Inicio Formación Política Las tesis del 7 de abril cambiaron el mundo

Las tesis del 7 de abril cambiaron el mundo

306
0

Jacobin

VALERIO ARCARY

Imagen: Estas son las conclusiones fundamentales de Lenin: ¡Ningún apoyo al gobierno provisional! ¡Paz, pan, tierra! ¡Todo el poder para los soviets!

El 7 de abril de 1917 Vladimir Lenin publicaba en Pravda sus «Tesis de Abril», cruciales para consolidar el giro estratégico que llevó a los bolcheviques al triunfo en la Revolución de Octubre.

La historia arroja luz sobre dos grandes «crisis internas» del bolchevismo en el año de la revolución. En la primera, Lenin, que acababa de regresar de Suiza, presentó sus «Tesis de Abril» y rearmó políticamente a su partido para la guerra contra el régimen de febrero; en la segunda, en la penúltima etapa de la revolución, los partidarios y los adversarios de la insurrección se enfrentan en el Comité Central bolchevique (…) En ambas crisis se nos hace sentir que de los pocos miembros del Comité Central depende el destino de la revolución: sus votos deciden si las energías de las masas deben ser disipadas y derrotadas, o dirigidas hacia la victoria.

El problema de las masas y de los dirigentes se presenta en toda su nitidez y casi inmediatamente las luces se centran de forma aún más limitada e intensa, en un solo dirigente, Lenin. Tanto en abril como en octubre, Lenin está casi solo, incomprendido y repudiado por sus discípulos. Los miembros del Comité Central casi queman la carta en la que les insta a prepararse para la insurrección, y Lenin resuelve «hacer la guerra» contra ellos y, si es necesario, recurrir a las filas, desobedeciendo la disciplina del partido. «Lenin no confiaba en el Comité Central… sin Lenin», comenta Trotski, y «Lenin no estaba muy equivocado en esta desconfianza» (…) Trotski se enfrenta aquí al clásico problema de la personalidad en la historia, y quizá tenga menos éxito.

— Isaac Deutscher

Sin Lenin y las Tesis de Abril, ¿habría ganado el bolchevismo en octubre? La pregunta es retórica. No es posible responder. Los contrafactuales son ejercicios legítimos pero hipotéticos que solo pueden tener el mérito de sugerir un problema.

Publicadas en el periódico Pravda (La Verdad) el 7 de abril de 1917, las «Tesis de Abril» fueron sucintas e impactantes, incluso, inicialmente, para la propia dirección del partido bolchevique. Estas son las conclusiones fundamentales: ¡No hay apoyo al gobierno provisional! ¡Paz, pan, tierra! ¡Todo el poder para los soviets!

En este episodio, el problema no es sencillo: ¿qué hubiera pasado si Lenin no hubiera cruzado Alemania en el tren blindado, no hubiera ganado al partido bolchevique para las Tesis de Abril, y entonces, ante la inminencia de la insurrección, hubiera tenido lugar la Revolución de Octubre? La respuesta no es sencilla y nunca podrá ser irrefutable.

La cuestión es inquietante porque, en los primeros meses después de febrero, la dirección bolchevique dentro de Rusia, cediendo a las presiones de su propia base social intoxicada por la fulminante victoria de febrero, propugnó una línea de apoyo crítico al gobierno provisional dirigido por el príncipe Lvov. Se especulaba en la dirección del bolchevismo incluso con una unificación con el menchevismo, ya que el horizonte de una República Democrática parecía todavía un límite programático común.

Lenin se enfrentó a muchas dificultades para conseguir la aprobación de las Tesis de Abril. Publicadas el 7 de abril, corresponden a un giro estratégico. También fue complejo conseguir que la línea de preparación de la insurrección se aprobara en vísperas de octubre, por una pequeña mayoría en una reunión sin quórum. El papel de Lenin solo puede entenderse adecuadamente como el líder de los miles de dirigentes que componían la organización bolchevique.

O, en otras palabras, por el lugar que ocupaba en la dirección del sujeto político colectivo. ¿Su autoridad habría sido realmente insustituible, como sugiere Trotsky? Trotsky se hace la pregunta y responde que no. La sugerencia de Deutscher es que Trotsky, quizás porque solo tardíamente abogó por la unión de la organización interdistrital con el Partido Bolchevique, se inclinó por una hipervaloración del lugar individual de Lenin en el resultado victorioso de Octubre.

Por otra parte, es bien conocido el giro tardío de Trotsky hacia la unificación con Lenin, que lo convirtió, hasta el final de su vida, en un entusiasta defensor del bolchevismo como modelo de partido. Dejó como legado una posición «superleninista».

Resulta que una sobrevaloración de la autoridad de Lenin disminuye necesariamente la idea de la eficacia del papel del partido como organización colectiva, lo que supone una contradicción lógica. Esto no impidió que Trotsky, sorprendentemente, escribiera varias veces:

De toda la situación se deduce la dictadura del proletariado. Además, era necesario establecerlo, y esto no hubiera sido posible sin el partido. Y solo podría cumplir su misión si la entendía. Para ello se necesitaba a Lenin. Antes de su llegada a Petrogrado, ninguno de los dirigentes bolcheviques se había atrevido a hacer el diagnóstico de la revolución. Por el curso de los acontecimientos, la dirección Kámenev-Stalin fue empujada a la derecha, a la posición de los social-patriotas: la revolución no dejó espacio para una posición intermedia entre Lenin y los mencheviques.
Las luchas internas en el partido bolchevique eran inevitables. La llegada de Lenin solo aceleró el proceso. Su ascendencia personal redujo las proporciones de la crisis. Sin embargo, ¿puede alguien afirmar con certeza que sin él el partido habría encontrado su camino? No nos atreveríamos a decirlo. El factor decisivo en estos casos es el tiempo, y cuando la hora ha pasado es muy difícil echar un vistazo retrospectivo al reloj de la historia. En cualquier caso, el materialismo dialéctico no tiene nada en común con el fatalismo. Sin Lenin, la crisis que inevitablemente debía provocar esta dirección oportunista había adquirido un carácter excepcionalmente agudo y prolongado. Por supuesto, las condiciones de la guerra y la revolución no dejaron al partido mucho margen de tiempo para cumplir su misión. Por lo tanto, bien podría ocurrir que el partido, desorientado y dividido, perdiera la ocasión revolucionaria por muchos años. El papel de la personalidad alcanza aquí ante nosotros proporciones verdaderamente gigantescas.

El papel del individuo en la historia es un tema especialmente espinoso para los marxistas, y por muchas razones. La más importante es que una de las monstruosidades ideológicas del siglo XX fue el abyecto culto a la personalidad de los líderes. En nombre del marxismo se practicó una siniestra liturgia de política monolítica, un método de ejercicio del poder propio de los déspotas asiáticos, elevado a política de Estado por el estalinismo, y llevado a cabo en nombre del socialismo. Después de esta tragedia, hay que mantener mil reservas contra estos excesos.

El argumento polémico más fuerte de Trotsky es que se podía haber perdido la oportunidad, porque los plazos habrían sido irreversibles y, sin Lenin, la crisis política del bolchevismo, en su opinión inexorable, habría sido mucho más larga y habría agotado al partido en una lucha fraccionada de la que no podría salir intacto.

Deutscher argumenta en contra de Trotsky que la personalidad «excepcional», elevada a gran autoridad por su capacidad o por las circunstancias, bloquea el camino para que otros que podrían ocupar su lugar sean capaces de cumplir la misma tarea, aunque impriman a los acontecimientos el sello de su propio estilo. Es el «eclipse» de los demás lo que crearía la «ilusión óptica» de la personalidad insustituible. Deutscher añade que aunque la crisis revolucionaria que se abrió entre febrero y octubre se perdiera, se volverían a abrir otras:

Trotski afirma que solo el genio de Lenin pudo hacer frente a las tareas de la Revolución Rusa y a menudo insinúa que también en otros países la revolución debe tener un partido como el bolchevique y un líder como Lenin para poder ganar. No hay nada nuevo en hablar de la extraordinaria capacidad de Lenin o de la buena suerte que tuvo el bolchevismo al encontrar un líder como él. Pero en nuestra época, ¿no triunfaron las revoluciones china y yugoslava bajo partidos muy diferentes al bolchevique de 1917, y bajo líderes de menor talla, en algunos casos de mucha menor talla? En cada caso, la tendencia revolucionaria encontró o creó su órgano con el material humano a su disposición. Y si parece improbable suponer que la Revolución de Octubre hubiera tenido lugar sin Lenin, tal suposición no será tan inverosímil como la inversa, que un ladrillo caído de un tejado en Zúrich a principios de 1917, podría haber cambiado el destino de la humanidad en este siglo.

Deutscher lleva el razonamiento hasta el final y concluye que la hipótesis de Trotsky sería «sorprendente en un marxista». Sin embargo, no nos equivoquemos, no estamos ante un argumento «bizantino», sino ante el lugar del último eslabón de una compleja cadena de causalidades. La cuestión se refiere tanto a la notable personalidad política de Lenin como al lugar del sujeto político colectivo en la crisis revolucionaria.

Si hasta el Partido Bolchevique, tal vez el más revolucionario de la historia contemporánea, tuvo una fracción hostil a la lucha por el poder en su más alta dirección, en medio de una crisis revolucionaria, ¿qué dificultades esperar en el futuro? ¿La presión de las clases socialmente hostiles a un proyecto socialista sería tan grande que este proceso tendería a repetirse?

La premisa de que los factores subjetivos se neutralizan mutuamente y, por tanto, se anulan, no tiene ningún apoyo: son precisamente los diferentes márgenes de error, es decir, la calidad del sujeto político, los que pueden marcar la diferencia e inclinar la balanza en una u otra dirección. Si se pierden las oportunidades históricas que plantea la lucha de clases, siempre existe la posibilidad de un impasse histórico prolongado cuyos resultados son, a priori, indefinidos e imprevisibles. George Novack ha añadido un argumento:

La discrepancia observada por Deutscher entre las observaciones de Trotsky acerca de que Lenin era esencial para la victoria de Octubre, y las que dicen que las leyes objetivas de la historia son más fuertes que las características peculiares de los protagonistas, debe explicarse por la diferencia entre la historia a corto plazo y la historia a largo plazo (…) La calidad de la dirección puede decidir cuál de las alternativas válidas que surgen de las condiciones imperantes llegará a buen puerto. El factor consciente tiene una importancia cualitativa distinta a lo largo de toda una época histórica que la que tiene en una fase o situación específica dentro de ella (…) El tiempo es un factor importante en el conflicto entre las clases sociales enfrentadas. La fase indeterminada en la que los acontecimientos pueden desviarse en cualquier dirección no dura mucho tiempo. La crisis de las relaciones sociales debe resolverse rápidamente de una manera u otra. En este punto, la actividad o pasividad de las personalidades, grupos y partidos dominantes puede inclinar la balanza hacia un lado u otro. El individuo solo puede intervenir como factor decisivo en el proceso de determinación histórica cuando todas las demás fuerzas en juego están temporalmente atadas. Entonces, el peso extra puede servir para inclinar la balanza.

Parece que no hay escapatoria a estas cuestiones. Ofrecen una dimensión dramática de la importancia de los factores subjetivos. Los criterios de Deutscher son estrictamente deterministas. Y las de Trotsky son quizá más flexibles: los factores objetivos y subjetivos son también mutuamente relativos y tienen una sutil interacción entre sí.

El análisis debe hacerse en diferentes grados de abstracción. En relación con las masas de obreros y campesinos, el Partido Bolchevique era un factor subjetivo. Pero en relación con sus miembros era un elemento objetivo. En relación con el partido, la presencia de Lenin era un elemento subjetivo, pero en sus relaciones con los demás miembros de la dirección, su presencia era un factor objetivo.

Artículo anteriorMano de hierro en guante de seda: el populismo de Marine Le Pen
Artículo siguienteInflación y caída del nivel de vida: Síntomas de un sistema de lucros en crisis

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.