Inicio Internacional La nueva amenaza de la extrema derecha francesa

La nueva amenaza de la extrema derecha francesa

271
0

Imagen: Carteles de campaña del comentarista francés de extrema derecha Eric Zemmour pegados en una pared en París. (Foto: Reuters)

Jacobin

MARION BEAUVALET Y TOMEK SKOMSKI

Éric Zemmour, el último candidato presidencial de extrema derecha de Francia, se hizo un nombre como un personaje polémico en los medios promovido por un magnate multimillonario. Ahora está llevando sus ideas fascistas a la política mainstream.

Desde hace varios meses, la presencia de Éric Zemmour entre los candidatos a las elecciones presidenciales de 2022 es un rasgo nauseabundo de la política francesa.  Su rimbombante presencia dicta la agenda política y mediática del país, marcando la estrategia de los demás candidatos. Y, por momentos, parece estar en proceso de un irresistible ascenso hacia la segunda vuelta.

Como Macron y Le Pen antes que él, Zemmour se presenta como un outsider. Pero, también como esos candidatos, cumple todos los requisitos para ser el candidato preferido de la clase dirigente. De hecho, Zemmour ha seguido casi el cursus honorum de la V República, pasando tanto por Sciences Po, como por la École nationale d’administration (ENA). Pero, como es habitual en la política contemporánea, son sus actuaciones mediáticas las que realmente le catapultaron a la atención nacional. 

Zemmour se dio a conocer como comentarista y es bien conocido por el público francés por sus apariciones en el programa del sábado por la noche «On n’est pas couché», un programa de televisión que se emite en CNews, una cadena de derechas financiada por el multimillonario conservador Vincent Bolloré, lo que convierte el ascenso de Zemmour en una especie de combinación bastarda de los caminos que produjeron a Tony Blair y a Boris Johnson.

Al igual que otros populistas de derecha de los últimos años, la imagen pública de Zemmour ha sido la del candidato polemista. Ha construido su marca en torno a una mitología de decir la verdad, que en realidad ha implicado una serie de declaraciones escandalosas sobre temas sensibles, desde el papel de los hombres en la sociedad moderna hasta la independencia de Argelia (una «conciencia culpable» o una «herida mal curada»), pasando por la pena de muerte, la elección de los nombres de pila de los niños y el supuesto conflicto entre el Islam y los valores franceses. Su papel es el de escandalizar, no el de provocar un análisis y un debate en profundidad.

Durante años, se debatió cómo tratar la polémica de Zemmour. Algunos comentaristas creían que simplemente había que ignorarlo, para no arriesgarse a hacerlo aún más visible de lo que ya era. Esta estrategia tenía un fallo evidente: Zemmour era casi omnipresente en la televisión. Pero los que temían su impacto estaban ciertamente en lo cierto: los debates que ha forzado en la agenda política dominante han marcado la esfera pública, y han tenido el efecto de fomentar un discurso de odio y división, quizás incluso de guerra civil.

Orígenes

Nacido en el seno de una familia árabe-judía, Éric Zemmour creció en el barrio parisino de Drancy y en el distrito XVIII. Estudió en Sciences Po y luego trabajó en publicidad antes de entrar en la prensa con el Quotidien de Paris. Su carrera en los medios de comunicación escritos ha tenido lugar principalmente en el periódico de derechas Le Figaro, donde también se encontró con su primer gran escándalo nacional tras ser trasladado del periódico a la revista en 2010 debido a una condena por incitación al odio racial (más tarde se supo que el coste exorbitante de las columnas de Zemmour había sido la verdadera razón del cambio).

Zemmour regresó al Figaro principal en 2013 y, desde entonces, ha encontrado en él un hogar acogedor para su controvertido discurso. En septiembre de este año, se tomó un tiempo para promocionar su nuevo libro —La France n’a pas dit son dernier mot, Francia no ha dicho su última palabra, en español—, que vendió más de 200 000 ejemplares en sus dos primeros meses, convirtiéndose en el libro más vendido del país. En el libro, Zemmour describe los temas que trató en numerosas reuniones y cenas con políticos franceses durante la última década. Se presenta a sí mismo como un sabio, relatando cómo les advirtió sobre el llamado «gran reemplazo» (un tropo de extrema derecha sobre el desplazamiento de los europeos no blancos) y los «problemas de inmigración» de Francia, solo para encontrar que su sabiduría era ignorada.

