Open top menu
Millones de personas están muriendo de hambre – Pulso Económico

Millones de personas están muriendo de hambre – Pulso Económico

pobreza

Millones de personas están muriendo de hambre. Un tercio de la población del planeta vive en extrema pobreza

 

Patricio Guzmán S.

Socialismo Revolucionario

Ya casi nadie recuerda el compromiso de los objetivos del milenio, uno de los cuales era reducir el hambre en el mundo a la mitad para el 2015. En 16 de Octubre de 2011, la FAO dio a conocer su Informe Anual sobre la alimentación en el planeta, de acuerdo con este reporte casi mil millones de personas pasan hambre, de hecho en los dos últimos años el número de hambrientos subió de 850 millones a 925 millones. Mujeres y niños son los más afectados, constituyen el 60% de los hambrientos, 176 millones de niños menores de cinco años tienen bajo peso producto de la mal nutrición, cada día mueren 16.000 niños de hambre. En 2007 la UNICEF informó que cada año mueren unos 10,9 millones de niños menores de cinco años en los países en desarrollo. La desnutrición y las enfermedades relacionadas con el hambre son la causa del 60 por ciento de las muertes.

La ecuación Especulación Financiera + Biocombustibles + Calentamiento Global está detrás de estas cifras dantescas. El Instituto Internacional de Política Alimentaria (IFRPI), basado en Estados Unidos, que elabora el Índice Global de Hambre (IGH) anual, señaló en octubre de este año, que “La creciente demanda por biocombustibles, los fenómenos climáticos y la creciente actividad financiera sobre futuros del sector de los alimentos son las principales causas del alto precio de los alimentos y por tanto del hambre en el mundo.”

Cuando las finanzas matan

El año 2007 señaló el colapso de las hipotecas subprime, los llamados ‘créditos tóxicos’ a partir de lo cual se inició, al menos visiblemente, la ‘Gran Recesión’, la mayor crisis económica global del capitalismo desde la década de los 30 el siglo pasado, crisis que con manifestaciones diversas sigue asolando la economía mundial Pero el año 2007, y no es casual la fecha, también marcó el inicio de una gran volatilidad de los precios internacionales de los alimentos. Los principales cereales duplicaron sus precios a principios de 2008.

Los mercados derivados Hasta el año 2007, las Obligaciones de Deuda Garantizada, resultaban muy apetecidas por los inversores que buscaban altas rentabilidades financieras, supuestamente con poco riesgo. Estas son títulos de un fondo común de préstamos o valores respaldados por los flujos de un fondo común de activos, la idea que subyace detrás es que el riesgo se diluye. Debido a su complejidad el contenido real de estos títulos resulta muchas veces poco conocido por los inversores, y en la práctica muchos de estos tipos de inversiones resultaron ser muy volátiles, o directamente ‘tóxicos’, como los préstamos subprime, originados en los Estados Unidos, conocidos por dar origen a la crisis económica en 2007. La crisis obligó a enormes masas de capitales financieros especulativos, a buscar nuevas alternativas de inversión.

En un artículo, Frederick Kaufman, explica el origen de la inflación y la volatilidad de los precios de los alimentos, a partir de la creación de los mercados derivados de materias primas y energía, por la gran banca internacional, especialmente el Grupo Goldman Sachs: “En 1991, los banqueros de Goldman (…) crearon un nuevo tipo de productos de inversión, los derivados (1) que rastrearon 24 materias primas, desde metales preciosos y energía al café, el cacao, el ganado, el grano, los cerdos, la soja y el trigo. Luego ponderaron el valor de la inversión de cada producto, mezclando y combinando las partes en el cálculo y posteriormente redujeron lo que había sido una complicada recopilación de bienes reales a una fórmula matemática que podía expresarse en un único enunciado, conocido en adelante como el Índice de Materias Primas de Goldman Sachs (GSCI).

Sólo durante un decenio el GSCI se mantuvo como un instrumento de inversiones relativamente estático, ya que los banqueros estaban más interesados en lo riesgoso y en las Obligaciones de Deuda Garantizadas (CDO) que en algo que, literalmente, podían sembrar o cosechar. Luego, en 1999, la Comisión de Comercio de Materias Primas y Futuros desreguló el mercado de futuros. Y súbitamente los banqueros pudieron tomar a su gusto “posiciones largas” (2) en el mercado de granos, una posibilidad que, desde la Gran Depresión, estuvo reservada sólo para los que tuvieran algo que ver con la producción de nuestros alimentos.” La explosión de las burbujas especulativas inmobiliarias dejaron masas de capitales buscando donde reorientarse, y encontraron un nicho en los mercados de alimentos. Así gentes que en realidad tienen poco o ningún interés en consumir los alimentos, pero en cambio un apetito desmedido por la ganancia, son los que comienzan a especular con los precios.

Volatilidad de los Precios de los alimentos.

“Estos altos precios exacerbaron la inseguridad alimentaria en el mundo. De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), a fines de 2008 los precios elevados de los alimentos habían incrementado el número de personas en el mundo que padecían hambre hasta alcanzar la cifra sin precedentes de mil millones de personas a inicios de 2009. Los más afectados fueron las personas de bajos recursos en las zonas rurales y urbanas, quienes destinan hasta el 80% de sus ingresos a la compra de alimentos. Además, la carestía de los alimentos también provocó disturbios civiles en unos treinta países. Los precios internacionales de los alimentos disminuyeron en el segundo semestre de 2008 y durante 2009, lo que condujo a algunos observadores a concluir que la crisis era un accidente. No obstante, la nueva presión inflacionaria en 2010–2011 confirmó que el mundo enfrenta un grave problema de inestabilidad en los mercados agrícolas y volatilidad de los precios de los alimentos.” [3]

El Banco Mundial informó en abril de 2011, que las personas en pobreza, con los estándares de umbral de pobreza extrema del Banco que se mueven en la paupérrima cifra de 1.25 dólares diarios, que en un año la cifra de pobres en el mundo había aumentado en 44 millones de personas. De acuerdo con Robert Zoellick, presidente del Banco Mundial (BM), esto es el resultado de los altos precios de los alimentos y combustibles. Por entonces Zoellick advirtió que la carestía había gatillado los levantamientos en los países árabes, y que el mundo había entrado en la “zona de peligro”.

Calentamiento Global.

De acuerdo con el Programa Mundial de Alimentos, de la ONU, hay una estrecha relación entre el Calentamiento Global y la hambruna en el planeta. El Calentamiento Global golpea especialmente a las poblaciones más pobres, que carecen de redes de seguridad alimenticia, para soportar sequias, inundaciones y pobres cosechas. El organismo internacional advirtió en la Conferencia de Durban siete puntos en relación al impacto del Calentamiento Global: 1. El cambio climático agregará otro 10-20 por ciento al número total de personas con hambre para el año 2050. 2. Para el 2050 habrán unos 24 millones más de niños desnutridos como resultado del cambio climático. Casi la mitad de este incremento (unos 10 millones de niños) estarán en el África subsahariana. 3. Advirtieron que entre 1980 y 2006 el número de desastres relacionados con el clima se cuadruplicó. 4. El número de personas afectadas por los desastres relacionados con el clima se llegará a 375 millones por año para el 2015. 5. En 2010, los sucesos y desastres extremos relacionados con el clima afectaron a unas 300 millones de personas, especialmente en países con poca capacidad para enfrentarlos. 6. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), dos tercios de las tierras cultivables en África podrían perderse para el 2025 debido al cambio climático. 7. De acuerdo con un reciente informe de Oxfam, para el año 2030, el cambio climático podría aumentar los precios de los alimentos entre 50 a 90 por ciento más de lo que de otro modo se esperaría que aumentara.

El nuevo fracaso de la Conferencia sobre Calentamiento Global en Durban.

La Conferencia sobre el Calentamiento Global, COP 17, celebrada en Durban Sudáfrica, se cerró con un fracaso. El principal acuerdo, fue llegar a un acuerdo más adelante, con negociaciones en 2012, que quedarían listas el 2015, para entrar en vigor el 2020. El acuerdo de Kioto fue extendido, por un segundo período de cinco años 2013-2017. Fuera se encuentran no sólo los Estados Unidos, sino también los nuevos abandonos de Japón, Rusia y Canadá.

Se estableció un fondo para ayudar a los países pobres a hacer frente los efectos climáticos, pero no hay información sobre como se financiará este fondo de ayuda, en medio del rebrote de la crisis económica y financiera, en los países desarrollados.

Los científicos han advertido que se está exponiendo a la humanidad a grandes peligros, y que si no se toman medidas pronto el calentamiento global seguirá imparable a dos grados más, e incluso más que eso, con consecuencias potencialmente catastróficas. El portavoz de la organización Amigos de la Tierra señaló que: “Los firmantes tienen aspiraciones terriblemente bajas en términos de reducción de sus emisiones. El fondo climático verde no tiene dinero y planea continuar con el comercio de carbono (ineficaz). Mientras tanto millones de pobres ya están afectados, y el mundo se dirige hacia una catástrofe climática.”

