como Trotzski , uno en su dimensión política y el otro en su carácter militar tuvieron que ser responsables de muchos «excesos» (Así es como se le llama ahora a las atrocidades). E, incluso, también, responsables de muchos daños colaterales.

    6) Por cierto, respecto de esto último, Stalin se lleva todas las palmas. Mal que nos pese, la historia nos demuestra que siempre cuando se suceden estos grandes cismas en el mundo, en el momento de decidir quienes serán los grupos o personas que dirigirán los nuevos rumbos, surge, inevitablemente el problema del poder. No habría que ser tan ingenuo, para soslayar que en las diferencias entre Stalin y Trotzski, -de como era el mejor modo de llevar adelante la revolución-, además del problema de la diferencia ideológica que se planteó, sin duda, también se arrastraba soterradamente una lucha por el poder.

    Por último, y a modo de recomendación les sugiero, a aquellos que no lo hayan visto, ver el documental español, «Asaltar los cielos». Para mi gusto, lo mejor que he visto, hasta ahora, sobre esta eterna y fastidiosa trágico comedia entre los partidiarios de Trotzski y Stalin

    Responder

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: