Inicio Internacional Los kurdos de Francia se rebelan por años de ataques racistas impunes

Los kurdos de Francia se rebelan por años de ataques racistas impunes

34
0

Las escenas de coches ardiendo en las calles de París se usan para pintar a los kurdos como una minoría alborotadora. Pero sus airadas protestas se ven alimentadas por una serie de asesinatos racistas y la negativa de las autoridades francesas a revelar todos los hechos.

JACOBIN 30.12.22 Emre Öngün

Imagen: Los manifestantes salieron a las calles de París el 24 de diciembre de 2022 para manifestarse contra un tiroteo en un centro cultural kurdo, que se saldó con tres muertos. (Vincent Koebel / NurPhoto vía Getty Images)

El viernes 23 de diciembre, la comunidad kurda de París fue víctima de un nuevo ataque racista. Armado con una pistola, William M., de sesenta y nueve años, lanzó su ofensiva contra el Centro Cultural Kurdo Ahmet-Kaya, en el distrito de Estrasburgo-Saint-Denis de la capital. Arma en mano, mató a Emine Kara, dirigente del movimiento de mujeres kurdas en Francia, al músico Mîr Perwer y a Abdurrahman Kizil, un ciudadano corriente. El asesino fue finalmente neutralizado por los clientes de la peluquería (kurda) situada frente al centro cultural. La policía no intervino hasta que ya había sido sometido por los civiles. El asesinato se produjo diez años después del de tres activistas del mismo centro cultural parisino, a manos de un agente de los servicios secretos turcos.

Ya había indicios de lo que se escondía detrás de esta atrocidad. Ya a finales de 2021, armado con una espada, William M. había atacado y herido a inmigrantes que vivían en tiendas de campaña. Este es el primer elemento de este caso: el autor es un racista radicalizado que ya había “pasado a la acción” anteriormente. Sin embargo, también hay factores políticos más amplios que prepararon el terreno para este ataque: la banalización del discurso público que deshumaniza a los inmigrantes y a las poblaciones minoritarias; su uso como chivo expiatorio conveniente en tiempos de crisis social; el constante señalamiento islamófobo de los “enemigos internos”; el discurso racista del “gran reemplazo”; y la propagación de acciones callejeras de grupos fascistas violentos, que enfrentan poca o ninguna represión estatal. Por poner sólo un ejemplo: el gobierno francés propone una nueva ley aún más restrictiva para los inmigrantes en 2023, dando toda la ayuda posible a los grupos de derecha que hoy se superan en sus provocaciones xenófobas.

¿Individuo solitario?

Quienes preparan el terreno para tales ataques pueden muy bien distanciarse del “gesto solitario de un individuo desequilibrado”. Pero seguramente han creado el blanco para este tipo de fanáticos radicalizados. Los macronitas y sus socios de derechas surfean la ola de pánicos morales artificiales -por ejemplo, en los últimos meses, una ola de transfobia- mientras permanecen mucho más discretos sobre la violencia callejera de extrema derecha. No se presta la misma atención a los recientes ataques a los mítines de France Insoumise, ni a las agresiones a activistas de izquierdas en las calles de Lyon, una ciudad en la que los fascistas pudieron celebrar una manifestación (prohibida) sin inmutarse.

Sin embargo, el odio racista parece insuficiente para explicar plenamente este acontecimiento. Hay, al menos, preguntas legítimas y fuertes sospechas sobre otros factores en juego, especialmente después de los elementos revelados por el periódico francés de izquierdas L’Humanité. Resulta que William M. planeó su acto para un momento en el que estaba previsto que se reunieran unos sesenta activistas kurdos (afortunadamente, su reunión se aplazó una hora en el último minuto). Fue conducido directamente al centro cultural. Si su motivación era un ciego odio racista, ¿por qué no atacó los numerosos comercios frecuentados por personas de origen inmigrante en el mismo barrio, mucho más fácilmente accesibles que el centro cultural? ¿Cómo debemos interpretar el hecho de que actuara de forma tan selectiva sólo una semana después de su puesta en libertad (encarcelado por el ataque con la espada)? La sombra del régimen turco, o al menos de algunos de sus servicios, planea inevitablemente sobre este caso.

Impunidad

En este contexto, el ministro francés del Interior, Gérald Darmanin, de extrema derecha, acudió al centro cultural tras el ataque y se negó a reunirse con los dirigentes de las asociaciones kurdas.

Allí, insistió en que sus servicios no conocían al individuo que había sido detenido (¡aunque había atacado a migrantes con una espada en 2021!). Darmanin intentó presentar este ataque como el acto de un individuo aislado y desequilibrado, que no tenía como objetivo específico a los kurdos, prometiendo al mismo tiempo “arrojar toda la luz posible” sobre el asunto.

Este mensaje sonó como una siniestra repetición de las palabras de otro ministro del Interior igualmente despreciable, Manuel Valls, que hizo las mismas promesas tras el anterior atentado de este tipo en 2013. Pero, si el hombre que mató a los tres activistas Fidan Doğan, Sakine Cansız y Leyla Söylemez hace una década fue detenido y murió bajo custodia, todavía hay muchas zonas grises en el caso. Sigue envuelto en el secreto por “cuestiones de defensa”, en particular en lo que respecta a la implicación de los servicios secretos turcos.

A lo largo de la última década, el no levantamiento de este “secreto de defensa” ha provocado una fuerte y comprensible desconfianza hacia las autoridades francesas entre los kurdos del país. En este contexto, la visita de Darmanin y su desprecio por los dirigentes kurdos, así como el propio contenido de su discurso, encendieron el polvorín de la ira y desencadenaron una revuelta entre los numerosos jóvenes kurdos presentes, que se enfrentaron a la policía durante toda la velada. La policía de Darmanin ha desaprendido cualquier otra forma de mantener el orden (como se vio incluso con las palizas a los hinchas en la final de la Liga de Campeones de este año), por lo que se contentó con gasear y agredir a los manifestantes. Hubo escenas similares en Marsella, donde una manifestación pacífica fue cargada por la policía.

Al día siguiente, 24 de diciembre, la manifestación unitaria para exigir justicia fue, una vez más, objeto del uso masivo de gases lacrimógenos. Así pues, la única intervención del departamento de Darmanin fue reprimir a quienes se habían reunido tras el ataque asesino contra tres de los suyos. La incompetencia oficial y el racismo se complementaron a la perfección.

A fin de cuentas, tras este ataque destacan dos cosas. En primer lugar, existe una necesidad urgente de una ofensiva antifascista unida y realmente activa para detener la precipitada carrera de Francia hacia la banalización del discurso racista y la violencia fascista. Se trata de un problema estructural: no cabe duda de que si Francia sigue su curso actual, individuos o grupos radicalizados cometerán nuevos atentados asesinos.

En este caso, hay un segundo aspecto, más específicamente kurdo. En la manifestación celebrada el 24 de diciembre, antes del uso masivo de gases lacrimógenos, el diputado pro-Macron Sylvain Maillard prometió que el gobierno francés “arrojaría toda la luz posible” sobre este ataque. Para tener una pizca de credibilidad, las autoridades francesas podrían empezar por levantar el secreto sobre el triple asesinato que tuvo lugar hace diez años.

EMRE ÖNGÜN

Emre Öngün es activista residente en París y miembro del equipo de campaña parlamentaria de France Insoumise.

Artículo anteriorArgentina: en su tercera revisión, el FMI pide más ajuste y advierte sobre posibles inestabilidades
Artículo siguienteDetenida ex candidata del PDG de Parisi por tráfico de migrantes venezolanos en el norte del país

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.