La retórica de la extrema derecha no es nueva en la política francesa. De hecho, antes de la aparición de Zemmour, el gran temor era que otra candidata con opiniones de extrema derecha, Marine Le Pen, ganara las elecciones presidenciales. Pero Zemmour ha ampliado claramente los límites más allá incluso de lo que consiguió en su ascenso de los últimos años. Antes de Zemmour, los ideólogos de extrema derecha que proponían que los «nativos blancos europeos» estaban siendo «sustituidos» por inmigrantes africanos y de Oriente Medio no gozaban de mucha credibilidad. Le Pen incluso se vio obligada a distanciarse de estas ideas en numerosas ocasiones, abandonando las políticas raciales más abiertas por las nacionalistas reaccionarias. Pero con la aparición de Zemmour como serio aspirante a la presidencia, esto ha cambiado. Su estrategia consiste en seguir haciendo referencia a la teoría del gran reemplazo sin dar crédito directo a sus orígenes fascistas, proponiendo simplemente que debe ser tomada en serio y debatida.

Para entender cómo Zemmour ha podido desempeñar un papel tan influyente en la política francesa hay que interrogarse sobre el papel de Vincent Bolloré. Bolloré es un industrial católico tradicionalista y uno de los hombres más ricos del país. La fortuna de su familia se hizo en el transporte marítimo, especialmente en el comercio con África, así como en el negocio del papel. Desde la década de 2000 ha canalizado una parte importante de esa fortuna en la creación de un imperio mediático, cuyo brazo más notorio es CNews, un canal de televisión populista de derechas que ayudó a impulsar a Zemmour al estrellato.

Desde el principio, la conexión de Zemmour con Bolloré ha sido fuente de escándalo. Dos semanas después de su debut en el programa «Face à l’info», los representantes sindicales del personal del Grupo Canal+ (propiedad de Bolloré desde 2015) aprobaron por unanimidad una moción en la que se pedía la salida de Zemmour, alegando violaciones éticas y daños a la reputación del canal. Esta petición se encontró con un claro rechazo por parte de la empresa, que justificó su trayectoria hacia la derecha bajo el pretexto de querer emitir «todos los puntos de vista».

Bolloré ve claramente a Zemmour como una estrella. Su elevado número de espectadores y su estilo ampuloso crearon un producto mediático que el magnate estaba encantado de vender. Desde hace algún tiempo, las decisiones de Bolloré se han tomado con la intención de moldear el terreno de los análisis de Zemmour: desde el nombramiento de columnistas afines hasta la negativa a criticar incluso sus declaraciones más extravagantes. 

Sería imposible concebir a Zemmour sin este sistema de producción mediática: uno que no solo lo pone en plataforma, sino que luego recicla sus puntos de discusión a través de días de debates en los periódicos, enmarcando las opiniones de extrema derecha como de sentido común y que rompen con los tabúes, e incluso esforzándose conscientemente por hacerlas más agradables para un público escéptico. Con este sistema a sus espaldas, sus propuestas, por muy abyectas o fuera de lugar que sean, definen ahora la agenda de estas elecciones presidenciales.

Estrategia

Desde que De Gaulle fundó la Quinta República cuasi presidencial de Francia en los años 50, la corriente principal de la política de derechas ha subrayado en gran medida su carácter republicano y ha tratado de poner en cuarentena la franja fascista. Esto mantuvo un cierto consenso antifascista durante la mayor parte de las últimas décadas del siglo XX, e incluso proporcionó un baluarte contra Jean-Marie Le Pen en las elecciones presidenciales de 2002. A menudo se olvida ahora lo distante que fue ese avance del mayor de los Le Pen de los éxitos más recientes de su hija, Marine. En 2002, Jean-Marie recibió solo el 17,8% de los votos en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales. En 2017, Marine recibió el 33,9%.

Marine Le Pen ha tratado de «desintoxicar» la marca Le Pen distanciando sus proyectos del pasado abiertamente fascista de su padre. En 2018, incluso llegó a abandonar el nombre de «Front National» en favor del más amplio «Rassemblement National» o Agrupación Nacional. Mientras que su padre despreciaba abiertamente la tradición republicana de Francia, Marine utiliza ahora un vocabulario republicano y trata de ocultar los elementos más radicales y racistas de su partido. Pero si Marine Le Pen intenta encontrar un lugar dentro de los contornos del cordón sanitario erigido entre la política dominante y el fascismo en la era de la posguerra, Zemmour intenta conscientemente derribarlo. Uno de estos esfuerzos más atroces de revisionismo histórico ha sido afirmar que Pétain y el régimen pronazi de Vichy realmente intentaron salvar a los judíos franceses durante el Holocausto, cuando en realidad fueron asesinados más de 70 000.

Irónicamente, Éric Zemmour afirma ser el heredero del Rassemblement pour la République, un partido de derecha gaullista. En realidad, intenta enterrar la tradición gaullista, que forjó la Quinta República para escapar de la guerra de Argelia, y sustituirla por algo mucho más siniestro. Comparte un linaje ideológico con la Organisation Armée Secrète (OAS), una organización paramilitar de extrema derecha formada en la España franquista en 1961. Esta organización golpista trató de impedir la secesión de Argelia, apoyada por el pueblo francés y argelino en un referéndum impulsado por De Gaulle en 1961, mediante una campaña de atentados terroristas. De hecho, en 2019, Zemmour se hizo eco de la OAS al decir que estaba «del lado del general Bugeaud», un brutal gobernador general de Argelia del siglo XIX que, según él, «masacró a los musulmanes, e incluso a algunos judíos» en defensa de la nación.

Al reivindicar la herencia del RPR, Zemmour ha creado un partido y una tradición de fantasía, que le permite situarse en la continuidad histórica de la derecha francesa, mientras que en la práctica rompe significativamente con su historia. Hasta ahora ha mostrado una gran audacia en su ignorancia histórica y en la reescritura de la historia, y una capacidad para parecer impermeable a la falsificación. De hecho, esta podría ser su mayor similitud con el expresidente estadounidense Donald Trump. 

Aunque reivindica la herencia de la lucha por la liberación de Francia a través de De Gaulle, el pensamiento político de Zemmour tiene sus raíces en los movimientos contrarrevolucionarios, como demuestran los puntos de referencia a los que recurre. Otro ejemplo reciente es el de Charles Maurras, un destacado intelectual de extrema derecha de principios del siglo XX al que Zemmour decidió alabar. El partido de Maurras, explícitamente contrarrevolucionario, Action Française, había sido la punta de lanza del fascismo francés en los años anteriores a la Segunda Guerra Mundial, y el propio Maurras fue ampliamente considerado como una inspiración ideológica para el régimen de Vichy, al que llegaría a apoyar. Zemmour, con su típica prestidigitación, dijo que solo estaba «conmemorando» a Maurras cuando se le cuestionó por ello, «y conmemorar no es lo mismo que celebrar».

No se oye a menudo a Zemmour alabar la historia republicana de Francia. Su sentido de la historia nacional de Francia se remonta a una nostalgia más profunda: las conquistas de Napoleón Bonaparte, los regímenes monárquicos y el Segundo Imperio. Esto le ha permitido superar a Marine Le Pen, ganando titulares por las polémicas que ella ha decidido evitar más recientemente. En el momento de redactar este artículo, Zemmour se sitúa entre el 15% y el 16%, más o menos lo mismo que Le Pen. Los últimos datos de IPSOS sugieren que ha atraído una pluralidad de apoyos del campo de Le Pen (alrededor del 34%), mientras que una cuarta parte ha venido de la corriente principal de la derecha de Les Républicains. Pero no solo se está ganando a un electorado tradicionalmente conservador y xenófobo, sino que lo está radicalizando.

Un reciente estudio de la Fundación Jean Jaurès demuestra la homogeneidad social de la base electoral potencial de Eric Zemmour. Está compuesta casi en su totalidad por jubilados y clases altas, incluyendo una cuarta parte del electorado del candidato de centroderecha François Fillon en 2017. También es particularmente masculina: hay una mayor brecha de género entre los votantes de Zemmour que cualquier otro candidato. 

Mientras que Le Pen podría afirmar de forma creíble que expresa parte de la angustia de los votantes con menores ingresos tras una profunda crisis financiera, el apoyo de Zemmour es una revuelta mucho más destilada de los privilegiados. Para muchos miembros de la clase dirigente, esto le hace menos temible. Confían en sus vínculos con el multimillonario Vincent Bolloré y en sus políticas económicas liberales, como el aumento de la edad de jubilación. Y, en realidad, incluso disfrutan de sus posiciones más controvertidas. En el mundo de Zemmour, el cambio climático no es el resultado del capitalismo o del consumo excesivo de los ricos, sino que está causado por la «explosión demográfica de Asia y África». «El verde de los verdes coincide convenientemente con el verde del Islam», dijo en otra ocasión. En una época en la que las élites se enfrentan a crecientes críticas, Zemmour ofrece una desviación útil.

El ejemplo de Zemmour es una advertencia sobre la enorme influencia que ejercen las empresas de comunicación en la política contemporánea y, en particular, el papel que puede desempeñar la integración vertical. El conglomerado Vivendi, de Vincent Bolloré, no solo posee emisoras de televisión, sino que es una vasta operación que incluye todo: desde los servicios audiovisuales hasta las relaciones públicas, pasando por la publicación de libros y el cine. Esto significa que un multimillonario de derechas puede ejercer un importante control sobre la producción de ideas, su difusión y también su servicio posventa. Se trata de una poderosa maquinaria política y, con la escasa regulación de las actividades de las empresas que manejan sus engranajes, supone una gran amenaza para la política democrática en todo el mundo.

Con Zemmour, ese barco ya ha zarpado, y la campaña presidencial no ha hecho más que empezar. Pero no hay que desanimarse: aunque sus resultados en las encuestas son impresionantes, todavía no son dominantes. Es bastante probable que el último demagogo de extrema derecha de Francia se desprenda en las próximas semanas y meses, o que obtenga un 15% o 16% en los resultados finales, pero que no sea suficiente. 

La cuestión de si Zemmour tiene una oportunidad en estas elecciones depende de cómo sea la alternativa al centrismo autoritario de Macron. En pocas palabras, ¿ofrecerán otros candidatos una mayor expresión de la desilusión popular con la política y la economía? ¿O la presencia de la extrema derecha en la papeleta obligará a todos los demás a situarse detrás del bloque burgués?

Respuesta de la izquierda

En la izquierda hay respuestas contrastadas a estas cuestiones. El Partido Socialista, de centroizquierda, ha tendido a apoyarse en el viejo cordón sanitario, con su candidata Anne Hidalgo animando a los periodistas a «despertar» a la realidad de la política de extrema derecha de Zemmour y negándose a debatir con él por ser un «negacionista y un payaso racista». El Partido Comunista, que ha decidido no unirse a un frente de izquierdas más amplio para estas elecciones, está intentando posicionarse más favorablemente en terrenos que la extrema derecha ha encontrado ventajosos anteriormente, sobre todo en cuestiones de seguridad. Su candidato, Fabien Roussel, se unió recientemente a una protesta que pedía penas más duras para los condenados por atacar a los agentes de policía. Tanto los socialistas como los verdes también estuvieron presentes en el mitin junto a Zemmour, pero Jean-Luc Mélenchon, el principal candidato de la izquierda en 2017 y en las encuestas actuales, no estuvo.

Esto no quiere decir que Mélenchon haya evitado a Zemmour. De hecho, todo lo contrario. En septiembre, Mélenchon debatió con Zemmour en la televisión nacional. Esta acción fue criticada por gran parte de la izquierda, pero ofreció una rara oportunidad para contrastar el diagnóstico de la izquierda sobre los males de Francia con los propuestos por la extrema derecha. En el debate, Mélenchon alabó el proceso de «créolisation», a través del cual, dijo, «los seres humanos se unen y crean algo en común», en contraste con la comprensión etnonacional de Francia de Zemmour. El diputado de izquierdas también defendió el aumento de las prestaciones y la ampliación del Estado del bienestar (incluso para las familias extranjeras), mientras que Zemmour dejó claro que recortaría el famoso sistema de seguridad social francés. El debate no pinchó la campaña de Zemmour, pero sí aclaró los términos de la próxima campaña.

La France Insoumise de Mélenchon sostiene que todo el espectro político se está nutriendo lentamente de las ideas de Zemmour y Le Pen. De hecho, en los últimos años, la izquierda en general y France Insoumise en particular han sido víctimas de incesantes ataques políticos por parte de los medios de comunicación y del gobierno. Esta campaña de vitriolo ha combinado aspectos tradicionales del macartismo (y, de hecho, Zemmour hizo referencia a Stalin y Mao en su debate) con temas más recientes de islamofobia y guerra contra el terror. Esto ha dado lugar al epíteto «islamo-gauchista» o islamista-izquierdista, que se ha extendido no solo entre la extrema derecha, sino también entre los partidarios de Macron y el centro político. Este intento de asociar la solidaridad con los musulmanes con ser «antinacional» o «antirrepublicano» es una táctica cínica, pero que cualquier izquierdista tendrá que superar para tener una oportunidad en las elecciones presidenciales.

En este sentido, France Insoumise ha intentado romper la narrativa de los medios de comunicación, que se centra en las controversias de la guerra cultural sobre el Islam, la seguridad, la policía y las banlieues. Mélenchon ha comenzado su campaña presidencial centrándose en cuestiones sociales y ecológicas que, espera, puedan unir a una coalición más amplia de votantes. Su estrategia para derrotar a la ultraderecha no ha cambiado desde 1992, cuando sostenía que la izquierda debía

Secar las condiciones sociales que alimentan el ascenso de la extrema derecha, tratar al Frente Nacional como un partido real, no como una fantasía; esbozar su programa sin atascarse en los temas de la inmigración y la trampa metafísica de la identidad francesa. Recuperamos nuestro terreno siendo ideológicos. Cualquier «frente republicano» (táctica de unidad de todas las fuerzas políticas contra la ultraderecha) es un escarceo perjudicial: nos devuelve al universo fantástico demonizado por Le Pen.

Este universo es uno en el que la ultraderecha se nutre; un universo en el que puede señalar con el dedo al resto de la clase política y decir que «todos son iguales». Con demasiada frecuencia, esa caricatura le suena a una población cada vez más alejada de la política oficial y distante de las organizaciones de masas. Hollande, Sarkozy, Macron, ¿cuál es la diferencia? Y cuando la izquierda no se distingue con fuerza de esos políticos, responsables de más de una década de descenso del nivel de vida, nos convertimos en parte de su bloque en el imaginario popular. Y la única alternativa es la que culpa de los males de la sociedad a las minorías.

En todo Occidente, ese es cada vez más el terreno de la política: la extrema derecha contra el establishment, con la izquierda ausente de la lucha. Estos términos son favorables para Macron, que calcula que puede vencer a Le Pen o a Zemmour en la segunda vuelta. Y son favorables para los candidatos de extrema derecha, que calculan que pueden crecer a la sombra de un statu quo impopular. Pero con cada año que pasa esta dinámica arrastra a la política más profundamente hacia este espacio oscuro. Y los monstruos que emergen de él plantean amenazas aún mayores para nuestra sociedad.

Artículo anteriorVenezuela Bolivariana, fiel de la balanza Por:Julio A. Muriente Pérez
Artículo siguienteEsta es la carta que Emiliano Zapata escribió sobre la Revolución rusa

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.