Biocombustibles.

Los altos precios, y la creciente escasez, del petróleo y otros hidrocarburos, han impulsado el negocio de los biocombustibles. Desde que los biocombustibles se presentaron como la solución, han sido numerosas las voces de científicos, y organismos internacionales, advirtiendo sobre sus peligros.

Para empezar no es un combustible limpio, su impacto sobre el calentamiento global es finalmente superior a los combustibles fósiles. Un estudio del premio Nobel Paul Crutzen muestra que las estimaciones oficiales ignoran la contribución de los fertilizantes de nitrógeno. Generan un gas de efecto invernadero, el óxido nitroso, que es 296 veces más potente que el CO2. Por sí solas, estas emisiones aseguran que el etanol del maíz causa entre 0,9 y 1,5 veces tanto calentamiento como el petróleo, mientras que el aceite de colza (el origen de más del 80% del biodiesel del mundo) genera entre 1 y 1.7 veces el impacto del diesel. (4)

El Fondo Monetario Internacional, advirtió en 2007, que usar los alimentos para producir biocombustibles “podría forzar todavía más los suministros ya escasos de tierra cultivable y de agua en todo el mundo, impulsando todavía más las subidas de precios”.

El Instituto Internacional de Investigaciones sobre Políticas Alimentarias (IFPRI), presentó informes preocupantes sobre la posible repercusión internacional de la creciente demanda de biocombustibles. Mark Rosegrant, director de una de las divisiones del IFPRI, y sus colegas previeron en 2007 que en vista de que los precios del petróleo continúan aumentando, el crecimiento vertiginoso de la producción de biocombustibles elevará los precios del maíz en un 20 por ciento para el 2010 y en un 41 por ciento para 2020. Se pronostica de igual modo que los precios de las semillas oleaginosas, entre las que se incluyen la soya, la colza y el girasol, aumenten en un 26 por ciento para el 2010 y en un 76 por ciento para el 2020, y los precios del trigo en un 11 y en un 30 por ciento para el 2010 y el 2020, respectivamente. Se estimó también que la Yuca destinada a la producción de etanol, elevaría el precio de este cultivo en un 33 por ciento para el 2010 y en un 135 por ciento para 2020. (5)

Notas:

(1) Derivados Los productos derivados son instrumentos cuyo valor se deriva de la evolución del precio de otros activos, denominados subyacentes. Los activos subyacentes pueden ser de naturaleza Financiera:. acciones, divisas, valores de renta fija, tipos de interés etc. o  Commodities: productos agrícolas, minerales etc. Los productos derivados hacen su presencia en aquellos contratos de compra venta en los cuales los términos del intercambio se fijan en el momento presente, pero la transacción no se materializa hasta un momento determinado momento futuro. Nos encontramos, pues, ante operaciones a plazo, por contraposición a operaciones al contado o spot.

Gonzalo Caballero Míguez, Marcos Domínguez Torreiro. Finanzas para no financieros: una aproximación para entender la economía .

(2) Los contratos de futuro se utilizan para cubrir riesgos de cotización, y también, para especular. Las dos estrategias básicas de un contrato de futuros son las siguientes: – Comprar (posición larga o long): El comprador piensa que el precio del activo subirá más adelante, y por eso está interesado en fijar el precio hoy. En caso que el precio del activo suba, el comprador registrará un beneficio. En caso contrario registrará una pérdida. – Vender (posición corta o short): El vendedor piensa que el precio del activo bajará más adelante, y por esto está interesado en fijar el precio hoy. En caso que el precio del activo baje, el vendedor registrará un beneficio. En caso contrario, registrará una pérdida. – Oriol Amat. La bolsa: funcionamiento y técnicas para invertir

(3) José Cendón. World Disaster Report 2009. IFRC. http://www.ifrc.org/PageFiles/89755/capitulo%203.pdf (En español)

(4) George Monbiot. Los biocombustibles podrían matar más personas que la guerra de Iraq. The guardian, 14 de noviembre de 2007. http://www.monbiot.com/archives/2007/11/06/an-agricultural-crime-against-humanity/

(5) Hernan Brito. Alimentos, biocombustibles y hambre en el mundo. Think Tank. 18 de abril de 2011. http://thinkbusinessasesoramiento.blogspot.com/2011/04/alimentos-biocombustibles-y-hambre-en.html

Todavía no hay comentarios.

Nadie ha dejado un comentario para este post. Aun.

Leave a comment

A %d blogueros les gusta esto: